miércoles, 21 de enero de 2015

AUTÓMATA (ESPAÑA, 2015)

* Precrítica de 'Autómata' (España, 2015), de Gabe Ibáñez, con Antonio Banderas.-

Cada vez es más complicado encontrar una estrella hollywoodiense que se precie que no incursione, con mayor o menor frecuencia, en lides de dirección y/o producción. Y si bien el primer caso, el de la dirección, suele obedecer, en buena lógica, a motivaciones creativas, el segundo, el de la producción, se mueve en otras coordenadas, más diversas, pero todas ellas vinculadas, en cualquier caso, a la pretensión del intérprete de aprovechar la posición de control que le otorga su implicación económica en el proyecto para alcanzar otros objetivos, generalmente vinculados a una estrategia de carrera que se busca apuntalar, relanzar o reoreintar. Bajo esas premisas hemos de contemplar el tour de force en que Antonio Banderas se ha embarcado con 'Autómata', propuesta científico-futurista que firma el director Gabe Ibáñez, y que, con el protagonismo absoluto del malagueño, y tras su puesta de largo en el pasado festival de San Sebastián, llega este viernes a las pantallas españolas.

Si hemos de atenernos a las reacciones de crítica y público tras esa exhibición, no parece que el empeño de Banderas —inmerso, por cierto, en un despliegue promocional verdaderamente encomiable, omnipresente en todos los medios y soportes— vaya a verse recompensado con resultados muy halagüeños. O sea, que ni honra ni barcos. Y todo, al parecer, debido a que estamos ante una cinta que, sustentada en un diseño de producción poderoso y bien costeado (como corresponde a un proyecto con pretensiones comerciales elevadas, y que ha obtenido debido reconocimiento en sus nominaciones a los Goya), no exhibe idéntico potencial en materia de guión y desarrollo narrativo, de manera que un brillante andamiaje formal queda desprovisto de un entramado dramático a su mismo nivel. En ese punto, todo queda, pues, fiado al gancho que para la taquilla pueda suponer la presencia de un Antonio Banderas que, más allá de lo imponente de un aspecto físico poco acorde con el que muestra de forma habitual, tiene que cargar sobre sus espaldas todo el peso interpretativo de la cinta. Espaldas poderosas, sin duda alguna, pero habrá que ver si suficientes. Veremos...

* Apuntes sobre el cine que viene LXXII.-

4 comentarios:

39escalones dijo...

El caso Banderas es digno de estudio: aupado a la popularidad (que no reconocimiento) por las películas de Almodóvar y los comentarios entusiastas de Madonna sobre su percha, después de "Philadelphia", ha deambulado por pseudoproductos de medio pelo comercial (y nulo aporte cultural o artístico, no digamos ya de importancia cinematográfica) de relativa rentabilidad en taquilla hasta que se ha dado cuenta de que otros españoles, mejor orientados, eran capaces de ir a Hollywood y obtener personajes y películas que él no podía ni soñar. Despidió a su agente, participó con Woody Allen en una de sus peores películas, volvió con Almodóvar (en otro de sus artificios baratos), ha hecho un anuncio de chicles y ahora esto. Banderas nunca ha sido un buen actor, y al final eso se paga.
Abrazos.

39escalones dijo...

Ah, y como director, "Locos en Alabama", tiene pase. "El camino de los ingleses", buffff...

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Coincido básicamento contigo, Alfredo, en la valoración global de la carrera de Banderas (obviamente, sobrestimada por el hecho, meritorio sin duda alguna, de su prolongada permanencia en ese Hollywood 'balsacocodrilero' capaz de devorar al más flamenco...), pero soy de los que piensan que si se hubiera quedado en Europa, habría podido crecer artísticamente muchísimo más. No te voy a decir que hasta llegar al nivel de un Marcello Mastroianni o un Bruno Ganz (para lo cual, probablemente, no da la talla), pero sí para haber alcanzado una calidad interpretativa notable, porque creo que madera no le falta. Pero a lo hecho, pecho. Y, como decía el Sardá de Crónicas Marcianas,seguro que la sonrisa con que le recibe el director de su sucursal bancaria cada vez que se deja caer por ella le compensa cualquier hipotética frustración artística basada en sueños de grandeza que, al fin y a la postre, que son, sino humo. Pues bueno...

Un abrazo y buen fin de semana.

xalons dijo...

Pues a mí vuestra valoración global de la carrera de Banderas me parece un poco coja. Es el único actor español con una trayectoria tan larga en Hollywood y sus casi 90 películas (aquí y allí) le avalan. Es verdad que ha rodado mucha película menor pero también que ha trabajado con directores como Bille August, Jonathan Demme, Neil Jordan, Robert Rodríguez, Richard Donner, Alan Parker, Brian De Palma o Woody Allen y en cuanto a compañeros de reparto, también los ha tenido buenos.
No creo que habiéndose quedado en España hubiera tenido una carrera similar ni de lejos. A mí solamente por su encarnación del mítico Zorro en las dos entregas que ha interpretado de la saga, me parece que su carrera norteamericana ha sido todo un éxito. Antonio Banderas tiene sus limitaciones pero se ha labrado un respeto y hasta ha dirigido, ha producido y ha interpretado con su voz en películas de animación con éxito. No creo que sea uno de los grandes actores españoles pero sí que es indiscutiblemente el actor español con mejor carrera internacional de la historia de nuestro cine junto con Bardem (ue hasta ahora ha tenido mejores peliculas y a mí me gustas mucho más como actor.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.