miércoles, 7 de mayo de 2014

TODAS LAS MUJERES (ESPAÑA, 2013)

* Crítica de 'Todas las mujeres' (España, 2013), de Mariano Barroso, con Eduard Fernández, Michelle Jenner y Nathalie Poza.-


A estas alturas de su carrera, Eduard Fernández ya ha demostrado que sus dotes actorales le permiten moverse en una variedad de registros bastante amplia. Pero, como es lógico, cuando se trabajo se desarrolla al servicio de un personaje que se ajusta cual mono de lycra al cuerpo a sus perfiles más incisivos, los resultados alcanzados llegan a un nivel espectacular. Es el caso del Nacho que Mariano Barroso le brinda en 'Todas las mujeres': un Peter Pan de 43 años, depredador sexual y mentiroso compulsivo, que, bajo un manto externo de inseguridad, desvalimiento y candidez, pretende hacerse pasar por la víctima de una existencia en la que su condición de verdugo no deja de sembrar cadáveres (particularmente femeninos) a su paso. Una joya...

En cualquier caso, y más allá de la majestuosa exhibición de dotes actorales de Fernández, el artefacto dramático que erige Barroso en esta cinta no deja de tener otros puntos de interés: la réplica, de excelente nivel, que dan al protagonista masculino sus cinco antagonistas del otro género, todas ellas encarnadas por actrices que, desde la diversidad de perfiles, encarnan a sus personajes con una convicción y verismo que hacen que sus diálogos se conviertan en pugilatos verbales espectaculares (cruces de reproches convertidos en fuego artillado, sin piedad, sin tregua...); la construcción de la trama de fondo a través de un mecanismo indirecto, como es el relato, disperso y fragmentario, que, a través de sus conversaciones con las mujeres del título, va trazando Nacho (un relato que, trufado de incertezas y retruécanos, no llega a hacerse laberíntico); o la importancia de un personaje, fundamental en la composición de la historia, del que no llegamos a conocer ni su aspecto físico ni su voz porque ninguno de ambos elementos llega a aparecer nunca en pantalla.

Ahora que la comedia parece estar proporcionando al cine español un oxígeno siempre necesario (y, como tal, bienvenido), a través de unos generosísimos resultados en la taquilla, quizá sea buen momento para posar la mirada sobre piezas que, como ésta, se sitúan en un registro genérico y tonal bastante alejado de ése, y no por ello menos atractivo para el gran público. Porque 'Todas las mujeres' poco tiene que ver con propuestas que trazan retratos humanos complejos desde lo abstruso o lo hierático, efectuando su particular disección de las miserias de la madurez a través de mecanismos mucho más elementales (y eficaces): personas que se aman, que se odian, que se buscan, que se ignoran; gente que habla, que fuma, que folla, que miente. Como tú. Como yo. Así de simple...

2 comentarios:

39escalones dijo...

Pues teniendo en cuenta que, en mi opinión, esos nuevos aires de la comedia (taquilleros y mediáticos, sí, pero poco o nada cinematográficos: para mí, todos estos productos, invariablemente, me parecen pésimos) huelen a bastante rancio (landismo y refritos a lo Ozores pasados por el filtro de la chabacanería televisiva habitual de cierto canal que no voy a nombrar pero que tiene muy mala rima...), prefiero prestar atención a productos como este, y a tipos como Fernández, aunque a mí, que me gustaba mucho al principio, con el paso del tiempo lo veo encasillándose en sí mismo cada vez más (aunque siempre a un nivel espléndido). El único recelo es Barroso, solvente a veces, alimenticio otras, demasiado común y corriente la mayoría ("Lo mejor de Eva", por ejemplo, muy celebrada en su día, pero que, a pesar de detallitos muy estimables, se cae sola). Pero de esta, por tu "culpa", me fío.

Abrazos

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Alfredo, buenos días; agradezco enormemente tu confianza, aunque es mucho mejor que te fíes de Fernández, que, encasillamientos aparte (y ya te aviso, para que no te llames a engaño, de que en ésta está muy, muy, muy Eduard Fernández), es un monstruo de la interpretación. A mí Barroso me deslumbró con su debut (Mi hermano del alma), y después ya no me ha entusiasmado tanto, aunque siempre estoy atento a lo que hace, porque creo que es un tipo que, sin alharacas, esplendideces ni pretenciosidades, manufactura pelis decentes (que, en los tiempos 'telajinqueros' que corren, no es poca cosa, no...).

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.