viernes, 2 de mayo de 2014

Mis pelis de... abril

Ya sé que no invento nada con esto (tampoco es tan fácil eso de inventar, qué quieren que les diga...). Entre otras referencias, y sin ir más lejos (de hecho, las pueden localizar en el menú de enlaces de la columna derecha de este blog), en las 'cibercasas' de Adrián Esbilla (la Esbilla Cinematográfica Popular) y Hildy Johnson (el blog de ídem) pueden disfrutar de reseñas recopilatorias en esta misma línea. Pero me ha parecido una buena opción la de secundarles (bueno, seamos francos: copiarles, imitarles...) en una iniciativa de ese tipo. Vamos, pues, con una serie de críticas cortas correspondientes a pelis que he visto durante el pasado mes de abril. No todo es bueno ni bonito, pero no me cabe duda ninguna duda de que no se puede negar que es variado. Espero que les guste el invento (ajeno, pero invento, al fin y al cabo...).


ODD THOMAS, CAZADOR DE FANTASMAS (ODD THOMAS; U.S.A., 2013).-

* Crítica de 'Odd Thomas, cazador de fantasmas' (Odd Thomas; U.S.A., 2013), de Stephen Sommers, con Anton Yelchin, Addison Tomlin y Willem Dafoe.-

NADA NUEVO BAJO EL SOL.- En la estela de la saga que le otorgó un lugar señero en el escenario de los blockbusters hollywoodienses (la de 'La momia'), Stephen Sommers escribe, dirige y produce esta cinta, en la que cobran especial relieve (cómo no...) unos efectos especiales que muestran un aire de familia más que evidente con los de la mentada saga (la figura de los 'acechones', con sus descomposiciones y recomposiciones corporales, nos remite, de forma clara, a la de los diferentes villanos 'mummies'), y que terminan constituyendo el principal atractivo de una propuesta que, trufada de ligeros apuntes de humor y amor, difícilmente eludibles en una producción con aspiraciones obvias de llegar a un público amplio, no ostenta mayor originalidad que la de cualquiera otra de las mil y una ya vistas urdidas sobre idéntico trazado argumental: el de la historia del héroe destinado a luchar contra la materialización inminente, en la pequeña y plácida población en la que vive, de una profecía, conocida a través de un personaje cercano, de tintes apocalípticos y satánicos, lucha que se desenvuelve en un marco temporal limitado, que genera el suspense que siempre va asociado al desarrollo de una cuenta atrás inexorable. Aunque la novia del héroe (una tierna y encantadora Addison Timlin, que derrocha atractivo y encanto) luce mucho más hermosa que Terele Pávez, Álex de la Iglesia ya hizo, en 'El día de la bestia', algo parecido a esto con un ritmo mucho más vivo y un desparpajo más estimulante. Que conste...

EL ÚLTIMO DE LOS INJUSTOS (LE DERNIÈR DES INJUSTES; FRANCIA, 2013).-

* Crítica de 'El último de los injustos' (Le dernièr des injustes; Francia, 2013), de Claude Lanzmann.-

HISTORIA, CINE....- No tengo la más mínima objeción moral que hacerle a cualquier persona que se acerca al cine con el único y exclusivo objetivo de entretenerse —objetivo tan noble y legítimo como cualquier otro que no cause daño o perjuicio a nadie—. Pero es evidente que no es a este público al que va dirigido un film como 'El último de los injustos'. Extenso (con un metraje cercano a las cuatro horas), denso (la acumulación de datos, informaciones, opiniones y episodios llega a hacerse abrumadora), y, por momentos (por qué no decirlo...), plúmbeo: no debe ser fácil, por muy interesado que el espectador pueda estar en todo lo relacionado con el Holocausto y el nazismo, sostener el interés de un audiovisual centrado en una larguísima entrevista al último presidente del Comité Judío, montada en alternancia con la lectura, ilustrada con imágenes actuales, de un libro que narra los mismos hechos sobre los que versa el testimonio del protagonista. Un protagonista, Benjamin Murmelstein, en cuyo relato, arco de pivote del documental, se da una curiosa mezcla de megalomanía, autojustificación y cierto punto de aceptación de una responsabilidad culpable que jamás llega a imponerse a los dos primeros aspectos, pero que, al menos, los atempera y matiza. Como pieza cinematográfica, aceptable. Como herramienta histórica, valiosísima. Apreciela cada cual en su justa medida en cada una de las dimensiones...

SERIE B (ESPAÑA, 2012).-

* Crítica de 'Serie B' (España, 2012), de Ricard Reguant, con Manuel Zarzo, Sonia Monroy y Nuria de Córdoba.-

¿NOS ECHAMOS UNAS RISILLAS?.- No es lo diabólicamente simple de su trama, una historia con los retruécanos justos y necesarios para no perderse en los vericuetos por los que no le corresponde caminar; ni lo ajustado de su metraje, que pasa en un suspiro e impide cualquier atisbo de impaciencia; ni lo majestuoso, desde la más absoluta falta de pretenciosidad, del trabajo de un Manolo Zarzo que demuestra —con un protagónico a su mayor gloria y celebración— que los grandes no son tales por el calibre de sus papeles, sino por la sencilla eficacia con que son capaces de despacharlos. Lo que hace de 'Serie B' un perfecto homenaje a esa etiqueta que su título rememora es su atmósfera, insana hasta/desde lo hilarante y capaz de situar al espectador en ese terreno en el que éste no sabe si se le está pidiendo una risa o se están riendo de él. Personajes ridículamente siniestros, sangre y vísceras en dosis generosas (mas no abusivas) y carnes recauchutadas y exhibidas con tanta alegría como innecesariedad. ¿No era eso? Pues eso es...

PHANTOM (EL NUEVO FANTOMAS) (PHANTOM; ALEMANIA, 1922).-

* Crítica de 'Phantom (El nuevo Fantomas)' (Phantom; Alemania, 1922), de F.W. Murnau, con Alfred Abel, Grete Berger y Lya de Putti.-

DEL ÁCIDO CORROSIVO DEL AMOR.- Condenado por amor, el amor lo redime. Lorenz Lubota, el fantasma a que hace referencia el título de la cinta —encarnado por un Alfred Abel que ya atempera la exageración en el gesto que hasta entonces había caracterizado el trabajo de los intérpretes en el cine silente—, es el hombre sin determinación ni carácter, incapaz de imponerse a un estado de lasitud existencial en el que solo parece haber lugar para sentimientos volátiles y exaltaciones espirituales alejadas de cualquier (pre)ocupación vulgarmente terrena. La víctima propiciatoria, pues, de personajes con escrúpulos morales bastante más rebajados que los suyos, y el objeto perfecto para convertirse en el vértice de un enredo criminal en el que otros medran a costa de su sufrimiento, y el de aquellos que, de entre los que le rodean, le profesan un afecto sincero. Murnau lo sitúa en el epicentro de su trama, y lo sigue y lo persigue hasta la extenuación, en un recorrido de imágenes, a caballo entre lo mágico y lo doliente, que denotan una maestría formal y un manejo de elementos expresivos (¿quién dijo que Welles 'inventó' la profundidad de campo...?) absolutamente admirables, si nos sitúamos en el contexto temporal de la obra. No suele ser citada entre las cumbres del cineasta alemán, pero no carece de méritos para ocupar su lugar en dicha cúspide. Excelente.

SPELLBOUND (AL PIE DE LA LETRA) (SPELLBOUND; U.S.A., 2002).-

* Crítica de 'Spellbound (Al pie de la letra)' (Spellbound; U.S.A., 2002), de Jeffrey Blitz.-

C-U-R-I-O-S-O.- Situado en las antípodas tonales del 'documental de guerrilla' que encumbrara a una figura como la de Michael Moore, se trata 'Spellbound' de una pieza amable y simpática, que proyecta una mirada de blancura casi celestial sobre el ultracompetitivo (y peculiarísimo) mundo de los concursos de deletreo en los Estados Unidos, a través de un retrato múltiple de un grupo de participantes, que nos permite contemplar tanto sus puntos en común (un cociente intelectual elevado, un espíritu y capacidad de trabajo brutales y un apoyo 'logístico' y moral familiar importante) como las peculiaridades de la personalidad de cada uno/a de ellos/as. De esa forma, lo que hubiera podido ser (de haber sido ésa la voluntad de sus creadores) un retrato ácido y tenebroso de un mundillo en el que no falta elementos del 'lado oscuro' (la sobre presión del entorno; el fomento de una competitividad desmedida), se convierte en un relato de grato visionado, en el que empatizas y te encariñas con los protagonistas (de los que traza un dibujo cordial, pero no edulcorado) , y que, además, despliega, como mérito adicional —y muestra del talento cinematográfico de su autor—, una agilidad narrativa y una medida del ritmo (con un crescendo emocional que, de manera inadvertida, te envuelve y te introduce en la trama como si estuvieras ante el más frenético de los suspenses), que convierten su visión en un entretenimiento de primer orden (y hacen que sus 97 minutos transcurran en un suspiro). Con las oportunas prevenciones, muy recomendable.

8 comentarios:

Sol Elarien dijo...

Como siempre muy ilustrativo, gracias a ti me mantengo algo informada sobre el mundo del cine, y aprendo mucho. Un día me dará por ponerme al día, aunque no me dará el tiempo para escribir.
Un truco: la manera de evitar que al pegar un texto se te realce es pegarlo sin formato (combinación de teclas: Ctrl+Mayusc+V).
Besos: Sol.

Josep dijo...

Jaja.... fue Wyler, quien inventó la profundidad de campo.... XDD

En serio: buen intento el de presentar tal variedad de críticas como resumen de -supongo que parte- de la actividad cinéfaga, pero, Manuel, el resultado no me parece apetecible y no por falta de interés ni por supuesto de claridad en la exposición de conceptos.

Brevedad y variedad están bien pero prefiero leer el mismo número de letras sobre una misma película, porque así hay una cierta sensación de vuelapluma.

Y ello puede estar bien para según qué películas, pero resulta injusto para otras ¿no?

Aunque he de admitir que siento unas ganas locas de apuntarme al invento, porque visto lo visto últimamente casi dan ganas de despacharme /desahogarme por ése método, lo que me llevaría, sin duda, a una colección de exabruptos impublicables.

De todos modos, gracias por la información aunque he de aceptar que la mayoría de esas películas están fuera de mi alcance, me temo.

Por lo menos, eso sí, parece rota la sequía.... más o menos, tampoco vayamos a dar el cántaro por lleno... XDD
Un fuerte abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Sol Elarien, buenas tardes; muchas gracias por lo elogioso de tus palabras: pocas satisfacciones más grandes le pueden caber a aquel con pretensiones de crítico que la de servir de referencia a su lector/a y proporcionarle alguna información de su interés. Ponerse al día en materia cinematográfica (como en cualquier otra; y eso que el cine tiene poco más de cien añitos...) es tarea harto compleja: el corpus de obra es absolutamente descomunal y el material de interés se acumula hasta un volumen inabarcable. Pero andamos en ello, con más ilusión que esperanza, pero caminamos, caminamos.

Un fuerte abrazo y buena semana.

P.S. ah, y gracias por el consejo con lo del realce de textos. No ando yo muy ducho en materia de corta-pegas (ni siquiera con los propios...).

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Josep, buenas tardes; una gran alegría verte por estos ciberpagos, por los que tan poquito nos prodigamos los dos últimamente (no podemos presumir, ciertamente, de 'productividad blogueril'; en fin, circunstancias, supongo...).

Ya sé que tú eres de los míos, de aquellos de que 'lo bueno, si breve, vaya putada...', y de que por qué decir con veinte palabras lo que puedes decir con doscientas veinte (o más, si se tercia), pero la cuestión ya no radica en los méritos de cada peli para determinar cuánto texto le dedicas (en el caso de estas cinco, su nivel de calidad es tan diverso —van desde lo sublime hasta lo abyecto, pasando por distintos 'grados medios'...— que requerirían tratamientos muy diferentes), sino en el tiempo y las ganas de que dispones para ponerte en la tarea. Y entre esto y nada, pues esto...

Ya me paso por tu cibercasa, y te cuento qué tal.

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

39escalones dijo...

Uf, esto es eclecticismo, sí señor... Tiraremos por lo que va más allá del entretenimiento simple (que no es lo mismo que el simple entretenimiento), aunque no lo excluye, y dejaremos lo demás para otra vida, si la hubiere.
Buena idea esta de los posts colectivos, aunque yo veo tanto cine a lo largo de una semana que me saldrían unos churros... Bueno, como ahora...
Abrazos

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Alfredo, buenos días; para gustos, colores, que dijo aquel. Me alegra ver que te resulta agradable el formato; y yo, desde luego, te animo a que te sumes al 'invento'. ¿Que dispones de mucho material para desarrollar? Pues mejor para los que te leemos, mejor...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Anónimo dijo...

... Cómo me apetecen los dos documentales. El último de los injustos se me escapó pero ahora podré verlo en DVD... Recuerdo que me impresionó tremendamente Shoah.

Y el de los concursos de deletreo me quedé en su momento con bastantes ganas.

Tampoco he podido ver la película muda de Murnau, apuntada se queda.
He disfrutado leyéndote.

¿Para cuándo la próxima tanda?

Besos
Hildy

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Hildy, buenos días; me alegra que te guste el formato y el contenido. Sobre los documentales, son completamente diferentes en todos los aspectos (temática, tono, duración, ritmo, estructura narrativa) pero ambos muy interesantes, y salvando las tremendas distancias entre ellos. Eso sí, el de Lanzmann requiere paciencia (y contar con más de tres horas disponibles, si se quiere ver del tirón, lo cual tampoco resulta una experiencia que podamos calificar de entretenida, ni muchísimo menos). La peli de Murnau resulta una pieza bastante interesante, desde luego que sí. ¿La próxima tanda? Espero que el próximo mes, si ha habido material suficiente para ello (eso espero...).

Un fuerte abrazo y buena semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.