domingo, 20 de octubre de 2013

Rush (U.S.A., 2013)

CORRE, CORRE...

[Ésta se la dedico a mi hermano, porque sí, porque se lo merece].-

¿Es importante el equilibrio en el cine? Algunos pensamos que sí; que, más allá de la valía particular de cada uno de los elementos que integran el producto fílmico, la resultante final debe alcanzar un valor más o menos homogéneo; que los pasajes o secuencias en que, al fin y a la postre, se descompone el desarrollo en imágenes de una trama cinematográfica deben mantener una cierta armonía en cuanto a su alcance y calidad. Desde esa perspectiva, 'Rush', que no es una mala película, no es una buena película: sus profundos desequilibrios le impiden alcanzar (en la modesta opinión del que esto escribe) tal calificación.

La última entrega de Ron Howard —un hombre que, más allá de calidades y equilibrios, siempre manufactura productos de capacidad comercial indestructible (éste también lo es)—, plantea el enésimo relato (basado en un episodio real) de una de esas rivalidades bigger than life, la que enfrentó en la primera década de los años setenta del pasado siglo a los pilotos de Fórmula 1 James Hunt, británico, y Niki Lauda, austriaco; y cuenta para ello con abundancia sobrada de medios materiales y un generoso metraje, a manejar con toda la pericia de que puede ser capaz un director veterano y solvente como Howard.

Fruto de tales disposiciones es una espectacularidad formal verdaderamente deslumbrante, derivada de un trabajo de dirección artística cuidadísimo, a través del cual se logra una recreación fastuosa de todos los elementos que integran el ya de por sí exhuberante mundo de ese circo de aceite y decibelios que es el de los circuitos de Fórmula 1. Bastaría una comparativa rápida con cualquier documental de la época en que está ambientada la cinta para comprobar que el verismo alcanzado en la reproducción de ambientes, vestuarios y situaciones deportivas alcanza cotas de auténtico escalofrío, y, junto a un trabajo de planificación y sonido impecables en las escenas de carreras, convierte esta parte de la cinta en un auténtico festín para los aficionados al mundillo en cuestión.

Harina de otra costal es la que viene a estar integrada por los pasajes en que la cinta se sumerge en su faceta intimista, aquella en que, por un lado, se nos dibuja a los dos personajes protagonistas (dos personalidades absolutamente antitéticas, la noche y el día, con un único punto en común, que es el de la ambición ciega por el triunfo) y, por otro, se articula el enfrentamiento entre ambos, a veces más explícito e inmediato, a veces más distante e indirecto. Con independencia de que este capítulo alcance, o no, el mismo verismo que alcanzan los pasajes centrados en la competición deportiva (algo siempre más difícilmente ocntrastable, en la medida en que hay que fiar tales apreciaciones a testimonios no siempre fáciles de verificar), lo que sí resulta evidente es que el retrato que arroja es de un nivel notoriamente inferior, en su brillantez, al que se narraba en el párrafo precedente. Howard nos muestra a dos pilotos, Lauda y Hunt, Hunt y Lauda, que más parecen dos niñatos enfrascados en una permanente riña de patio de colegio, trufada de chulería patibularia (en la más rancia tradición del cine de héroes palomitero, en su más pobre expresión), que dos deportistas de élite, de altísimo nivel, motivados por impulsos espiritualmente más elevados (aun cuando algún diálogo final intente alzar un vuelo que, a estas alturas de la 'vaina', ya no hay forma de elevar).

Ése, el de la enorme diferencia entre la brillantez formal de su parafernalia imaginera y la pacata pobreza del dibujo de sus personajes protagonistas, es el desequilibrio básico y elemental que lastra esta propuesta, y la convierte en una cinta que no es buena, ni mala, sino todo lo contrario. Cosas de Howard, supongo. ¿Que el crítico debería mojarse más? Creo que con la manta de agua que cae en el circuito de Fuji, en esa mítica última carrera del mundial de 1976, ya es más que suficiente...


CALIFICACIÓN: 5 / 10.-

Cartel final de la película “Rush” – Copyright © 2013 Revolution Films, Working Title e Imagine Entertainment. Distribuida en España por eOne Films Spain. Todos los derechos reservados.

domingo, 13 de octubre de 2013

Prisioneros (Prisoners; U.S.A., 2013)

Tras el tremendo impacto causado con su precedente Incendies, el director canadiense Dennis Villeneuve afronta su primera inmersión en las siempre complicadas 'aguas' del 'imperio' hollywoodiense, con una cinta dotada de una premisa argumental de intensidad emocional muy cercana a la de su celebradísima propuesta antes nombrada: su punto de arranque se basa en la desaparición de dos niñas en una pequeña ciudad estadounidense, episodio a partir del cual se desarrollan una serie de avatares personales y policiales que confluyen y se entrecruzan para urdir una trama densa e intensa en la que, con la intriga como telón de fondo, el guión de Aaron Kuzikowski pone sobre el tapete multitud de reflexiones y consideraciones del más profundo calado.

Lo quebradizo y frágil de la felicidad humana, incluso en los contextos de placidez y seguridad más reconocibles; la constatación de que la línea que separa venganza y justicia, más que línea, se trata de un terreno impreciso y pantanoso, en el que es difícil trazar deslindes y fronteras; el peso de intuiciones y apariencias en las motivaciones del actuar humano... Para todo eso, y algo más —aunque con menor presencia y entidad— hay cabida en el relato del realizador canadiense, sin que ello haga que el nervio central de la historia, la intriga que constituye su núcleo y fundamento —y que, en último extremo, no deja de ser el enésimo argumento basado en crímenes de traza psicopática—, se debilite o resienta en ninguno de sus tramos, pese a lo sinuoso (y, por momentos, enrevesado) de su planteamiento y despliegue.

Por lo demás, llama la atención la contraposición, en lo referente a su filiación mainstream, entre dos de los elementos caracterizadores más significativos de la propuesta: por un lado, la caligrafía fílmica de Villeneuve, totalmente alejada de los usos industriales más típicos del género; y por otro, la confrontación de personajes, que se ancla en un duelo interpretativo en la mejor tradición del cine más comercial. Lejos de montajes espídicos, efectos de sonido tramposos y ritmo desenfrenado en los momentos climáticos, Villeneuve, cual si se tratara de un Ozu trasplantado, en un fantástico viaje espacio-temporal, a las colinas de Los Ángeles en los albores del siglo XXI, se deleita en el plano largo, los silencios y las secuencias pausadas, dando de esa forma a personajes y situaciones todo el tiempo y la expresividad necesarias para desarrollarse a fondo (de esa forma, el metraje se va a unos más de 150 minutos que, en una estructura narrativa más convencional, se hubieran podido reducir sustancialmente). Ahí es donde radica el sello autoral, el distintivo con que el director fija su impronta más personal sobre una propuesta que, en lo que se refiere al capítulo interpretativo, sí se mueve más cerca de los cánones del cine más comercial, fundando buena parte de su potencial en el duelo entre los dos protagonistas (encarnados por dos solventes y creíbles Jake Gyllenhaal y Hugh Jackman) que encarnan, no solo roles argumentales antagónicos, sino, muy especialmente, filosofía y actitud ante la vida situadas en polos bastante distantes.


En cualquier caso, 'Prisioneros', como carta de presentación, significa toda una auténtica puesta de largo, una entrada por la puerta grande, de Dennis Villeneuve en el 'star-director-system' de la gran industria. ¿Con continuidad de futuro? Eso será algo que solo el tiempo y la voluntad de las partes implicadas podrá dilucidar. Pero si esa estancia se ha de consolidar bajo las premisas marcadas en esta introducción, que deja pocos atisbos de concesiones más allá de lo imprescindible, puede que se esté alumbrando un itinerario más que fructífero. Estaremos atentos...

CALIFICACIÓN: 7 / 10.-

Cartel de “Prisioneros (Prisoners)” – Copyright © 2013 Warner Bros. Pictures. Todos los derechos reservados.
Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.