miércoles, 11 de diciembre de 2013

Don Jon (U.S.A., 2013)

* Crítica de Don Jon (U.S.A., 2013), de Joseph Gordon-Levitt, con Joseph Gordon-Levitt, Scarlett Johansson y Julianne Moore.-

* Ésta va dedicada a mi amigo Miguel Ángel (lo prometido es deuda...)

SINOPSIS ARGUMENTAL.- Jon (Joseph Gordon-Levitt) es un chico metódico y ordenado: su familia, su trabajo, su gimnasio, su iglesia, sus amigos,  sus ligues y... sus pelis porno. Su ordenador portátil le procura un suministro continuo de 'material', que consume compulsiva y sistemáticamente, pese a tratarse de un 'matador' por cuya pulcra cama desfila un sinfín de chicas despampanantes. Hasta que aparece Barbara (Scarlett Johannson), estricta y entregada, que va a intentar hacerle sacrificar su más querido hábito en el altar de lo que Jon parece haber descubierto por primera vez, eso que se suele llamar amor. En ese mismo altar, Jon adquiere con su novia el compromiso de estudiar para labrarse un porvenir algo más venturoso que el que parece augurarle su trabajo de camarero, y será en esas clases donde conozca a Esther (Julianne Moore), la antítesis de su novia, una mujer cuyo perfil se sitúa muy lejos de las coordenadas bajo las cuales Jon ha valorado siempre a las mujeres. Encuentros y desencuentros marcan, a partir de ese momento, los avatares afectivos de nuestro protagonista.

EN UN PÁRRAFO (O DOS).- Jugando con un dibujo de personaje protagonista basado en un esquema de narración ágil e ingenioso, si bien repetitivo hasta lo machacón, y su sometimiento a contraste con dos antagonistas femeninas situadas en las antípodas una de la otra, Joseph Gordon-Levitt entrega una ópera prima en la cual asume todo el peso del proyecto (no sólo actoral: también es responsable del guión) y está a punto de lograr que su formulación del eterno leit-motiv del triángulo amoroso se salga de los cauces trillados, gracias a las peculiaridades de su personaje, una creación bien perfilada inicialmente gracias a sus detalles accesorios, pero cuya 'redención' definitiva casa poco con su perfil previo. ¿No hubiera sido preferible mantener la audacia hasta el punto final...?

EN SU HABER.- 1, la frescura y liviandad del humor con que Gordon-Levitt, tanto a través de la estructura escrita como de su trabajo de interpretación, construye a su Don Jon, un personaje cuyas neuras y rutinas, sin hacérsenos entrañables, sí que llegan a resultarnos simpáticas; y 2, la familia del protagonista, uno de sus 'anclajes emocionales', y que se convierte en un elemento humorístico muy logrado: atrabiliarios y excesivos, cada cual a su manera, su aparición en la trama siempre genera la expectativa de que algo inesperado va a suceder. Y sucede.

EN SU DEBE.- La manera en que su resolución traiciona el espíritu de su protagonista: entra dentro de una lógica de crecimiento y maduración personales el que éste evolucione, cambie y se adapte a sus circunstancias y vivencias, pero algunos, sin ninguna duda, hubiéramos preferido que ese arco de evolución hubiera sido menos amplio (y, por que no decirlo, más coherente). Opciones, al fin y a la postre.

UNA SECUENCIA.- Cualquiera de las reuniones familiares (todas iguales, todas diferentes) ofrece un punto de humor perturbado suficiente para generar expectativa. Lo mejor de la cinta.

CALIFICACIÓN: 6 / 10.

8 comentarios:

Sol Elarien dijo...

Como bien indicas, esos cambios radicales de carácter no encajan con lo habitual. Claro que falta el 20 años después, cuando se descubre que el cambio fue un intento frustrado.
Besos: Sol.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Sol, buenos días; supongo que eso será ya materia de una próxima secuela, si la hubiera (que no lo veo yo muy claro, no es éste el perfil de peli que se suele prestar a tales operaciones, pero quién sabe...).

Un abrazo y hasta pronto.

39escalones dijo...

Creo que es una de esas películas truncadas en aras de lo "políticamente correcto" para los estudios (que no necesariamente para el espectador). Las dudas, las reticencias a pasarse, implican demasiado a menudo cierta autocensura que facilite los estrenos, la amplitud de público, el apoyo publicitario, etc., etc. Y más en un tema "delicado", con sexo insinuado (demasiado para según qué público americano). Buen planteamiento inicial, pero luego patina.
En lo positivo, me quedo con lo que apuntas, muy bien apuntado.
Abrazos

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Alfredo, buenos días; efectivamente, si la mala baba que la peli destila en su planteamiento de partida no la hubieran encerrado en un tarro llegado cierto momento, quizá habríamos tenido un producto bastante más apetitoso. En fin, para la secuela...

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

Anónimo dijo...

Me sorprendió gratamente esta película, querido Manuel. Por muchos motivos. Y me gusta todo de ella hasta cuando termina convirtiéndose en una comedia romántica al uso. Expliqué mis motivos en un post del blog de Hildy. Si quieres te pongo el link.
Me encantó leerte de nuevo.

Beso
Hildy

Corpi dijo...

Feliz Navidad, amigo.

Josep dijo...

Cuando vi que publicabas crítica decidí esperar a leerla para después de ver la película, porque me interesó desde que tuve noticia, pero heme aquí sin haberla visto y me da que ya no la veré en pantalla grande.
La cuestión que apuntas como motivo de demérito, esa autocensura, podría dar pie a debate interesante: en ocasiones pienso que los intereses económicos se han convertido en la fuerza mutiladora del ingenio en una actitud que recuerda la pescadilla, porque según las noticias de fin de año la temporada ha dejado algún que otro fracaso de taquilla: creo que la gente ya empieza a estar harta de tanto final acomodaticio y de tanta pulcritud políticamente correcta. O lo espero, por lo menos....
Que tengas un feliz cambio de año y que el próximo nos traiga, por lo menos, más cine del bueno.
Un fuerte abrazo.

Naret dijo...

Me sorprendió esta película, ya que me imaginaba que tendría más efectos y mas cosas sorprendentes. No es lo que la película promete.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.