martes, 2 de octubre de 2012

El bígamo (The bigamist; U.S.A., 1953)



SINOPSIS ARGUMENTAL.- Harry (Edmund O’Brien) e Eve Grahame (Joan Fontaine) viven en San Francisco y componen un feliz matrimonio que, ante la imposibilidad de tener hijos de manera natural, decide adoptar uno; el proceso de adopción comportará una investigación de la vida pasada de los dos aspirantes a progenitores, en el curso del cual el metódico señor Jordan (Edmund Gwenn) descubrirá un ominoso secreto que atañe a Harry: éste está casado con otra mujer, Phyllis (Ida Lupino) —con la que, además, tiene un niño—  en Los Ángeles. ¿Qué sucedió en la próspera y placentera vida de Harry para llegar a una situación como ésta? ¿Y cómo la solventará?

EN UN PÁRRAFO….- Se podrían contar con los dedos de la mano (y aún sobraría alguno…) las películas que, en los años 50 del pasado siglo, fueron dirigidas por mujeres: ésta es una de ellas. Ida Lupino, actriz británica que hizo carrera en Hollywood, y mujer de fuerte personalidad, abordó como directora este proyecto discreto y sorprendente, una incursión en un tema dramático de calado un punto escabroso, desarrollándolo bajo un esquema narrativo de formas convencionales y tono suave y contenido, evitando, en todo momento, dejarse arrastrar p0r las opciones más melodramáticas y optando por una posición equidistante y alejada de cualquier reconvención moral. No se trata de un gran film, pero su condición de rara avis, en base a los motivos apuntados, lo dotan de un interés que va más allá del de sus estrictas calidades cinematográficas.

EN SU HABER.- 1, lo ajustadísimo de su metraje; con setenta y seis minutos (o sea, catorce menos de la canónica hora y media que se suele tomar como punto de referencia al respecto), la Lupino se basta y se sobra para desarrollar toda la historia, sin que por ello se resienta ni la completud del relato ni la comprensión de las claves básicas para su seguimiento; y 2, el fantástico trabajo de su protagonista masculino, Edmund O’Brien, que se mueve en las coordenadas habituales de sus personajes en otros films (angustia, desorientación, culpa), dotando a su rol ambivalente de víctima-verdugo de una enorme credibilidad y generando una empatía con el público más que notable.

EN SU DEBE.- 1, el trabajo interpretativo de su directora, Ida Lupino, que no acierta a ‘dar con la tecla’ a la hora de desarrollar un personaje sobre el que, ciertamente, se ciernen sombras e ignorancias, pero que, aún así, queda excesivamente desdibujado, de manera que ni complementa ni contraría a su antagonista; quizá otra actriz, con un perfil diferente, hubiera podido imprimir el carácter más adecuado a un rol nada sencillo; 2, lo poco creíble de su resolución argumental, que lleva al paroxismo un planteamiento de ‘neutralidad moral’ que se agradece en lo ético, pero que chirría un tanto a nivel dramático.

UNA SECUENCIA.- Una graciosa excursión en autobús por Beverly Hills, para poder mirar y admirar las mansiones de las estrellas de Hollywood, es el entorno en el que Harry inicia sus balbuceantes escarceos para intentar ligar con Phyllis: la comicidad viene más dada por la torpeza en el intento de nuestro ‘héroe’ que por la gracia de unos gags que no la tienen, pero toda la escena resulta de un naif  y sencillez muy particulares.

CALIFICACIÓN: 6 / 10.-

16 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Amigo, Manolo. Magnífica lectura de un film notable. Yo le doy el 6,9. El reparto acorde a una mujer irrepetible, Ida Lupino. Qué fuerza y pedazo de visionaria en un mundo “Mad Men”. Única— tras la cámara y delante de ella— poniendo a la gente en su sitio. Sabía de la vida, porque ésta la había dado unas cuantas hieles: “La Don Siegel de los pobres” La industria y los actores mostraron un gran respeto a una visionaria en un contexto, que las cosas no eran muy fáciles para las féminas. Drama, intimista que pone en solfa la eterna angustia de la humanidad: la soledad. De Jean Fontaine y el rocoso E. O´Brien, sin comentarios. Muy grandes. Buen cine, en apenas 80 minutos. ¿Tan difícil es narrar en ese espacio de tiempo una buena película? En fin, seguimos atentos. Un Abrazo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Muchas gracias, compa J.C., por tus cariñosas y nutritivas palabras. A mí, Ida Lupino me dejó muy impresionado la primera vez que la vío, en They drive by night, de Hawks, como vértice de un triángulo amoroso junto a Raft y Bogart (otro film también intensísimo). Desde luego, era otro tiempo, otro cine. Una auténtica maravilla, vaya. Y no le debió resultar fácil, no...

Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

39escalones dijo...

Lo mejor de Ida Lupino en la dirección son sus cintas negras, y especialmente "El autoestopista" (1953), también con O'Brien. Te la recomiendo vivamente.
En esta película que comentas, creo que la idea se agota en el planteamiento, en el descubrimiento del meollo; luego no puede sino decaer, porque con un punto álgido como desencadenante de la trama, luego no puede crearse una historia de interés ascendente.
Abrazos

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Ésta es la primera que veo de la Lupino como directora, compa ALFREDO; me encantaría, por supuesto, echarle ojo al resto, pero ya sabes cómo va eso (poco tiempo y demás etcéteras...). Bueno, no sé si la historia se agota ya al principio, o no; creo que, con la estructura en flash-back, la cosa daba algo más de juego, pero la opción tonal y argumental es la de suavizar, amortiguar, y no intensificar. No está mal así, pero siempre quedará la duda de cómo hubiera podido ser de la otra manera (más habitual, por otro lado...).

Un fuerte abrazo y buen día.

Luisa Tomás dijo...

Me fascina tu capacidad para analizar el cine. No la conozco, pero me la apunto.
Gracias

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Las gracias a tí, compa Luisa, por tus cariñosas palabras; ésta no es para tirar cohetes, pero se deja ver con muchísimo agrado.

Un abrazo y buena tarde.

Anónimo dijo...

Como tú amigo Manuel ésta es mi única incursión en el mundo de Ida Lupino como directora, EL BÍGAMO. Aunque llevo tiempo detrás de sus otras obras (entre otras la que nombra Alfredo...).

Sin embargo sí que he leído bastante sobre la Lupino directora y es absolutamente fascinante cómo se manejaba en una profesión en aquella época copada por los hombres.

A mí EL BÍGAMO me parece interesante además por el enfoque dado al tema. Un enfoque moderno y sencillo, huyendo del melodrama y acercándose más al realismo ante situaciones así. Y planteando tema siempre tan interesante como la posibilidad de una persona de querer a dos por igual sin querer renunciar a ninguna. Y toda las dificultados que esta situación entraña.

A mí la Lupino actriz me gusta mucho. Tengo especial cariño a EL ÚLTIMO REFUGIO y a la maravillosa MIENTRAS NUEVA YORK DUERME.

Besos
Hildy

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Mucho y bueno, compa HILDY, en tu comentario… No conozco detalle alguno sobre la carrera como directora de la Lupino, pero se puede deducir fácilmente, del contexto temporal en el que se movió, que no debió ser una historia sencilla (aún hoy, tampoco lo sería, me temo…). En cuanto al enfoque del tema de la bigamia en la peli, estoy de acuerdo contigo en lo del acierto de la sencillez, la tranquilidad, el no haberlo llevado a algo más melodramático, más ‘histérico’ (a lo que se prestaba tan fácilmente…), pero también he de confesarte que esa ‘solución final’ me resulta un tanto forzada, no te digo yo que imposible, pero sí improbable, y más buscando no ‘descarrilar’ respecto al tono previo que otra cosa. Pero, bueno, son percepciones. A la Lupino actriz tampoco la he visto, y bien que me pesa; en They drive by night (no recuerdo cómo se tituló en español), me impactó, y mucho…

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

Anónimo dijo...

... Lo he buscado, THEY DRIVE BY NIGHT se tituló en español LA PASIÓN CIEGA... ¡no la he visto!
Gracias por la referencia.
Beso
Hildy

Josep dijo...

Nada puedo decir de una película que no he visto, Manuel: sólo me queda alabar la disección que de ella haces y apuntarla en mi libreta de pendientes por dos motivos claros: no he visto ninguna dirigida por Ida Lupino (a la que apenas recuerdo como actriz) y porque con el metraje que remarcas resulta atractiva para cualquier momento de solaz.

Un abrazo y buen fin de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

¡¡¡Ésa era, compa HILDY, La pasión ciega!!! Ya veo que has sido menos vaga que yo (que se trataba de coger la IMDB y mirarlo, vaya, tampoco había que viajar a Estados Unidos…). Pues merece, y mucho, la pena; a ver si tienes ocasión de verla (y contarnos…).

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues estoy absolutamente convencido, compa JOSEP, de que ésta te va a gustar, y no solo por su metraje, aunque no tengo duda alguna de que se trata de un tanto importante: cuando anda uno siempre tan ‘pillao’ de tiempo, no es algo desdeñable, no…

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Roy Bean dijo...

No he visto este "Lupino", pero tiene en su haber una pequeña joya, "El autoestopista" una rareza dentro del contexto del Hollywood de la época , una película indefinible ceñido a las exigencias de la “serie b” . Intentaré hacerme con esta, seguro que no será dificil. A ese pequeño grupo de directoras hay que añadir a Dorothy Arzner, de la que sólo he podido ver "Baila, chica , baila" y otra con Joan Crawford de la que no recuerdo ahora el nombre. Yo creo que también había otra directora, en el Hollywooed de la épcoa, con tan sólo una o dos películas en su haber, pero no logro recordar su nombre, será cuestión de tirar de Google. Si lo recuerdo paso a comentarlo. COmo digo me apunto ya este interesante "Lupino".

Saludos.
Roy

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues sí, compa Roy Bean, no es una gran pieza, pero sí que tiene su interés. Yo la he visto a través de Filmin, pero supongo que debe haber otras opciones de visionado, desde luego… En cuanto a trabajos de otras directoras, no tengo la más mínima referencia, salvo que me ponga a tirar de IMDB y similares, así que te agradezco los apuntes y quedo a la espera del ‘complemento’…

Un fuerte abrazo y buena semana.

V dijo...

No he visto la película,pero el trio protagonista es de mucha altura. Me llama la atención como en los gloriosos cincuenta se trataban temas como este y aun más escabrosos con toda naturalidad. El contraste entre lasa dos protagonistas está muy bien pensado. Otra cosa es que la directora lo desarrolle con mayopr o menor acierto. La anoto de todas formas. Estos rescates son muy necesarios, aunque la película no sea redonda, será infinitamente mejor que las medianías de hoy. Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues sí, compa Víctor, no se puede negar que el trío protagonista es de un excelente nivel (aunque a mí la Lupino, en este caso, me resulta un poco 'cogida por los pelos'; francamente, creo que, de no haber sido ella la directora, otra actriz hubiera desempeñado su papel, sin duda alguna...). En cuanto a la naturalidad en el tratamiento del tema, es sorprendente y de agradecer, aunque, como ya he apuntado en algunas respuesta anteriores, creo que 'se pasa' de naturalidad, quizá. Pero, en fin, ésas son apreciaciones muy de tripa, y cada cual tendrá la suya, claro. Creo que, cuando la rescates, te va a resultar pieza de interés, seguro que sí.

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.