miércoles, 21 de marzo de 2012

Dos mujeres y un amor (In name only; U.S.A., 1939)


SINOPSIS ARGUMENTAL.- Alec Walker es un bon vivant, hijo de una adinerada familia, en cuya vida afectiva hay una mancha que ensombrece su existencia: su esposa, Mayda, se casó con él por mero interés económico, y, aunque no lo ama, tampoco está dispuesta a renunciar a su acomodado estatus social y familiar. En esa situación, Alec conoce a una joven y atractiva viuda, Julie Eden, con quien entabla una relación que empieza siendo de amistad, pero que no tarda en convertirse en un amor tierno e intenso; y aunque ese amor es correspondido, Louise —presionada también por su hermana— se niega a entregarse a él hasta tanto Alec no regularice su situación matrimonial: algo complicado, teniendo en cuenta que Mayda está poco dispuesta a facilitar las cosas, poniendo todo tipo de obstáculos a las pretensiones de Alec de obtener el divorcio. Un triángulo difícil en el que las relaciones se enrarecen y complican paulatinamente…

EN UN PÁRRAFO….- Con un trío de intérpretes de auténtico lujo en sus papeles protagónicos (Kay Francis, Carole Lombard y Cary Grant), John Cromwell (uno de esos directores con nombre de poco relumbrón, pero con un buen catálogo de títulos en su filmografía) dirigió en 1939 esta historia de sentimientos encontrados y tonos sombríos, en la que el amor se encuentra con serias dificultades para asentar su dominio y aquietar el alma de sus atormentados sufridores; una historia que se desarrolla con un ritmo pausado y tranquilo y en el que las actitudes siempre están sujetas a la máxima contención, lejos de cualquier dramatismo y exageración (aunque la procesión ‘vaya por dentro', y el final, de alguna manera, resulte bastante truculento). Pieza poco conocida (en cualquier caso, lejos del brillo mediático de otros films coetáneos), pero que, sin alcanzar el nivel de gran película, se deja ver con agrado.

EN SU HABER.- 1, la interpretación de Cary Grant, que añade a su chispeante gracejo y desenvoltura (algo que conforma el carácter esencial de su personaje, y que constituyó el tono habitual de sus trabajos), momentos más matizados y diferenciados, a los que también sabe adaptarse con idéntica solvencia, demostrando, con ello, que su amplitud de registro era más elevada de lo que su perfil habitual podía denotar; y 2, la contención en el tono, antes apuntada, y que evita que la cinta degenere en un despliegue efectista de lloros y desgarros, en el que fácilmente podría haber desembocado desde sus premisas argumentales y el gusto en el Hollywood clásico por el melodrama exacerbado.

EN SU DEBE.- 1, el escaso aprovechamiento de un buen plantel de secundarios (con personajes que, en algún caso, podían haber dado bastante más juego), con la única excepción de Helen Vinson, cuyo personaje de Suzanne, todo sarcasmo y fruslería, se apropia con brillantez de toda escena en la que aparece; algo comprensible, si se tiene en cuenta el potencial del trío protagonista, pero que, aún así, podría haberse pulido algo más en la articulación global de la narración; y 2, un retruécano final excesivamente complaciente con ciertas exigencias morales, que denota un ánimo de complacencia que no se termina de compadecer con el tono general de la cinta (más allá de lo que a este humilde escribiente le puedan, o no, gustar resoluciones de este corte).

UNA SECUENCIA.- El enfrentamiento final, cara a cara, y tras una larga lucha soterrada de ‘posiciones’ (incluido un enfrentamiento previo de menor intensidad), entre Mayda y Julie: un clímax narrativo largamente esperado, y al que la acción abocaba de manera inevitable, que las dos intépretes solventan con sobrada eficacia (miradas afiladas, gesto adusto y palabras como dardos; comme il faut…).

CALIFICACIÓN: 6 / 10.-

7 comentarios:

39escalones dijo...

Es un tanto irregular, hay mejores ejemplos de screwball por entonces, y mejores dramas románticos también, pero es estimable, y tiene momentos estupendos. Cromwell tiene un buen puñado de películas interesantes, siempre rodadas con tacto, sensibilidad y elegancias formal, siempre entre la comedia loca, el drama y el melodrama. Sin embargo, yo de por aquel entonces me quedo con las comedias de Mitchell Leisen ("Medianoche", por ejemplo), o con el Preston Sturges de "Un marido rico".
Eso sí, qué penita lo de Carole Lombard, porque además de un bombón tenía una vis cómica deliciosa. Lástima que se fuera tan pronto y de forma tan cruel y dolorosa.
Abrazos

SuperWoman dijo...

Lo del duelo moral... en fin, es esa epoca es normal. Supermadre todavía recuerda que ella jamás entendió Mogambo hasta que llegó la democracia porque en época de Franco era tan impensable el adulterio que tradujeron la película como si Grace Kelly fuera la hermana y no la mujer del naturalista. Bastante que en USA contemplaban la separación y el divorcio aunque luego predicaran de manera pacata contra ello...
Esta pues, como que no me ha convencido lo suficiente como para tomarme el trabajo de buscarla...
Un supersaludo

Josep dijo...

¡Me pillaste, Manuel! Una película más vieja que yo mismo y de Cary Grant y ¡no la he visto! ;-)

Con esa terna en cabeza, y después de leer tu encantadora reseña, ya tardo en agenciármela y darle un vistazo, porque lo cierto es que de Cary no quiero dejar ni una por ver y ésa me falta.

Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No he visto, compa ALFREDO, esas dos pelis que apuntas (como tantas y tantas), pero si tú les das tu aval, seguro que son piezas de nivel. Y sí, Cromwell me supongo que es de esos directores con bastante menos nombres que los consagrados, pero que no por ello exhibía peores hechuras en sus obras (anoche empecé a ver otra suya, 'Sin remisión', con una bellísima Eleanor Parker, pero el sueño pudo más que yo, habrá que reintentarlo...).

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Lo de la anécdota de Mogambo, compa SUPERWOMAN, es de auténtica traca, y muy revelador de cuán penosos fueron ciertos tiempos para la cultura en nuestro país. De todos modos, ésta de Cromwell es, desde el punto de vista moral, un tanto ambivalente; y si puedes verla algún día, no dejes de hacerlo: no es una obra maestra, pero se deja ver muy bien...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues la verdad, compa JOSEP, sí que me sorprende que no la hayas visto; y no solo por la presencia de Grant, sino porque me consta que la filmografía de esa época, en general, la tienes más que trillada y rastreada. En cualquier caso, a esto siempre hay que verle el matiz positivo: más que la disfrutarás cuando la veas, por ser primer visionado. Y ya nos contarás...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Unknown dijo...

This is something people need to know about. Your blog is really incredible and the design is really top notch. Really, your blog is incredible
you can also visit,
allPollutionProblem

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.