viernes, 30 de marzo de 2012

Balada triste de trompeta (España, 2010)


SINOPSIS ARGUMENTAL.- Mediados de los setenta, en un suburbio marginal de las afueras de Madrid. En el marco de una España pobre y sórdida, y que está a punto de llegar a un momento político de cambio importante, un circo tan pobre y sórdido como el país (y en el mismo estado de descomposición de su régimen político) acoge a Sergio y Javier, una pareja de payasos diferentes. El payaso alegre (jovial, pendenciero, desmedido)  y el payaso triste (tímido, apocado, resentido, frustrado; y marcado por un pasado de horror y castigo). Pero no solo son diferentes: también están enfrentados, por el amor de una mujer, Natalia, la acróbata del circo. Un trío imposible que lleva a sus integrantes, a través de un recorrido de violencia espasmódica e irrefrenable, a un final frenético en el que la destrucción física y emocional de los personajes tiene pocas vías de salida.

EN UN PÁRRAFO….- Ambiciosa en sus planteamientos materiales (de conjugar un fresco socio-político de calado temporal y temático con una historia de ‘amour fou’ de alto voltaje erótico-violento), y desmedida en lo formal (con un espectacular derroche de acción, efectos especiales, ambientación; y un ‘aparataje’ de imagen y sonido deslumbrantes), la penúltima propuesta de Álex de la Iglesia —que abreva de manera incansable y permanente, tanto en referentes de forma como de fondo, en las ‘fuentes’ de su magistral ‘El día de la bestia’— se resiente de las debilidades de un guión escasamente hilado y en el que todo avanza a esos trompicones que marcan sus abundantes secuencias de violencia explícita y exagerada. Una auténtica lástima que el vigor y virtuosismo que desprenden sus imágenes esté al servicio (además de al de la generosa exhibición del poderío pectoral de Carolina Bang…) de una historia con la que jamás se conecta, ni emocional ni racionalmente, y en la que todo, pretendiendo transmitir intensidad, termina resultando atropellado. Otra vez será…

EN SU HABER.- 1, los títulos de crédito iniciales: poderosos, intensos y especialmente idóneos para situar al espectador en contexto, tanto temático como ambiental, marcan el tono del film y constituyen, por sí mismos, una auténtica pieza estimable, plagada de referentes ominosos y tétricos; no me atrevería a decir que justifican toda una película, pero sí que constituyen su fragmento más logrado; y 2, la banda sonora de Roque Baños, que parece enlazar, por momentos, con aquel potentísimo registro musical con que la banda madrileño Def Con Dos dotó a ‘El día de la bestia’ de una de sus señas de identidad más reconocibles, pero que el trabajo de este buen compositor enriquece y adorna con numerosos matices y recovecos que no solo le imprimen sello personal, sino, sobre todo, refuerzan el barroquismo de las imágenes de la cinta.

EN SU DEBE.- 1, un guión que, en su afán por aunar lo atrabiliario con lo intenso, termina resultando un pastiche con el que se hace complicadísimo conectar a nivel emocional —me corroe la curiosidad por saber qué habían fumado los miembros del jurado del festival de Venecia que decidieron concederle el premio al mejor guión en la edición de ese certamen a la que el film concurría—; y 2, la profusión de tiroteos y balaceras con que De la Iglesia puebla el metraje; algo a lo que el director es bastante aficionado (su filmografía previa así lo atestigua), y que, como ya sucediera en algún precedente señalado (es el caso de ‘800 balas’), da lugar a un despendole rítmico que suele perjudicar la narración; el efecto, en este caso, se multiplica por lo reiterado…

UNA SECUENCIA.-  La cruz del Valle de los Caídos  no es el monte Rushmore en el que Hitchcock cerró su magistral ‘Con la muerte en los talones’; ni siquiera el luminoso de Schweppes que tanto (y buen) juego le dio al propio Álex de la Iglesia en ‘El día de la bestia’; pero, cuando todo es histriónico y desmedido, quizá resulte un sitio especialmente apropiado para la apoteosis final de una historia que, en ocasiones, juega a situarse en un estado de clímax permanente. Efectivamente, señor, qué cruz…

CALIFICACIÓN: 5 / 10.-

22 comentarios:

Piru dijo...

La verdad es que no puedo ponerle ningún "pero" a tu crítica Manuel, de acuerdo en todo contigo. Es una película que tiene cositas muy buenas por separado, pero la megalomanía de su director pretende intentar abarcar lo inabarcable, todo metido en una batidora de la que no sale nada bien parado. Es buena película, merece la pena la pena verla, pero viniendo de quien viene decepciona mucho el resultado final.
En mi opinión, la reciente "La chispa de la vida" viene a reflejar una realidad, las historias sencillas que poco a poco se van complicando, suelen tener resultados bastante mejores que la pretenciosidad que lleva aflorando desde hace tiempo en algunos de los grandes de nuestro género.

Un saludo

Josep dijo...

Nada puedo decir de la película que no he visto, pero leyéndote siento -por tí- que efectivamente otros comentarios de cuando su estreno fueran acertados evidenciando más defectos que virtudes en esa pieza.
Tenía cierta curiosidad por verla, pero se va mitigando crónica a crónica...

Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No he visto aún, compa PIRU, La chispa de la vida (y le tengo bastantes ganas), pero todas las referencias que he obtenido hasta ahora, incluida la tuya, apuntan a que se trata de una propuesta bastante más potable que esta Balada excesiva y tremebunda, de la que me esperaba más (y, sobre todo, mejor). En fin...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Tú conoces bien, compa JOSEP, mi tesis sobre pelis que hay que ver, o no, así que sobre ésta, como sobre cualquier otra, me atendré a las 'generales de la ley'... Eso sí, con expresa advertencia de que, si no llegas a verla, ciertamente, no te habrás perdido nada del otro jueves.

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Dr. Gonzo dijo...

A mí me parece una película muy buena, con una metáfora clarísima sobre las dos Españas (ambos payasos) y cómo estas parten el país por la mitad (la chica).
Es una película muy excesiva, pero esa era la intención del director, así que no puedo reprochar nada (y menos por esa razón).
Hay tal cantidad y variedad de adjetivos para Balada triste de trompeta, empezando por graciosa, terrorífica, gore, y terminando por bizarra, grotesca y surrealista, que el resultado final sólo puede ser amado u odiado. Yo me decanto por lo primero, ya que siempre valoro positivamente una película que está hecha desde el cariño de su autor, donde hizo lo que le salió de los huevos y consiguió regalarnos una extraña película que se aleja de todo lo que hemos visto antes.
Sólo por eso ya se merece mi aplauso, más aún si nos paramos a pensar en el cine "copy/paste" que se hace hoy en día.

Luis Cifer dijo...

un horror de película. Empieza muy ien pero a Alex se le acaban las ideas a los 20 minutos y oda la parte final del film es un despropósito terrible.

PEPE CAHIERS dijo...

Peca de falta de paciencia, y es que pasada media hora se desboca, pierde los papeles argumentales y se sumerge en el exceso más delirante.

Pabela dijo...

Visualmente es un lujo de película y como bien apunta Pepe Cahiers la primera media hora me atrapó bastante pero después derrapó terriblemente y llegó un punto que casi dejo de verla porque no entendía ya ni jota. He leído críticas entusiastas con hartas explicaciones sobre su significado mucho más sabrosas que la propia película ajajaja

Corpi dijo...

A los pocos minutos de empezar ya estaba deseando que acabara. Pero aguantaba un poco más a ver si mejoraba. ¡Horror! La cosa iba a peor. Al final: un bodrio.
Un saludo, amigo.

SuperWoman dijo...

Con lo que me suele gustar AdlI, esta como que desde el principio no me hizo tilín.
Un supersaludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Parece claro, compa DR. GONZO, que discrepamos profundamente en cuanto a apreciación sobre la peli, pero eso, en esta cibercasa, nunca fue un problema, sino más bien al contrario. Sí hay algunos aspectos puntuales en los que coincido contigo: lo excesivo de la propuesta y que el autor hizo en ella lo que le salío de los mismísimos. Pero ninguna de esas dos circunstancias son garantía de nada que no sean excesos y voluntades. En cuanto al tema de la originalidad, pues no sé: yo creo, francamente, que Álex de la Iglesia toma demasiadas referencias de El día de la bestia, pero, bueno, igual es mi apreciación...

Un fuerte abrazo y buena semana.

V dijo...

Coincido en gran parte con tu minucioso y en mi opinión acertado comentario. Creo que la desmesura como figura de estilo termina agotando más pronto que tarde. Y el guión es muy flojo y caprichoso. A estas alturas ¡otra cacaría del caudillo! lo dicho una pena. Un saludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Tanto como un horror, no sé, compa LUIS CIFER, pero sí que bastante flojita, vista globalmente. Tampoco sabría precisar a partir de qué minuto empieza a perder fuelle; la verdad es que dudo que, títulos de crédito iniciales aparte, llegara a cogerlo en ningún momento.

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Veo, compa PEPE CAHIERS, que coincidimos sustancialmente en apreciaciones. ¿30 minutos? Bueno, como ya le decía a Luis Cifer, no soy capaz de precisar en qué momento exacto se 'jode la vaina', pero sí es evidente que su desbocamiento la lleva a despeñarse por completo. En fin...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Ese fenómeno al que apuntas, compa PABELA, de críticas con más enjundia que las pelis a las que se dedican, es algo que siempre me ha llamado la atención (y del que no dejo de encontrarme con casos); referencias, visiones y perspectivas de las que, muy probablemente, el que ha hecho la peli no tiene ni repajolera idea. En fin, cosas que pasan...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues, cuando a los pocos minutos de inicio, ya está uno loco por que acabe, mal asunto, compa CORPI, mal asunto... Pero, visto lo visto, tampoco me sorprende lo más mínimo. En fin...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues ya ves, compa SUPERWOMAN, si habrá un entusiasta del amigo Álex que este humilde juntaletras, que sigue su filmografía siempre con interés y entusiasmo. Pero con ésta, como ya me pasó, en su día, con Perdita Durango, pinchazo en hueso. En fin, la próxima habrá de ser...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compruebo que también contigo, compa V, coincido sustancialmente en cuanto a valoración sobre la peli. Bien interesante ese apunte que haces sobre lo difícil que resulta surfear mucho tiempo encima de una ola gigante: es fácil terminar pegándose un bacatazo más pronto que tarde. Y creo que el amigo Álex se lo pega, y bien gordo...

Un fuerte abrazo y buena semana.

39escalones dijo...

La tónica habitual es decir que esta película se agota a los 20 minutos. Y es cierto. Pero es que todo el cine de De la Iglesia es así. Tiene grandes ideas que dan exactamente para un cortometraje corto, y luego inunda todo de cacharrería para rebozar sus historias en confusión, tomándola por complejidad. Domina la técnica, pero como creativo está muy verde.
Abrazos

39escalones dijo...

Por cierto: ¿y qué me dices de que en la película pasen montones de años en la trama y que los protagonistas siempre conserven el mismo aspecto?

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No sería yo tan duro, compa ALFREDO, con la apreciación global de la obra de Álex de la Iglesia (con esta peli, sí, sin duda alguna…): ese ‘decaímiento’ de sus pelis sí es muy acusado en algunas de ellas (donde más sufriente se me hace es en ‘800 balas’, cuyo desmadre ‘balacérico’ final la arruina por completo), pero otras creo que se sostienen bastante bien —dentro de que, eso sí, siempre es muy complicado rematar una peli, sea la que sea…—.

Un fuerte abrazo y buen día.

P. S. lo del mantenimiento del aspecto de los personajes a lo largo de los años supongo que forma parte de eso que se da en llamar la ‘magia del cine’, ¿no…?

Edugratis dijo...

Por películas como esa que solo muestran violencia sin sentido argumental es que recortan los fondos de películas decentes en España.

Esta película fue como una porno, pero cambio el sexo por violencia. No la termine de ver.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.