domingo, 12 de febrero de 2012

Jorge Otero (Azuloscurocasinegro; España, 2006)


La vida es algo tan azaroso como para que un hecho accidental cambie los caminos pensados y deseados, y ate el destino de las personas a elementos a los que jamás se hubiera querido estar vinculado. Jorge Otero tenía muy claro que quería huir de la portería a la que su padre vivía ligado, pero la mala suerte se cruzó en su camino y lo aherrojó a ese cubículo desde el que es difícil emerger hacia horizontes más abiertos.

Pero Jorge es un chico tenaz y perseverante. Reservado, tímido, pero con la fuerza de voluntad y abnegación suficientes como para, en sus escasos huecos de tiempo libre, estudiar una carrera universitaria, licenciarse en Empresariales y, sobre esa base, intentar buscar un destino laboral más acorde con sus calladas aspiraciones. Un destino que le aleje de ese padre gravemente enfermo que le esclaviza con sus imposiciones fisiológicas imperativas; de Antonio, ese hermano bala perdida, carne de talego, que no para de ingeniar formas de (mal) buscarse la vida sin un empeño mínimamente decente; y de esa medio novia, Natalia, guapa niña rica, tierna y sensible, con la que no se sabe muy bien si viene o si va, y con la que mantiene una relación en la que el desasosiego y la desconfianza no deja aliento tranquilo a algo que se parezca al amor.

Y, entre currículum y currículum, con entrevistas de trabajo en las que nada llega a concretarse, y dejando pasar sus breves momentos de relax con su amigo Sean, en esa terraza desde la que se contempla un horizonte tan amplio como ignoto y en la que no parece haber cabida más que para las confidencias sin sustancia, y el cariño mutuo labrado en el afecto que nace del roce continuo, el azar vuelve a cruzarse en el camino de Jorge. Un azar que tiene nombre de mujer, Paula, y la fiera determinación de ésta de tener un hijo con el que poder volver al módulo de maternidad de la prisión en la que cumple condena por tráfico de estupefacientes; el hijo que Antonio, compañero en el grupo de teatro carcelario que ambos comparten, no puede darle, pero Jorge sí. Y, aunque al principio se resiste, Jorge termina cediendo y, a pesar de que cree estar contribuyendo a la voluntad de su hermano, lo único que hace es ir ahondando en algo que acaba convirtiéndose en lo que suelen terminar convirtiéndose estas cuestiones.

Por Paula, Jorge abandonará padre, hermano y medio novia. Y se lanzará a un vacío que arranca en una nueva portería, con otras visiones, otros horizontes. Y un flamante traje azuloscurocasinegro con el que enfrentarse al mundo. ¿Es necesario mayor bagaje...?

* Los buenos buenosos XIV.-

14 comentarios:

Piru dijo...

Si no recuerdo mal, primera película o de las primeras de Daniel Sánchez Arévalo, muy interesante, empieza a meter alguna que otra cosilla que más tarde será verdaderamente explotado. Esos dramas con toques cómicos, el inestimable descubrimiento de Raúl y de Antonio de la Torre. No es una grandísima película, pero sí curiosa de nombrar por cuanto a los personajes que la rodean.

Un abrazo Manuel

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Efectivamente, compa PIRU, fue su primer largo, y, en mi modesta opinión, alcanzó un nivel, desde la modestia de sus planteamientos, que ya no ha vuelto a alcanzar en sus dos cintas posteriores ('Gordos' y 'Primos'). Combina drama y comedia con una naturalidad y sutileza impresionantes, y, más allá de algún exceso puntual, funciona como relato y como divertimento de manera extraordinaria. Bingo, vaya...

Un fuerte abrazo y buena semana.

39escalones dijo...

Totalmente de acuerdo. A día de hoy sigue siendo lo mejor de su director. Y de su protagonista. A "Gordos" le falta ritmo, tensión, pulso, fuerza; "Primos" es una tontería, un capítulo de serie de televisión de bajo perfil alargado a la duración de largometraje. Porque sé que el tío anda trabajando en cosas de más enjundia, pero si no casi diría que se está echando a perder.
Abrazos

Piru dijo...

Me gustaría hacer de Abogado del Diablo con Primos, pue sno creo que tenga un perfil tan bajo. Al contrario, es la cinta más melancólica y sentimental de todas las ue ha realizaod. Lo que ocurre es que es una historia muy personal que no llega a todo el mundo. Para los que veraneábamos en nuestra adolescencia en Cantabría esa película es como abrir el tarro de la esencias. Hay que tener muy en cuenta eso. Las expresiones, los personajes, la forma de hablar y de vivir, esos amores de verano retratados, las verbenas, son la infancia de muchos de los que íbamos por Santillana del Mar, Somo o Pedreña.

Un abrazo a todos

Dr. Gonzo dijo...

Es una muy buena película, pero prefiero otros títulos de la filmografía de este gran director, como Gordos o Primos.
Bueno, y sus cortometrajes también merecen ser vistos.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Veo, compa ALFREDO, que coincidimos en apreciaciones sobre la obra de Sánchez Arévalo (si acaso, yo entraría en algún matiz acerca de su última peli, que no me parece de tan bajo nivel; creo que recupera algo de la frescura de Azul..., aunque le falta la redondez de su guión y tiene un grave problema de dibujo de protagonista -no hay por donde cogerlo, francamente...-). Lo de Gordos era un punto de arranque brillante arruinado por la falta de concreción del guión, que se pierde en divagaciones y subtramas sin el más mínimo interés. Habrá que seguir otorgándole crédito a Sánchez Arévalo, pero habrá que ver hasta cuándo...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Me parece fenomenal, compa PIRU, que asumas ese papel de abogado del diablo; respecto a tan ilustre cliente, este blog nunca va a desdeñar a quien asuma su defensa... Ese elemento que para tí es un 'activo' respecto a Primos, es posible que se trate de una rémora en relación con un público que, por motivos obvios, no tiene ese vínculo sentimental con la historia. Es legítimo por parte del autor, que es muy libre de situar su historia en el plano emocional que más le plazca, pero ha de asumir, en contrapartida, la limitación que eso implica. Más allá de eso, ya he apuntado en la respuesta a Alfredo las mayores carencias que le veo a Primos (sin que, por otro lado, me parezca una mala peli, todo lo contrario, basta para comprobarlo con leer la crítica que se puede encontrar en esta misma cibercasa...).

Un abrazo y hasta pronto.

Josep dijo...

La tengo pendiente desde hce tiempo en que me la recomendaste, Manuel: todavía no la he visto, pero sí me compré el dvd (rebajado, saldos del dvd-club) y lo tengo ahí enfrente, esperando su turno. Cualquier día de estos la veo, supongo...

Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bueno, bueno, compa DR. GONZO, en primer lugar, y ante todo, bienvenido a esta cibercasa, cuyos contenidos espero sean de tu agrado. En cuanto a tus apuntes, resulta evidente, a la vista de mis anteriores respuestas, que no coincidimos en apreciaciones respecto a los largos de Sánchez Arévalo; eso sí, estoy de acuerdo contigo en cuanto a las bondades de sus cortos, que ví hace mucho tiempo y de los que no guardo recuerdo muy claro en cuanto a su contenido, pero sí de que me causaron muy grata impresión.

Un fuerte abrazo y buen día.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Sobre el retraso en la atención de recomendaciones, compa JOSEP, mejor no te reconvengo, que sería, por mi parte, cometer delito de lesa incoherencia, teniendo en cuenta que hace siglos que acumulo referencias positivas tuyas sin haberle echado ojo a las pelis en cuestión. De todos modos, sobre ésta no me viene mal darte un nuevo empujón; no tengo muy claro que te vaya a gustar, pero creo, de veras, que se trata de una pieza de interés.

Un fuerte abrazo y buen día.

Anónimo dijo...

Treinta y uno de junio de mil novecientos noventa y tres es la novela de Sánchez Arévalo que supuso la semilla de azuloscurocasinegro. La novela es bastante más oscura y pesimista. Parece como que el director quiso llevar luminosidad y una salida a su personaje en celuloide.
A mí de momento también es la película que más me gusta de su director aunque todavía no he visto Primos. Y me continúa interesando su trayectoria cinematográfica.
Besos
Hildy

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Desconocía, compa HILDY, esa información sobre la novela en que se basa el guión de la peli (gracias, pues…); y si éste aporta algo más de luminosidad, bienvenida que sea, porque ‘zonas en sombra’ no le faltan a a la historia, ni muchísimo menos (pese a lo cual, y ahí está su magia, la peli transmite un indudable ‘buen rollito’ general…). ‘Primos’, me temo, no te va a gustar tanto como ésta, aunque tampoco yo la vea desde una perspectiva tan negativa como la que adopta el compa Alfredo. Atentos, en todo caso, quedamos todos a los futuros ‘frutos’ cinematográficos de Daniel Sánchez Arévalo, cómo no…

Un fuerte abrazo y buen día.

Elvira dijo...

Pinta interesante, Manuel. Gracias por la reseña.

Un abrazo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues sí, compa ELVIRA, bastante interesante, no sería mala cosa que le dieras una oportunidad (creo que te gustaría...).

Un abrazo y buena tarde.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.