viernes, 17 de febrero de 2012

Cine en pequeñas (y antiguas) dosis

* Esta reseña fue publicada originalmente en mi antiguo blog -El (viejo) glob de Manuel- el 23 de marzo de 2006.-

- Les hablaba hace sólo unos días del centenario, gozosamente celebrado, incluso a nivel institucional, del escritor granadino Francisco Ayala: viene hoy de nuevo este autor a colación, dada su fuerte y notoria vinculación con el mundo del cine, arte por la que siempre proclamó su afecto, querencia y admiración, con la particularidad de que lo hizo desde muy temprano momento (sus primeros escritos sobre cine datan de la decada de los 20" del pasado siglo), y a contracorriente de lo que era posición imperante en la intelectualidad de la época, poco proclive a considerar el cine un territorio cultural digno de atención (motivo más que suficiente para considerar a Ayala un hombre de una honestidad e independencia de pensamiento verdaderamente admirables). Como recomendación, una obra: El escritor y el cine, editada por Cátedra, en su colección Signo e Imagen, en 1996; se trata de una recopilación de artículos periodísticos (recensiones generales, críticas, reflexiones...) relacionados, todos ellos, con el mundo del cine, y que, como elemento quizá más curioso y significativo, nos ofrece una gran diferencia en tono y lenguaje entre los primeros escritos y los últimos: circunstancia fruto, sin duda alguna, del enorme arco temporal que se abre entre unos y otros.

- A veces (sólo a veces, y procurando dosificar con mesura frecuencias y cantidades), uno se concede ciertas licencias (u homenajes, más bien): hace apenas un par de semanas, era incapaz de resistir la tentación –allí estaba, flamante y reluciente en la estantería de la sección de cine de unos grandes almacenes, esperando que mis ávidas zarpas se posasen sobre él, y lo trasladaran a la caja de pago más cercana-, y me agenciaba –edición especial en dos discos, plagadita de extras de calidad a contrastar (nunca se sabe...)- un DVD de uno de mis films de culto particular: El precio del poder, versión Brian de Palma (1980), con Toni Montana, esto, ejem... perdón, Al Pacino componiendo uno de las interpretaciones más espectaculares de toda su carrera cinematográfica. No me fustiguen, amigos lectores, que ya me fustigo yo solito: el film es excesivo, tramposo, efectista, ultraviolento, tendencioso, truculento... sí, cierto, no se lo discutiré, pero hagan un experimento muy sencillo: siéntense a verlo en su butaca preferida, intenten levantarse de ella a lo largo del visionado (dudo que lo consigan) y, cuando termine, miren su reloj y comprueben que, pese a lo que les pueda parecer, el tiempo transcurrido desde el comienzo no son veintinco ó treinta minutos, sino casi tres horas. Pasa, les aseguro que pasa (al menos, a mí así me sucede, y no una, sino en las mil y una ocasiones en que he "reproducido" el experimento en cuestión). Una auténtica gozada, aunque no, obviamente, para todos los paladares (faltaría...).

- Transcurrido poco más de un año desde que la viera por primera vez, con ocasión de su estreno en la pantalla grande, reveo Milion dollar baby, y vuelvo a rendirme fascinado ante la grandiosidad de la propuesta, ante el torrente emocional que se desata en la pantalla a medida que se va desgranando la historia y ante la capacidad de un Autor, con mayúsculas, para transmitir de una manera tan viva como profunda, todo el dolor que exhala de la peripecia vital de sus personajes. Sin ánimo de extenderme en consideraciones sobre las que ya tuve ocasión de hacerlo en su momento, con motivo de la crítica publicada en La Butaca -y a la que se puede acceder desde el enlace precedente-, sólo quería añadir un par de apuntes más, a vuelapluma: la confirmación de una convicción que, no por extendida y compartida con miles y miles de cinéfilos, deja de ser más clara, y que es la de que nos encontramos ante un clásico incontestable, de ésos que, por las extrañas químicas del celuloide es capaz de alcanzar tal condición sin someterse al veredicto del único juez que suele otorgar tal condición -el tiempo-; y, ligada a la anterior, la seguridad de que ésta será una de esas películas que, lejos de acusar el paso de los años, irá ganando en aprecio y estima generalizadas con el transcurrir de los mismos. Tiempo al tiempo (y ustedes perdonen, amigos lectores, si lo que he hecho no ha sido, en cierto modo, un ejercicio de ventajismo: es difícil equivocarse con obras de tantísima -y tan contrastada- calidad).

* Grageas de cine VIII.-
* Antecedentes penales (El viejo glob de Manuel) XVI.-

18 comentarios:

Piru dijo...

Hola Manuel, muy buena reflexión la que nos regalas en este artículo. La verdad que El precio del poder es algo efectista, pero coincido contigo en que es de las grandes del género, absolutamente mitómana pero, ¿Qué sería el cine o la música sin mitos? Particularmente creo que hay ciertos círculos que disfrutan criticando esta película quedándose en lo más prosaico a su alrededor. Sólo por el hecho de oir a Al Pacino con acento cubano (en su VO) merece la pena.
Sobre Eastwood soy algo más radical, pienso que desde Mistyc River no hace una grandísima película, o por lo menos no alcanza ese nivel. Salvo con Cartas desde Iwo Jima, quizás, el resto me han parecido más bien flojitas.

Un saludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Muchas gracias, compa PIRU, por tu comentario, atento, detalloso y nutritivo. Veo que compartimos admiración por esa joya que es el Scarface de De Palma. ¿Defectos? Sí, todos los que quieras, pero, ay, amigo, ésta es de las pelis de pura tripa, hay poco que racionalizar con ella.

En cuanto a lo de Eastwood, no estoy tan de acuerdo contigo. Es probable que el nivel de Mystic River ya no lo haya vuelto a alcanzar (si acaso, solo con ésta inmediatamente posterior, Million dollar baby...), pero sigue haciendo pelis bastante estimables, sobre todo si se las compara con el nivel medio de la producción actual.

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Nico - discotecas barcelona dijo...

million dolar baby es una pelicula que a mi me llego mucho! Hoy en dia el cine creo que tomo un rumbo diferente, el cine tiene que dejarnos mensajes, cultivar , hacernos pensar, crecer y madurar!

Josep dijo...

Eso que aconsejas, amigo Manuel, lo voy a tener que hacer un día, porque se me escapó del cine y la ví en la tele hace tiempo, doblada diabólica y lastimosamente al catalán (un día dedicaré una entradita a despotricar contra lo que nos están haciendo) y con miles de anuncios en medio, así que ni siquiera la terminé, de modo que está pendiente, pendiente.

La de Eastwood me pareció enorme cuando la ví y me dediqué, cuando pillé varios devedeses en una buenísima oferta, a regalarla a varios amigos que se quedaron casi en shock. Varias veces he querido detenerme en ella, pero me da que me descontrolaré y eso es malo... :-)

Un abrazo.

p.d.: eso de las palabritas es una lata: ahora hay dos y según como no pueden leerse. Y además, se te cuela publicidad, maestro..... jajajaja...

39escalones dijo...

La película de Eastwood crece con el tiempo; justo lo contrario que la interpretación pasadísima de Pacino, que con el tiempo se revela más un histérico sobreactuado que un actor eficaz. Recuerdo "Heat", pienso en Pacino y me da pampurrias.
Abrazos

ethan dijo...

Soy más de Carlito Brigante que de Tony Montana y de Mystic River que de Million Doollar Baby, pero ambas, las pelis que mencionas, las vería de nuevo con ganas, sí señor.

Saludos!

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Cualquier peli, compa Josep, doblada (por muy excelente que sea la calidad del doblaje —y el español suele ser de muy buen nivel—) y con profusión de cortes publicitarios (aunque sean dosificados con moderación), es una herejía, como tú bien te encargas de proclamar de forma reiterada en tu cibercasa. En este caso, como en cualquier otro análogo, pues eso… Eso de los deuvedeses de MDB, es, desde luego, un detallazo que roza ya lo humanitario, dada la tremenda calidad de la peli (algo que en lo que compruebo con gozo que coincidimos plenamente…). Ah, y paso a revisar la configuración de los comentarios, dado que me sorprende eso del captcha y la publicidad, no me constaba que tuviera cosas de esas activadas (éstos del Blogger…).

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

De 'Heat',compa Alfredo, hace tantísimo tiempo que la ví (en sala, cuando se estrenó), que apenas guardo recuerdo (mal asunto ese, en todo caso, aunque, tratándose de mí y de mi memoria de pez, tampoco sea especialmente revelador...). En todo caso, estamos de acuerdo en que comparar El precio... con MDB quizá sea un disparate, dada la abismal diferencia de calidades entre una y otra. Eso sí, no creo que Pacino esté excesivo en su interpretación, más bien al contrario, está ajustadísimo. Es el personaje el que es así, Toni Montana; bueno, él y sus cojones, claro, que no me debo olvidar de lo esencial en este caso que nos ocupa...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bueno, compa ETHAN: Carlito Brigante y Mystic River, como alternativa a 'mis dos productos' tampoco son mala opción, en absoluto, y bien que haces en recomendarlos, como muy recomendables que son...

Un fuerte abrazo y buena semana.

V dijo...

Sin menospreciar a toni Montana, que vale lo suyo,le achaco esos defectillos que tu ya pones como parchecillo. Es verdad que aun así se disfruta su chulería.Y a esa Michelle Pfeiffer en estado de gracia. Aun así estoy con el anterior comentarista."Atrapado por su pasado" me parece muy superior en todos los sentidos y se la mire por donde se la mire. Que banda sonora de Patrick Doyle,sublime. Sobre Eastwood comparto absolutamente todo lo que dices. Y te añado que la revisión de HEAT te va a resultar muy placentera. Gran película.Un saludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Yo es que creo, compa V, que ésos, más que ‘defectillos’, son atributos… La Pfeiffer, que, efectivamente, en esos momentos, aún no era nadie, también lo borda, con ese trabajo de florero frío y distante, vaya pieza. Y nada, veo que no me queda más remedio que apuntarme para revisar dos títulos de tanta enjundia como ‘Atrapado por su pasado’ y ‘Heat’; será cuestión de pillar una tarde lluviosa (y a ver si es pronto, que amenaza sequía…), y hacerse una sesión ‘Pacino por duplicado’ de ésas que le dejan a uno el culo ‘planchao’, pero el corazón cinéfilo reconfortado…

Un fuerte abrazo y buen día.

Caro dijo...

Hola, Manuel.

Quisiera leer tu reseña de "No habrá paz para los malvados", pero no la encuentro en el blog. En el listado-buscador de películas me salta un error en el link. (Quizás la hayas quitado del blog para publicarla en otro sitio.)

Gracias, y saludos desde Buenos Aires.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Uf, compa CARO, menos mal que me has puesto sobre aviso. Efectivamente, hay varios 'bailes' de enlaces en mi desplegable de pelis, que me tengo que poner a corregir. Mientras tanto, y en todo caso, te pongo el enlace 'bueno' de la reseña, publicada, efectivamente, en otra 'ciber-casa' (la de La Butaca): http://criticas-de-cine.labutaca.net/no-habra-paz-para-los-malvados-puro-pedernal/.

Espero que te guste, tanto la reseña como la peli (a mí me gustó, y muchísimo...).

Un fuerte abrazo y hasta pronto (ah, y ya contarás, claro...)

MoniConTomate dijo...

Después de leer tu post me siento hasta culpablemente pecadora. No he visto ninguna de las dos películas, Milion... porque desde el primer momento me dio pereza y El precio... porque nunca se ha cruzado en mi camino. Sirva para redimirme que abres tu escrito con el gran Ayala, a quien he leído y leo, un placer celestial.

Prometo hacer el esfuerzo, desacerme de la pereza y buscar un cruce propicio para subsanar el error.

Y como siempre, un placer poder leerte. Un abrazo fuerte

Carmen dijo...

De las que citas me gustó e incluso impresionó "Million Dolar Baby". Quizá porque a pesar de que aparentemente trata el tema de la Eutanasia con todos los tópicos posibles (chica joven, de éxito y luchadora en una situación insostenible) se las apaña para hacerlo con un realismo y una sencillez muy bien planteadas...
Un abrazo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Si las carencias fueran pecado, compa MONI, te puedo asegurar que no habría fuego suficiente en varios millones de infiernos como para hacerme expiar los míos... Lo cual no quita para que insista en la recomendación acerca tanto de la una como de la otra, aunque, puestos a priorizar, muchísimo antes, desde luego, la de Eastwood (aunque no la haya visto las chorrocientas veces que he visto ya la de De Palma...). En cambio, yo a Ayala lo he leído poquísimo, prácticamente nada. Ay, el tiempo...

Un fuerte abrazo y buen sábado.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Me cuesta trabajo imaginar, compa CARMEN, que nadie con un mínimo de sensiblidad (mínimo del que tú, en todo caso, estás muy, pero que muy por encima) pueda no emocionarse ante una cinta como la de Clint Eastwood. Más allá de sus bondades artísticas (que yo creo que, además, también tiene, y en grado sumo...), si por algo brilla poderosamente es por su tremendo impacto emocional. Un trabajo de altísimo nivel, vaya que sí.

Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

Pirograbado dijo...

Excelente pelicula, gran director y gran final. Nada que ver con el tipico final feliz americano....

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.