viernes, 2 de diciembre de 2011

Hanae (La calle de la vergüenza -Akasen chitai-; Japón, 1956)


Si uno ve en la calle a esta mujer joven, ni su aspecto indumentario (abrigo largo, falda por debajo de la rodilla, gafas de vista) ni su apariencia física (una belleza moderada y convencional; una figura poco curvilínea; un rostro adusto, incluso anodino) invitan a pensar que estamos en presencia de una prostituta. Pero Hanae se dedica a traficar con su cuerpo en una casa de citas del barrio rojo de Tokio; su esposo padece tuberculosis y ha sido despedido del trabajo (no pudiendo optar a otro, debido a su precario estado físico) y ambos son padres de un bebé al que han de mantener y que constituye el único referente que les empuja a sobrevivir, a no dejarse vencer por la desesperación que les corroe, ante la falta de alternativas y de perspectivas de futuro.

Tampoco corren buenos tiempos para su “ramo laboral”: las autoridades niponas se están planteando la adopción de medidas restrictivas respecto a la prostitución, y, ante esa posibilidad, el panorama vital de Hanae —a la que, incluso al amparo de un establecimiento asentado y de prestigio, le cuesta mucho trabajo captar clientela— se ensombrece aún más si cabe. Todo un cúmulo de desgracias e inconvenientes, que, en suma, harían perfectamente entendible que esta mujer tuviera una actitud de amargura y resentimiento frente a las personas que le rodean.

Pero nada más lejos de eso: Hanae se muestra cariñosa y atenta con sus compañeras, para las que siempre tiene una palabra de consuelo y un gesto de cariño —cuando han de afrontar las difíciles situaciones personales y familares que aparecen en sus trayectorias vitales—, y a las que incluso no tiene problema alguno en recibir en su casa, en una fiesta agridulce con la que darse un pequeño respiro, un breve paréntesis de esa cotidianidad repleta de clientes rijosos, exigencias soberbias y un desprecio siempre al fondo que ennegrece y degrada a la mujer que constituye su objeto, y que convierte su dignidad en pura entelequia.

¿De dónde salen las fuerzas que mantienen a Hanae no solo viva y en pie, sino que la dotan de un talante positivo y animoso? De su convicción de que la tarea con la que se ve forzada, por las circunstancias, a ganarse la vida, solo somete a su cuerpo, no a su alma. Los cuerpos pueden comprarse o venderse; los espíritus que los sustentan, no. Y el de Hanae es un espíritu libre y luchador, un espíritu que la eleva sobre sus miserias materiales y la dota de dignidad y orgullo; la engrandece y la purifica. ¿Un cuerpo mancillado? Sí. Pero no más…

* N. del A.: esta reseña va especialmente dedicada a Puerta de Babel,  que fue quien me puso sobre la pista (bueno, para ser más exactos, quien puso a disposición, servida en pantalla) de esta película de Mizoguchi.

* Los buenos buenosos XI.-


8 comentarios:

Josep dijo...

Me la apunto raudo y veloz, porque de Mizoguchi, ¡ay! no he visto ninguna, y está claro que ya va siendo hora y tal como la insinúas, apetece.

Un abrazo.

babel dijo...

Manuel, gracias por esa dedicatoria. La película, aunque no está exenta de moralina, es una joyita a modo de microcosmos de la sociedad nipona de la época, trasladable a otras "en crisis". Hay muchas formas de "prostitución", y además del personaje de Hanae, que parece que te impactó más y es el eje central de la película, las (y los) demás no tienen desperdicio...
Un saludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Tampoco te creas, compa Josep, que tengo yo muy controlado a Mizoguchi, más bien al contrario, solo he visto de él esta y El intendente Sansho (que también me gustó mucho). Los directores japoneses, incluso los más celebrados y conocidos -hasta cierto punto, claro...- por estos lares (Kurosawa, Ozu, Mizoguchi, Kitano), no son fáciles de controlar; por lo general, filmografías muy amplias y no demasiado accesibles. Pero cuando alguna se pone a tiro, no suele ser mala opción, no...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Las gracias te las he de reiterar a tí, compa Babel; sin tu referencia no habría llegado a "rascar peli" (o a saber cuándo lo habría hecho, si es que hubiera sido ése el caso...). No creas que el personaje de Hanae fue el que me impactó más (todas y cada una de las prostitutas protagonistas, como arquetipos en que Mizoguchi las convierte, tienen su punto de interés), aunque sí es quizá el que más se ajusta a ese perfil "buenoso" que pretendo que tengan los personajes a los que doy "bola" en esta sección del blog. Y la peli, dentro de su premisa de sencillez, creo que está bastante bien.

Un fuerte abrazo y buena semana.

Marcos Callau dijo...

Muy buena la conclusión final a la que nos transporta esta película. Una historia que merece la pena, sin duda. Un abrazo Manuel.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

La historia, compa MARCOS, aun dentro de su sencillez, sí que está bastante bien, te lo puedo asegurar.

Un fuerte abrazo y buen miércoles.

39escalones dijo...

Mizoguchi vale mucho mucho. Ésta me falta, pero os recomiendo vivamente "Cuentos de la luna pálida de agosto"; su mirada, su sensibilidad, es tremenda.
Un abrazo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

De Mizoguchi, compa ALFREDO, como ya apuntaba en algún comentario previo, no tengo yo mucho controlado, aunque de ésa que tú señalas no solo tengo magníficas referencias, sino una copia en DVD de una colección que El País sacó hace unos años en coedición con Cahiers du Cinema; así que, como se suele decir, a huevo lo tengo, y solo me resta hacerle el huequecito y ponerme al disfrute...

Un fuerte abrazo y buen miércoles.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.