sábado, 6 de agosto de 2011

13 asesinos (Jûsan-nin no shikaku; Japón, 2010)


Empecemos por el principio. Resulta complicado no dejarse deslumbrar por la pujanza visual de la producción cinematográfica oriental que llega a nuestras pantallas de cine —aun no siendo muy cuantiosa, sí bastante por encima de los volúmenes que eran habituales muchos años atrás—, especialmente si se la compara con el relativo, y repetitivo, adocenamiento del que adolece el cine mainstream más común por estos pagos (o sea, el usamericano). Pero eso no debería llevarnos, de manera sistemática, a una rendición incondicional a las presuntas bondades de cualquier propuesta que nos llegue de aquellas latitudes. ¿La última? ‘13asesinos’, del japonés Takashi Miike, ese director “marciano” cuyo ritmo de trabajo no sería capaz de seguir ni el mismísimo Woody Allen (86 largos dirigidos en 20 años; ríase usted de la mítica celeridad de la Hammer…), y que nos ofrece, en esta su nueva entrega, un drama de lucha y venganza en el contexto del shogunato del siglo XVIII, a través de una historia que enfrenta a un malvado señor feudal con un grupo de justicieros fieramente determinados a poner coto a sus desmanes (los trece de marras, vaya…).

Estrenada hace meses en su país de origen, y generosamente exhibida en numerosos festivales (entre ellos, el de Sitges, en su edición del pasado año), ’13 asesinos’ se inscribe en el marco de un género específico, el del cine de samurais (la inserción de su nombre en japonés quedaría aquí la mar de cinéfilo, pero, como no lo recuerdo ahora mismo, les ahorro el trago…), y, según se encargan de resaltar buena parte de las críticas disponibles, se “pone estupenda” con motivo de su larguísima y espectacular secuencia de lucha final, que desarrolla a lo largo de cincuenta minutos (un ratito…) un grandioso espectáculo de sangre, violencia y coreografía “artemarcialera”, además de reivindicar una visión un tanto peculiar de eso que comúnmente entendemos por justicia. ¿Acogida previsible para una propuesta de este tenor? Si nos atenemos a precedentes recientes (la china ‘Confucio’), que han gozado de una taquilla poco menos que discreta, no cabe esperar grandes resultados. Y es que, al fin y al cabo, Miike, claro está, no es Michael Bay, ni sus samurais, transformers. Cosas de la denominación de origen…

* APUNTE DEL DÍA: publicada, como anunciaba en la anterior reseña, una nota en Suite101 sobre 'Lunas de hiel', de Polanski (el enlace, aquí). Y pronto, reseña de 'Copia certificada', de Kiarostami (que me ha gustado, y mucho).

* Apuntes sobre el cine que viene  LXVI.-

19 comentarios:

BCNdays dijo...

Por lo que se dice por ahí se ve que Confucio era un buen rollazo, no sé, a mi me dio pereza. No sabía lo de los 50 minutos de lucha final de 13 asesinos, un poco exceso, no?

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Yo tampoco he llegado a ver Confucio, compa BCNdays, posiblemente por ese mismo motivo que tú apuntas. Lo de los cincuenta minutos de lucha final -algo que he leído en diversas fuentes; o sea, que supongo que es rigurosamente cierto...-, pues sí, una "tarantinada" en toda regla. ¿Excesivo? Supongo que dependerá de la brillantez, o falta de ella, con que esté facturada. Pero, sí, en principio, suena un poquito pasada de rosca, a qué negarlo...

Un abrazo y buen fin de semana.

Juan dijo...

El cine oriental es como la sociedad. Somos muy diferentes filosóficamente y eso se traslada a la gran pantalla. Por mucha acción que tenga una película oriental hay que ir al cine con la mente predispuesta a ver algo diferente.

Laura Uve dijo...

Hmmm... no me gusta mucho el cine de samurais, igual no he prestado mucha atención. Como peliculera que soy, tengo un criterio un poco atípico con el cine, pero siempre me gusta aprender de los cinéfilos, por eso os leo.

Un abrazo!!

Marcos Callau dijo...

Prefiero samurais a transformers, desde luego, aunque ¡cincuenta minutos de lucha final! resultan algo estravagante pero bueno... Un abrazo compa Manuel y que el verano esté yendo de maravilla.

Mario dijo...

Me encanta Miike, y en general el cine japonés, cuando producen violencia tienen una forma de explotarla que a ratos disgusta y a la vez seduce, cierto que estan como en una cuerda floja que a veces no funciona, pero suele atraerme en mayoría, no hace mucho he visto una cinta de samuráis y pronto la pondré en mi bitácora. Ésta que mencionas la tengo y espero reseñarla también, pero primero lo importante disfrutarla. Sobre 50 minutos de ininterrumpida acción, que deleite amparándome en la fe que le tengo a Miike, me recuerda las batallas de Corazón Valiente o las que imitan el desembarco de Normandia, que destilan grandes impresiones que no hacen más que darnos grato entretenimiento. Un abrazo.

Mario.

Luis Cifer dijo...

a mí Miike me da bastante miedo, la verdad. No me espero ya nada de este pirado. Igual veo esta peli pero lo de la pelea de 50 minutos me tira para atrás, otras propuestas de cine oriental me atraen bastante más.

Josep dijo...

Otro que se arredra, Manuel, antes el escalofriante dato de nada menos que casi una hora de bajonazos, piruetas, guillotinas aéreas y lindezas por el estilo: puedo contmeplar un rato semejante espectáculo pero convertirlo en leiv motiv va a ser que no, me parece... :-)

Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bueno, compa LAURA UVE, yo me considero más bien integrante del grupo de los peliculeros que del de los cinéfilos: es más la pasión que el conocimiento... Y si no te gusta el cine de samurais, está claro que ésta no es la tuya, desde luego (aunque no por ello sea descartable automáticamente...).

Gracias por la visita, bienvenida a esta tu "ciber-casa", y espero que la frecuentes tanto como te sea posible y apetezca (y que sea mucho, claro...).

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Yo también, compa MARCOS, puesto a elegir, me quedo con los samurais (aunque tampoco me vuelvan loco, ojo...). El verano no va mal; nos protegemos del calor como buenamente podemos, y a trastear, que es lo que toca...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Gracias, compa MARIO, por tu extenso y bien documentado comentario. No puedo opinar, de manera generalizada, sobre el cine de Miike, porque solo he visto una peli suya (Audition, que me encanta),pero, en cualquier caso, un hombre que firma casi cien pelis está claro que se merece, al menos, un respeto. Y ésta, pues nada, habrá que verla; espero que, cuando lo hagas, nos cuentes...

Un abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bueno, bueno, compa LUIS CIFER, no ceo que haya por qué tomarle miedo al hombre (ni siquiera cinematográfico); eso sí, si no te tira mucho a priori, entiendo que no andes loco por ir a verla...

Un abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues nada, compa JOSEP, no te dés el disgusto, si así te lo barruntas ya, de antemano; en todo caso, me hace gracia el catálogo de "operaciones" que despliegas para la escabechina de fin de fiesta. Igual hasta habrá alguno más (en cincuenta minutos debe caber de todo...).

Un fuerte abrazo y buena semana.

V dijo...

Pues no la he visto. El trabajo estajanovista de este hoimbre me llama la atención. Y a mi no me molestan ni los samurais,ni las refriegas, ni la larga batalla final si tiene sentido y está bien filmada. Ahora bien, si convertimos la batalla en una verbena fin de fiesta ya es otra cosa. Me la apunto de todas formas.Un saludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Se estrena mañana, compa Víctor, ésta es una nota de "preestreno"; en cuanto a lo del estajanovismo de Miike, yo creo que es algo más que eso, tal volumen de producción es algo brutal. Por último, en cuanto a tu apreciación sobre la escenita de marras, totalmente de acuerdo; ni bueno, ni malo, sino todo lo contrario (hasta que se vea, claro...).

Un fuerte abrazo y buen día.

Superwoman dijo...

Pues para no saberte el nombre en nipones, te ha salido el yu-san mejor de lo que me salia a mi en mi epoca... Le sigo fiel a los sichi-nin, es que lo de darse de leches por darse de leches, sin fundamento y sin obra de arte de fondo, como que no.
Un supersaludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bueno, bueno, compa SUPERWOMAN, de ducho en cosas del japonés, "ná de ná": milagros del corta-pega, que para eso se inventó. En cuanto a gusto por el género, buf, me temo que me muevo con más gustito en otros terrenos (pero tampoco desdeño éste de antemano, vaya...).

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

David C. dijo...

Asu. Promete la película.

Lala dijo...

La voy a tener en cuenta para ver. Me encantan las peliculas asiáticas o situadas allí. Recomiendo una pelicula alemana que se llama Las flores del cerezo (o Cerezo en flor). Excelente historia romantica y muy recomendable para parejas +50 (si la ve ya sabrá porque).
Saludos y muy buen blog!
Laura

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.