viernes, 17 de junio de 2011

Kung Fu Panda 2 (U.S.A., 2011)

Tanto en el cine de animación, como en el que no lo es, no se puede negar que las voces de los intérpretes constituyen un elemento artístico importante, aun cuando haya de estar subordinado a la imagen con la que se conjugan. Ése es el motivo por el que a algunos, desde el reconocimiento al extraordinario nivel de desempeño alcanzado por los dobladores en España, consideramos que el cine no debería ser nunca doblado, sino subtitulado: si no oímos las voces que, verdaderamente, aparecen en un film, se nos está hurtando una parte sustancial de la obra original. Pero una cosa es el reconocimiento de su importancia, y otra, bien distinta, la admisión de que un elenco de voces venga a constituirse en el principal señuelo con el que se promociona —especialmente, entre su público “subsidiario” (en este caso, el adulto)— una película de dibujos animados. Y éste es el caso (que, por cierto, ni es el primero, ni cabe esperar que sea el último) de “Kung Fu Panda 2”, la gran apuesta de Dreamworks para dar la batalla a otra secuela (qué hartazgo…) de relumbrón y cuya llegada está próxima, cual es “Cars 2”, de Pixar.

En primer lugar, porque en la inmensa mayoría de las salas en que se proyectará el film, se verá una versión doblada, con lo cual no va a ser posible disfrutar de ese reparto vocal estelar (sí se gozará, en cualquier caso, del doblaje de una estrella televisiva con amplia experiencia en estas lides, como es el de Florentino Fernández); y en segundo, porque, aun tratándose de una secuela (con lo que ello comporta de pérdida del factor sorpresa, en cuanto a personajes y entornos de desarrollo de la trama), todo el material promocional disponible apunta a que estamos ante una propuesta que, en línea con la constante evolución técnica del género a lo largo de los últimos años, ofrece un aspecto visual deslumbrante —y, si hablamos de cine, cabe entender que es la imagen lo que, en última instancia, ha de pesar más en la apreciación global de un film—. ¿Conclusión? Olvidémonos de Gary Oldman, Florentino Fernández y demás cuerpo de acompañamiento, y arrellanémonos en los asientos para disfrutar de las piruetas de este panda regordete y sus aguerridos compañeros de armas. Fiuuuunnnn…

* Apuntes sobre el cine que viene LIX.-

8 comentarios:

Carmen dijo...

Cuando yo era pequeña había películas para adultos y películas infantiles, y estas últimas se dirigían exclusivamente a los niños, tanto en su argumento, la descripción y evolución de los personajes, la música, el humor...
Hoy toda película infantil incluye un guiño más o menos evidente al adulto que acompaña a los peques; y si eso se consigue en algunos casos de forma que ambos pasen en el cine un rato estupendo (como en toda la saga de Toy Story o algunas de Shrek) en otros lo que se logra es que ni uno ni otros aguanten la peli, como me pasó a mí y a mis grumetes con "Kung fu Panda". Así que el estreno de la segunda parte nos ha dejado impasibles...esta vez no caeremos, por mucho famoso que haya doblando...

Marcos Callau dijo...

Yo creo que es un erro promocionar una película sobre la base discutiblemente sólkida de sus dobladores, a pesar de que el trabajo de Antonio Banderas en el gatito Shrek fuera tan valorado. Un abrazo.

David dijo...

A mí, la primera me entretuvo, sin más (pero no lo digo en el mal sentido; eso ya es mucho).
Sobre el tema doblaje-subtítulos. Me hace gracia que hagas mención del "extraordinario nivel" y luego digas que las pelis deberían ser subtituladas. Ja,ja... Curioso, ¿no?
Pero curiosamente también, creo que no has escogido la película adecuada para hablar del doblaje. ¿por qué?
Cuando vemos una película de imagen real, si "hurtamos" la voz a los actores, perdemos gran parte de su interpretación.En el cine de animación ocurre igual, sí. Pero aquí, básicamente, los "actores" pasan a ser otros. En este caso, los dobladores, claro. Estás viendo a un oso de dibujos animados, no a Constantino Romero con la cara de Clint Eastwood.
Yo también prefiero ver las películas en versión subtitulada...aunque me encanten los doblajes latinos que se hacían en los clásicos Disney. Con ese castellano "neutro".
Y ahora la pregunta:
¿Se promociona la peli en los USA según quién la dobla (porque es lo que hacen al poner voz a unos dibujos)? Pues aquí harán lo mismo.
Un abrazo y buen fin de semana!

39escalones dijo...

Vivimos una plaga insoportable de este tipo de pseudoproductos en los que, de tapadillo, suelen introducirse mensajes de lo más bochornosos (y no precisamente me refiero a las tan manidas teorías conspiranoicas sobre las películas clásicas de Disney). Se trata de películas diseñadas según estudios de mercado y, como todas las que así surgen, pura basura envuelta en celofán de colorines. Hay tan poquitas excepciones, que uno ve, por ejemplo, la primera mitad de "Up", y casi llora de emoción.
Abrazos.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Magnífica reflexión, compa CARMEN, sobre las pretensiones adultas del actual cine de animación: es una tendencia que ha hecho fortuna (en todos los sentidos de la palabra...) en los últimos años, y supongo que va a ir para largo. En el caso de Kung Fu Panda, no recuerdo yo su primera entrega como una peli con elementos para adultos (a mí no me gustó demasiado, por cierto), y ésta supongo que menos aún; en todo caso, se ve, datos cantan, que ni tu ausencia ni la mía le ha afectado mucho en sus resultados de taquilla...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No sé si a nivel promocional, compa MARCOS, será, o no, un error (no lo creo: los publicistas suelen enfocar siempre bastante bien el tiro, y cuando redundan en ello será porque les funciona), pero estoy de acuerdo contigo en que, artísticamente, no tiene mayor sentido. Lo de Banderas con el grato Shrek fue una más de esas extrañas sobrevaloraciones de los trabajos de este actor que no termino de entender (lo del cantar va aún más allá...).

Un fuerte abrazo, gracias por comentar y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Buff, compa DAVID, sustancioso comentario, con mucha tela que cortar -y bien que te lo agradezco...-. Por partes, como dijo Jack el Destripador...

Coincido contigo en valoración sobre la primera entrega; ni fú, ni fa...

Sobre la supuesta contradicción en mis apreciaciones sobre doblaje y subtítulos, intento explicarme. Que el doblaje en España me parece técnicamente muy bueno, es una apreciación, digamos, técnica; que considere que no debería haber doblaje, es la expresión de una querencia. Creo que no hay contradicción alguna entre ambos asertos, dado que son compatibles.

¿Que no he elegido el ejemplo más idóneo? Totalmente de acuerdo. El cine de animación tiene esa particularidad, efectivamente: sus "intérpretes" no tienen voz propia. Pero, eso sí, creo que menos "voz propia" tienen aún sí se incide en que la que se les pone es la de alguien con relumbrón: el actor "vocal" sepulta al dibu...

Los doblajes latinos (que, por cierto, no entiendo porque se le llama español "neutro"; no sé lo que significa esa palabra en ese contexto...). Siempre me hicieron gracia esos "huyamous, you...", pero gustarme, lo que se dice gustarme, humm, no sé...

¿Que haremos lo mismo que en los U.S.A.? Pues sí, claro, igual no damos para más (ni para menos...).

Un fuerte abrazo, muchas gracias por comentar y seguimos trasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No sé yo, compa ALFREDO, si cabe ser tan duro con una propuesta como ésta, aunque, en el fondo, creo que no te falta buena parte de fundamento (como de costumbre, vaya...). En todo caso, sí que comparto contigo la "comparativa" con Up: pelis de animación como ésa no se hacen todos los días, ni muchísimo menos; y esa secuencia en la que, en cuatro minutos, recorremos la vida del viejo protagonista, es de lo mejor que se ha hecho en el cine de los últimos veinte años...

Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.