jueves, 28 de abril de 2011

FISH TANK (Gran Bretaña, 2009)


A estas alturas, resultaría cicatero —y, probablemente, poco serio— cuestionarle a Ken Loach su condición de referente señero e inequívoco de eso que se viene a etiquetar comúnmente como cine social. Pero resulta también evidente que no constituye su único exponente, y que, al calor de su (relativo) éxito, son numerosos los cineastas que consiguen cuajar proyectos en los que la dimensión social adquiere un especial relieve. Es el caso de Andrea Arnold, y su film ‘Fish tank’.

‘Fish tank’ nos ofrece la historia de Mia, una adolescente taciturna, incluso con un punto agresivo, que, en un entorno familiar profundamente desestructurado aun sin caer en lo marginal—, busca, refugiándose en su única pasión identificable (el baile), un espacio vital en el que reconciliarse consigo misma y abordar algo parecido a un proyecto de existencia, lejos de una madre de la que solo recibe, desde la frialdad formal más absooluta, un rechazo rayano en lo patológico, y una hermana pequeña que, aun queriéndola, es totalmente incapaz de articular mecanismos afectivos explícitos que escapen de ese ambiente de odio soterrado y jerigonza cuartelaria en que se desenvuelve su cotidianidad.

Para desarrollar tal historia, Arnold se sirve de un guión propio, sencillo, de estructura lineal, cuyo eje central se basa en el devenir vital de Mia, y cómo el mismo se ve fuertemente condicionado por la presencia de un elemento ajeno al núcleo básico familiar (Connor, el último novio de su madre, que se erige como antagonista principal de Mia, con la cual entabla una relación tan intensa como difícil), al hilo de la cual van surgiendo episodios puntuales de impacto que marcan los puntos de inflexión del desarrollo narrativo, hasta llegar a un desenlace totalmente abierto, muy en línea con la indefinición que preside la actitud personal de la protagonista, víctima de una desorientación asociada no solo a su edad, tan complicada, sino a su personalidad, tortuosa y arisca.

Y, a tono con ese universo argumental, un equipaje lingüístico ad hoc: diálogos lacónicos, que reflejan una comunicación siempre bajo sordina, y en la que siempre es más lo que se calla que lo que se cuenta; secuencias breves y trazadas con movimientos de cámara funcionales y precisos, alejados de cualquier floritura formal; escenarios urbanos y naturales que, sin alcanzar la categoría de lo sórdido, tampoco muestran traza alguna de brillo o esplendor. En suma, marcas identificativas de esa línea de cine social a la que se apuntaba al principio, y que impregnan al film, dotándolo de un sello identificativo muy claro, y que, si bien no cabe calificar como de muy original, tampoco carece de un cierto interés para ese sector de público que manifiesta mayor querencia por esta línea de cine.

¿Lo mejor? Sin ningún género de dudas, la interpretación de su jovencísima actriz protagonista, Katie Jarvis: todo el hastío y desesperanza que impregnan la existencia de su Mia, se reflejan de manera espléndida en las miradas, declamaciones y movimientos con que los encarna esta chica. Un hallazgo brillante, el de una intérprete destinada, con papeles más ricos y complejos, a cuajar trabajos de alto nivel. Quizá no sea suficiente para hacer de ‘Fish tank’ una propuesta de idéntica brillantez, pero sí que la convierten en una pieza en la que, teniendo en cuenta todas las premisas previamente señaladas, merece la pena invertir los noventa minutos de su visionado.

18 comentarios:

Titajú dijo...

Pues no tengo el gusto, pero me has despertado el gusanillo.

MucipA dijo...

Me ha llamado la atención el título y el argumento de esta película totalmente desconocida para mí. Tras leer tu reseña, anotada queda la recomendación.

Un saludo

39escalones dijo...

Me gustó mucho la protagonista, sí. La película, en efecto, tiene un enorme tufillo a Ken Loach, aunque resulta más fría, más distante, por un lado, pero también menos maniquea y demagógica, por otro. Y también manifiesta un mayor cuidado y gusto por los encuadres y la puesta en escena.
Abrazos.

David dijo...

No la he visto, pero la apunto (aunque hay muchas otras antes en la lista).
Un saludo.

Paulo Kortazar B. dijo...

Paseándome por twitter he llegado hasta aquí. Un poco tarde para la crítica. Pero hay que felicitar al autor por que la reseña está muy bien escrita y además nunca es tarde para recomendarla. Felicidades.

Pabela dijo...

Aunque no me gusta esto de las comparaciones cuando vi Fish Tank no pude menos que recordar Precious, y con qué diferencia se puede contar una historia medianamente similar sin el melodrama exagerado.
Fish Tank es fría sí, contada en forma más sugerente que otra cosa, pero a mi gusto mil veces más efectiva!

babel dijo...

Yo tampoco pude evitar evocar "Precious" cuando la vi. Y aunque las interpretaciones de las protagonistas, en las dos, son magníficas, me parecieron que tiran demasiado del melodrama evidente y poco de la sutileza verbal, que para eso es cine, no? Vamos, que dos culebrones de los que tocan la fibra porque están bastante bien hechos, pero culebrones en definitiva. La historia de esta, además de vista (lo que apuntas de Loach) tiene una vuelta de tuerca final que ya quisiera para sí alguna serie televisiva caribeña de sobremesa, je!

Saludos

Ibán dijo...

Muy disfrutable aunque es cierto que lo mejor de la función es la chica.

Ibán dijo...

PINTAZA, que tiene esto.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No ha sido ésta, compa TITAJÚ, peli de mucha difusión (yo ni siquiera recordaba su existencia hasta que no me la encontré en Filmin, una plataforma de visionado en streaming con un catálogo bastante apetitoso), pero sí, merece la pena; sin ser tampoco una obra maestra, tiene su puntito, vaya que sí...

Un fuerte abrazo, gracias por comentar y seguimos trasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa MUCIPA, como recomendación, pues sí, creo que no está de más que te la apuntes en la libreta. El argumento, sí, tiene su punto llamativo, pero creo que es más digno de atención aún el tratamiento, bastante frio y despojado. Curiosa, desde luego...

Un fuerte abrazo, gracias por comentar y hasta pronto.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Ya veo, compa ALFREDO, que no se te escapa una: tiene bastante mérito haber visto ésta, porque, sin ser una rareza experimental, tampoco se estrenaría, me temo, con doscientas copias, ni mucho menos. La protagonista, ciertamente, está genial, y lo de Ken Loach va más referenciado por la ambientación, el entorno, el "paisaje de fondo", que por modos cinematográficos (tienes mucha razón: esta mujer, Andrea Arnold, no es Wong Kar-Wai, pero sí que cuida un poquito el tema formal...).

Gracias por comentar, un fuerte abrazo y seguimos en el lío.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Las listas de marras, compa DAVID, siempre se nos terminan haciendo interminables (y muchas; por ejemplo, las de blogs de cibercompas que llevo siglos sin visitar, como es el caso del tuyo, y no por falta de ganas...). Ésta, en cualquier caso, y aunque sea en posición no preferente, merece la pena que te la apuntes...

Un fuerte abrazo, gracias por dejar tu comentario y seguimos trasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Muchas gracias, compa PAULO KORTAZAR B., por tus elogiosas palabras, que siempre animan mucho a la tarea, y, por lo demás, la más cordial bienvenida a esta cibercasa (a la que, por otro lado, me resulta curioso que hayas llegado vía Twitter, teniendo en cuenta que dí de baja mi cuenta en ese invento hace bastante tiempo; milagros de los enlaces, supongo...). Como bien señalas, nunca es tarde para una reseña crítica: la obra siempre está ahí, disponible, a tiro de destripadores como este juntaletras...

Un abrazo, gracias por comentar y hasta pronto.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Cuánto tiempo, compa PABELA, y qué alegría verte de nuevo por aquí... Desgraciadamente, no he visto hasta ahora Precious, con lo cual no tengo término de referencia para poder contrastar esa comparación que trazas. En todo caso, no me extraña tu punto de vista, teniendo en cuenta el perfil mucho más comercial (refrendado con sus nominaciones) de una propuesta como la estadounidense. Si la veo algún día, pues nada, ya compararemos, ya...

Un fuerte abrazo, gracias por comentar y hasta pronto.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Buf, compa BABEL, veo que no eres nada complaciente con la peli de la Arnold. Sobre la comparación con Precious, te digo lo mismo que a Pabela, carezco de término de comparación. Y en cuanto a lo del final de telenovela caribeña, no sé, yo no lo veo tan tremebundo, ni tan happy end, sino más bien bastante abierto -aunque, desde luego, "afloja" bastante en cuanto a intensidad dramática respecto a las secuencias pre-cierre, en eso sí que podemos coincidir...-. ¿Melodrama excesivo? El cine social este británico siempre tiene un puntito exagerado, que me gusta achacar a necesidades dramáticas, pero, claro, es cuestión de cómo y cuánto dosificas...

Un fuerte abrazo, gracias por comentar y seguimos cibertrasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Muchas gracias, compa IBAN, por tu comentario, y bienvenido a esta cibercasa, que espero frecuentes a partir de ahora tanto como desees (y que sea mucho...). Veo que, al igual que algunos de los que te han precedido, tú también te quedas con la chica de la peli. No es mala elección, no...

Un abrazo y buen fin de semana.

Jorge Ramiro dijo...

Es una buena película, yo tuve que verla porque estaba para reseñar en los ejercicios de escritura de educatina, si no fuese por eso no la hubiera conocido. La verdad, una buena película, yo la recomiendo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.