viernes, 21 de enero de 2011

Calvero (Candilejas; U.S.A., 1952)

Es duro adquirir la conciencia de que el declive ha llegado, de que ya pasó la edad de la sazón, y lo que resta es un camino en rampa descendente, acerca de la cual sólo se ignora cuál será su extensión y el grado de la pendiente. Calvero, sabio y lúcido, lo sabe y lo asume, pero no le resulta sencillo: su clarividencia y su talento le hacen ver con claridad, pero no le eximen de las angustias que acongojan a todo humano.

Su lucha por mantener un estatus y un prestigio de cómico que llegaron a alcanzar cotas muy elevadas, no es la del que se aferra a la gloria pasada con más patetismo que empeño, sino una voluntad firme, a la par que resignada, sabedora de que esa lucha está destinada al más completo fracaso. El mundo gira, sigue dando vueltas, y Calvero ya no puede correr al ritmo que marca ese eje.

Para eso está Theresa, esa chica desesperada y desvalida a la que Calvero salva (en principio, la vida; más adelante, sus anhelos e ilusiones...), para proyectarla hacia ese futuro del que él, que no quiere engañarse, y confundir la compasión con el amor, ya no puede formar parte. Es el relevo generacional, es el devenir del mundo, es la ruleta que asigna posiciones conforme a ciclos marcados. Y, al hilo de eso, reflexiones siempre acertadas y precisas sobre él, sobre ella, sobre nosotros.

Porque Calvero no sólo es la proyección personal de un Chaplin crepuscular, que está haciendo resumen y epítome de una larga y exitosa carrera, y asumiendo que ésta arrostra ya sus últimas andanzas. Calvero somos, un poco, todos los que arrojamos una lágrima cuando lo vemos sufrir.

* APUNTE DEL DÍA: después de ver "Candilejas", no me "salía" un texto crítico más o menos convencional. Pero sí me pedía el cuerpo esto...

* Los buenos buenosos IX.-

18 comentarios:

David dijo...

Vale. Como no es un texto crítico convencional, no digo nada ;-)
Curiosamente, a mí me parece de las más "flojas" de sus obras maestras... y aún así tiene cosas que me encantan y creo que es puro Chaplin y por supuesto, una estupenda película, más que recomendable.
De hecho, creo que me influyó más de lo que imaginaba desde que la vi por primera vez con 18 añitos, me parece (ya ha llovido).
Una vez escribí un cuento que consideraba original y la historia no era más que un plagio de esta peli (y yo sin darme cuenta hasta que mi chica me dijo: "¿Este cuento no es como esa historia que me contaste de la película de Chaplin?" En fin... "Plagio inconsciente, señor juez". ¿Qué habrá sido de aquel cuento?
Pasa buen fin de semana.

Elvira dijo...

¡Pues enhorabuena! Te ha salido estupenda la entrada. Un abrazo y buen finde

angel dijo...

¿Añadimoa a Buster Keaton? ¿nos vamos añadiendo todos, poco a poco?

Reyes dijo...

Señor , oh señor, yo jamás he visto una peli entera de Chaplin.
Escenas memorables, todas las que quieras, del Gran Dictador , etc ...pero completa nada .
...
Quizá empiece por ésta , me has picado .
Besos y buen finde.

Kaplan dijo...

Gran comentario, Manuel. Mi recuerdo de esta película es muy lejano, como muchas de Chaplin que habrá que ver algún día. Lo que me parece genial es admirar a la vez a dos genios de la comedia, Chaplin y Buster Keaton. Es una delicia para cinéfilos. Es como si Mike Jagger y Paul McCartney cantaran juntos en una actuación.
Buen fin de semana.

Marcos Callau dijo...

Maravilloso y emocionante post, amigo Manuel y muy justo reconocimiento a una obra maestra y necesaria para todos. Porque Calvero, somos todos alguna vez, como bien dices. Un abrazo amigo y enhorabuena por una entrada tan acertada a una de mis películas favoritas.

ANRO dijo...

Yo tampoco podría ser crítico con esta película. Para mí es una peli entrañable. Una de esas pelis que no importa cuanto tiempo pase y que siempre recuerdas como esa peli en la que disimulaste una lágrima.
Un abrazote, amigo

39escalones dijo...

Es que un comentario crítico puro no tendría más remedio que resaltar unos cuantos rasgos no muy positivos, especialmente todo lo ligado a la desmesurada melancolía sentimental del asunto. Pero los siete minutos de Chaplin y Keaton juntos en escena valen mil visionados. Y eso que Chaplin, muy poco melancólico ahí, recortó en mucho la participación de Keaton en el montaje final.
Abrazos.

Titajú dijo...

Después de ver Candilejas, es lo mínimo que podías escribir.
Excelente escrito, Manuel.
Este fin de semana estuve viendo "Hatari" y me lo pasé de vicio al ver lo políticamente incorrecta que es: conducen borrachos, cazan animales, fuman como chimeneas, criados negros, no llevan cinturón de seguridad, al indio le llaman "indio" y además, le mete mano a la enfermera.
Fabulosa, la peli.

Josep dijo...

Bravo por tí, Manuel, que te inspiras con esa buena pieza y ofreces un buen texto que, sin ser crítica al uso, sí conecta muy bien con el espíritu de la película. ¡Chapó, padrino!

Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No estaría mal, compa DAVID, recuperar el cuento de marras (aunque sólo fuera por placer morboso, vaya...). En cuanto a la peli, a mí no me parece floja; eso sí, se enmarca en un momento vital de su autor muy particular, y que la condiciona muchísimo, desde luego. Y, por último, ha llovido mucho desde esos 18, vale, pero no dices cuánto, pillín (tampoco te voy a pedir que cuentes indecencias, eso sí...).

Compa ELVIRA, muchas gracias por tus elogiosas palabras. Es lo más inmediato y a vuelapluma que fui capaz de sacar del magín recién terminada de ver la peli...

Un fuerte abrazo a los dos, muchas gracias por comentar y seguimos trasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa ÁNGEL, lo de añadir a Buster Keaton no me parece mala idea: otro monstruo grandioso de la historia del cine, como Chaplin. Y si después vamos los demás, pues fenomenal, cómo no...

Compa REYES, no sé si es ésta la mejor opción, probablemente no, pero ver las pelis completas de Chaplin (y, ojo, que yo tampoco las he visto todas, ni muchísimo menos...), siempre es una experiencia que merece la pena: diversión y disfrute garantizados, tenlo por seguro...

Un fuerte abrazo a los dos, gracias por vuestros comentarios y seguimos trasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Muchas gracias, compa KAPLAN, por tus cariñosas palabras; desde luego, esa comparación entre grandes parejas "sorpredentes" me parece de lo más acertado, y muy expresiva: caracteres de perfiles públicos muy disímiles, aunados, aunque sea sólo en algo parecido a una rafaga...

También las gracias a tí, compa MARCOS, por tus no menos elogiosas palabras (más fruto del cariño y el aprecio, sospecho, que del valor real del texto); sí, Calvero o lo hemos sido o lo llegaremos a ser, si no de manera plena, sí al menos en algunos de sus apuntes, o destellos. Así de abiertamente humano es el personaje...

Muchas gracias a los dos, un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

David dijo...

Si no hubieras tardado tanto en contestar te lo diría, Manuel...pero como me has hecho venir varias veces en días seguidos, y aquí no había respuesta, te quedas con las ganas.
Pregúntale a Anro, que él sí lo sabe (ja,ja).
Y ahora en serio.
El cuento nada, porque creo que lo rompí-perdí o vete tú a saber después del shock de saber que era un mero plagiador.
Y como no es cuestión de molestar a Anro...21, desde aquellos 18.
Un abrazo.

Superwoman dijo...

Lo has bordado Manuel, ante una obra semejante solo cabe una critica semejante. La recuerdo como una pelicula muy dura, muy lucida pero muy dura. Creo que era demasiado joven para entenderla del todo cuando la vi, hay experiencias que solo te puede dar el tiempo.
Un supersaludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa ANTONIO, una lagrimita, o dos, quién sabe. La verdad es que no es complicado dejarse caer por la rampa (y la trampa, todo hay que decirlo) del acusado sentimentalismo que plantea la peli. Eso sí, exquisitamente "empaquetado" en una caligrafía cinematográfica de lujo, por supuesto...

Compa ALFREDO, desconocía ese apunte que haces sobre el "recorte" de la secuencia compartida con Keaton (ciertamente, antológica...). Pero tampoco me sorprende. Lo de Chaplin, además de genialidad y maestría (y supongo que corolario inevitable de ambas dos cualidades), era también un ego del tamaño de la esfinge de Gizeh. O mayor...

Un fuerte abrazo a los dos, gracias por comentar y seguimos trasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Muchas gracias, compa Titaju, por tus cariñosas palabras, pero ya me da que no están a la altura de la grandeza de la propuesta a la que glosan. En cuanto a Hatari, no la he visto, pero me hace gracia tu apunte sobre sus "pasotes"; bueno, pasotes, desde la perspectiva actual, hay un montón de ellos en el cine clásico, y el problema es que hay más de un "lumbreras" que estaría dispuesto a "laminarlos", en aras a la corrección política. Preciosa forma de legar un fondo cultural significativo a la posteridad. Ains...

Las gracias a tí, compa Josep. Nada más lejos de mi intención, desde luego, que la de brindar un texto crítico al uso (que, francamente, no me sentía muy en condiciones de abordar). Y esto es más un sentido homenaje, al personaje y a la peli, que una pieza de calidad. Pero supongo que se valora la buena intención...

Un fuerte abrazo para los dos, y seguimos trasteando.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

La leche, compa DAVID, pero ¿no te suscribes a los comentarios? Es la forma más cómoda de saber cuándo contestan al tuyo. En casos como el mío, de retrasos sistemáticos (ains, bien que me pesan...), te puedo asegurar que resulta muy recomendable. En todo caso, te agradezco la constancia "visitadora"; hoy, ya ves, he cumplido antes de lo habitual... Rompiste el cuento; desde luego, es para darte una colleja. Esas cosas no se rompen; fíjate lo que hizo, en un caso igual al tuyo, Ana Rosa Quintana; ¿quién te dice a tí que no llegarás algún día a convertirte en la nueva A.R....? Una pena. Y lo de la edad, pues ya ves, un chavalín; si aún no sumas ni los 40. Juventud, divino tesoro...

Como ya he indicado en alguna respuesta previa, compa SUPERWOMAN, el texto ni es, ni pretende ser, una crítica, que no me veía yo muy en la tesitura de ponerme en esa línea. Pero sí le he echado todo el cariño y el sentimiento (poco o mucho) del que he sido capaz. Te agradezco, en todo caso, lo cariñoso y elogioso de tus palabras.

Un fuerte abrazo para los dos, gracias por vuestros comentarios y seguimos trasteando.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.