miércoles, 6 de octubre de 2010

EL DÍA DE LA BESTIA (ESPAÑA, 1995)

Desconozco si los importantes premios que ha conquistado en el reciente Festival de Venecia suponen para la carrera cinematográfica de Álex de la Iglesia una consagración, un colofón o un espaldarazo; una carrera abierta siempre plantea incógnitas a ese respecto. Pero sí parece estar bastante claro que comportan un reconocimiento a una trayectoria que, a estas alturas, muestra ya una cierta amplitud de arco, un buen puñado de films y una diversidad y nivel de calidad que la hacen merecedora de atención. Esa carrera, en lo que a largos se refiere —tras un par de cortos de gran calado y veneración entre la troupe cinéfila—, se había iniciado, en 1993, con una “marcianada” —pocas veces mejor dicho...— titulada “Acción mutante”, recibida por público y crítica con una mezcla de estupor y alborozo, pero se vio catapultada a otra dimensión con su segundo film, “El día de la bestia”.

“El día de la bestia” se presentaba como una especie de pastiche satánico-quijotesco, una propuesta descacharrante en la que un gamberro Álex de la Iglesia laminaba las fronteras entre géneros y ponía en marcha una historia con cabida para el drama y la denuncia sociales, la comedia costumbrista y el terror demoniaco, un tour de force concentrado en un solo día que transcurre a ritmo de vértigo, sin tiempo para el más mínimo respiro, y que cuenta, como telón de fondo, con una ciudad sobrecogedora, oscura, sucia e inhóspita, el reverso de esa   urbe luminosa que suele predominar en el imaginario colectivo, y desde la que, según reza el veterano slogan, se va en línea directa hasta el cielo; en este caso, no, más bien de Madrid al infierno —si es que este mismo no está situado en los territorios del oso y el madroño...—.

Con esas premisas, el joven director venía a contarnos en su película el estrambótico empeño de Ángel Berriartúa, un catedrático de teología convencido de la llegada del anticristo a Madrid el 24 de diciembre de 1994, y determinado a acabar con él. Quijotesca empresa, imposible de abordar sin la necesaria cooperación de un fiel escudero, un colega encontrado circunstacialmente y que se convierte en el Sancho Panza ideal (y no sólo por su apariencia física, tan cercana a la del célebre personaje cervantino) para guiar al despistado sacerdote por los veriecuetos de una ciudad en la que el mal aparece detrás de cada esquina, pero casi siempre difuso en su encarnación (al menos, hasta el final). De esa forma, ambos trazarán un recorrido enloquecido, preñado de episodios a cual más estrafalario y absurdo, y en el que juegan un papel de peso elementos tan dispares como las drogas, los cálculos esotéricos, la telebasura y los conjuros luciferinos, en una suerte de batiburrillo que, pese a todo, se plasma coherentemente en la narración fílmica, y, además, resulta furiosamente entretenido. ¿Hay quien dé más...?

En todo caso, atribuir el exclusivo mérito de las bondades de “El día de la bestia” a su firmante como director, sería una injusticia manifiesta con su dupla protagonista, esa “extraña pareja” que conformaron Álex Ángulo y Santiago Segura. El primero ya había trabajado con De la Iglesia en sus proyectos anteriores, y ofrece en éste una excelente muestra de sus capacidades, trasladando a su personaje ese hálito de perplejidad que despierta entre todos aquellos con quienes se cruza, incapaces de asimilar cómo ese curita de aspecto apocado, tímido y bondadoso puede moverse con tal grado de determinación supuestamente maligna. Pero el que se erigió como auténtica revelación y se proyectó hacia cotas de estrellato a partir de este trabajo, fue su partenaire, Santiago Segura. Ese Josemari, satánico y de Carabanchel, al que mueve una mezcla de pulsión psicotrópica y compasión infantil en su ánimo de convertirse en guardián protector de su frágil y vulnerable compañero de andanzas, ofreció el perfil más histriónico y desaforado de un Segura que, aun con sus limitaciones, se convirtió a partir de aquí en una estrella mediática destinada a proyectarse en otros ámbitos de actividad.
  
Que “El día de la bestia” (además de ser una de mis películas predilectas, como habrán podido advertir a lo largo de los párrafos previos...), terminara constituyendo, además de todo lo ya apuntado, uno de los films con mejor funcionamiento comercial de la historia reciente del cine español, no hace más que confirmar algunas tesis —que algunos, o muchos, sustentamos (no siempre con fortuna)—:  que, con talento y valentía, calidad y éxito no son elementos incompatibles por definición; que se pueden transmitir mensajes de calado y compromiso (las andanadas contra los movimientos racistas y xenófobos, o la denuncia de la —por entonces incipiente— proliferación de la basura televisiva, son muy, muy explícitas) a través de vehículos narrativamente ligeros;  y que el cine español, ni ahora ni antes (y cabe esperar que tampoco en el futuro), es mejor ni peor que otros cines. Les puedo asegurar, amigos lectores, que ni el mismísimo Satanás podría convencerme de lo contrario.

* APUNTE DEL DÍA; mi crítica de estreno semanal en La Butaca, destinada esta semana a "Buried (Enterrado)". Poco recomendable para claustrofóbicos convictos y confesos...

22 comentarios:

Rose Holiday dijo...

Ni que decir tiene que Alex de la iglesia-su universo-me apasiona.
A mí,por ejemplo,me encanta su "Comunidad", y bueno,verás que suelo utilizar a menudo lo del planeta Axturias..(en el último post,sin ir más lejos)
El día de la bestia me retrolleva al final de mi etapa universitaria, con un novio heavy metal que tenía yo y al que le regalé la banda sonora en cassette...todo un símbolo nada romántico aunque premonitor de que la historia no prosperaría,como así fué.
la verdad es que no recuerdo muy bien la peli,me la has hecho recordar tú con este maravilloso escrito.
Como siempre.
:)

Titajú dijo...

A mi me encantó. Tiene la particularidad, además, de haber tenido que interrumpir el rodaje porque mi menda, su media naranja y otra pareja de atontaos se metieron dentro sin saber cómo, dentro y se oyó en todo Madrid un "¡¡¡COOOOORTEEEENNNNNN!!!!!!" cuando cuatro paletos gallegos aparecieron en el medio de una calle acordonada y se saltaron todas la medidas de seguridad habidas y por haber. Os juro que íbamos paseando sin más.
La película está bien pensada, bien planeada y bien hecha. Disfruté mucho viéndola (y eso que el cine español no es lo mío) y más viendo a Santiago Segura todo ensangrentado a dos metros de mi humilde persona. El susto que me llevé no lo sabe nadie. Porque si hubiera sido un chicarrón del norte, pues bueno, ¡pero Santiago Segura! De infarto.

REFO dijo...

Es el gran golpe de efecto que necesitaba el cine español a mediados de los 90. Es una pena que se quedara estancado ahí. Yo reconozco la valía de esta película, pero yo soy más de 'Perdita Durango' y, sobre todo, de 'Muertos de Risa'. Estoy deseando ver su balada triste.

Un abrazo, compa.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa ROSE, me encanta que te encante el cine de Álex de la Iglesia; a mí, en general, me resulta bastante atractivo, aunque, eso sí, muy desigual. Lo de tu último post lo tengo que mirar, que tengo tu blog algo "abandonaillo" últimamente, y no está eso bien. Por cierto, ¿por qué no iba a prosperar aquello del novio "jevi"...? Y para recordar la peli, nada mejor que echarle una miradita; seguro que la disfrutas a tope, que ésta no pierde nada con la revisión...

Vaya, vaya, compa TITAJU, batallita y todo con la peli; ya podrás decir, a diferencia de mí, que no puedo, que estuviste en un rodaje -aunque fuera de "tal manera"...-. Más ilusión me hace todavía que tengas en tan buena estima la peli, que creo que lo merece, porque es muy buena, desde luego que sí.

Compa REFO, qué alegría verte por esta humilde cibercasa, y comentando una peli como ésta. Es cierto que fue un revulsivo importante para un cine al que, a esas alturas, aún le costaba salir de ciertas constantes. ¿De la Iglesia estancado a partir de ahí? Buff, no sé; en cuanto a vena transgresora, probablemente sí; se "almodovarizó", en ese sentido, demasiado pronto. Pero yo creo que tiene pelis muy estimables en su trayectoria posterior. Perdita Durango no me gusta nada de nada, pero Muertos de risa, sí; y mi preferida, si no fuera por el desastre de su media hora final (que parece pergeñada por un tipo que tuviera alguna cuenta pendiente con De la Iglesia...), sería 800 balas. Y sí, habrá que ver la de la trompeta, que todos los referentes la hacen apuntar bien alto.

Un abrazo muy fuerte a los tres, gracias por vuestros comentarios y que tengais un muy buen día.

39escalones dijo...

Es de lo mejor de De la Iglesia. Suscribo tus palabras una por una, en particular la referencia al cine español, una de las cuatro o cinco mejores y más importantes cinematografías del mundo mundial: a ver cuántos países tienen una nómina así: Berlanga, Bardem, Borau, Buñuel, Saura, Erice... Y muchos otros. Lo que ocurre, como en Italia, es que no ha habido renovación, y los Almodóvar, Amenábar, Bayona y compañía son más etiquetas comerciales que cineastas solventes.
Abrazos.

ANRO dijo...

Ni dios ni el diablo, amigo Manolo, están en contra del cine español. Yo soy también de los que opinan que con un buen guion, un buen director y cuatro perras se puede hacer una buena o buenísima peli..española. Siempre ha sido así, y espero que lo será.
Naturalmente pones un ejemplo puntero. A mí me encanta y me asombra esta peli..tambien "La comunidad", dos de las pelis de Alex comparables y dignas de figurar en todos los ranking competitivos.
Lo que ocurre es que en el cine español cada vez ocurren menos milagros...necesitamos unos cuantos al año para que la gente recuperemos la fe en nuestra industria. Perdóname Manolo, pero hasta el Almodóvar me ha dejado ko con su último engendro y el mismo Älex se ha tambaleado en los últimos años. Espero con ansia su nueva peli.
Un abrazote

Rose Holiday dijo...

Hombre,Manuel...el final de la peli -creo recordar-que fué ,cuanto menos catártico..
el final de mi primer amor-el jevi-fué tamnbién así,algún día os lo contaré.
:)

Y si,por cierto,faltas tú en mi ultimo post.Te va a gustar,créeme.

Clares dijo...

Yo me entretuve bastante con esta peli, aunque no la puse entre las cien películas que volvería a ver antes de morirme. Para mí decir que me entretuve es una cosa muy buena. Es que en cine soy bastante simple. ¿Salía aquí el murciano Enrique Martínez, o su colaboración con De la Iglesia vino después?

Crowley dijo...

Lo que me reí yo en su día con esta peli. Coincido en lo dicho por aquí. Con poco dinero, pero con mucho ingenio, se pueden hacer grandísimas cosas.
Un saludo

Superwoman dijo...

Tremenda peli, amigo Manuel, tiene la virtud de entretener y hacer que te preguntes cosas sin caer en un universo pedante y cerrado, así porque sí...

Ju, la autora de mis días hizo "xactamente" lo mismito hace ya algunos lustros con el rodaje de "Dr. Zhivago". Y encima le decían que la chica de la falda roja se tenía que quitar del plano y la mujer no se daba por aludida porque estaba a hacer puñetas de los actores...
Un supersaludo

Marcos Callau dijo...

Pues fíjate que todavía no la he visto. sí ya se que no tengo perdón pero...

Josep dijo...

Tranquilo, Marcos, que ya somos dos y si va a haber varapalos, tendrán que repartirlos.

Ya ves....

Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa ALFREDO, no te puedes imaginar cómo me alegra ver que compartimos gusto no sólo por la peli en cuestión (que también), sino por el cine español, en general. ¿Falta de renovación en nuestro cine? ¿Y qué cine se ha renovado con pujanza? Me temo que la crisis creativa -aun con todo lo discutible que pueda resultar, que eso ya es otro tema...-, como la financiera, está mucho más extendida de lo que sería deseable.

Compa ANTONIO, al igual que le indicaba a Alfredo, me encanta que compartamos gusto y disfrute por esta peli (La comunidad también está fenomenal, la verdad sea dicha...). Yo, francamente, no creo que hagan falta milagros: sólo talento en una dosis adecuada, pero no sólo de los cineastas, para hacerlas, sino del público, para darles su apoyo.

Bueno, compa ROSE, pues ya nos contarás la catarsis de marras, que seguro que es historia bien jugosa y enjundiosa. En cuanto a la falta, ya está reparada, creo...

Un fuerte abrazo a los tres, gracias por vuestros comentarios, siento la tardanza en la respuesta y que tengais buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bueno, compa CLARES, me temo que no se puede profundizar en todos los campos del arte, no hay tiempo material para ello. Y si ves muchas pelis, o ves muchas veces ciertas pelis, pues queda poco tiempo para literatura, música, artes plásticas, etc...; hay poca alternativa para eso. De todos modos, no descartes volver a verla; no tiene el pedigrí de las que se suelen incluir en esos listados de "ilustres", pero es posible que sea mejor que algunas de ellas. Enrique Martínez, creo, no sale en ésta, pero sí en 800 balas, por ejemplo, que estuve viendo el sábado...

Lo de la risa, compa CROWLEY, es algo en lo que coincido contigo; yo también me río un montón cada vez que la veo; me pasa como al Segura cuando está "colgao" del anuncio de Schweppes, arranco y no puedo parar. Pero no es una peli sólo para risas, aunque sea graciosísima; bastante completita, desde luego que sí...

El de tremenda, compa SUPERWOMAN, quizá sea un buen calificativo para esta peli, no le falta, desde luego, su pelín (o su "pelón", más bien...) efectista. Y a ver si me contais Ju y tú cómo va eso de colarse en un rodaje, que yo, hasta la fecha, aún no he tenido esa suerte, y ya me gustaría, ya...

Un fuerte abrazo para los tres, gracias por vuestros comentarios y que tengais buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa MARCOS, no te atormentes, que no es plan... Si yo tuviera que darme con el cilicio por cada peli interesante que no he visto, tendría para hacer varios miles de cristos sin problema alguno (basta con ver esa sección que tan abandonada tengo últimamente de "Las que no he visto" -y eso que hay algunas de las que no hablo por vergüenza...-). Es materialmente imposible, compa: muchísimo material (y, como comentaba con Clares, no sólo cinematográfico) y poco tiempo disponible. No merece la pena desesperar por ello; pierde uno buen estado de ánimo para disfrutar aquello de lo que sí se puede...

Ya ves, compa JOSEP, varapalo, ninguno. No tiene mucho sentido, creo. Y no sólo es algo que me vale para ésta, sino para cualquiera, por muy ilustrísima e "imprescindible" que se considere. Imprescindible: respirar, comer y poco más. La de abueletes que se han muerto felicísimos con casi cien años sin haber visto un fotograma en toda su vida...

Un fuerte abrazo para los dos, gracias por vuestros comentarios y que tengais una muy buena semana.

PEPE CAHIERS dijo...

Creo que representa el perfecto equilibrio entre cine de comedia, de aventuras y lógicamente terror, porque el final es inquietante. Es también un cine de perdedores. Esa escena final de los dos supervivientes, convertidos en bagabundos, la hubiera firmado el mismísimo Huston.

la guarida del eremita

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bienvenido a esta humilde cibermorada, compa Pepe Cahiers, muchas gracias por la visita y el comentario y disculpas por la enorme demora en contestarlo. Creo que relacionas bastante bien y sintéticamente lo que la peli de De la Iglesia ofrece. ¿Huston...? Buff, eso igual son palabras mayores en comparación, pero, en fin, no fui yo quien lo dijo...

Un abrazo y buen día.

Noemí Pastor dijo...

Muy de acuerdo, compa Manuel. De lo mejor de Álex y de lo mejor que ha hecho la industria española en los últimos tiempos. Estoy deseando ver lo último de De la Iglesia, un tipo al que creo que capto bien, no sé si por la proximidad geográfica.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Me alegra comprobar, compa NOE, que compartimos el gusto por la pieza, que, realmente, creo que lo merece. Ese humor de De la Iglesia, tan socarrón, creo que va bastante más allá de su filiación geográfica, pero entiendo que para vosotros pueda resultar particularmente atractivo; a mí, desde luego, desde mucho más abajo, también me llega sin ningún problema.

Un abrazo y buen fin de semana.

Jose dijo...

Buen artículo.

Alex de la Iglesia es uno de mis directores favoritos, pienso que está infravalorado, y aunque ésta no sea la película que mas me gusta de Alex, no puedo decir que no me encante. Me gusta mas, por cierto, Acción Mutante, creo que marcó un antes y un después en la comedia española.

Y yo no creo que el cine español sea mejor o peor que el resto, creo que es el mejor, es un cine diferente, y aunque no tenga la calidad de algunas películas hollywoodienses, a mi me gusta mas.

Escribí una reseña de Acción Mutante en mi otro blog, de cine.

http://cineclubconcerveza.blogspot.com/2009/08/accion-mutante-alex-de-la-iglesia-1993.html

Un saludo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Gracias, compa JOSE, por tu comentario; me parece fenomenal que reivindiques, y no necesariamente por ese orden, Acción mutante, Álex de la Iglesia y el cine español: son tres reivindicaciones a las que me sumo desde ya (aunque yo prefiera, francamente, El día de la bestia; en fin, ya sabes, gustos y colores).

Un abrazo, y buen fin de semana.

Anónimo dijo...

En octubre de 1995, Álex de la Iglesia, Jorge Guerricaechevarría, e Iberoamericana Films fueron demandados por un escritor madrileño como autores de una "transformación NO autorizada" de una obra suya llamada "LA LUZ".
Más información en el videodoc EL LADO OSCURO DEL CLAN ALMODOVAR o en la página de Jacob Alter dedicada al libro plagiado.

http://jacob-alter.lacoctelera.net/posts/archive

Entiendo la admiración hacia este título de Álex de la Iglesia, pero contiene un fallo enorme que desvirtúa todo el entramado satánico de la peli, y es el hecho de que el Diablo se cargue al Anticristo. Ese final, no sólo es malo, es chapucero. Y como podréis comprobar en el guión con fecha 28/11/94 que podréis encontrar en ese bloog, estaba previsto que el cura fuese quien matara al Anticristo, pero en febrero del 95 (8 meses antes del estreno), sucedió algo que les puso nerviosos.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.