martes, 28 de septiembre de 2010

Hazlas tú, que yo las veo


A diferencia de lo que es sagrada pauta en esta mi cibercasa, donde todos los comentarios (excepto los anónimos y los meramente propagandísticos -que, además, son borrados-) son siempre respondidos (tarde y mal, eso sí), no tengo la costumbre de hacer lo mismo con los comentarios que llegan a los artículos que publico en los blogs de La Butaca; es más, en muchas ocasiones, y en contra de lo que comúnmente se suele aconsejar al respecto, ni siquiera tengo la curiosidad de leerlos. Pero, en estos últimos día, me dio la “ventolera” de hacerlo, y, creanme, amigos lectores, la experiencia no tiene nada que ver con la que se vive por aquí. Hay comentarios amables y respetuosos, en los que el lector comentarista expresa, con más o menos detalle, su acuerdo o discrepancia con las tesis del autor de la reseña; pero son franca minoría. Abunda más “lo otro”.

¿Y qué es “lo otro”? Pues sí, efectivamente, “lo otro” es aquello que yo pensaba confinado a las secciones de comentarios de las versiones digitales de los medios, y que es esa algarabía agria y cargada de mala baba, que perpreta gente que no parece tener ocupación que más gustito le dé, que la de escupir su bilis y su “mala follá” contra todo lo que se menea (eso sí, convenientemente parapetados, en la mayoría de los casos, tras el anonimato o, a lo sumo, en algún alias despistante...). Como soy de natural optimista, procuro ver el lado positivo de la cuestión: cabe presumir que si esa gente descarga en tan inocua actividad todo su potencial “maligno”, nada les ha de quedar para despachar en su vida ordinaria. Mejor para todos...

Entre las últimas lindezas que en ese maremagnum de dislates he podido “pescar”, había una en la que se nos acusaba a todos los críticos de La Butaca (así, a saco, en plan fusilamiento colectivo; supongo que con la sana intención de ahorrar munición, que aprieta la crisis...) de ser un hatajo de frustrados que, incapaces de hacer esas películas a las que dedicamos nuestras torpes letras, nos dedicamos a destriparlas con envidia y resentimiento. Más allá del tópico (que, parece ser, compartimos con los árbitros de “furgol”...), y de aquello de la viga en el ojo propio y la paja en el ajeno (que desconozco si es ése, o no, el caso...), el comentario me incitó a pensar. Algo es algo...

¿Que ha habido cineastas frustrados que se han dedicado a la crítica? Supongo que sí, cómo negarlo; tema diferente es que los afectados vayan a reconocerlo, no es fácil —de ser ese mi caso, les puedo asegurar que a mí me costaría...—. Por lo demás, directores hay (Daniel Monzón, por ejemplo) y ha habido (Truffautt, entre lo más celebrados) que ejercieron la crítica cinematográfica antes de ponerse detrás de las cámaras; al fin y a la postre, estamos ante dos actividades (la crítica y la dirección) que, aun siendo sustancialmente tan diferentes, trabajan con el mismo material, las pelis. Pero les puedo asegurar que no todo el que escribe sobre cine tiene la intención o la aspiración de hacer películas; y no les hablo por referencias ajenas, es mi propio caso.

No tengo ni el conocimiento, ni el talento, ni el ímpetu que se requieren para hacer una pelicula. La primera de las carencias es solucionable a través de algo tan elemental como la formación; pero las dos siguientes ya son harina de otra costal. Y sin esos dos elementos, ímpetu y talento, es difícil que se puede hacer una película no ya buena, sino mínimamente potable. Además, y esto es lo más importante, no me apetece hacerla. No quiero hacerla. ¿Conclusión? Blanco y en botella. Aun cuando, como bien apunta el refrán, jamás se debe decir “de este agua, no beberé” (que nunca se sabe...), no me veo yo haciendo una película. Además, ¿quién dijo que por gustarte el vino tengas que querer ser el dueño de una bodega? Pues eso...

* APUNTE DEL DÍA: este fin de semana, y ya que no pudieron ser ni "Carancho" ni "Elisa K.", que eran las opciones de cartelera que más me llamaban la atención, tocó "Astro Boy". Y no me arrepiento; un entretenimiento linfantil y ligero. La crítica para La Butaca, en este enlace.

* Metablog XXXIII.-


18 comentarios:

ANRO dijo...

Ja, ja, ja "qué mala follá" tiene alguna gente. Esa expresión me ha recordado mis raíces.
Sí, Manolo, mucha gente confunde las cosas y habla sin saber de qué. Lo importante para estos tipos es entrar a trapo con el escribiente de turno y ningunearle.
Afortunadamente, no me he topado en mi blog con gente de este rasero. Debe de ser la suerte que me dan los amigos que visitan mi casa.
Un abrazote.

Reyes dijo...

Bueno ,Manuel, no te lo tomes como algo personal , como bien dice el comentarista anterior , la gente se confunde .
Pero tú ya debes saber que había dos cosas infinitas...el Universo y la estupidez humana .
Era eso ,no???

(yo tampoco permito comentarios anónimos , el que quiera joder que deje una firma por lo menos para comprobar su "nivel cultural ", que suele ser de risa casi siempre ).

Pues eso.
Tú a lo tuyo.
UN beso.

Elvira dijo...

Me desagradan mucho ese tipo de comentarios, y dudo que los que viven alrededor de esas personas se libren de su mala leche. Suelen tener para repartir.

Además tú ejerces la crítica con educación, no eres de los que les gusta destrozar la obra, ni mucho menos (en esos sí que veo frustración o envidia, la verdad).

Un abrazo

Marcos Callau dijo...

Parece ser que la crítica destructiva abunda en el ciberespacio. También abundan los comentarios sin cabeza y de mal gusto. Peor en fin, tiene que haber de todo decían, ¿no?.

Titajú dijo...

¡Ah! bienvenido al mundo real. ¡Si te enseño las tripas del baño de espuma, no duermes en tres años!
Lo mínimo, mínimo que me llaman es FASCISTA. De ahí pá arriba, todo todito todo.
Ni caso, no vale la pena ni que le dediques un post. A todo esto yo puse uno, hablando de aquello de:
"que por mayo era por mayo cuando hace la calor.." Y entró un tío llamándome inculta, que no se dice "la calor", y que debería estudiar un poco más y que... bueno, ya te sirve de ejemplo, ¿no?

Superwoman dijo...

Tengo una suerte loca, porque mira que a ratos me he metido en temas espinosos que no veas y de momento (toquemos toda la madera del mundo) en ese sentido no he tenido malas experiencias... claro que es que una es pasota al máximo para según qué comentarios (sin embargo los que me hacéis los conocidos, los pienso y los repienso, a veces como algo personal).
Un supersaludo

pilar mandl dijo...

Hay gente que acepta muy mal las críticas... voy a leer la crítica de "Astro Boy" que no tengo ni idea del argumento...

Fran G. dijo...

Pero Manuel, ese tipo de comentarios son precisamente los interesantes, los que aportan algo, los que causan una reacción, los que nacen de haber leído lo que has escrito. Estoy muy cansado de leer comentarios-lametón, comentarios-palmadita-en-la-espalda, comentarios-adhesión-inquebrantable. Tengo la sospecha de que esa marea de comentarios que se desata siempre por parte de los habituales, escribas lo que escribas, los que te dicen "excelente", "muy bueno", "qué interesante", "sigue así", los que reparten saludos, besos y abrazos empalagosamente, en realidad no son más que una forma de decir "he pasado por aquí". Muchas veces, la mayoría, se nota que ni siquiera han leído el post ni saben de qué hablan, ni les importa.

Josep dijo...

Supongo que la diferencia entre tus lectores "particulares" y los de La Butaca está en que los que por aquí venimos lo hacemos por leerte y los que acuden al otro sitio lo hacen bien buscando información bien buscando un lugar popular donde exhibirse: no descubro nada si digo que mucha gente piensa que tiene más razón cuanto más grita y evidentemente el que piensa gritar guarda sus esfuerzos para lugares con mucho público.

Además, un gritón no borrado a tiempo viene a ser como un imán: todos los tontos piensan que todo el monte es orégano, Manuel, bien lo sabes.

Esa foto que ilustra tu entrada seguramente es de un perro agresivo, pero coincidirás conmigo en que no ha sido el pobre perro el que se ha adornado con tantas cadenas: el dueño siempre tiene algo que ver en la educación del can. ¿Quien se cuida de la educación de los que gritan para tener razón?

Un abrazo.

39escalones dijo...

Internet es como la vida real, te encuentras de todo, bueno y malo. De vez en cuando te topas con algún cretino que vuelca la superación de sus frustraciones en el insulto o la demostración de su estupidez. Pero, afortunadamente no es la mayoría. Lo mejor es pasar de largo; no merecen más atención.
En cuanto a la reflexión de tu artículo, creo que hay un punto muy importante que señalas: la admiración. Yo no me considero crítico sino comentarista, pero creo que hay una irresistible vocación de análisis y conocimiento de carácter admirativo sobre las películas que amamos, como, por el contrario, de rechazo y desdén hacia las que nos defraudan.
Abrazos.

Pabela dijo...

Pues a mí me ha pasado tantas veces compa! es así, escudados en la virtualidad muchos devuelven entrañas en un comentario agresivo sin sentido. Yo que colaboro en muchocine viera usted a veces las barrabasadas que me ponen. Ahora en mi blog en el formulario, y como me cansé de andar moderando, directamente advertí que los comentarios agresivos los borro directamente.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa ANTONIO, me alegro de haberte ayudado a rememorar tus raíces sureñas; esa expresión, "mala follá", es más de "Graná" que nuestra, pero aquí también la usamos, aunque menos. Bueno, sí que está claro que hay claro que hay gente cuyo único ánimo a la hora de hacer comentario es el de provocar (o intentarlo); es algo que se suele dar más en espacios de mayor volumen de visitas, en los blogs personales, como los nuestros, no se suele dar tanto (a mí, aquí, como a tí, no me ha pasado nunca, al menos que recuerde ahora). Esa suerte que, en todo caso, tenemos y disfrutamos (y que sea por mucho tiempo...).

Compa REYES, no me lo tomo como algo personal; y, si me lo tomo, como si no me lo tomara. ¿Estupidez, como tú apuntas? Muy probablemente, das en el clavo, y, si es así, igual es hasta disculpable. Pero me temo que, en algunos casos, más que estupidez hay maldad (de pequeño recorrido, desde luego, pero maldad, al fin y al cabo). En cuanto a los comentarios anónimos, a mí tampoco me gustan, pero dejarlos, los dejo; eso sí, no los contesto: el que quiera respuesta, que diga, al menos, quién es, que tampoco se pide D.N.I.... Muchas gracias, además, por los ánimos.

Un abrazo muy fuerte para los dos, y que tengais buen día.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Ese apunte, compa ELVIRA, de que suelen tener para repartir, aunque va en contra de mi tesis inicial, quizá tenga también su mucho punto de razón, desde luego que sí. Gente hay "pa tó"... Sobre la educación y la mesura a la hora de escribir, y criticar, te agradezco tus elogiosas palabras: ésos son principios y pautas que procuro tener siempre y cuenta, y respetar (aunque, como humano que uno es, seguro que a veces se me escapa el exabrupto, o la "pasada de tuerca"; no siempre controla uno los cabreos...).

Pues sí, compa MARCOS, esa es la contrapartida "chunga" de este maravilloso territorio abierto que es la "intenné"; además, sin ella, no habría punto de contraste. Lo importante es que sus repercusiones no sean especialmente dañinas...

Un fuerte abrazo para los dos y que tengais buen día.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Bueno, compa TITAJU, está claro que lo mío no llega, ni por asomo, a esos niveles que tú relatas. Además, nunca aquí, en esta nuestra cibercasa; no es que me duelan menos los exabruptos en La Butaca, pero está claro que aquello es otra historia. Además, más que el exabrupto, no era el caso en éste que ha relatado, lo que más me llama la atención es la ligereza con la que la gente hace (o hacemos, que el que esté libre de pecado, en fin...) juicios de intenciones sin el más mínimo conocimiento de causa o circunstancia (no saben cuál es mi edad, ni mi trabajo, ni mi forma de ser, ni "ná de ná"); pero, claro, tirarse a la piscina es gratuito e inocuo. En fin...

Compa SUPERWOMAN, por más escabrosos que sean los temas en que te metas, tratándolos como los tratas (con educación, equilibrio, profundidad y conocimiento de causa), siempre es más difícil que alguien te venga con milongas. Aunque, claro, nunca se sabe: el "milonguero" no atiende a lo fundado de lo que tú dices, sino a las pajas mentales con que adoba su intelecto. En fin, otra vez...

Un fuerte abrazo para las dos, gracias por comentar y que tengais buen día.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa PILAR MANDL, me consta que así es; no obstante, yo me suelo considerar buen "encajador", y no excesivamente suspicaz (supongo que por autocomplacencia, y porque, afortunadamente, no suelen llegar demasiados "palos"; me escuecen, como a todo hijo de vecino). Astro Boy, si no te gusta la animación "tropppo infantile", igual no es tu peli, pero resulta graciosilla...

Compa FRAN G., bienvenido a esta cibercasa, que espero frecuentes a partir de hora, prodigándote en lametones, palmadas de espalda y besaculos de todo tipo y posición... Chistes malos aparte, el tema que planteas (ya tocado en esta misma sección hace algún tiempo, y que también suscitó un interesante debate en el blog de David hace no mucho, si la memoria no me falla...) tiene su miga: el de la endogamia blogueril ye sas zarandajas. No me importa retomarlo, pero tampoco quiero incidir demasiado en lo ya tocado. A mí los comentarios críticos, incluso con contundencia y acidez, si éstas van acompañadas de fundamento y raciocinio, no me parecen mal, qué va, todo lo contrario. Lo que me parece que no va a ningún lado es el exabrupto gratuito y que no tiene más intención que la de provocar desde la tripa y a la tripa. De eso ya me despacho bien en el "mundo real", no me hace falta doblar la dosis aquí en el "cibermundo". Pero, en fin, cada cual con sus manías, cómo no...

Un fuerte abrazo a los dos, gracias por vuestros comentarios y buen resto de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa JOSEP, lo de asociar (proporcionalmente) decibelios y fundamentos es muy hispánica costumbre, como tan bien apuntas. Y difícil de reconducir, me temo. Hay que sobrellevarla como buenamente se pueda, y poco más. ¿El perro? Es una foto de Flickr, aunque no lo haya hecho constar, y, desde luego, colocada sin ánimo de denostar lo más mínimo a la criatura, que qué culpa tendrá ella, claro...

Compa ALFREDO, sabio consejo ese de pasar de aquellos que sólo van buscando, precisamente, eso que se les niega de esa manera, y que es notoriedad. De todos modos, y como bien puedes suponer, a veces se pica; mal hecho, pero, bueno, humanos somos. ¿Admiración? Está claro que eso siempre se deja traslucir (y no está mal que así sea, forma parte del bagaje de valoración del crítico) en el fondo de una crítica positiva, aunque también creo que hay que procurar no dejarse llevar por el forofismo.

Ya veo, compa PABELA, que tú conoces también bien el paño.Y también observé cómo hace tiempo que introdujiste en tu cinerata el aviso pertinente. Yo aquí, francamente, espero no verme en la necesidad, vaya...

Un fuerte abrazo a los tres, gracias por vuestros comentarios y buen fin de semana.

Noemí Pastor dijo...

El insulto gratuito en Internet se está elevando a la categoría de género literario.
Ni se me ocurrirá decir nunca que ha jugado mal el Barça, ya que soy incapaz de igualar al dedo pequeño del pie derecho de Messi.
La Butaca es un sitio coj..., digo estupendo. Uno de mis favoritos.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No sé si tanto como género literario, compa NOE, pero, desde luego, extendido sí que está, no cabe duda. Y sí, La Butaca es cojonuda, chochuda, y todo lo que queramos; una muy buena web de cinem de lo mejorcito por la Red (y sigo insistiendo en lo feo que está que lo diga uno que colabora ahí, pero...).

Un fuerte abrazo, gracias por el comentario y buena semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.