miércoles, 22 de septiembre de 2010

Carancho (Argentina, Francia y Chile; 2010)

La “cosecha donostiarra” empieza a dar sus primeros frutos, y cuando aún no se han cerrado sus diferentes secciones, ya hay películas proyectadas en las mismas que empiezan a llegar a las pantallas comerciales. Es el caso de “Carancho”, último film del director argentino Pablo Trapero, que, como miembro del jurado de la Sección Oficial, no ha podido presentar (por obvios motivos) su film en dicho apartado, pero sí en la no menos prestigiosa e interesante Zabaltegi-Perlas de otros festivales. Y que, además, se trata de una cinta que, habiéndose estrenado en su país de origen hace ya algunos meses, viene acompañada de referencias críticas más que estimables. Si a todo ello le sumamos la presencia, al frente de su reparto, de un hombre que se ha ganado, a lo largo de los últimos años, un prestigio y una popularidad más que estimables en nuestro país, como es Ricardo Darín, ya deberíamos tener ingredientes más que sobrados para augurar una buena marcha a este film argentino. Pero (y es que siempre hay un pero —e incluso más de uno...—) no todo son perspectivas bondadosas en la carrera comercial que ahora emprende esta película.

La trayectoria de Pablo Trapero nos muestra que su cine, centrado más en la denuncia social y en la inducción a la reflexión sobre temas de calado colectivo que en las historias de corte dramático más convencional, siempre ha tenido una excelente acogida en festivales y entre la crítica, pero tales “bondades receptivas” no han venido acompañadas de resultados de taquilla en consonancia. No es el primero, ni es el único: casos como el suyo también son constatables en nombres como Ken Loach, Aki Kaurismäki o Emir Kusturica (por nombrar a otros cineastas bastante significativos). En el caso de “Carancho”, su componente argumental (un cruce entre el drama romántico que se plantea con la relación entre sus protagonistas, y la denuncia de un fenómeno que, al parecer, está bastante extendido en Argentina —el de las corruptelas que se tejen alrededor del aseguramiento de accidentes—) no apunta, al menos en principio, a un público de corte muy minoritario; pero está claro, eso sí, que no es la última de Judd Apatow... ¿Resultados? A comprobar. Ojalá el carancho (que, al fin y al cabo, y aun siendo un ave carroñera, es bastante más hermoso que el buitre —Trapero dixit—) alcance un vuelo alto.

* APUNTE DEL DÍA: volvemos de nuevo con la panorámica de los estrenos para la próxima semana; el enlace, aquí.

* Apuntes sobre el cine que viene L.-

8 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Darín es su mejor baza, creo. De hecho yo la veré por él.

Pabela dijo...

Si bien no puedo dejar de alabar a Darín quien siempre satisface actoralmente, este film me pareció de lo peor. No me parece que sea un film de Trapero, no sé parecería hecho por otro y realmente la Guzman, su esposa y protagonista de la película es sumamente sosa. EL guión... bueno ya lo evaluarán ustedes pero no me parece que represente cabalmente la profundidad de lo que realmente pasa con la cuestión de la corruptela, sino que a puro ruido y violencia quiere mostrar algo que finalmente termina por no profundizar. Puro ruido, puro ruido. Una mezcla entre policías en acción y ER espantosa. Se nota que no me gustó?? jajaja

39escalones dijo...

También a mí me pareció algo fallida, repetitiva, previsible y tópica. Pero, con todo, mucho mejor que el Hollywood vulgar.
Abrazos.

ANRO dijo...

Hombre, Manolo, una pelí con Darin dentro no da malas perspectivas. Todo será cuestiòn de ir a verla y después opinar, aunque ya veo que algún comentarista no está de acuerdo, de hecho la califican de espantosa.....mare de deu!...en fin, ya veremos.
Un abrazote.

Facebook Argentina dijo...

Muy inetresante este film de Pablo Trapero, esperemos que cubra las espectativas Personalmente me gustaria verla. En Argentina se habla mucho de ella. :)

Elvira dijo...

Como decís, Ricardo Darín es una buena baza. Veremos el resto.

Un abrazo y buen fin de semana (aquí empieza hoy)

Manuel Márquez Chapresto dijo...

En mi ciudad, compa MARCOS, y como ya me barruntaba, el único “Darín” al que tenemos acceso es al de El hijo de la novia (si tienes el DVD, claro…). Una pena, Carancho no se estrena (dicho sea sin ánimo de hacer pareado…). Así que ya nos contarás tú…

Vaya, compa PABELA, tu opinión es totalmente demoledora, dejas poco margen para la esperanza. En fin, se ve que cada cual ve la peli con sus muy particulares anteojos, otras refrerencias que leí de compatriotas tuyos tenían un planteamiento totalmente diferente. Pero, ya ves, no lo voy a poder comprobar hasta dentro de algún tiempo…

Caramba, compa ALFREDO, veo que tuviste ocasión de verla antes de su estreno comercial. Suerte la tuya, aquí ni después de él. Y después hablaremos de mercado, libre competencia, supresión de subvenciones. Pero si no podemos ni verlas, ¿cómo vamos a juzgarlas, cómo vamos a saber si nos gustan o no, si son mejores o peores que las yanquis, si…? En fin, lo dejo, que me enciendo…

Un fuerte abrazo a los tres, disculpas por la demora, gracias por vuestros comentarios y buena semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Espero, compa ANTONIO, que tú sí tengas la suerte de poder verla. Ya ves que, en según qué barrios, algunos nos tendremos que aguantar. En fin, nos conformaremos con otras cosas (ví Astro Boy y disfruté como un chiquillo con lo que disfrutó mi peque…), y ya habrá ocasión. Si la ves tú, nos cuentas…

Compa ELVIRA, ya veo que lo de Darín suscita “tranquilidad” generalizada. Y no me sorprende, es un actor que ha demostrado solvencia en grado sumo, así que poco cabe temer respecto a sus prestaciones (otra cosa será el resto de los ingredientes del “potaje”…).

Un fuerte abrazo para los dos, muchas gracias por pasar y comentar y buena semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.