jueves, 26 de agosto de 2010

Conocerás al hombre de tus sueños (You will meet a tall dark stranger; España/U.S.A., 2010)


Aunque existen muchas personas que piensan que el talento, al igual que la energía (según la manida formulación einsteiniana), ni se crea ni se destruye, y sólo se transforma, hay ciertos autores empeñados en rebatir, con su práctica en los últimos años, la veracidad de tal aserto. Es el caso de Woody Allen, un director que ha firmado algunas de las más memorables páginas cinematográficas de los últimos cuarenta años, pero que, manteniendo un ritmo de estrenos estajanovista, hace ya algún tiempo que pasó de generar una expectante ilusión entre la crítica cinéfila con motivo de cada uno de ellos a provocar un run-run temeroso, ante la constatación de que, lejos de remontar el vuelo creativo, cada uno de sus films termina echando una palada más de tierra con la que ensuciar y emborronar un historial que guarda títulos de brillantez inmensa. En tal tesitura, nos llega su última propuesta, “Conocerás al hombre de tus sueños”; y no es buen augurio que, a día de hoy, se venga hablando mucho más de algo tan meramente circunstancial como es su estreno mundial en nuestro país —en Avilés, concretamente— que de sus elementos más propiamente relativos al mundo del cine.

A la última propuesta de este neoyorquino militante —aunque cada vez le resulte más complicado poder rodar en sus tan caros (dicho sea en todos los sentidos...) escenarios de Manhattan y Brooklyn— no le falta ese reparto de campanillas al que siempre nos tiene acostumbrados —y que a cualquier otro director que no se llame Woody Allen le costaría horrores (y muchísimos millones de dólares...) reunir—, con nombres como los de de Naomi Watts, Anthony Hopkins, Josh Brolin o Gemma Jones (también figura en él Antonio Banderas, por cierto...); y los apuntes que constan en las informaciones disponibles acerca de sus componentes argumentales dibujan una historia que se mueve, también, en las constantes habituales del autor: enredos amorosos al hilo de infidelidades, insatisfacciones y una especie de huida permanente hacia adelante en busca de la felicidad en ese terreno. Pero, salvo reencuentro gozoso con un pulso narrativo perdido hace ya varios rodajes, es muy de temer (y ojalá anduviera tremendamente errado...) que poco haya disfrutable, más allá de algún destello aislado (por aquello de que el que tuvo, retuvo, fundamentalmente...). Demasiado poco para quien, en su día, hizo films absolutamente memorables. Una pena...
PRONÓSTICO: lo normal sería que no, pero siempre cuesta resistirse a un Woody Allen (aunque sea de éstos...).

* Apuntes sobre el cine que viene XLVIII.-

17 comentarios:

ANRO dijo...

Amigo Manolo, se que lo que voy a decir me va a costar caro, pero el compadre Allen ya está chocheando. Desde la infausta "Vicky etc. etc" e incluso alguna anterior ya se notaba que el hombre estaba viviendo de las rentas.....ahora ya es una certeza. Es obvio que donde hubo retuvo así que seguimos apreciando chispazos....pero obras como Manhattan, "Delitos y Faltas", "Anna y sus hermanas" ymuchas otras...esas ya no volverán (remedando a Becquer)Tampoco son muchos ya los que se disputan cartel en sus pelis. El Banderas nunca ha sido un gran actor ni mucho menos y las viejas glorias como Hopkins no tienen ningún problemas en aceptar un trabajo.
En fin, seamos justos y que el maestro Allen se conforme con su glorioso pasado y deje paso a nuevos maestros(eso ya es más difícil, pero no imposible.)
Un abrazote.

Música dijo...

con Match Point pegó un giro interesante, quiso repetir con el sueño de Casandra pero no le salió tan bien, gracias a esta empezó a convencerme Collin Farrel.
Scoop me gustó, sonaba al Allen de antes, y SOY DE LAS QUE DISFRUTÓ CON VICKY, CRISTINA...siiiiiiiii!!!, si hay que hacer una peli de tópicos pués que sean todos juntos!, disfruté.
Yo con encontrar una frase del tipo: "cada vez q escucho a Wagner me entran ganas de invadir Polonia", pués oiga, q me voy contenta.

Palmira Oliván dijo...

La última obra maestra de Woody fue "Días de radio", eso sin dejar de lado a "Hannah y sus hermanas", "Días de radio", "Manhattan", "Annie Hall", "Todo lo que usted quiso...", y etc... A mí me gusta el Woody Allen desde 1967 hasta finales de los ochenta, desde entonces, hace cine "infumable" (al menos, para mí).

Woody, tuviste tu gloria, pero ya "chocheas" (lo siento Manolo).

Pero sigo echando de menos alguna frase mítica de Woody como en sus otras pelis. En las actuales, desde los noventa acá, no he encontrado ninguna. Una lástima.

Un beso y un abrazo Manuel.

Josep dijo...

De verdad de la buena que el sábado pasado viendo la tele de pasada a mediodía me pareció entender que Banderas "salía" en una película de Woody Allen y me pareció que estaba mal del oído: yo, quiero decir.. ;-)

Ahora veo que resulta que oigo perfectamente y que no fue una alucinación, pero me temo que Mr. Allen está un poquitín de capa caída, aunque como tú, me parece, si me cae cerca casi seguro que le doy un vistazo.

Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Ah Manuel...¡qué pena!. Lo último que me gustó de Allen fue "Acordes y desacuerdos" pero de ésta no esperaba más. Coincido contigo.

Bruja Truca dijo...

Eso de hacer una peli por año algún inconveniente debe tener. A mi me gustó "Si la cosa funciona". Evidentemente me gustan muchísimo más todas las peliculas suyas que nombrais como obras maestras, pero bueno como se suele decir "que le quiten lo bailao". Woody Allen es Woody Allen, se ha ganado que tengamos ganas de ver la pelicula, aunque sea por lo que fue. Siempre queda la duda razonable de que puede ser buena. Hablo en general, porque entre el Banderas y Penélope Cruz...
Un abrazo.

39escalones dijo...

Fíjate que me cuesta decirlo, pero estoy en completo desacuerdo con el comienzo del texto, por ende, con su continuación y, como conclusión, con la mayoría de los comentarios. Por muchas razones que no caben en un simple comentario, pero me gustaría saber por qué se critica a Allen porque, según algunos, ya no está a la altura de lo mejor que hizo (ojo con santificar cosas como "Delitos y faltas", por cierto), cuando nos tragamos cantidades ingentes de basura sin adulterar a las que no exigimos nada sobre la base del "santo entretenimiento". El cine de Allen no ha perdido ni un ápice de ingenio ni de inteligencia, y sigue teniendo susreferentes de siempre. Quizá lo que ha cambiado es el público y, en eso, amigo Manuel, él no tiene la culpa.
Eso sí, "VCBarcelona", no me gustó.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa ANTONIO, aquí las opiniones formuladas con opinión y respeto, como lo son siempre las tuyas, nunca cuestan caro (yo, al menos, no "cobro", ya sabes...). Además, creo que estamos bastante de acuerdo en prácticamente todas las apreciaciones, incluida la de Banderas; por otro lado, no termino de ver que esté en el propósito de Allen la opción de retirarse. ¿Por qué? No sé, igual necesita el dinero que le reportan las pelis, igual él es de la opinión de que sigue manteniendo un nivel artístico elevado (en cuyo caso, le recomendaría que se sentara un par de días tranquilamente a repasar sus ocho, diez últimas películas...). En fin...

Compa MÚSICA, yo no sabría situar con mucha exactitud el punto en que Allen empezó a bajar su nivel de calidad, tampoco creo que haya sido una línea muy regular; en mi caso, yo lo situaría en Melinda y Melinda. Match point me gustó -aunque sin tirar cohetes...-; El sueño de Casandra, también -aunque algo menos-; y Scoop me parece una verdadera patochada. La verdad es que son tantas y tantas pelis, es lo que tiene ser un director tan prolífico. Ah, y veo complicado que frases de ese nivel de genialidad las pueda estar reproduciendo Woody Allen eternamente, todo tiene un límite; eso sí, las que ya parió, paridas quedan (dicho sea sin segundas...).

Compa JOSEP, ya ves que no era un fallo de "oreja"; real como la vida misma. Eso sí, no sé muy bien de qué es demostrativo una circunstancia como ésa, de veras que no lo sé. A ver si tengo ocasión de verla y ya constato, es la única forma de salir de dudas. Pero no tengo buenas "vibraciones", que diría aquel...

Un abrazo muy fuerte para los tres, gracias por vuestros comentarios y que disfruteis del fin de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa PALMIRA, veo que aún eres bastante menos indulgente que yo con Woody Allen; yo aún creo que se podría prolongar algo más su etapa creativa interesante, eso sí, no demasiado. Y, desde luego, el nivel de esos títulos que reseñas es que es muy difícil de alcanzar incluso por el mismo autor que lo has creado, es un listón demasiado exigente, me temo...

Compa MARCOS, veo que tú también lo tienes bastante claro. Acordes y desacuerdos, curiosa y hermosa peli, vaya que sí. Y sí, puede ser esa una frontera más o menos reconocible, aunque, en mi caso, yo salvaría tres de las posteriores, La maldición del escorpión de jade, Hollywood ending y Match point. Pero está claro que cada cual sitúa la frontera en el punto que considera más acorde a su punto de vista, claro está...

Un abrazo muy fuerte para los dos, gracias por vuestros comentarios y que tengais buen fin de semana.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa BRUJA TRUCA, creo que esa, la de ser excesivamente prolífico, además de la de la edad (que no perdona, imperativo fisiológico...), son circunstancias que muy bien pueden explicar el declive creativo de Woody Allen. Que eso le dé patente de corso... bueno, supongo que eso depende de lo indulgente y comprensivo que quiera y pueda ser cada cuál. Lo que está claro es que se la concede para seguir haciendo pelis, cosa que otro, sin su prestigio, y con esos mismos guiones, dudo mucho que consiguiera.

Compa ALFREDO, ¿por qué te habria de costar manifestar tu discrepancia? En esta cibercasa siempre son bienvenidas las opiniones contrarias a la "voz del dueño" (o sea, la mía) y sus demás contertulios (por muy mayoritorias que sean), siempre que se formulen con respeto y educación, cual es el caso de la tuya, en la que, además, y para mayor honra, concurre otra nota importante, que es la de su argumentación y fundamentación. Que a tí te siga pareciendo el cine reciente de Allen tan bueno como el de su época de mayor prestigio, en fin, es algo que no comparto, pero que respeto y entiendo desde la muy libre apreciación de cada cual, en base a muy diversos criterios y consideraciones (me parece lógico que no te extiendas en ello, aunque es una argumentación que me gustaría conocer, como bien puedes imaginar, y que puedes plantear aquí mismo, si así lo deseas; yo, encantado). En cuanto a lo del "doble rasero", eso creo, francamente, que tiene una explicación muy sencilla: a Woody Allen se le exige mucho más porque sus precedentes permiten esperar algo más, mucho más, cosa que, de otros, desgraciadamente, pues no es el caso. Que Judd Apatow haga una astracanada, pues en fin, qué quieres que te diga, eso es lo que se dedica a hacer habitualmente, no sé por qué me habría de esperar otra cosa; en cambio, que la haga el Woody Allen que ha firmado cintas como las que se han nombrado aquí ya por algunos comentaristas, pues supongo que, por una mezcla de decepción, amargura o resentimiento, termina resultando mosqueante. En definitiva, que no creo que Woody Allen no es la "víctima" de las veleidades de un público injustamente exigente con él; es la víctima del propio listón que él ha situado, con su obra, a una altura inmensa (ya quisieran muchos penar por tal circunstancia; entre un grande venido a menos y un mediocre, el grande, por supuesto...). Bueno, siento haberme extendido tanto, no está bonito esto, pero quería precisar esos puntos.

Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios, y que tengais un buen fin de semana. Un fuerte abrazo y hasta pronto.

P.S. ah, un último apunte. Delitos y faltas no sólo me parece una de las mejores pelis de Allen; me parece una de las mejores pelis, así, sin más...

David dijo...

Pues no sé qué decir de esta entrada, ni del primer comentario de Anro. Pensaba que era la reseña (y la pospuse en lectura por si iba a verla), pero veo que es más bien un... qué nos vas a dar Woody.
A mí me da igual que haga una cagada tras otra (bueno, sería mejor que fueran buenas por lo menos, pero ya me entendéis)...Como dices, haga lo que haga, ya tiene unas cuantas obras maestras.
A mí Match Point me gustó mucho (bueno, me deprimió mucho). Y sí, era Delitos y faltas revisitado en clave más dramática, pero me gustó. Y bueno, luego con la de Scoop hizo lo mismo en clave cómica y fue bastante más floja,pero me entretuvo.
No he visto El sueño de Cassandra... Y lo cierto es que las de Woody no voy a verlas como antes hace unos añitos (obligado cumplimiento)...Pero esta igual voy (sale Naomi Watts!)
Así que estoy un poco con el comentario de 39escalones, pero creo que sí ha perdido algo su cine (es difícil mantener la brillantez de forma regular, ¿no? y eso que él lo hizo unos añitos). Y "santificar" no, pero Delitos y faltas es una estupenda película.
Un saludito.

39escalones dijo...

En este punto sería bueno escuchar o leer lo que el propio Allen dice de "Delitos y faltas", y así quizá se entienda el por qué de las reservas hacia esa película.
Por lo demás, no pretendía decir que sus películas sean de calidad similar a las de hace treinta años, pero, dos notas: "Match point", que sí lo es, y "Si la cosa funciona", cuyo guión es de la epoca de "Manhattan". El problema no viene tanto de la consideración sobre su cine actual, sino de la sacralización de determinada época suya como director. Recuérdense sus inicios, véase su obra como conjunto, y entonces nos daremos cuenta de que no hay partes o secciones buenas y flojas, sino que la discontinuidad ha sido la nota predominante en su carrera, los altos y los bajos. Sólo que los altos son muy altos y los bajos son más altos que en la mayoría de sus homólogos.
Abrazos.

Música dijo...

por fin la he visto y me ha gustado mucho más de lo que esperaba, merece la pena y...no chochea para nada, el genio-ingenio lo sigue acompañando

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Veo, compa DAVID, que te sitúas en un "punto intermedio": que sí, pero que no; que no, pero que sí. Creo que, viendo la errática trayectoria de Allen en los últimos años, puede ser la postura más razonable. En todo caso, si ves la peli (detalle que habremos de agradecerle a la bellísima -y estupendísima actriz- Naomi Watts), no dejes de pasar por aquí a contarlo...

Compa ALFREDO, tu apunte creo que centra muchísimo tu posición, y la aclara también enormemente; me alegra mucho que la hayas formulado, porque enriquece mucho el diálogo, y creo que nos sitúa, a todos, mucho mejor en relación con posibles consideraciones sobre la carrera de Allen, vista en su conjunto. Está claro que todo autor reputado, sea de lo que sea (literatura, música, cine...), con un cuerpo de obra extenso (y el de Woody Allen ya es no extenso, sino extensísimo), no puede, por pura cuestión casi estadística, mantener un nivel homogéneo, y más aún si este nivel (como también es el caso) es elevado, con picos muy elevados. Ah, no sé lo que opina Woody Allen sobre Delitos y faltas, pero me temo que no voy a estar de acuerdo con él (por lo demás, no suelo creerme mucho lo que los directores, en general, manifiestan sobre sus pelis: mienten más que los abogados...).

Bien, compa MÚSICA, ya hay en esta cibercasa alguien que la ha visto. Y veo que te ha gustado. Me alegro. De todos modos, supongo que serás bien consciente de que no es tu opinión la más extendida entre la crítica cinematográfica. Pero, bueno, ya se sabe, gustos, colores, visiones y apreciaciones: "cauno" y sus "caunás"...

Un fuerte abrazo a los tres, gracias por comentar (es lo mejor de este invento) y hasta pronto.

Música dijo...

hay momentos gloriosos, no te la pierdas, supera a muchas de las últimas, hay frases de las que esperamos de Allen, las críticas no dejan de ser meras opiniones subjetivas de gente provocativa que aburren repitiendo estrategia ;-)

Noemí Pastor dijo...

Querido compa Manuel: como he dejado escrito en mi humilde blogsito, no veo decadencia en Allen en absoluto. La peor de sus líneas de diálogo supera a casi todos los guiones rasposos que me trago en un año. Bueno, no voy a repetir lo que ya he dicho. Salud y anarquía.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Compa MÚSICA, me alegro de que la hayas disfrutado; aún no la he visto, pero espero hacerlo antes de que salga de cartel (y ya contaremos, ya...).

Compa NOE, ya pasaré por tu "cibercasa" a ver qué cuentas de lo útltimo de Woody (ví que habías publicado una reseña, pero no la he leído aún; todo se andará). El problema, de todos modos, radica en que a Allen nunca se le compara con lo que le circunda (como suele ser habitual con cualquier otro cineasta), sino con su propio "sistema solar" (es decir, su filmografía previa). Y, jugando en ese terreno, como bien puedes entender, le pasa como a todo genio grande; lo tiene muchísimo más complicado, claro...

Un fuerte abrazo para las dos, buen fin de semana y hasta pronto.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.