jueves, 22 de julio de 2010

Concentración, dispersión (Metablog XXXII)

Hace sólo unos días, cancelaba mi cuenta de Twitter. Esperaba tener más interacción en esa red, pero el nivel al que la desarrollaba no me parecía satisfactorio, mientras que, en contrapartida negativa, me generaba una excesiva distracción (la atención a la línea de mensajes me robaba un tiempo del que prefería disponer para otros usos “internaúticos”). Estoy satisfecho de la decisión, dado que, gracias a ella, he conseguido ganar en un aspecto que me parecía especialmente interesante. Concentración.

Pero —ya ven ustedes, amigos lectores, las cosas de la vida— hace sólo unos días, me inscribía como colaborador en Suite101. Tuve noticia de este sitio colaborativo a través de un artículo en el suplemento de informática de El País (Ciberpaís) del pasado jueves; me picó la curiosidad, solicité el alta y... ¡voilà!: admitido. Ya he publicado mi primera reseña, y, si la experiencia me sigue resultando satisfactoria, espero poder publicar muchas más. Eso sí, siendo consciente de que la atención a este “nuevo frente internaútico” conlleva un incremento de algo que no me resulta generalmente grato. Dispersión.

Concentraciòn y dispersión. El ying y el yang de mis correrías cibernéticas, en tensión constante, y no siempre (más bien, casi nunca) equilibradas. En el “mundo real” (si es que eso existe; hay días en que, francamente, no lo tengo nada claro), tiendo a huir de lo espasmódico, de lo convulso, de lo acelerado. Pero en estos ciberpagos, me cuesta no ser presa de una tendencia permanente a trastear, a probar, a picar de aquí y allá. ¿El signo de los tiempos, los usos y pautas del común de los pobladores del ciberespacio? Supongo que la respuesta afirmativa vale para ambas cuestiones, pero de ello, amigos lectores, serán ustedes quienes me hayan de dar rendida cuenta. Si a bien lo tienen. En todo caso, y por adelantado, muchas gracias...

23 comentarios:

unamaruja dijo...

A eso se le llama "picaflores". Yo soy de las tuyas, me encanta probarlo todo o casi todo :)

Titajú dijo...

Mi marido está en twitter y no para de mandarme cosas que no me interesan para nada (a ver,él es teleco, qué narices me importarán a mi las nuevas redes hdu para la conexión inalámbrica de un Media Center con una cpu, pongo por caso) y no las leo jamás, cosa que él sabe.
Nunca me llamó twitter, y a base de mucho romperme al cabeza consiguieron que me metiese en Facebook, donde tengo una cuenta que nunca abro y que no doy de baja porque estoy en el grupo de una amiga a la que se le ahogó el niño en la piscina del cole y pide justicia. Se llama ¡justicia para Diego! El día que consigamos justicia, cierro mi cuenta del Facebook.
Yo soy blogger, y me gustan los blogs. Aquí seguiré

ANRO dijo...

Querido Manolito me parece muy bien esa concentraciòn-dispersión de que hablas, pero llega un momento en que te saturas y se te queda como un vacío.
Inclusive ocurre con el blog...cuanda pasa un tiempo te preguntas si vale la pena esforzarse y te planteas cerrar el negocio.

Yo he llegado a una conclusión que pienso seguir tal que pase el verano. Seguiré tranquilamente mi ruta y me pasaré por las casas de los amigos y chachi piruli, sin facebook, sin twiter, sin zarandajas de ninguna clase y tal vez dure algunos añitos en la palestra.
Por supuesto una de las casas que visitaré siempre será la tuya, en algo se tiene que notar que somos paisanos, ¿o no?
Un abrazote.

Josep dijo...

Supongo que cada cual busca satisfacción por su camino propio que no tiene porque parecerse en nada al de los demás.

El problema de ocuparse de más de un sitio es esa dispersión que me parece optimizable cuando es laboral, pero desventajosa cuando se trata de una afición, salvo que estés jubilado y no es tu caso, Manuel, ni el mío, y tampoco lo digo con segundas para Antonio.

Es una cuestión de tiempo: yo prefiero ceñirme a mi bloc de notas y además de forma casi especializada, y aun así, me falta tiempo para leer libros y ver películas, y eso que la tele casi ni la veo.

El twiter no lo tengo y el facebook no lo uso, como bien sabes.

Pero la temática que propones tan brevemente daría para mucho más si nos adentráramos en las peculiaridades e idiosincrasias del metalenguaje de cada red social y su diferencia con algunos -no todos, tampoco- blogs en los que las entradas denotan un trabajo y vocación que van mucho más allá de un simple copiar y pegar.

Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Manu. La verdad es que a mí me roba mucho tiempo ya esto de los blogs como para inscribirme en otra red social. Hubo un tiempo que estuve en facebook pero lo dejé... y eso que tenía hasta una granja...jejeje. Lo de twitter nunca lo he probado y tampoco sabía que existía esa última que comentas en la que te acabas de dar de alta. Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Compa MARU, creo que lo has definido con la palabra más que exacta. Y sí, ya me consta que compartimos la querencia por esto del trasteo aquí y allá.

Compa TITAJÚ, pues dile a tu marido que deje de mandarte "twitteradas" sin utilidad (o no; supongo que a él no deja de hacerle ilusioncilla). Tu dedicación tan "específica" al Facebook supongo que hace que no te consideres ni siquiera usuaria; y sí, de tu querencia bloguera tengo constancia más que clara. Querencia y productividad, que actualizas con constancia y regularidad, vaya que sí...

Compa ANTONIO, no sabes cuánto me alegra el que me digas que me tienes entre tus "elegidos". Una satisfacción, y un orgullo, desde luego que sí. Y cuenta con que yo también seguiré trasteando por tu "cibercasa", esa en la que piensas concentrar dedicación y energía, algo que me parece muy bien, aunque yo no sea capaz de manejarme así...

Un fuerte abrazo para los tres, y que tengais un magnífico fin de semana.

Elvira dijo...

Yo también probé lo de twitter y lo dejé, no me divertía nada. Mucho mejor esto de los blogs.

¡Suerte en tu nueva aventura!

Un abrazo y buen fin de semana!

PMM dijo...

Pues está bien probar, como también está bien cancelar aquello que no te gusta. Yo tengo blog, porque quería, necesitaba, contar algo. Si tengo algo que decir publico, y si no, pues no. En Facebook me pasa casi lo mismo, lo tengo para contactar sobre todo con amigos que tengo lejos y compartir ciertas cosas con ellos.
El resto la verdad, no lo necesito.

andrés dijo...

Quien se invente una herramienta de software que logre concentrar esa dispersión, a veces necesaria, en una sola interfaz será un genio; el algo como los cargadores de móviles y demás aparatos: ¿realmente es tan difícil? Un abrazo, Manuel, y que paséis buen verano.

andrés dijo...

Sobre el comentario de Anro, aquí un poco más arriba: es curioso que esta dispersión de herramientas, TW y FB, que al principio han vaciado la blogosfera de interacción (¿recordáis como eran los hilos de comentarios tan solo hace dos años?) resulta que ahora, por sus limitaciones y el hartazgo que producen, quizás porque no pueden albergar contenidos un poco más elaborados, producen una cierta vuelta al blog, y le dan nuevo prestigio. Porque no sólo de conversar vive el hombre: de conversar sí, pero sobre una base, sobre algo. Abrazos, AM.

Noemí Pastor dijo...

Yo uso el Twitter a modo de teletipo: estoy suscrita a cadenas de tele y periódicos, me llegan las noticias y entro en lo que me interesa.
Habrá que probar ese nuevo artilugio diabólico que mencionas.

Enrique Ortiz dijo...

Pero, compa, qué lujazo de artícula te mercas en 101 sobre el tour, qué maravilla. Abrazos fuertes.

Manuel Márquez dijo...

Compa JOSEP, tu reflexión, como de costumbre, no se ciñe a una pasada rápida, no, nada de eso. Escarbas en el tema, y lo haces bien, aunque no termine de ver muy claro esa diferenciación entre lo profesional y lo "amateur", en cuanto a la dispersión. A mí me parece menos "peligrosa" la dispersión en materia aficionada, en la cual, en último extremo, siempre te cabe plegar velas sin mayores daños, pero, bueno, es cuestión de perspectivas.

Compa MARCOS, ya me consta que no te prodigas mucho por otros territorios (al menos, no tienes "marcas identificativas" en tu cibercasa). Granjero en Facebook, eso sí que es una sorpresa (yo, a tales extremos, aún no he llegado, aunque tampoco me fío de mí mismo, todo se podría andar...). Suite 101 no es, propiamente, una red social, aunque quepa encontrar algunos elementos de similitud.

Compa ELVIRA, no me extraña que terminaras dejando Twitter: ahí hay poco margen para tus magníficas fotografías (o, al menos, me da a mí que no es su territorio más idóneo).

Un abrazo muy fuerte para los tres y que tengais buena semana (el calor ya viene de serie...).

Manuel Márquez dijo...

Compa PMM, me parece que tu enfoque es de lo más claro y concreto que se pueda formular. Tengo lo que quiero, quiero lo que tengo. Ya me consta que con el Facebook no abusas lo más mínimo, y, sobre el blog, a ver si me doy una vueltecita, que lo tengo muy, muy abandonado (me temo...).

Compa ANDRÉS, me alegra verte por aquí, y, además, por partida doble, en plan "derroche total". Mejor así. Sobre tu herramienta "concentradora", es cierto que hay algún que otro programa más o menos potable (y te puedo asegurar que he probado un montón de ellos, estoy pendiente de todo lo que sale), y no termino de encontrar ese "mirlo blanco" que me dé exactamente lo que necesito. Seguiremos probando, cómo no...

Un fuerte abrazo a los dos y que tengais buena semana.

Manuel Márquez dijo...

Compa NOE, esa utilidad de Twitter que planteas, y que no te discuto -yo mismo la he manejado durante algún tiempo-, prefiero cubrirla con un agregador de feeds (ahora uso Brief, un complemento de Firefox, que es el que más me "cuadra"...). O, en todo caso, con Facebook, aunque, en este caso, la diferencia es que no te actualiza tanto. Pero, en fin, son opciones, todas ellas válidas, por supuesto.
Ya me contarás qué te parece Suite 101, cuando pases por allá.

Compa ENRIQUE, no te puedes hacer idea de la ilusión que me hace el que te haya gustado mi artículo "ciclista". Al fin y al cabo, es un tema que no me es demasiado habitual, pero, bueno, hay que ir picando aquí y allá, que de eso se trata. Muchas gracias por tus elogiosas palabras, todo una inyección de "moral escritora"...

Un fuerte abrazo a los dos y que tengais muy buena semana.

David dijo...

Hola, Manu. Yo, con lo del blog tengo más que de sobra. Sigo tantos que no llego a todos los que me gustaría, así que cosas como facebook, twitter o esa suite101 de la que hablas me parecerían ya demasiadas cosas, demasiada dispersión.Prefiero "concentrarme" en el tema blogs.
Un saludo.

José Núñez de Cela dijo...

Por lo que veo, estoy con la mayoría. Lo del twiter ni olerlo, lo del facebook, poquísimo y porque algún amigo ha aparecido de no sé que tiempos y lugares y no está mal (pero me parece algo exhibicionista y peligroso)
Ya tengo demasiada dispersión en mi vida como para potenciarla. En fin, ... cada uno...
Lo que no me pierdo es tu nueva incursión ciberespacial.
saludos

vihernes dijo...

Estoy con Andro, después de un tiempo te saturas, te haces preguntas, y te queda un enorme vació. Yo también estoy cansada, pero como en todas las cosas me obligare a una cierta constancia, el Twitter me roba tiempo, pero lo peor es que me descorazona, y con el blog, retomare el camino de la introspección, que si bien no interesa a nadie, es lo más interesante de mí. Te deseo buen viaje en el camino de la vida, que como es un pañuelo, nos encontraremos.

Susy dijo...

Jope,
te admiro querido Manuel, yo no soy capaz de mantener un humilde blog sin cortes, como para meterme en otros laberintos del ciberespacio ufff...
el tiempo, que siempre se me hace pequeño.

Me acuerdo a menudo de tí con afecto, que lo sepas!!!

Besos de Susy

Manuel Márquez dijo...

Ya me consta, compa DAVID -así lo has comentado en alguna ocasión-, que te mueves exclusivamente en "territorio blog", y que lo haces en un ámbito tan amplio (sólo hay que ver tu blogroll para comprobarlo...) como para que no eches de menos otras historias. Bien está que así sea, que de todo ha de haber en la viña del señor...

Efectivamente, compa JOSÉ, aquí, en este humilde ciber-rincón, ya veo que predomina el grupo de los "concentrados", con lo cual voy a terminar sintiéndome un poco bicho raro incluso en mi propia "ciber-casa". Y ya me contarás qué te parece ese nuevo ámbito, Suite 101, en el que apenas he empezado a moverme. Es otra historia, que poco tiene que ver con lo que trasteo por aquí pero que me resulta interesante.

Compa VIHERNES, el blog resulta extenuante porque no siempre hay tiempo ni ganas, eso es cierto, y sin constancia se hace difícil mantenerlo con continuidad. Que optes por la introspección como temática central para el tuyo no me parece mala opción: siempre encontrarás almas gemelas (o, en su defecto, mellizas al menos...) que se sientan concernidas por lo que cuentes y cómo lo hagas, y por ahí andarán, ya veras. Y sí, nos seguiremos encontrando, aquí, allá o acullá...

Compa SUSY, gracias por tus muy cariñosas palabras. Sí, el tiempo se nos termina no sólo escapando, con esa velocidad tan endiabladamente suya, sino haciéndose hasta nuestro enemigo, con el que andamos siempre en pelea. Hazte huecos, y sigue regalándonos las palabras de tu "cibercasa": tus lectores las esperamos, que te conste a tí también.

Un abrazo muy fuerte, muchísimas gracias por vuestros comentarios y que esta calurosísima semana termineis de "roella" bien.

Superación personal dijo...

No conozco Suite101 pero voy a echarle un vistazo. Con respecto a twitter pienso que te equivocas. A mi me costó 1 año entenderlo y sacarle partido. Para mi es una excelente herramienta de información. Sólo tienes que cuidar mucho qué personas sigues, eliminar la morralla y a aquellos que no aportan nada. Te quedas con los que comparten buena información.

Saludos y excelente blog.

Superwoman dijo...

Yo es que necesito varias vidas más pero siempre he huído de twitter, soy una mujer de muchas palabras...
Un supersaludo

Manuel Márquez dijo...

Pues ya veo, compa SUPERWOMAN, que coincidimos en ambas dos cosas: la falta de tiempo y la "sobra" de palabras (bueno, palabras nunca sobran, supongo, ¿no? ¿o sí...?).

Un fuerte abrazo y buen día.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.