miércoles, 16 de junio de 2010

LA FIERA DE MI NIÑA (BRINGING UP BABY; U.S.A., 1938)

La percepción de la obra artística siempre es una cuestión muy personal y vinculada a elementos no siempre —ni en su totalidad— racionalizables. Esto, que es asi, visto en perspectiva general, alcanza su máxima expresión en el caso del cine de comedia: no hya elemento más "de tripa" que el del humor. Y a mí, por más mayoritaria que pueda ser la opinión favorable de las corrientes críticas más sesudas y cinéfilas, la screwball comedy no me llega, qué quieren que les diga. ¿Que lo siento mucho? Pues bien, lo siento mucho. De veras.

Ese encanto inasible, en el que algunos ven graciliad y ligereza, me resulta, más bien, futilidad e inconsistencia, un "vacío de guión" totalmente insufrible. A partir de ahí, la agilidad narrativa, la química entre los protagonistas o la agudeza e ingenio de los diálogos me parecen meros aditamentos que, añadidos a un armazón sin la debida solidez, no consiguen dotar al conjunto de la suficiente calidad. No habría de sorprenderles, pues, en la medida en que constituye una de sus piezas más señeras y representativas, que un flm como "La fiera de mi niña" no me haga excesivo tilín. Lo siento mucho. De veras.

En cualquier caso, no se pueden dejar de apreciar, ni siquiera por sus más acérrimos detractores, y a menos que se carezca de la más minima sensibilidad cinematográfica, de ciertos aspectos positivos, que incluso cabría calificar de brillantes: el manejo del tempo narrativo, algo en lo que siempre se mostró particularmente ducho un maestro como Howard Hawks, manejador de todos los géneros, y en todos con igual desenvoltura; algunos gags verbales y/o visuales especialmente afortunados, y que consiguen arrancar un abierta sonrisa por su chispa e inventiva (en este sentido, cabe destacar las secuencias del inicio y del final, dos buenos botones de muestra); y, por supuesto, y muy por encima de todo, el enorme talento que demuestran dos monstruos de la talla de Cary Grant y Katherine Hepburn, cuyos despliegues gestuales y declamatorios son de un nivel inmenso, una auténtica gozada. Pero creo que, por muy disfrutables que resulten todos estos elementos, no consiguen "salvar" la película. De verdad que así lo creo. Y lo siento mucho. De veras.

El problema (si es que cabe calificarlo como tal) de una película como La fiera de mi niña es, básicamente, de guión, de trama. No es la pretensión de este humilde escribiente que un guión de comedia haya de estar dotado de unas especiales densidad o profundidad; no, no es eso, se trata, simplemente, de encontrarse con una historia que, amén de entretenida, ofrezca la ligazón suficiente entre sus episodios y aconteceres como para que pueda calificarse de tal, de una historia, y yo, qué quieren que les diga, me pierdo en ese batiburrillo de tías multimillonarias y sobrinas locuelas, clavículas intercostales de dinosaurios enterradas por perros en jardines, leopardos (mansos) regalados por hermanos residentes en Brasil vs. leopardos (fieros) huidos del zoológico; y suma y sigue, que aún me dejo, con toda seguridad, algún detalle olvidado. No sé, puede que se trate de un simple problema  neuronal del que suscribe, quién sabe. En todo caso, tanto si es así, como si no, lo siento mucho. De veras.

Tengo la completa seguridad, por propia experiencia (ya me ha pasado en alguna que otra ocasión), de que habrá quien piense, a la vista de las opiniones expresadas en los párrafos precedentes, que lo mío es pura pose, una combinación de esnobismo patético y afán presuntuoso de provocación infundada. Les puedo asegurar que nada más lejos de mi intención, carente por completo de cualquier ánimo en esa línea. De todos modos, si aun con tales consideraciones, alguien pudiera sentirse ofendido por el desafecto objetivo que se desprende de mi opinión, vayan desde aquí, y ahora, mis más sinceras disculpas. Lo siento mucho. De veras.

24 comentarios:

Sue dijo...

Me encanta, me encanta, me encanta esta peli.
Y lo bien que lo explicas todo!

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa SUE, por tus elogiosas palabras, todo un estímulo para seguir. Eso sí, me temo que no compartimos entuasiasmo por un film que a mí no me termina de enganchar...

Un fuerte abrazo y buena noche.

Viola Tricolor dijo...

Pues creo que explicas muy bien porque no te gusta para tacharte de snob, pero ¡¡ no me lo puedo creer !! no comparto nada de lo que dices :p, aunque hace como 9 años que no la veo como para decirte algo más que si me encanta es por ellos dos, nunca había oído eso de screwball comedy. Y por ejemplo con faldas y a lo loco tampoco te gusta?? la vi hace poco y cada vez que la veo me gusta más.
besotes!

Titajú dijo...

La vi dos veces: cuando era pequeña y de mayor. Cuando era pequeña me encantó; después no la pude sufrir.
y ¡qué curioso! siempre me quedó grabada la canción:
-"todo te lo puedo dar menos el amor, baby".
Hubiera matado al guionista que dio a Kate un guión de estúpida nata.
Y el final es ridículo del todo.
Se ve que evoluciono, porque ahora tampoco soporto las películas de Doris Day y de pequeña me encantaban.

Manuel Márquez dijo...

De veras, compa VIOLA, que no es ninguna coña, que es que no me termina de convencer (aunque no le niego sus méritos -de hecho, los reconozco generosamente, creo...-). Cuestión de tripa humorística. ¿Screwball comedy? Pues esa comedia absurda hollywoodiense que hizo fortuna en los 30-40, de la que ésta es exponente máximo. En cuanto a la otra que mencionas, Con faldas y a lo loco, sí que me gusta un montón (aunque aún me gustan más otras de Wilder -aunque, probablemente, no sean tan buenas como ésta...-). Ya sabes, lo de los gustos, los colores; en fin, lo de siempre...

Bueno, bueno, compa TITAJÚ, pues ya veo que contigo sí que coincido (en lo de Doris Day, también, aunque eso supongo que es menos complicado; es insufrible...). No me llega, no me llega, qué le vamos a hacer...

Un fuerte abrazo a las dos y que tengais buena noche.

Palmira Oliván dijo...

Lo que más recuerdo de esta peli es la escena del salón: una Katherine Hepburn vacilona, un Cary Grant con los "congojos" de corbata más que "Con la muerte en los talones" y un felino juguetón. Me encanta la peli, aunque no compartamos mismo gusto.

Un beso compa Manuel.

Kinezoe dijo...

Si no te llega, no te llega. Tampoco hay que darle más vueltas, Manuel. Yo, sin embargo, me lo paso genial cada vez que veo esta peli, no sé, disfruto como un enano viendo cómo la Hepburn marea, no sólo al ingenuo de Cary Grant, sino también de paso al espectador, je,je... (por algo le decían comedias alocadas).

El guión de Dudley Nichols no me parece malo, eso sí, tampoco es que sea una genialidad. No obstante, creo que esa confusión a la que haces referencia es premeditada, parte del efecto buscado. Pero vamos, que si no te llega no te llega. Sin problema.

Un abrazo y buena semana, amigo.

PD: Lo siento, no puedo ser objetivo; a mí es que de Hawks me gusta todo. TODO ;-)

Manuel Márquez dijo...

Ya veo, compa PALMIRA, que te integras en la facción "seguidores" del film. Encantado de la circunstancia, en la variedad y la discrepancia están el crecimiento y la riqueza. Pero no los económicos, sino los otros, los importantes (aunque decir esto en estos momentos, con lo que está cayendo, entiendo que puede sonar un poco frívolo, y no es ésa la intención).

Y tú también, compa KINEZOE, te integras en el mismo grupo, vaya. E igualmente me alegro. Que reivindiques a Hawks, por otro lado, me parece no sólo fenomenal, sino un acto de toda justicia cinéfila. Es uno de los grandes, grandes, sin ningún género de dudas...

Un fuerte abrazo a los dos y buena noche.

Marcos Callau dijo...

Es una películamaravillosa. Yo me reía con ella mucho cuando era pequeño al ver cómo imitaban el sonido del tigre y al ver cómo se resbalaba el señor hueso... ¡Qué genial está Cary Grant!. Ahora, cuando la vuelvo a ver, la recurdo con mucha ternura y lo cierto es que me sigo riendo en los mismos instantes.

Mar dijo...

Ha sido leerte y, aunque no te guste, entrarme unas ganas tremendas de volverla a ver. Y es que a mi me encanta, me río a carcajadas y no tengo ni idea de si el guión es bueno o malo, pero si me arranca la risa para mí es suficiente.
Se la voy a poner a mi niña pequeña a ver qué le parece a esta nueva generación.
Encantada de leerte aunque no coincidamos ;)
Besooooo, compaaa

Manuel Márquez dijo...

Veo, compa MARCOS, que te integras en el numerosísimo (gana por goleada...) grupo de los seguidores. Algo que ya me barruntaba, pero que ahora veo confirmado. Bien está que así sea, por supuesto que sí.

Compa THA, lo mismo te he de decir. Si se la pones a tu cría, matas dos pájaros de un tiro: te haces la revisión prevista por tu parte, y te ganas a una nueva "adepta a la causa" (aunque no sé yo si los críos de hoy día, este humor tan blanquito, no sé, no sé...). Ya nos contarás. Y yo que sí me alegro de verte trastear por aquí (que no trasteas mucho "bloguerilmente" en los últimos tiempos...).

Un fuerte abrazo a los dos y buen día.

39escalones dijo...

Siéntelo, siéntelo, Manuel, que esto en el código penal cinéfilo está sancionado con trabajos forzados (verte todas las supuestas comedias de Apatow y Wes Anderson de tirón y hacia atrás).
En fin, estas cosas son muy subjetivas, así que, además de reconocer que la última escena es horrible (recuérdese que se hacía cine para el público de 1938), yo reconozco que, como dice alguien por ahí, a mí me genera tantas o más reservas que a ti ésta "Con faldas y a lo loco"; exceptuando a Jack Lemmon y la canción de Marilyn, el resto nunca me ha gustado.
Abrazos.

alicia dijo...

No pasa nada, Manuel, estás en todo tu derecho de que no te guste la película, pero yo de tí le daría otra oportunidad, porque te he de confesar que en una ocasión a mi también me pareció floja. De todas maneras, se ha de dejar claro que marcó un estilo en la comedia que muchos han querido imitar pero no han conseguido: el de la chica locuela que derrumba todos los esquemas del rígido y sesudo chico, y como yo adoro la pareja Grant/Hepburn, pues les perdono todo.

Manuel Márquez dijo...

Compa ALFREDO, yo me someto a lo que el juez cinéfilo-penal más severo determine, pero lo de Apatow, no, por favor: eso está vetado por la Declaración Universal de Derechos Humanos. En todo caso, válgame como "contraprestación" lo tuyo con Con faldas y a lo loco; sigo insistiendo en que la comedia es algo como demasiado de víscera, ¿no crees...?

Compa ALICIA, sinceramente, y aunque te agradezco la "buena intención", no creo que sea una cuestión de oportunidades: ya la he visto tres veces, si mal no recuerdo (y, precisamente, buscando ese tilín que nunca llegaba), y está visto que no hay forma. En todo caso, ese apunte que haces sobre la chispa que desprende la "guerra de sexos", que llegaría a su paroxismo en comedias posteriores, no te lo puedo discutir: un acierto indudable.

Muchas gracias a los dos por comentaria, un fuerte abrazo y buena tarde.

PMM dijo...

Pues esta vez, no puedo compartir tu opinión, compa Manuel, porque como ya te he comentado otras veces hay ciertas películas que además de la película en sí, pueden evocar otras cosas de la niñez y eso las hace entrar en mi categoría de favoritas. Comprendo tu rechazo a ese embrollo de cosas disparatadas, pero eso precisamente es lo que hace que me guste, quizás por asimilación con ciertas cosas absurdas d ela vida real. Biquiños

ANRO dijo...

HOmbre, Manolo, no lo sientas tanto. Todo el mundo tiene derecho a opinar como le de la gana y si a tí te parece "Bringing UP Baby" una comedieta sin más, pues no posa nada y todos tan amigos.

Bueno, en segundo lugar te voy a romper el coco con mi teclado por la gloria de H.H.....(es broma)

En serio, el cine clásico, puede gustar o no, depende de muchos factores, pero ocurre como con los clásicos de la literatura. Aquellos directores u escritores fueron maestros de un género y están ahí como referentes. La crítica con ellos realmente sobra.

Esta peli, concretamente, figura según todos los críticos e historiadores de cine en uno de los primeros lugares, y eso es incuestionable. Así que dicho lo dicho, amigo Manolo, yo siento mucho que no te guste esta comedia genial.
Ah, felicidades por tu nueva foto de apertura con tu retoño, supongo.
Un abrazote.

Elvira dijo...

A mí me sigue gustando, aunque más por la gracia de los dos protagonistas que por el guión en sí. Pero como dice Kine, si no te llega no te llega.

Un abrazo

Bruja Truca dijo...

Esta pelicula fue una de mis primeras incursiones en el cine clásico. Hace años que no la veo y por tanto no me atrevo a decir si el guión tiene sentido o no, pero como mínimo me tengo que apuntar al bando de los que le tienen mucho cariño por ser una de las primeras pelis clásicas que ví y por ser el principio de mi flechazo con Kate y la primera pelicula que figuró de ella en mi colección de peliculas de esta nohaypalabrassuficientesparadescribirla actriz.
Un fuerte abrazo y buenas noches =)

Manuel Márquez dijo...

Compa PMM, ya vais ganando por goleada, así que creo que dejaré de contar (para no sonrojarme...). Eso sí, ya empiezo a comprobar, a estas alturas, que hay un apunte bastante extendido entre los comentarios, y es el de la referencia a la niñez como momento en que se vio la peli por primera vez. Y eso me hace recordar que yo tuve una infancia en la que, prácticamente, no ví nada, nada de cine. En fin, qué se le va a hacer, eso ya tiene poco arreglo...

Compa ANTONIO, ya sé que aquí, entre vosotros, en "tierra amiga", no se me va a crucificar por mi confesión (en otros no tan santos lugares, igual ya no sería capaz de asegurar tanto y con tanta rotundidad...). Y, eso sí, de la maestría de Hawks y de la veneración con que se trata este film, nada puedo cuestionar, supongo que debo asumirlo, más bien, como un hecho objetivo, a estas alturas. Y sí, el de la foto, ese nene tan guapo, es mi peque. Supongo que se me nota por la "ciber-baba" que se me cae al hablar de él (justificada, supongo...).

Un fuerte abrazo a los dos y que tengais un magnífico fin de semana.

Manuel Márquez dijo...

Compa ELVIRA, que la peli te atraiga por el gancho de la química de su pareja protagonista, no es extraño: son dos genios absolutos, sin discusión alguna...

Compa BRUJATRUCA, ese adjetivo tan curioso (y tan largo que me disculparás que no lo reproduzca...) que le aplicas a Katherine Hepburn me ha gustado, vaya que sí, además de parecerme más que merecido. Y a ver si revisas la peli y haces la reseña correspondiente; eso que disfrutaremos todos...

Un fuerte abrazo a las dos y que tengais muy buen fin de semana.

Josep dijo...

Amigo Manuel, date por flagelado, lapidado y tendido en el camino de mil arrieros llevando mil yuntas de bueyes gallegos:

¿De donde has sacado ese poster tan falso?

¡¡Si aparecen Kate y Cary con cuarenta y pico, hombre !!

Eso es una canallada, Manuel: pase que no te guste esa obra maestra (en definitiva: peor para tí) pero no encabeces tu catilinaria con semejante cosa....

Me resulta imposible en un espacio tan pequeño explicar porqué considero esta película como una obra maestra, pero baste apuntar que, contra tu opinión -que respeto pero no comparto en absoluto en este caso en particular- el guión me parece modélico y no tan solo Apatow & Cía deberían leerlo por lo menos una vez al día sino que muchos otros también deberían darle un vistazo de vez en cuando.

Quizá si lo leyeras tu, también cambiarías de opinión, porque me temo que en esas tres ocasiones que aceptas haber visto la película la jocosidad de las escenas te ha distraído lo suficiente como para no reirte de lo que dicen sino de lo que hacen.

Total y por no alargarme: lo dicho: peor para tí, amigo: bien que lo siento, pero ya se sabe: sarna con gusto, no pica.... ;-)

Un abrazo y buen fin de semana con ese crío tan guapo (seguro que se parece a su madre) ;-)

Superwoman dijo...

Como tú dices, hay cosas que no se pueden explicar y mi debilidad por la Garbo y la Hepburn es una de ellas... vamos, que podrían haber salido las dos de protagonistas de algo tan inane como "Bambi 4" y seguiría yendo a tragármelo sólo por el placer de verlas.
Por cierto, muy guapo el blog y chulísimo el avatar ;)
Un supersaludo

Noemí Pastor dijo...

A mí no me hace ninguna gracia la guerra de sexos. La encuentro casposa y desfasada. Pero esta peli supera todo estereotipo.

Manuel Márquez dijo...

Compa JOSEP, te has "cebao" bien, y supongo que con toda razón. El cartel fue el primero que se me ocurrió, la verdad es que no me esmeré mucho eligiendo, y bien que se nota, queda un poco "cantoso", cierto. Y sobre la peli, pues nada, mi posición es tan abrumadoramente minoritaria, que mejor no le doy más vueltas. En vez de seguir tu consejo de leer el guión "a palo seco", la volveré a ver, y ya está, supongo que no me queda otra... ¿El crío? Es "calcaíto" al padre, pero en versión guapa (y ahí sí que has acertado de pleno, el guapo lo tiene de la madre, vaya que sí...).

La Garbo y la Hepburn, no eran malas piezas, compa SUPERWOMAN, desde luego que no; aunque en Bambi 4 no me terminan de cuadrar mucho (claro, es lo que tiene el atracón de pelis de dibujitos que aún no hemos digerido del todo, me temo...). Me alegro que te guste el nuevo aspecto de la casa, y sobre la chulería del avatar, no está bonito que lo diga el padre de la criatura, pero sí que lo está, sí...

Compa NOEMÍ, ya me podía suponer que a tí lo de la guerra de sexos, como que no te iba a "poner" mucho, vaya. Y puedo compartir esos calificativos que le aplicas, pero me temo que no tienen la misma opinión los "manufactureros" de Hollywood que no dejan de explotar la fórmula aún a día de hoy, en pleno siglo XXI, aunque, eso sí, en pelis bastante más zafias y burdas que las de la época dorada. En fin...

Un fuerte abrazo a los tres, gracias por vuestros comentarios y que tengais una excelente semana.

P.S. y a ver si me desatasco un poco de trabajo y retomo el ritmo de actualizaciones, que ando de un "complicao"...

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.