jueves, 13 de mayo de 2010

Robin Hood (U.S.A., 2010) (Apuntes sobre el cine que viene XXIX)

TACHÍN, TACHÍN....-

Si hay un estreno que, esta semana, concita la atención generalizada y se erige, sin  el más mínimo género de duda, como el evento estelar del próximo viernes, ése es el de “Robin Hood”; una reedición, a cargo del tándem Ridley Scott-Russell Crowe, de la propuesta que, con excelentes resultados, ya desplegaron en “Gladiator (El gladiador)” hace diez años. Y es que es muy complicado no establecer un parangón entre ambas producciones, dada la enorme similitud en el perfil de las mismas, y el elevado número de componentes, tanto de estilo, género y temática como de índole más personal (buena parte del equipo técnico y artístico ha trabajado en ambas), que vienen a coincidir en ellas. Tampoco es preciso ser un avezado conocedor de los entresijos de la industria cinematográfica para pronosticar, sin excesivo margen de error, que ésta, al igual que su predecesora, hará reventar las taquillas, y, de esa forma, devolverá a Scott una buena parte de las plumas que, con sus fracasos comerciales más recientes, se había dejado en la alambrada. Tiempo al tiempo (y no hará falta esperar mucho...).

A diferencia de las peripecias del hispano Máximo, las andanzas del justiciero de Sherwood cuentan con tal volumen de adaptaciones cinematográficas previas que difícil no será que la propuesta de Ridley Scott se vea sometida, si no a juicio sumarísimo (que también...), a mil y una comparaciones. Obviamente, habrá aspectos en los que no estará a la altura de sus precedentes, pero de lo que cabe poca duda es de que hay otros —en particular, los atinentes a las facetas más estrictamente técnicas— en que los superará con amplitud: espectacularidad y aliento épico, desplegados a lo largo de un más que generoso metraje, no le van a faltar al film. ¿Dudas? Pues también; y algunas, especialmente significativas. ¿Ofrecerá, tal como se viene pregonando, el guión de Brian Helgeland un acercamiento a la historia de Robin Hood que poco tiene que ver con los aspectos más remarcados en las películas anteriores sobre su figura? ¿Funcionará la química entre Russell Crowe y Cate Blanchett a un nivel de intensidad suficiente como para insuflar algo de lírica al previsible derroche de luchas, batallas y hemoglobina que veremos en la pantalla? Las soluciones, a partir del viernes...

PRONÓSTICO: no lo tengo nada claro...

9 comentarios:

Josep dijo...

¿El viernes próximo?

En mi pueblo, a partir de esta tarde a las 18,45 y 21.30: dos sesiones en día de curro total, para seguir hasta el domingo.

Y no tengo claro si iré o no a verla, aunque puede que sí: incluso ya estoy pensando el titulín y ojalá tenga que cambiarlo....

Un abrazo, "campeón"... ;-)

Titajú dijo...

¿kate es la chica? No le veo yo el perfil...
No me acaba de gustar esa chica, parece que le falta espíritu.
yo este finde tengo comuniones, no hay cine.

Reyes dijo...

Mi novio, oh querido Manuel.
No sabías??

Russell Crowe es uno de mis novios cinematográficos, con to lo macarrilla que es me encanta y por supuesto la veré,pero tendrá q ser en DVd, hace mucho que no voy al cine y hace mucho de otras cosas y lo mismo me da algo en la butaca .


Besos y mejor finde.

M.M. Clares dijo...

Entonces, ¿voy o no voy?

Manuel Márquez dijo...

La leche, compa JOSEP, ahora resulta que teneis hasta... ¡¡¡preestrenos!!! Como en los cines de la Gran Vía, vaya. Anda, dime ahora que teneis allí esta noche al Russell Crowe, y ya me termino de caer de espaldas. Y al loro me quedo, como no podía ser de otra manera, esperando tu reseña (eso sí, sé benévolo, no te cebes, que te ando temiendo ya...). Ah, y muchas gracias por lo del "campeón": ciertamente, hoy las penas son menos penas, cómo no...

Compa TITAJÚ, a mí no me parece mal perfil el de la Blanchett para Lady Marian: languidita, rubita, guapita, tiernita, aunque, si hay que ponerse, se pone, vaya que sí. A mí ni siquiera me hacen falta comuniones para no tener cine: un par de "estrabuques" de horario, algún enganchón y se acabó lo que se daba. Pero tampoco me voy a quejar, que todo es, al final, falta de voluntad, me temo...

Compa REYES, no sabía que andabas tú en esos tratos seudocarnales (¿o sin seudo...?) con el machote neozelándes. Eso sí, ya puestos a mirar el tema logístico, te lo podías haber buscado más cerquita: le leche, las antípodas... Y sí, mejor en DVD, las emociones se controlan mejor (la pantalla más chiquita, el sonido más suave, en fin...), aunque tampoco te confies demasiado...

Compa M.M. CLARES, por supuesto, ve. Ya sabes cuál es una de las consignas de esta casa: verlas, hay que verlas todas, aunque, en el ochenta por ciento de los casos, sea para rajar luego inmisericordemente de ellas (a veces, incluso, antes de verlas, como algunos que perdimos la vergüenza hace ya algún tiempo, si es que alguna vez la tuvimos...).

Un fuerte abrazo a todos, muchísimas gracias por vuestros comentarios y a disfrutar, que son dos días (con pasado mañana).

39escalones dijo...

Yo voy a verla, aunque sea para incluirla rauda y velozmente en mi tienda de los horrores (que es donde tiene toda la pinta de acabar).
Abrazos.

PMM dijo...

Pues yo iré a verla seguro, porque esto de Robin Hood es uan fijación desde la infancia, ¡qué se la va a hacer!

Marcos Callau dijo...

Yo también la voy a ver aunque, cuando veo las fotos del nuevo Robin montando a caballo, estoy viendo a Maximo cabalgando hacia Roma. Hacepoco tuve la suerte de ver la versión (mejor dicho, LA VERSIÓN) de Errol Flynn. Es imposible superar eso.

Manuel Márquez dijo...

Compa ALFREDO, no seas tan malévolo, que igual no es para tanto. Lo de la tienda de los horrores creo que igual será castigo demasiado severo para el empeño; si así fuera, hazlo a medias con el compa Josep, así el palo será más llevadero...

Compa PMM, que tengas fijación con el personaje no sé si juega a favor o en contra, porque igual vas a ir con las expectativas demasiado altas, y el batacazo, mayor será. A mí, francamente, no es uno de esos personajes que me haga especial ilusión, aunque simpático sí que me cae, pero no pasa la cosa de ahí. Eso sí, muchas otras opciones tampoco tengo, la verdad sea dicha...

Compa MARCOS, la versión de Errol Flynn, más allá de que se pueda considerar mejor o peor, es que es, digamos, "otra cosa"; no creo que sea justo establecer comparaciones entre cines tan distintos (y distantes, en todos los sentidos, no sólo cronológicos), quizá lo más lógico sería entablar comparaciones con versiones más recientes (la de Lester, o las protagonizadas por Kevin Costner y ese actor británico del que ahora no recuerdo el nombre). Ah, y no me extraña que veas al hispano cabalgar cuando ves a Robin Hood; más bien, de pura lógica.

Un fuerte abrazo a los tres, gracias por comentar y que disfruteis del fin de semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.