lunes, 3 de mayo de 2010

El plan B (The back-up plan; U.S.A., 2009) (Apuntes sobre el cine que viene XXII)

SUPERLOPEZ EN ACCIÓN.-

En la era “pre-Internet”, las películas aquellas que iban acompañadas de la etiqueta de “vehículo comercial al servicio de...” cumplían una misión de enorme valor para aquellos mitómanos seguidores del detentador de los anteriores puntos suspensivos, que era la de brindarles una ocasión de disfrutar intensamente de su ídolo durante un par de horas (generalmente, de exhibición impúdica de los talentos, reales o presuntos, del susodicho o susodicha, a base de aparecer en la práctica totalidad de los planos, preferiblemente solo/a ―sin la engorrosa compañía de esos “robaplanos” tan molestos― y siempre en el perfil y plano más favorecedor). El ejército de seguidores, a quien la existencia de un guión o algo que hiciera sus veces le traía bastante al fresco, salía de la sala al borde del éxtasis lisérgico; y los muñidores del producto, incluida la estrellita de los suspensivos, sin tiempo para otra cosa que no fuera contar la descomunal pila de billetes “capturados” en la taquilla, contentos y felices. Pero en éstas llegó el Youtube, y se acabó el cuento: sin salir de su habitación, el mitómano se podía pasar tardes enteras viendo al sujeto de sus filias y pasiones, en exclusiva y sin pasar por taquilla. Houston ―o, más bien, Hollywood...―, tenemos un problema...

¿Lo resuelve adecuadamente “El plan B”? Pues todo parece apuntar a que no. Jennifer Lopez ―si su talento interpretativo estuviera a la altura de la turgencia y esplendor de su trasero, Bette Davis no le llegaría ni a la suela de las zapatillas (pero, no se asusten, no es el caso...)― se monta un chiringuito en el que previsibilidad, obviedad y conservadurismo brillan como las cúpulas de un templo oriental, y en el que hallar la más mínima brizna de algo parecido a la originalidad puede resultar tarea reservable para los pobladores del Olimpo. O a eso es, al menos, a lo que apunta todo el material promocional que cabe encontrar en cualquier medio y/o soporte, y que juega con el reclamo exclusivo de la diva boricua como elemento de enganche con el que empujar al personal a las salas de cine; dado que, como decía la vieja canción, donde no hay engaño, mal puede haber desengaño, todo aquel espectador potencial que no beba los vientos por J.Lo. debería tener en cuenta la circunstancia apuntada: cuando termina el video promocional, ya no se proyecta ninguna otra película más...

PRONÓSTICO: ni encañonado...

6 comentarios:

PMM dijo...

No creo, vamos, sé que no voy a ir a verla al cine, pero seguro que será un de esas de video club de viernes noche, porque debo reconocer, que los viernes por la noche no estoy yo para mucho pensar.

ANRO dijo...

Pues mira que bien, Manolo, ni por pienso tenía esta peli en cartera y el caso es que la doña podía haber orientado su carrera en el cine con cierta dignidad, pero J.Lo está más bien por los menesteres del negocio, que es lo que da perras.
Un abrazote.

Rose Holiday dijo...

¡¡Ya me había asustado yo!!! qué alivio...cuándo vi en el link de mi blog la fotito con al jenni,pensé :"se ma ha caído un mito,al Manuel le gusta la jenni!!!
Fuera coñas-aunque no tan coñas...-
no tengo ni penasamiento de sacarla en el video club,lo siento por ella,está tremenda,eso es verdad,pero ni la tolero como cantante ni la aguanto en cine por muchas palomitas con que me sobornen...te cuento el argumento,ya verás qué bien :el típico clásico formato de chica buena americana -de minoría étnica bien aceptada,no olvidemos que es blanca,después de todo-como no ve realizado su American Dream particular y sacando una lanza progre en favor de las familias monoparentales,decide inseminarse..pero ahhhh,para sosiego y beneplácito del americanito medio,el guión la va a salvar del mal nombre poniéndole tremendo guayabo ,de origen seguramente irlandés, que le dará apellidos y buena reputación al instante al futuro ínclito interracial.

Lo siento si algunos sois fans.
:)

¡¡que viva er cine ehpañó,coño!!

Manuel Márquez dijo...

Compa PMM, lo de los viernes noche es algo que me tiene preocupado dese hace algún tiempo. Años ha, eran el comienzo de ese fin de semana en el que me ponía al día de todo lo pendiente durante la semana; ahora, en fin... De la peli, pues sí, casi mejor no entra mucho en detalles, no creo que lo merezca.

Compa ANTONIO, no sé si la señora Lopez, con ese palmito, tenía otras opciones para enfocar su carrera; pero ahora se encuentra con un serio problema: se acerca a la cuarentena, y esa misma exhuberancia que la encumbró, es la que ahora puede sepultarla (a falta de otros argumentos...). En fin, veremos...

Compa ROSE, no te asustes, que a mí, la Lopez, ni fú, ni fá (dentro de un orden, claro; hay que reconocer que la mujer está, pues eso, buenísima...). Y sobre el argumento de la peli, no creo que andes muy desencaminada con lo que nos cuentas (que buenas risas que me he echado con tu "cuento"...). Ah, y me sumo a tu reivindicación final, bien lo sabes...

Un fuerte abrazo a los tres, y que tengais un buen día.

Josep dijo...

Pues va a ser que seguro que no: empiezo a estar harto de tanta comedieta insustancial proviniente de los USA: preferiría pasarme los minutos del mal trago mirando diapositivas de la turgente, mira que te digo... ;-)

Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Lo de las diapositivas, compa JOSEP, siempre es una opción (a mí no se me había ocurrido, por cierto...), pero, ¿tú estás seguro de que no va a ser ésta la que te "toque" esta semana...? Ojalá que no...

Un abrazo y buen día.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.