lunes, 19 de abril de 2010

Que se mueran los feos (España, 2010) (Apuntes sobre el cine que viene XX)

Y QUE REVIENTEN LAS TAQUILLAS...

Si la fórmula funciona, ¿por qué no reincidir en ella...? Después del excelente juego que dio en taquilla el pasado año un film como “Fuera de carta”, la “facción cinematográfica” de Antena 3 vuelve a la carga con una comedia de producción propia, a cuyo cargo, en labores de dirección, sitúa nuevamente al realizador Nacho G. Velilla, y al frente de cuyo reparto sitúa a un primer actor acreditado y solvente como es Javier Cámara; es decir, el mismo tándem que tan magníficos resultados obtuviera en la antes mentada película, y que en esta nueva entrega, “Que se mueran los feos”, no parece que vaya a moverse en parámetros estilísticos ni genéricos muy diferentes a los ya mostrados en la anterior, aun cuando ésta se mueva en un entorno radicalmente diferente —mientras “Fuera de carta” era una comedia plenamente “urbanita”, esta “Que se mueran los feos” transcurre en un mundo rural de cerrazón bastante acendrada— y parezca, a priori, y a la vista de lo extenso y prestigioso del reparto, moverse en unas coordenadas de mayor “coralidad actoral” que su predecesora (que, al fin y a la postre, no pasaba de ser una exhibición, un tour de force impresionante por parte de Cámara).

¿Expectativas? Producciones de este corte no suelen engañar, y, salvo fallos estrepitosos de casting o de guión —que haberlos, cómo no, haylos...—, suelen ser tremendamente funcionales; y proporcionan aquello que prometen de manera sencilla y efectiva: evasión garantizada, entretenimiento fácil y (algo tremendamente cotizado en este mundo de tribulaciones sin tasa...) unas risas. Por lo demás, y descartando de antemano que vayamos a encontrar en el film de García Velilla los grandes alambiques conceptuales que tampoco necesita (y, aún así, seguro que algún “compañero del gremio” se topará con la yuxtaposición de lo icónico y lo alegórico, o algo similar...), para el aficionado más conspicuo siempre quedarán apuntes curiosos a los que prestar atención: el contraste (brutal) entre la anterior presencia en pantalla grande de Carmen Machi (en la marciana “La mujer del piano”) y su papel en este film; el estajanovismo al que se viene prestando últimamente Juan Diego (¿este hombre no para nunca...?); o el número total de tacos que saldrá de la boca de los intérpretes (no se debe descartar la posibilidad de que caiga algún record Guinness sobre el particular). Ya saben, el que no se consuela, es porque no quiere...

PRONÓSTICO: a saber...


11 comentarios:

ANRO dijo...

Mira Manolo, mi cuota al cine español la he pagado este fin de semana y he salido escaldado. Pocas veces me ha ocurrido que estando a mitad de proyección se me ocurra mirar el reloj...pues bien en "La isla interior" lo estaba mirando a los diez minutos... Es una verdadera pena que tanto el cine español como los políticos españoles tenga tan mala reputación...Pero verdadera pena.
Un abrazote.

Josep dijo...

Lo cierto es que siento un repelús por Javier Cámara, que me parece sobrevalorado en exceso; si cae, cerquita, puede que la vea. Pero no me apasiona la perspectiva, francamente.

El otro día pillé en casa de alguien una "españolada" con Lina Morgan y José Luis López Vázquez (no sé ni el título ni la cadena donde la ofrecían) pero al instante me percaté que, incluso en esos productos de bajo presupuesto y miras, había unos intérpretes que sabían lo que se hacían.

Francamente, para un vicioso -es lo que hay, para que negarlo- de las buenas interpretaciones como yo, las perspectivas actuales son nefandas...

Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Compa Antonio, me has tocado en fibra sensible. Veamos. La "Alicia" de Burton está recibiendo un trato crítico en nuestro país, por lo general, bastante rotundo; se le está dando bastante caña (supongo que con plena justificación, no la he visto aún...). Bien, aún no he leído una sola reseña sobre ella en la que se diga que el cine usamericano es muy malo, que el cine de Hollywood es una mierda, o que el cine estadounidense no vale un pimiento. Al cine español, en cambio, y por parte de un sector de público y crítica amplio (en mi opinión, excesivamente amplio...), parece que se le aplica la regla contraria: a la hora de "cañear" una peli (con toda justicia, por supuesto, hay cada truño que asusta...), el primer argumento es el de siempre, la descalificación general. El problema no es Torrente, o Fuga de cerebros, o el "guerracivilismo", o lo que sea; es que el cine español es muy malo; qué digo malo, una porqueria... Así nos pinta el pelo; como a los franceses, vaya... En fin, no me extiendo más, que me enciendo, y me pierdo... Sobre los políticos españoles, y aunque sé que no está nada de moda salir en defensa de tal "tribu" (además de ser políticamente muy poco correcto, aunque parezca paradójico...), sólo se me ocurre un par de preguntas: ¿los políticos de otros países -Chávez, Amadineyhad, los "Castro brothers", Sarah Palin, Putin, esos diputados británicos tan "listillos" con sus cuentas...- son mejores...? ¿los "lo que sea" españoles (jueces, ingenieros, médicos, fontaneros, cineastas...) son más honrados y capaces...? La clase política española se merece una crítica no fuerte, sino fortísima (además, les va en el sueldo, aunque a algunos les guste poquito, o no se quieran enterar...), y es obligación nuestra, de los ciudadanos, ejercerla, pero no deberíamos perder el norte, y ser conscientes de que milagros, los justos (además, ¿dónde está el recambio...?).

Compa Josep, entiendo que no compartas entusiasmo por Cámara, y he de reconocer que, en muchas ocasiones, se excede con el punto histriónico. La peli que mencionas, de la que también estuve yo viendo un trocito, es La descarriada, la emitía la 1 de TVE, y, efectivamente, es una españolada de tomo y lomo, penosa desde cualquier punto de vista que la mires. Eso sí, el talento de sus intérpretes (que lo había) tuvo que esperar tiempos mejores para poder brillar; en subproductos así, no había manera...

Un abrazo muy fuerte a los dos y hasta pronto.

39escalones dijo...

Me da mucha pereza, sobre todo porque "Fuera de carta" apostaba por el histrionismo más que por el humor, por el tópico sobre los homosexuales y los chistes de trazo grueso por encima del ingenio y la construcción de situaciones. Y no espero otra cosa de esta peli, así que, uff, dicen bien, "a saber"...
Un abrazo

Vivian dijo...

Los que me conocen saben que no soy sospechosa de considerar “comercial” como defecto en términos cinematográficos, pero es que, he visto el trailer y mi sensación respecto a esta película ha sido una mezcla entre grima y “que pereza”…

En fin, como podrás deducir, no voy a ir a verla ;)

Saludos

Manuel Márquez dijo...

Lo del grosor y la zafiedad, compa Alfredo, parece ofrecer poca duda a priori, con lo cual si esa línea humorística (que, desde luego, tiene su público, e inlcuso sus apologetas: véase el fervor que entre cierto sector de la crítica más sesuda genera gente como Apatow -la "Nueva Comedia Americana", válgame...- o los hermanos Farrelly...) no te va, casi mejor que no...

Me parece fenomenal, compa Vivian, que le dés, al menos, un margen a la comercialidad como factor en positivo, y no necesariamente como un "elemento de tachón" a priori. Pero, claro, no todo lo comercial da un mínimo....

Gracias a los dos por vuestras visita y comentario, un fuerte abrazo y hasta pronto.

Elvira dijo...

No me tienta nada de nada, querido Manuel.

Un abrazo y buena tarde!

ANRO dijo...

Bueno, amigo Manolo, no quería enfadarte con mi comentario, así que me vas a permitir matizar un poquito.

Tanto el cine americano, el inglés, el francés como el español están repletos de basura y de obras maestras. Jamás discutiré la calidad de un cine que ha sido capaz de dar nombres como los de Buñuel, Berlanga, Fernán Gómez, Barden, Ardavín, Neville y Almodóvar(al que le reconozco un talento que no comparto)
En cuanto a actores y actrices los hemos tenido y los tenemos en cantidad, aunque comparto la opinión de Josep que desgraciadamente eran piezas de productos ínfimos.

¿Por qué hoy muchos de nosotros somos reacios a ver pelis españolas?...He ahí la pregunta del millón. Te puedo asegurar que he asistido con el mayor entusiasmo a los últimos estrenos españoles y salvo alguna honrosa excepción he salido la mayoría de las ocasiones frustrado.
"Pájaros de papel" me pareció acartonada, "El baile de la Victoria" pretenciosa hasta la exasperación, "Los besos robados" cargante y barroca, "La isla interior" falsa....Estimo que cualquiera de estas películas te pueda parecer buena, y respeto tu criterio, pero ¿por qué en cambio "Celda 211", "La mirada de sus ojos" e incluso "Agora" pueden competir perfectamente e incluso superar pelis de otras nacionalidades?....Hay que defender lo nuestro...pero querido Manolo siempre que valga la pena.

Probablemente me pasé con el ejemplo de los políticos. Pero te puedo decir que llevo años estudiando los dos últimos siglos de la Historia de España y desgraciadamente no hemos aprendido un carajo. Hubo un momento ilusionante en 1975(que curiosamente también hubo un resurgir de buen cine español) en el que pareció que el mito de las "dos españas" iba a desaparecer de una vez por todas....pero entre tirios y troyanos se lo llevaron a tomar viento.
Te juro que soy una persona optimista y sigo creyendo que somos capaces de ir a mejor, pero todos los días hay un nuevo palo, que no sabes de donde viene, que te deja absolutamente descolocado.
Crecí en una familia que era del "bando rojo" y tuvimos que tragar "bando azul". Sin aun entender qué era el saludo fascista me resistía a levantar mi bracito y me negué a ir al Frente de Juventudes.
Hoy miro con cierta tristeza cómo la rueda vuelve a girar y nadie parece darse cuenta.....
En fin, me estoy enrollando sin necesidad.
Resumiendo, querido Manolo, nunca seré pijotero con una peli española que sea buena y jamàs le perderé el respeto a un pelítico que cumpla con su obligación...pero coincidirás conmigo que estamos un pelín en la cola y que tenemos que aprender mucho de los demás.
No te comas el tarro, amigo, y si estás ilusionado con algo híncale el diente. Así es la vida y lo demás no vale la pena.
Un abrazote.

Manuel Márquez dijo...

Compa Elvira, no me sorprende que no te tiente, según pinta (aunque, a veces, en productos así, salta la sorpresa...).

Compa Antonio, estoy de acuerdo contigo en que te has enrollado sin necesidad, entendida la necesidad en el sentido más estricto del término, pero me ha encantado que lo hayas hecho; eso le da viveza y enjundia al debate, y eso me gusta. Eso sí, releyendo mi primera respuesta, veo un tono, ciertamente, de enfado, o de mala uva, que no es de recibo (y no lo digo para autoflagelarme, que tampoco es eso...), porque la discrepancia nunca tiene por qué generar sentimientos de ese tipo. O sea, que te pido disculpas, de corazón, por ello, en la medida en que, con todo fundamento, te haya podido molestar. Por lo demás, y en el fondo, igual tampoco estamos en tanto desacuerdo, y más bien es lo de la botella medio llena y medio vacía, o algo similar. De tus apuntes (que, en buena medida, puedo suscribir en la mayor parte de su contenido), me guardo dos temas, para darles más carrete (en otro momento, en que ande con más tranquilidad): el del por qué no queremos cine español (cuestión sobre la que plantearé un ejercicio "matemático", ya verás...) y el de los políticos de la transición (un tema que me fascina, y sobre el que ya he escrito alguna reseña, pero sobre el que no me importará volver a "reincidir"...).

Un fuerte abrazo a los dos y muchas gracias por visitar y comentar (y Antonio, insisto, lo siento por el "pasote" de la primera respuesta...).

angel dijo...

si este tipo de películas es el que se hace en España, y se hace porque es el rentable, estamos ante un problema gordo.

Manuel Márquez dijo...

Creo que, en España, compa Ángel, no sólo se hacen, afortunadamente, pelis de este corte, la variedad es mucho mayor. Lo que sí es cierto es que son las de este jaez las que, salvo contadísimas excepciones (las pelis de los grandes nombres: Amenábar, Almodóvar...), hacen más taquilla, y con diferencia. Pero ése no es un problema del cine español, es algo más general: seguro que una chorrada como Ex-posados, o cualquier bodrio de bichitos (ardillas, hámsters o lo que sea) perpetrado por algún gran estudio estadounidense, también recauda más que Invictus o Up in the air (aún teniendo éstas últimas buenos números recaudatorios). O sea, que habrá que preguntarle al público, no a los cineastas. En fin...

Un fuerte abrazo y buen día.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.