viernes, 30 de abril de 2010

La boda de Muriel (Muriel's wedding; Australia, 1994) (Grageas de cine LXXII)

FRIQUI-PLANET EN LAS ANTÍPODAS.-

Aun con un acceso limitado a las pantallas, en cuanto a difusión (volumen de copias, y distribución geográfica de las mismas), hoy no es infrecuente encontrarnos en las carteleras con producciones cinematográficas de las más variadas e ignotas procedencias, de norte a sur, de este a oeste. Pero en 1995, ese fenómeno no se daba con la profusión y pujanza actuales; en ese contexto, no dejaba de provocar una profunda sorpresa, aun cuando viniera con el respaldo de una productora de ámbito multinacional, que llegara a las salas comerciales una pequeña comedia australiana carente de cualquier referencia previa. Una comedia articulada en los irrefrenables (y complicados) sueños de matrimonio de Muriel Heslop, un personaje fresco, contradictorio y vivo, muy vivo, que, lejos de cualquier estereotipo, y encarnado fantásticamente (y adóptese el término en su doble acepción) por Toni Collette (actriz desconocida hasta ese momento, y a la que este trabajo sirvió de carta de presentación para labrarse una discreta y sólida carrera en el cine estadounidense), se ve envuelto en una peripecia iniciática llena de giros rocambolescos, en los que la alternancia de lo cómico (hasta lo hilarante) y lo dramático (hasta el extremo contrario) tejen una historia que se degusta con la ligereza de un sorbete.

"La boda de Muriel" supuso un éxito comercial inesperado, a base de explotar con tanta sabiduría como falta de pretenciosidad una serie de bazas (la utilización a tutiplén de la música de Abba como vehículo acompasante del ritmo de la historia; o la articulación de un conjunto de personajes secundarios rayanos en lo atrabiliario, en tiempos en que ese friquismo tan en boga hoy aún no estaba tan explotado, y resultaba mucho más impactante) que, aún sin otorgar ningún marchamo de maestría, sí que la dotaron del punto suficiente de originalidad y frescura para constituirla en una oferta altamente sugerente. Tan sugerente como para que, revisada a día de hoy, sus disparatados episodios cómicos, sus alocados y enloquecedores personajes (esa familia Heslop que parece sacada de un manual de psiquiatría salvaje, o esas “amigas” de Muriel, cuya extrema ñoñez las acerca más a la caricatura que a la realidad), o la ambivalente personalidad de su protagonista (a la que uno, de pura candidez, le disculpa su instalación permanente en el bulo y la falsedad como “marca de la casa”) no hayan perdido ni un ápice de su valor, y sigan resultando enormemente entretenidos. Por algo será...

14 comentarios:

Pabela dijo...

Qué buen artículo, compa. Yo la vi y revi millones de veces y hasta me la compré en VHS cuando cerró el videoclub del barrio! Además me encanta el final que si bien uno podría decir que es un tanto patético (no diré porqué para no arruinarselos a quienes no la vieron) es inmejorable desde el lugar donde se mueven todos y cada uno de los personajes.
Un film imperdible. Y vaya si Abba no terminó reeditando insólitamente después de este film! jajaja

Palmira Oliván dijo...

Esta película me encantó, aunque tuviese poca publicidad en su momento, quizás la originalidad no merece marketing, lo que vale es eso, la calidad de la peli y no el bombardeo masivo que muchas tienen y dejan mucho que desear.
Fue la primera vez que descubrí a Toni Colette, desde entonces, me encantó. Me volvió a hacer sonreír y llorar en "Little Miss Sunshine", una gran y "pequeña" película.
Me ha encantado tu "glob", ¿me permites que tenga un enlace en el mío?

Un saludo.

Sue dijo...

Muriel es un clásico y la muestra de que hay un cine muy interesante fuera de las fronteras de Hollywood. A mi esta peli me gustó desde la primera vez que la vi y cada vez que la veo encuentro nuevos matices en ella.
Es un drama con tintes cómicos y tiene un final como debe ser: realista.
Y como bien dices, la protagonista es genial. Muy buena.

Titajú dijo...

"...Tan buena como Dancing Queen". Aún recuerdo la cara de asombro del novio cuando ella entró en la iglesia a ritmo de "ido, i do..."
Me encantó esa película, y eso que la vi hace... ¿hace? años, muchos años.

Josep dijo...

Fue una sorpresa agradabilísima descubrir esta película en su día: un soplo de aire fresco en la pantalla, una tragicomedia bien escrita y mejor interpretada, con una Toni Collete que se come al resto con una voracidad digna de una grandísima actriz, como ha demostrado posteriormente en películas como El Sexto Sentido y Las Horas, por citar sólo un par.

Cierto que el grupo Abba resucitó al compás del éxito de esta película que hace bueno el aserto que viene a decir que la mejor recomendación es la del boca-oreja, lo que conocemos como un sleeper en toda regla.

Un abrazo y buen fin de semana.

Marcos Callau dijo...

Otra película que no conozco. Supongo que ya sabrás del predominio en mis gustos de los clásicos. Aún así, me parece ingeniosa la idea y me gusta mucho la música de ABBA. Dos puntos a su favor.

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa PABELA, por tus elogiosas palabras; no sé si habré llegado a verla tantas veces como tú (no creo...), pero sí que la he visto varias, y siempre me ha parecido una peli muy fresca, de esas que te inyectan moral y ganas de tirar "p'alante". Abba quizá no necesitaba empujones de este tipo, pero a buen seguro que no le debió venir mal el espaldarazo...

Compa PALMIRA OLIVÁN, muchas gracias también a tí por tus cariñosas palabras, y bienvenida a esta tu cibercasa. Ese enlace al que aludes no sólo te lo permito (faltaría más...), sino que te lo agradezco de corazón. Y en cuanto a publicidad, no creo que esta peli tuviese poca, ¡¡es que no tuvo, prácticamente, ninguna...!! Recuerdo que fui a verla al cine, en sala de estreno, y no tenía la más mínima referencia de ella, nada de nada; algo que hizo que la disfrutara aún más, por cierto. Y Toni Collette, cierto, todo un hallazgo, y una actriz la mar de solvente...

Compa SUE, muchas gracias también a tí por venir a esta tu cibercasa, en la que espero que te sientas a gusto, y con ganas de volver. Yo no sé si llegaría a definir a Muriel como un clásico (igual ésas son palabras mayores...), pero sí que es una peli muy por encima de las expectativas que hubiera podido generar a priori, y que, por supuesto, si hubiera sido manufacturada por Hollywood, hubiera sido celebrada como la octava maravilla del mundo (por cierto, aún me resulta sorprendente que no la hayan "remakeado"...).

Muchas gracias a las tres por vuestra visita y comentario, un fuerte abrazo y que tengais una muy buena semana.

Manuel Márquez dijo...

Pues no sé, compa TITAJÚ, pero si la viste en el momento de su estreno, pues hace ya la friolera de 16 añitos, poco más o menos... Pues sí, la cara de pasmo del novio, y de todo el mundo; es una peli llena de escenas pasmantes (eso es lo mejor que tiene, su capacidad para causar asombro en muchos de sus detalles, por lo estrambótico y disparatado...).

Compa JOSEP, aunque bien sabes que no me gustan mucho los "anglo-palabros", creo que ese que tú usas, sleeper, define bastante bien el fenómeno de esta peli. La Collette está fastuosa, aunque también es verdad que el papel es un auténtico bombón; toda su familia está, desde otro plano, más al fondo, también fenomenal. Me alegro, en todo caso, de que hayamos compartido disfrute con esta peli...

Compa MARCOS CALLAU, yo también soy de los que prefieren los clásicos, pero, al final, hay que verlas todas, ya sabes. Y ésta te va a gustar, tenlo por seguro, más allá de lo apetitosa que te pueda resultar por la música de Abba, presencia constante como fondo musical...

Un fuerte abrazo a los tres, gracias por pasaros por esta casa y dejar vuestros comentarios en ella, y que tengais una excelente semana.

PMM dijo...

Genial, genial, genial.
Queda claro que me gustó ¿no?

Manuel Márquez dijo...

Pues sí, compa PMM, nada que objetar, nada que objetar...

Un abrazo y buen día.

Superwoman dijo...

Creo que para entender del todo la boda de Muriel hay que haber vivido un ratito entre las petardas anglosajonas que se mueren, literalmente, porque las cuelguen un pedrusco tamaño familiar en el dedo y vivir el dia blanco y radiante de sus vidas... en ese contexto, la peli pasa a ser una obra maestra en el modo en que hace retrato costumbrista de un tipo de sociedad, algo parecido a los libros de la Austen... en definitiva, la vi hace siglos y todavia tengo un buen recuerdo (aunque nada concreto) de ella.
Un supersaludo

Manuel Márquez dijo...

No tengo, compa SUPERWOMAN, esa experiencia a la que aludes, no he vivido nunca entre esas petardas que mencionas, pero creo que el personaje de Muriel Heslop tiene demasiadas, digamos, "particularidades", como para que podamos incluirlo en ese mismo "paquete" (dicho sea sin segundas...). Ah, me alegro muchísimo de verte por aquí de nuevo.

Un fuerte abrazo y buen día.

Noemí Pastor dijo...

La he visto en la tele un montón de veces y, cuando la repongan, la veré otra vez. Siempre me río, la disfruto mucho y me refresco frasecitas memorables. Muriel es maaaaala.

Manuel Márquez dijo...

Me alegra un montón, compa Noe, que compartamos pasión y disfrute por esta peli. Y qué gracia me ha hecho tu "recordatorio" de la mítica frase de la "mala Muriel"; mi mujer y yo la utilizamos a diario, cuando nos queremos echar unas risillas. Impagable, vaya que sí...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.