domingo, 7 de marzo de 2010

Pájaros de papel (España, 2010) (Apuntes sobre el cine que viene XVII)

EL DEBUT DE UN VETERANO.-

Cuando uno ve el cartel, o lee la sinopsis argumental, de “Pájaros de papel”, se hace complicado no rememorar aquel legendario film ―uno de los mejores, sin duda alguna, de la historia del cine español― que filmó y firmó el finado Fernando Fernán-Gómez, y que también se centraba en las peripecias de una partida de cómicos de la legua, deambulando por las míseros (en todos los sentidos) terrones y terruños de la España franquista, “El viaje a ninguna parte”; uno de los retratos más vivos, sentidos y agridulces de un tiempo y un país que si, por algo cabe recordar, es por la ineludible necesidad de no volver a pasar por una experiencia como aquella. Pero esta propuesta, que firma, a modo de hombre-orquesta (director, productor, co-guionista y autor de la música, cual “amenabariano” de pro...), el ínclito Emilio Aragón, parece, a tenor del material promocional mostrado, moverse en registros tonales y afectivos muy, muy diferentes, bastante cercanos a los mostrados con anterioridad en su ya larga y muy exitosa carrera como creador de contenidos audiovisuales de todos los formatos, géneros y soportes ―aunque, curiosamente, constituya éste su debut como realizador de largos cinematográficos―.

Es, precisamente, esa circunstancia, la de la paradoja de un debutante con una trayectoria muy amplia, la que puede despertar todo tipo de prevenciones. Negarle a un hombre como Emilio Aragón sus múltiples y más que acreditados talentos sería, a la par que cicatero, bastante miope; y, desde esa perspectiva, cabe esperar, como mínimo, un producto digno de toda solvencia en su vertiente más estrictamente técnica o narrativa, y alejado de las posibles fallas, torpezas o baches que cabe esperar en una opera prima.  Pero también resulta muy difícil de cuestionar que Aragón es un artista con una tendencia muy poco contenida a arrojar toneladas de melaza sentimentaloide sobre todo aquel producto en el que posa su mano ―bastante poderosa, también, en la faceta industrial-comercial del “asunto”―, y no todos los estómagos lo tienen fácil a la hora de metabolizar tales efusiones: el mío, particularmente, lo lleva algo peor que regular. De cómo se equilibren o balanceen esas dos tendencias discordantes dependerá, en sumo grado, el resultado final de la película ―una película que, no lo olvidemos, también es cine español―. Curiosidad no va a faltar al respecto, tenganlo por seguro...

PRONÓSTICO: Es probable que vaya a verla...

12 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Pienso exactamente como tú de Emilio Aragón. Creo que ha creado productos muy buenos y ha demostrado que puede hacerlo "todo" (también a demostrado ser buen músico). Será interesante verlo tras la cámara. Además cuenta con uno de mis actores favoritos: Imanol Arias (o Antonio Alcántara).

Josep dijo...

Escuché en la radio unos diálogos grabados y me quedé con las ganas de ver la película.

Ni que sea porque, como dices tú (aunque luego no lo hagas) "hay que verlas todas"... ;-)

Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Veo, compa Marcos, que tienes en muy buena estima a Aragón; del tema del reparto, por motivos de extensión (estas previas están montadas con un formato bastante breve), no hago alusión alguna, pero, además de Arias, hay gente de lo más solvente, como Lluis Homar o Carmen Machi. Habrá que ver...

Compa Josep, ya veo que, incluso a esas horas inhumanas, mantienes la pistola perfectamente engrasada... Ya sabes tú cómo funciona eso de las intenciones y las realidades; ya quisiera, ya. Sobre los diálogos -buen apunte el que haces-, estoy convencido de que deben ser un aspecto bastante bien trabajado, no en balde anda ahí trasteando, en labores de coguionista, un hombre tan acreditado como Fernando Castets, guionista habitual de las pelis de Campanella.

Un fuerte abrazo a los dos y buen comienzo de semana.

39escalones dijo...

Apuesto por la melaza.
Abrazos y buena semana.

Noemí Pastor dijo...

Me da miedo esta peli. Renuncio a explicártelo: demasiado largo. Que sepas que te leo aquí y en labutaca.net. Y que dentro de poco iré a Córdoba. Saluditos, compa.

ANRO dijo...

Sí que voy a verla. El tema me da buenas palpitaciones y rdprto un buen resultado. Mantangamos la espectativa.
Un abrazote.

Manuel Márquez dijo...

Ya veo que lo de la melaza, compa Alfredo, es un temor compartido (y, a tenor del historial, justificado...). Ojalá me la tenga que envainar, buena señal será...

Me dejas con la curiosidad, compa Noe; y aunque fuera largo, seguro que bien merecería la pena, supongo. Gracias por el seguimiento y lectura en ambos "frentes": es algo que da mucho ánimo...

Bueno, compa Antonio, parece que tú sí que eres de los que vas a "picar"; mejor, así tenemos alguien que nos lo cuente (ojo, que yo, descartado totalmente, tampoco, habrá que ver...).

Un fuerte abrazo a los tres y buena semana.

Keko dijo...

Desde luego emilio Aragón todo lo que hace lo hace bien. Me encanta desde siempre. Además, creo que el tema de la película lo maneja bastante bien porque lo ha vivido en sus carnes. Yo tampoco me la perderé y no me extrañaría nada que fuera la vencedora de los próximos goyas.

Susy dijo...

Cuando vayas, espero saber tu opinión para atenerme a tus consideraciones.

Besos, amigo.

Manuel Márquez dijo...

Pues no sé si iré, compa Susy, pero ten por seguro que, si lo hago, ya contaré algo. Es un motivo de satisfacción saber que para algunos de los que soleis visitar, leer y comentar, mis opiniones constituyen una referencia más o menos fiable (y también una responsabilidad, vaya...).

Un fuerte abrazo y buen día.

Kinezoe dijo...

Ésta para mí creo que será carne de DVD. No creo que me deje ver por la sala de cine.

Saludos.

Manuel Márquez dijo...

Supongo, compa Kinezoe, que, finalmente, no habrás ido a verla. De todos modos, este blog no "caduca", con lo cual, si la ves en DVD, tienes la "casa abierta" para contarnos qué te pareció...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.