martes, 23 de febrero de 2010

Un profeta (Un prophète; Francia, 2009) (Apuntes sobre el cine que viene XV)


No termino de tener muy claro si el hecho de que una distribuidora —en este caso, Alta Classics— decida colocar a una película, en su cartel anunciador, bajo la advocación de “El padrino”, es un espaldarazo, una catapulta que la puede proyectar hacia un éxito sonado, o una losa bajo la que sepultarla de manera irremediable. Sea lo que fuere, el caso es que “Un profeta”, la muy premiada y celebrada última propuesta del francés Jacques Audiard, llega el próximo viernes a las pantallas de nuestro país, y lo hace con la vitola de film de largo aliento (no en balde, su metraje se alarga hasta las dos horas y media) y producto respaldado por una excelente acogida tanto en nuestro país vecino —algo que, a priori, no debería sorprendernos, habida cuenta que el público francés siempre muestra una especial querencia por la producción propia—, como en aquellos festivales en los que se ha exhibido, con el muy particular broche de oro que implica el que se encuentre entre las cinco películas nominadas a la mejor de habla no inglesa en la próxima edición de los premios de la Academia de Hollywood.

¿Y qué se puede esperar del film de Audiard? En principio, y sobre todo, una historia de alta intensidad emocional, en la que se da cabida a elementos de suspense criminal y de drama carcelario, aspecto este último que debería alejarla de los modos estilísticos del polar, esa peculiar fórmula de cine negro francés que hiciera fortuna, especialmente, en las décadas de los sesenta y setenta del pasado siglo. Además de ello, tampoco es desdeñable, como punto de interés, y especial atención prestaremos al trabajo interpretativo de su protagonista, Tahar Rahim, joven actor de corta carrera previa, y que, gracias al peso de su personaje (Malik El Djebena), alrededor del cual gira toda la trama, se destapa en este film como una promesa que dará mucho que hablar en próximos trabajos. ¿Suficiente? Ojalá que sí; no son numerosas las entregas de cine europeo que asoman a la cartelera con un potencial comercial de cierto calado, y esas contadas oportunidades hay que aprovecharlas. El resto queda encomendado a ese trabajo de “boca-oreja” que tan excelentes resultados suele dar. Aquí empezamos...

10 comentarios:

39escalones dijo...

Mentar a El Padrino es un peligro. Sin embargo, yo siempre doy un voto de confianza al cine francés. A veces decepciona, pero proporcionalmente puede considerarse uno de los pocos refugios que nos quedan.
Abrazos.

Dana Andrews dijo...

Estoy con 39escalones. Lo de "El Padrino" es una temeridad. Lo que comentas que en Francia el cine francés siempre tiene buena aceptación es curiosamente lo contrario de lo que pasa en España con nuestro cine. Aquí el profeta no puede predicar en su tierra. Además las que más éxito tienen suelen ser siempre las peores que se producen en nuestro país. No obstante tengo ganas de ver esta película.

Manuel Márquez dijo...

Cierto, compa Alfredo, me parece a mí que, por muy buena que sea esta Un profeta (que todo parece apuntar a que lo es...), ponerle el listón es ese nivel es hacerle flaco favor. Pero, en fin, motivos (y expertos en la materia) tendrá Alta Classics para hacerlo. Y estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto al voto de confianza al cine francés, una de mis muy particulares debilidades.

Ya veo, compa Dana Andrews, que en lo El padrino todos venimos a coincidir; una temeridad, bien lo has definido. Y lo de comparar las actitudes del público francés y español en cuanto a su relación con "su" cine, es, verdaderamente, para hartarse de llorar. Que ese mismo público que revienta las taquillas para ver ciertos truños "usamericanos" sin el más mínimo rubor, empujados a la sala por un trabajo fino de mercadotecnia (bien respaldado por una chequera generosa), hable después de lo malo que es el cine español. En fin...

Un fuerte abrazo a los dos, gracias por comentar y que tengais buen día.

Clares dijo...

Que me he quedado sin conexión en el ordenador grande y estoy en uno minúsculo, pero muy útil para estos casos. Por eso antes me he quedado sin poder dejarte mi comentario y mi saludo, el cual era: "Pues ahora a esperar que la estrenen, y a ver qué pasa", No soy una gran amante del cine francés, quitando a Chabrol y a Truffaut, pero esta puede estar bien. Ya la veremos, amigo. Abrazos y que el día siga su buen curso.

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa Fuensanta, por visita y comentario (se agradece especialmente, dadas las "circunstancias adversas" -y no sólo las meteorológicas; no sé en tu pueblo, pero aquí está jarreando cosa mala...-). Truffaut y Chabrol, ahí es nada. Esas son palabras mayores, dos monstruos entre lo mejorcito de la historia del cine, y dos de mis directores favoritos. Pero ésta promete, y mucho. Dudo que llegue a mi pueblo, así que me tocará esperar, qué remedio.

Un fuerte abrazo y buena tarde.

Carol Guerra Hidalgo dijo...

Pues yo no conozco mucho el cine Francés pero he de reconocer que cuando he visto alguna buena era buena de verdad, esperaremos para ver que pasa. Besos amigo

Manuel Márquez dijo...

El cine francés, compa Carol, es amplio y diverso, además de industrialmente muy potente; tampoco nos llega todo el que debiera (hay muchas piezas interesantes que no se llegan a estrenar fuera de allí). Y, en todo caso, muy interesante, merece la pena seguirlo. Si tienes ocasión (y en Córdoba, me temo, lo vamos a tener difícil, muy difícil), no te la pierdas, que creo que merecerá la pena...

Un fuerte abrazo y buen día.

Clares dijo...

Pero Manuel, si tú no vas a verla, ¿qué supones que haremos los demás? Somos tus pupilos cinematográficos, y te hacemos caso en todo.
Oye, tú que sabes tanto, a ver si me dices algo de esto. Estoy buscando una película de Felix Baschs que se llama "Destino", Sicksal, creo, en su título alemán. No está por ninguna parte. Corresponde al expresionismo alemán y es una belleza, que la vi hace mil años en la filmoteca, pero no la encuentro ahora. ¿Sabes algo de ella?

Clares dijo...

Oye, que este comentario te lo quería poner en la última entrada, y no sé cómo ha venido a parar aquí, pero vale, tú ya lo entiendes. Abrazos, amigo.

Manuel Márquez dijo...

Compa Clares, me aterroriza cargar con tanta responsabilidad. Chistes malos aparte, que conste que si no voy a ver ésta, no es porque no me apetezca, que me apetece, y mucho, sino porque, como ya sospechaba (y lo acabo de confirmar), los exhibidores de mi bendita Córdoba no me la ponen a disposición (e irme fuera a verla, pues como que va a ser que no, que no tardará en estar disponible en soporte digital). Sobre la otra, pues tampoco está disponible, pero ésa es que ya no me tira tanto. De todos modos, los que teneis la bendita paciencia de leerme, no os fieis de mí, que soy de poco fiar...

Lo que me indicas de la peli alemana, te lo miro y te cuento algo...

Muchas gracias por la constancia lectora y "comentadora", un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.