martes, 2 de febrero de 2010

Precious (U.S.A., 2008) (Apuntes sobre el cine que viene XIV)

Lo de la gordura y el cine nunca fue, por lo general, una historia de avenencia y concordia. Más allá de algún que otro caso ilustre (cómo olvidar nombres como el de Charles Laughton —o, más recientemente, y aun sin tanto relumbrón, John Goodman—), las delgadeces imperantes como canon de referencia estética en el cine de corte comercial (vinculado, desde muy tempranas fechas, a un sistema de estrellas en el que, por motivos obvios, la presencia física era fundamental para alcanzar la cumbre —y los papeles protagónicos—) han confinado tradicionalmente a los actores y actrices “de peso” a determinados géneros, especialmente el cómico (desde Fatty Arbuckle u Oliver Hardy a los más recientes John Candy o Jack Black, sin contar con sus especímenes más grotescos —caso de la ínclita Divine—), con el permiso de nuestro amigo Daniel Sánchez Arévalo. Quizá sea ése el motivo por el que resulta tan llamativo, y concita tanta atención sobre la figura de su sorprendente protagonista, un proyecto como el de “Precious”, que arriba este vieners a las pantallas comerciales de nuestro país, una propuesta que viene avalada por un auténtico aluvión de premios y reconocimientos en su país de origen, Estados Unidos, pese a su corte de producción independiente y de bajo presupuesto (o quizá, paradójicamente, por eso).

“Precious” cuenta con algunos señuelos sobre los que los medios generalistas han hecho especial hincapié (lo tremendista de sus premisas argumentales, basadas en una historia de una crudeza poco habitual; o la presencia, a través de los tan manidos y socorridos cameos —o similares—, de “ilustrísimas” del calibre de Mariah Carey o Lenny Kravitz), pero que, a qué engañarnos, exhibe como elemento más destacado el de la figura de su protagonista, Gabourey Sidibe, una actriz debutante a cuyo lado la mismísima Queen Latifah pasaría por ser una auténtica sílfide escurrida, y sobre la cual la inmensa mayoría de aquellos que ya han tenido ocasión de disfrutar del visionado del film (estamos hablando de una película que data del año 2008), hablan excelencias sin tasa: talento, frescura, espontaneidad, verismo, aplomo son términos que se repiten una y otra vez cuando a ella se hace alusión, y parecen disipar las dudas que cualquiera podría abrigar acerca de si su único aval para un papel de este corte sería el de su aspecto exterior. ¿Y continuidad? Pues quizá sea pronto para poder hacer cábalas sobre ese particular; y en todo caso, ella no tendrá que someterse a una rigurosísima dieta para asegurársela. Ventajas de no llamarse George Clooney o Robert de Niro...

19 comentarios:

Manuel Guisande dijo...

Estaba leyendo las interesantes críticas que haces de cine cuando observo que tienes el blog desde el 2006. Vamos. yo en esa época aún estaba mirando la pila y preguntándome porqué son así de pequeñita y si me electrocutaría. Supongo que en el 2006 habría poquísima gente con blog; o sea un pionero es lo que res. Un brazo

Pabela dijo...

Bueno, yo vi el film y me pareció espantoso, pretncioso a más no poder y un tremendo cúmulo de estereotipos mal tratados- o maltratados. Espero tú si la disfrutes.

Josep dijo...

Pues ya sabes que apenas tenía idea de esta película y me encanta que te hayas lanzado de nuevo a la piscina sin mirar si tiene o no aguas capaces.

Por lo que he oído en la radio, por lo menos su banda sonora es magnífica y me parece que, harto de finales felices y demostraciones multimediáticas de fx, esta haré por verla, como sea.

Un abrazo y que no decaiga.

Manuel Márquez dijo...

Compa Manuel, bienvenido a esta tu cibercasa, en la que espero te sientas cómodo, y muchas gracias por tu interés hacia mis reseñas sobre cine, más cargadas de amor cinéfago que de conocimiento (pero, en fin, uno pone aquello que tiene...). ¿2006? Ya arranqué antes, en el 2004, con un predecesor de este invento hacia el que tengo un enlace en la barra derecha, y, no creas, ya había bastante gente en esto del "mester de bloguería", pero, desde luego, nada comparado con lo que (pese a lo que diga el señor Casciari...) tenemos ahora. Ya trastearé por tu blog, ya...

Compa Pabela, veo que los hados de la distribución llevaron a tu país este film, permitiéndote verlo antes que yo, y que, por decirlo suavemente, no te gustó demasiado. En fin... No sé si iré a verla, pero no descarto de plano la posibilidad.

Compa Josep, las piscinas con agua se las dejo a Burt Lancaster (a él, aparte de exhibir un físico mucho más atractivo, se le dan mucho mejor...). Y, bueno, la peli, no sé cómo irá. Ya ves, apenas un ratito después de colgar esta reseña, me enteraba de la lluvia de nominaciones a los Oscar que se le vino encima (para su fortuna, y la de sus productores). Lo cual, como bien te puedes imaginar, nunca se sabe si es buen síntoma, o augurio claro de desastre. En fin...

Un fuerte abrazo a los tres, gracias por comentar y que tengais un día magnífico.

39escalones dijo...

Me apetece sobre todo por la protagonista, de la que todo el mundo habla maravillas. La veré por ella, ya que por el tema y demás no me motiva mucho.
Abrazos y buen día.

Clares dijo...

Pues muchas gracias por la recomendación. Lo que no me ha quedado claro es si viene o ya vino. Es decir, si está en los vídeoclubs o si la estrenarán próximamente o ya la han estrenado. Creo que te has olvidado del gordo Marlon Brando en su última etapa, que anda que no tenía cuerpo el colega, por ejemplo, en Apocalypse Now o La isla del doctor Moreau, y de Orson Welles en algunas películas, pero ese no sé si estaba gordo o se lo hacía.
Le pasaré la información a mi Cinéfilo, a ver si él descubre cómo verla.
Un abrazo, amigo.

Carol Guerra Hidalgo dijo...

Pues hare por verla amigo. Besos

Hémorroïdes dijo...

Descargué esa la semana pasada y me encantó. Pero si que hay momentos muy duros como cuando la madre le grita y pega.

AhoraSoyPobre dijo...

"Porque no pido para Haití, porque yo pido para Mí"

Solicito un donativo para llegar a fin de mes. ¡GRACIAS!

Manuel Márquez dijo...

Pues ya nos contarás, compa Alfredo, qué tal, y, sobre todo, si esa protagonista es realmente tan impactante como muchos medios han difundido.

Compa Fuensanta, no ha llegado aún, se estrena este viernes (aunque, en otros países, ya se vio hace mucho tiempo, con lo cual sospecho que debe estar disponible "de aquella manera", ya sabes...); a esos dos "bicharracos" que nombras, no los he mencionado, aparte de porque no cabían todos (y no es un chiste fácil con lo de la gordura...), porque sus casos tienen ciertos matices muy específicos: Brando acabó estando gordo, gordísimo, pero el Brando mítico, el que todos recordamos, en fin, qué te voy a contar en cuanto a su aspecto físico; y Welles no era gordo (que también), sino grande, enorme (y no sólo en el aspecto físico...). De todos modos, te agradezco el apunte, que enriquece este invento.

Compa Carol, a ver si es verdad, y ya nos cuentas. Con ese ojo que tienes para la fotografía, tu contemplación del celuloide seguro que está cargado de matices que a otros nos están vedados...

Un fuerte abrazo a los tres y buen día.

marcbranches dijo...

Pues voy a nadar un poco a contracorriente, que estoy algo desentumecido y necesito hacer ejercicio:

No me apetece nada ver esta película. No sé por qué, me huelo un sospechoso tufillo a convencionalismo (típica historia yanqui de superación personal, blablabla) disfrazado de minorismo (negros y gordos: vivan las minorías) que apesta. Puedes llamarme cínico, si quieres, pero, no sé, no sé... Saludos.

Manuel Márquez dijo...

De cínico, nada, compa Marc: no seré yo quien ose calificarte como tal, dado que, en buena medida, esos peligros que tú apuntas (los de la corrección política extrema de la propuesta) también me los puedo oler yo, y, además, a la legua. Pero, en fin, será cuestión de ver y comprobar (eso sí, lo primero es lo primero: The road -iniciativa propia- y Tiana y el sapo -exigencias del guión...-).

Un fuerte abrazo y buen día.

Kinezoe dijo...

Siento curiosidad por este título, aunque con los próximos estrenos que se nos avecinan ("Crazy Heart", "Shutter Island", etc.) puede ser que me espere un poco más y la vea en casa. Interesante reseña, amigo.

Un abrazo y buen fin de semana ;-)

Manuel Márquez dijo...

Gracias por comentar, Kinezoe, y sí, tienes bastante razón, la cartelera viene con suficiente "carga buena" como para tener que escoger muy cuidadosamente. Buena elección, pues, y ya nos contarás...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Noemí Pastor dijo...

Advierto que sólo has citado actores gordos y ninguna actriz gorda.

Manuel Márquez dijo...

Bueno, eso no es exactamente así, compa Noe: menciono a Queen Latifah (lo de Divine, malgré tout, prefiero dejarlo aparte...). Pero, sí, es cierto que, en lo que se refiere al "listado", por llamarlo de alguna manera, no hay ninguna. De todos modos, si te remontas a la época en que actuaban los nombres que cito, aparte de Hattie McDaniel, ¿a quién más podrías nombrar...? Más allá de eso, probablemente, si mañana, o pasado mañana, hago alusión, o dedico íntegramente una reseña, a los intérpretes "viejos", también saldrán nada más que hombres. Y si lo hago con intérpretes negros -salvo hasta hace bien poco-, poco más o menos. Y, como bien sabes, no es casual. Hollywood -y, por extensión, el cine de corte comercial- fue, es (y no sabemos hasta cuándo será...) territorio de hombres blancos, jóvenes y guapos. ¿Que no está bien? Por supuesto que no. ¿Que es así? Por supuesto que sí. ¿Que habría que cambiarlo? Por supuesto que sí. ¿Pero qué es complicado? Por supuesto que también. En fin...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Curiosidades Guinness dijo...

¿Y cómo olvidarnos de Oliver Hardy, el gordo de Laurel & Hady? Un gran precedente de la gordura en el cine, no?

rent apartment buenos aires dijo...

Este jueves voy a verla, a ver que tal, me hablaron muy bien, pero bueno... Cuando la vea comento que me parecio!

Hosting Colombia dijo...

Mas que la pelicula es la forman en que presentan a un protagonista no el tipico con cuerpo trabajado y hermosas niñas siempre esta bueno mostrar el tipo de persona del común y que todos tenemos nuestras cualidades a parte de fisicas internas.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.