lunes, 25 de enero de 2010

Chéri (Gran Bretaña, 2009) (Apuntes sobre el cine que viene XI)

Hay películas cuyo planteamiento promocional deja poco lugar a dudas sobre las bazas con las que pretenden jugar y los argumentos con que pretenden captar a un público más o menos incauto. En el caso del último film de Stephen Frears, “Chéri”, que llega a nuestras pantallas el próximo viernes, parece bastante claro -basta con ver el cartel que se reproduce ilustrando esta reseña- que el precedente de “Las amistades peligrosas” (la celebérrima incursión del director en su debú hollywoodiense, tras haberse labrado un prestigioso cartel de autor rompedor de marcada tendencia social en sus primeros films, realizados en sus británicas islas, con posterioridad a una extensa carrera en el medio televisivo), incluida la presencia estelar en su reparto de Michelle Pfeiffer, viene a constituir el leit-motiv de la partitura de ese solo de flauta “hamelinero” con el que Frears intentará alinear a un numeroso público camino de la sala oscura, presto a disfrutar de su propuesta.

Este veterano director británico exhibe, en su historial -aunque en el mismo tampoco falten fiascos bastante sonados, y films lejos de la altura de sus mejores entregas (y, entre ellos, este humilde plumilla tendría que incluir el último anterior a éste, “The queen”, extrañamente celebrado de manera generalizada por la crítica, y en el que no he sido capaz de encontrar otra nota de interés que no fuera la extraordinaria caracterización “isabelina” de su protagonista, Helen Mirren)-, credenciales más que sólidas como para poder confiar en su buen hacer a la hora de abordar un proyecto de este corte. Pero duda mucho este escribiente cinéfago de que sea un film de estas coordenadas temáticas y estilísticas, el más apropiado para revivir los momentos de gloria al que el género llegó en las décadas de los ochenta y noventa del pasado siglo de la mano de otro ilustre correligionario del señor Frears, el hoy octogenario (y, pese a lo que su filmografía pudiera indicar, estadounidense de pura cepa...) James Ivory.

PRONÓSTICO: Dudo que vaya a verla...

NOTA INFORMATIVA: Voy a proceder, a lo largo de los próximos días, a retocar los títulos de las reseñas relativas a títulos cinematográficos, con ojbeto de facilitar el posicionamiento y localización de las mismas en los buscadores. Ello supondrá que todos aquellos lectores que sigan este blog a través de algún agregador de feeds, se encontrarán con actualizaciones que, realmente, no son tales. Como se suele decir en estos casos, el problema se debe a motivos técnicos ajenos a nuestra voluntad (ejem...); rogamos disculpen las molestias...




12 comentarios:

Clares dijo...

Puede que, después de lo que has dicho tú, me atreva de todos modos a ir a verla. Stephen Frears me ha gustado, sin grandes aspavientos, desde sus comienzos. No vi Queen, pues el peronaje no me interesaba demasiado, pero sí prácticamente todas las anteriores películas de este tipo. Ya veremos si se cumple tu crítica anticipada, que has inaugurado un nuevo género: la crítica pre-estreno o crítica-ficción. Es divertido. Ya te cuento si me decido a verla. Por lo menos está claro que sale gente guapa, por el cartel y por el reparto.

Manuel Márquez dijo...

Nada me espantaría más, compa Fuensanta, que el que hubiera alguien que, fiándose de mi magro criterio, optara por ver o no ver una peli, así que espero que, efectivamente, la veas y nos cuentes. A mí Frears también me gusta, en general, aunque creo que tiene alguna peli bastante flojita. El género este de la crítica pre-estreno (prejuicio en estado químicamente puro, eso lo he de reconocer...) no te creas que lo estreno ahora; ya hice algunos pinitos en el blog hace poco más de un año (que tuve que interrumpir por circunstancias ajenas a mi voluntad...), así como en mis colaboraciones en La Butaca. Y sí, es divertido, sobre todo, si le echas un poco de morrete y asumes que te tiras a una piscina con menos agua que una charca seca. ¿Gente guapa? Guapa, no, guapísima. Ay, la Pfeiffer...

Un fuerte abrazo y buen día.

39escalones dijo...

Pues yo sí la veré, creo, porque Frears, incluso cuando falla, tiene grandes aciertos. El caso de The Queen, película que recomiendo, es ejemplar: no quise verla, como dice el comentario anterior, por el personaje y el tufillo que despierta, y luego, al verla, me sorprendió. Vale mucho la pena, y su guión es magnífico.
Abrazos.

Elvira dijo...

A mí James Ivory me gustó mucho (lo digo en pasado porque la última que vi -The Golden Bowl- no me gustó). Soy amante de varias de las novelas que recreó magníficamente en sus películas.

Creo que esta peli de la que hablas no me tienta demasiado.

Un abrazo

Manuel Márquez dijo...

Pues ya nos contarás, compa Alfredo, qué tal la peli. A mí con The queen, me pasó exactamente lo contrario que a tí: cansado de leer mil y una críticas que la glosaban como una verdadera obra maestra, me dispuse a constatar si tal unanimidad tenía fundamento, y, en mi humilde opinión, no era para tanto. De hecho, creo que sin Helen Mirren, la peli sería totalmente olvidable. Pero, en fin, ya se sabe, cuestión tanto de gustos como de apreciaciones...

Compa Elvira, creo que a Ivory se le pasó el momento álgido de creación cinematográfica hace ya bastante tiempo. Basta ver un fiasco como Le divorce (que el compa Alfredo glosó no hace mucho en su blog, si mal no recuerdo, poniéndola "a tono" -muy merecidamente, por cierto-) para darse cuenta de ello.

Gracias a ambos por vuestros comentarios y buena semana.

Josep dijo...

He de reconocerte, Manuel, el valor de afrontar la página en blanco con tan pocas premisas sobre las que abastecerte más allá de páginas pasadas y pura intuición.

No sé si la veré o no: dependo casi siempre de la programación de "mi cine" porque hace tiempo no agarro el coche para jugármela. Pero de entrada, si esa Chéri es la mylady que supongo, no me apetece mucho, sea veraz o hagiográfica la película en cuestión.

Dejaré pues, que decdan por mí y si cae, ya daré cumplida cuenta.

Un abrazo.

Riggs dijo...

globmanuel mucho exito y que tengas muchas mas ideas te felicito de antemano me voy a convertir en una buena lectora

Manuel Márquez dijo...

En fin, compa Josep, no sé si lo más propio sería llamarlo valor, yo igual lo llamaría jeta. Eso sí, siempre dejo bien claro que lo que cuento es puro prejuicio, con mayor o menor fundamento, y no prejuzgo la peli, me limito a exponer las impresiones que, a priori, me despierta -algo que todos hacemos, aunque no lo formulemos expresamente-. Y, en cuanto a lo de caer, o mucho me equivoco, o me temo que no caerá (pero tampoco pasará nada...).

Un fuerte abrazo y buen día.

PMM dijo...

Pues yo creo que sí iré a verla, con la Pfeiffer por medio, ya es un buen reclamo.
Y coincido contigo en The Queen, Helen Mirren es el punto clave de la película, el resto es simplemente pasable.

Manuel Márquez dijo...

Pues ya nos contarás, compa PMM, cuando la veas. Y qué alegría comprobar que, por fin, alguien comprende mi escaso entusiasmo por The queen (empezaba a pensar que lo mío era una marcianada de las que me dan muy de vez en cuando...).

Un fuerte abrazo y buen día.

PMM dijo...

Al fin la he visto, compa Manuel, y como podrás deducir en DVD por el tiempo que he tardado en hacerlo. Y lamentablemente no está a la altura de Las amistades peligrosas ni de lejos. Vamos que par auna tarde video en casa, pasa pero sin pena nigloria.
Y Dios, he tenido que pasar páginas y paginas hasta que he encontrado el post. Para que veas que aunque no te comente todo lo que deba, te sigo,eh, te sigo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Buff, compa PMM, sí que tiene mérito lo tuyo, con la de meses que han pasado y lo rápido que corre todo en esto del boguerío... Yo no llegué a ver la peli, ni la he visto después, pero sí que tenía referencias críticas que no hablaban demasiado bien de ella, y que tú ahora nos vienes a confirmar. En fin, lo siento y espero que para la próxmia haya más suerte. Ah, y ya aprovechando, pues te deseo unas muy felices fiestas, que ya son fechas...

Un fuerte abrazo, gracias por el detallazo del comentario y hasta pronto.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.