viernes, 27 de noviembre de 2009

Doce hombres sin piedad (12 angry men; U.S.A., 1957) (Grageas de cine LXVII)


Aunque no fuera así en sus principios (no se puede olvidar que buena parte de los primeros films exhibidos comercialmente en salas, allá por la primera década del pasado siglo, se trataba de filmaciones, en plano fijo, de representaciones teatrales), el cine no tardó en desarrollar un lenguaje específico, desvinculado plenamente, por supuesto, del teatral. Algo lógico si tenemos en cuenta que, más allá de sus puntos de conexión (sobre todo, en materia de contenidos, tanto reales como posibles), las diferencias entre los dos ámbitos de creación y comunicación son más que ostensibles; pero que no ha significado, por otro lado —y como también resulta plenamente comprensible—, que el cine haya perdido todo vínculo con el teatro. Bien al contrario, son numerosas y frecuentes las traslaciones de obras teatrales a la gran pantalla, en un proceso que, más allá de la mayor o menor fidelidad a la estructura dramática y temática originaria, siempre cuenta con la ventaja, a priori, de que el cineasta trabaja con un material que, desde el punto de vista narrativo, ya ha sido contrastado, aunque no por ello el éxito de la pieza cinematográfica está garantizado. Al fin y al cabo, el cine siempre debe ofrecer (se supone) algo más; o, quizá para ser más precisos, algo diferente.

¿Cumple con tal premisa una película como “Doce hombres sin piedad”? No es fácil responder a la cuestión, dado que si hay un film cuya estructura formal, muy condicionada por un desarrollo dramático que se produce íntegramente en un espacio cerrado y bastante limitado, resulta claramente deudora de las formas del teatro, ése es el drama judicial de Reginald Rose que, allá por el año 1957, trasladó Sidney Lumet (que, por cierto, aún sigue dando guerra, cual incombusible exponente de un cine clásico aún empeñado en la supervivencia, pese a lo difícil de la intentona) a la gran pantalla. Claro que no cometió solo tal “fechoría”, sino que se rodeó de un cuadro de “compinches” digno de la mayor de las solvencias: un conjunto de doce intérpretes que, comandados por un Henry Fonda en estado de gracia, supo dotar al texto y a la trama de toda la tensión necesaria para trascender las limitaciones antes apuntadas y terminar esbozando un auténtico “manual en imágenes” acerca de los entresijos más elementales (y, a la vez, más complicados) de la condición humana. Una lección, en suma, de que hacer cine, además de poner imágenes en movimiento, es trasladar emociones al espectador. Cuántas veces se olvida...

26 comentarios:

Josep dijo...

La que has escogido es una clara muestra que el cine puede aprovechar al máximo un buen texto teatral, otorgándole con su lenguaje específico mayor fuerza.

Lumet, que provenía de la tele (ya sabes que pertenece a toda una generación que perdió sus pañales en la tele) sabe moverse como pez en el agua en un espacio limitado como es esa sala del jurado.

Los intérpretes a su servicio son todos geniales, como lo fueron también los doce que en un célebre Estudio 1 de la antaño honrosa TVE dirigió, si no me falla la memoria (podría consultarlo ahora, pero me da pereza) Gustavo Pérez Puig, con José Mª Rodero a la cabeza.

Le tengo una querencia especial a esa obra, Manuel, y me ha encantado que la recordaras.

Un abrazo y buen fin de semana.

Apesardemi dijo...

12 hombres sin piedad es de esas obras que se te quedan grabadas en la memoria. La película genial, vaya reparto, vaya tensión. La realizada en la tele, en Estudio 1 que recuerda Josep, también resultó muy digna.

Las recuerdo muy bien, me gustaron mucho.

Abrazo, compa.

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa Josep, por tu visita y comentario; como siempre, enriquecedor e interesante (o viceversa, que tanto da). Lumet siempre me ha parecido uno de esos directores con poco cartel estelar por lo que poco que se ha vendido, y no por carencia de talento; pero eso es algo bastante habitual en este mundillo. En cuanto a la mítica versión del Estudio 1 -con un reparto también antológico-, no llegué a verla en su día (era yo demasiado pequeño por aquel entonces), pero sería cuestión de echarle un visionado, dado lo garantizado de su disfrute.

Compa Apesar, ya veo que te sumas al coro de loas; un coro del que no cabe esperar muchas voces discrepantes (al menos, entre los que sois visitantes habituales), dado que la peli admite poca discusión en cuanto a su extraordinaria calidad.

Un fuerte abrazo a los dos y buen fin de semana.

Vivian dijo...

“Una lección, en suma, de que hacer cine, además de poner imágenes en movimiento, es trasladar emociones al espectador. Cuántas veces se olvida...”
Quise rescatar esta frase porque estoy tan, tan de acuerdo contigo en estas palabras…

Respecto a las adaptaciones teatrales, en términos generales creo que el cine cuenta con inmensas adaptaciones teatrales, la película que traes a tu blog es una buena muestra de ello.

Coincido contigo en destacar que es una película de “personajes”, a través de esos doce hombres el director nos muestra diferentes maneras de afrontar las situaciones en la vida, desde la intolerancia, desde la sumisión y el sumarse a la mayoría, desde la razón, entendida como capacidad de pensar y analizar antes de decidir…
Me gustaría destacar otro punto que me parece importante, ese ambiente claustrofóbico que el director consigue trasladar al espectador, como si nosotros mismos estuviéramos en esa habitación, encerrados…

Me gustó esta entrada y las reflexiones que planteas, y me gusta la película, por supuesto.

Un abrazo

ANRO dijo...

Coincido con Josep, amigo Manolo. Con un buen texto en la mano ya tienes la mitad del camino andado para hacer una buena peli.
Lumet escogió fenomenalmente el jurado, en el que obviamente sobresale Fonda. A mí me emocionó tremendamente el papel, con ribetes sádicos, de Lee J. Coob.
La obra de Estudio 1, que también cita Josep, fue célebre y demuestra lo que hace poco comento en mi post sobre la TV, cuando tenía una buena programación.
Un abrazote y pásate un buen fin de semana.

Manuel Márquez dijo...

Gracias, compa Vivian, por tu visita y comentario; veo que coincidimos bastante en valoraciones y apreciaciones acerca de la peli (algo de lo que me congratulo), y, sí, el teatro siempre ha sido una buena "cantera" de material literario para el cine; tema distinto es si se adapta, o no, con el suficiente talento (entendido como comprensión de los diferentes mecanismos visuales y narrativos de un medio y otro), que no siempre es el caso, claro...

Compa Antonio, qué alegría tenerte a tí también por aquí. Y sí, claro, cómo no ibas a sumarte al coro de plácemes generalizados, si la peli no deja resquicio para otra cosa. Lo de tu comentario acerca de esos viejos ciclos de TVE (en la época del blanco y negro, poco más o menos), no puedo más que confirmarlo y suscribirlo. A ver si a partir del 1 de enero, con el cambio de modelo, se recupera, aunque sólo sea parcialmente, algo de ese espíritu, ya nos podríamos dar con un canto en los dientes...

Un fuerte abrazo a ambos y buen fin de semana.

Clares dijo...

Me gustan muchísimo y de hecho las colecciono las películas basadas en literatura en general y en teatro en particular. Esta es, a mi parecer, una magnífica película, ejemplo espléndido de interpretación y de análisis de los condicionamientos humanos. No sé si habrás visto la versión rusa. "12", creo que de Nikita Mikhalkov, una maravilla también en cuanto a interpretación y puesta en escena. No te la pierdas.

Manuel Márquez dijo...

No me sorprende, compa Clares, tu coleccionismo, en la medida en que auna dos de tus más grandes querencias (que, por otro lado, creo que compartimos todos los que por aquí trasteamos...). En cuanto a la peli de Mikhalkov, de la que n tengo mayores referencias, me la apunto, a ver si tengo pronto ocasión...

Un fuerte abrazo y buena semana.

39escalones dijo...

Peliculón, sí señor. Hay mucho detractor del cine "teatral" pero Mankiewicz ya se encargó de cerrarles la boca. En este caso, se trata de un prodigio en el retrato de caracteres humanos y en la caracterización sutil a través de diálogos y breves pinceladas visuales de lo que supone la descripción de personajes. Y Lumet, de carrera un poco irregular, ciertamente, se marcó aquí todo un ejercicio sobresaliente. Y es que, como demostró hace un par de años con esa maravilla llamada "Antes de que el diablo sepa que has muerto", quien tuvo, retuvo.
Abrazos.

Elvira dijo...

Muy interesante tu entrada, Manuel. La vi hace tantos años en la tele que casi no la recuerdo, pero he visto que la tienen en mi videoclub.

Un abrazo

Cirujano Plastico en Cali dijo...

Excelente entrada muy interesante. Ademas muy buen articulo.

Jordi M.Novas dijo...

GRAN película.

Manuel Márquez dijo...

Compa Alfredo, buen apunte ese de Mankiewicz: la verdad es que La huella (Sleuth) es una de mis pelis favoritas, y creo, modestamente, que una verdadera obra maestra -supongo que ése es el referente al que apuntas-. En cuanto a la valía de Lumet, creo que también merece poca discusión; se habla mucho del estajanovismo "anciano" de Oliveira, pero no se suele incidir en que este hombre anda ya por encima de los 80 y aún dirige pelis...

Compa Elvira, no me cabe duda de que en tu videoclub habrá un buen puñado de opciones interesantes, pero te puedo asegurar que ésta lo es, y mucho, así que te va a merecer la pena la revisión. Y ya nos contarás.

Un fuerte abrazo a los dos y buen día.

Hatt dijo...

Gran reparto y gran y sólida película de un buen director. Realmente poco tengo que añadir, aunque, puestos, recomendar a todo aquel que no la haya visto una de las últimas de Lumet (ya que hacías referencia a que seguía currando en ello...): Antes que el diablo sepa que has muerto. O como diferenciar dar mil vueltas a casi todos los cineastas actuales superando los ochenta...

Un saludo.

Scotty dijo...

Gran debut en la dirección cinematográfica del gran Lumet.

Saludos a ti y a tu ciudad, Córdoba, en la que tuve el privilegio de vivir dos años de mi vida.

Rosenrod dijo...

¡Mira que es difícil el género judicial! Y de hecho, creo que muy pocas veces se ha hecho mejor... Claro que tener un reparto como éste no es que ocurra muy a menudo.

Un saludo!

harazem dijo...

Por si no lo sabeis la versión española de 12 hombre sin piedad, la adaptación para Estudio 1 de Pérez Puig, es perfectamente bajable en el emule. Ya sé que es ilegal y no voy a deciros si yo me la bajé o no hace tiempo, no sea que se pueda usar contra mí en algún futuro, pero mi obligación es informaros, que aún no es delito.

Pero no sólo esa, por ejemplo la versión de El Tío Vania de Chejov y otras también

Un saludo

john wall dijo...

I love the movie 12 Angry Men. The way Henry Fonda convinces the other jury members 1 by 1 that the boy could be innocent is outstanding, and it ranks among the best movies Ive ever seen.

Manuel Márquez dijo...

En primer lugar, mis disculpas a aquellos a quienes contesto ahora; me consta que lo hago tardísimo, pero lo he tenido, de veras, muy complicado para hacerlo antes, como me hubiera gustado. En fin, vamos a ello...

Compa Hatt, una enorme alegría, en serio, verte por aquí de nuevo y ver que tu casa, por la que aún me tengo que pasar, vuelve a cobrar aliento. Tu recomendación de la última de Lumet, totalmente compartida y respaldada; un pedazo de peli, de aliento clásico y factura impecable...

Compa Scotty, bienvenido a esta cibercasa, por la que espero te pases tantas veces como desees (también espero darte otivos para ello, escribiendo algo...). Y me alegro de que disfrutaras de las maravillas de mi ciudad durante ese tiempo; yo ladro mucho sobre las "maldades" de mi ciudad, pero no lo voy a dejar de reconocer sus bondades, que las tiene, y muchas.

Compa Rosenrod, sí que tienes razón en lo de las dificultades del género judicial -al fin y al cabo, más propicio y adecuado para el teatro, quizá, que para el cine-; pero ésta es una muestra de que, con talento y buen material de partida, uno puede llevar al celuloloide hasta la guía telefónica...

Compa Harazem, bienvenido a esta cibercasa también; no es el "objeto prioritario" de este sitio el de servir de "plataforma publicitaria" de material de descarga en P2P, pero, sobre ese tema, ya me he pronunciado en algún momento, así que no voy a redundar. En todo caso, sería deseable que pudiéramos contar con unas buenas ediciones de ese material distribuidas comercialmente, todos ganaríamos con ello...

Dear John Wall, wellcome to this "cyber-house", I hope you enjoyed so and you can repeat your visit when you want. Thanks and greetings...

Un abrazo muy fuerte, buena semana y hasta pronto.

Noemí Pastor dijo...

Esta es una de esas pelis que te convierten en cinéfila para siempre.

Pabela dijo...

Manuel, puedes creer que tengo esta película en casa y aun no la veo? lo sé es un pecado cinéfilo pero le pondré pronta solución! En cuanto a los textos teatrales en cine cuando están bien dirigidos son supremos! un ejemplo que este año he tenido el placer de ver es Glengarry Glenn Ross donde la tensión dramática está muy bien llevada.

Jesús Angel Ortega dijo...

Qué tal Manuel!!
Pues otra película inolvidable.
Los actores (actorazos) están que se salen y en efecto, aunque sea un espacio tan cerrado y la cámara no pueda hacer muchas virguerías, es una película que transmite bastante y en la que los caracteres psicológicos de los personajes te envuelven de forma atrayente.
Otro peliculón.
También recuerdo la obra de teatro de Estudio 1, en blanco y negro, con José Mº Rodero y José Bodalo y otros cuantos actores (también actorazos)que la verdad debieran ser más reivindicados.
Gracias Manuel por este recordatorio.
Un abrazo y buena semana.

Manuel Márquez dijo...

Compa Noe, así es: un clásico contundente, de los que te abren el apetito y las ganas de buscar más en su línea...

Compa Pabela, tienes razón en que deberías verla tan pronto como puedas. De todos modos, Glengarry Glenn Ross también es una excelente muestra de "cine teatral", con una colección de actorazos dando clases magistrales de interpretación como pocas veces se logra juntar.

Ya veo, compa Jesús Ángel, que tú también te sumas a los plácemes y parabienes, tanto de la versión fílmica como de esa mítica teatral del Estudio 1; y no es para menos, son dos grandes piezas dramáticas.

Gracias a los tres por pasar a comentar y un fuerte abrazo.

luna nueva rmvb dijo...

Una muy buena pelicula.

frases de desamor dijo...

una muy buena obra, seguro de eso

bcn escorts dijo...

Me ha encantado el post, has expresado todo aquello que pense despues y durante la pelicula y algun planteamiento mas que me ha hecho verla de nuevo con mi novia que es estudiante de derecho a la cual tambien le ha encantado. Gracias

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.