miércoles, 13 de mayo de 2009

Blancanieves y los siete enanitos (Snow White and the seven dwarfs; U.S.A., 1937) (Grageas de cine LXV)

Con ella, nació una leyenda. Y de dimensiones míticas, absudo sería negarlo. Contemplar el sinfín de maravillas que la creación animada ha generado en los veinte últimos años gracias a la disponibilidad de un arsenal tecnológico inmenso es una fuente de placer tremenda, inagotable, pero no creo que permita, ni por asomo, aproximarnos al entendimiento de lo que debió constituir, allá por el ya tan lejano 1937, la aparición de una producción cinematográfica como esta que supuso la “puesta de largo” (valga la expresión más allá de su mero alcance metafórico) de la factoría Disney: en un mundo al que aún no había llegado el color –no lo haría hasta varios años después- y en el que el vuelo de la fantasía aún topaba con serias limitaciones de infraestructura técnica, la explosión de imagen y sonido que aportaba una película como “Blancanieves y los siete enanitos” generó una onda expansiva de dimensiones bestiales.





No fue ajena, desde luego, a tal fenómeno de éxito descomunal, la concurrencia de varios elementos que, con el tiempo, se han consolidado como auténticas señales identificativas de la franquicia; déjenme destacar, fundamentalmente, tres: la importancia de la música como elemento estético, ambiental y narrativo –no hay entrega disneyana que no arroje, como mínimo, un “clásico” de esos que perduran en nuestros tímpanos in secula seculorum…-; la presencia masiva de animales, que, ya sea en un plano protagónico o –cual sucede en este caso- como elemento accesorio, ofrece un contrapunto en positivo a la mayor ambigüedad de la condición humana; y la utilización de la muerte como “anti-edulcorante” con el que rebajar (y, además, de manera bastante brutal) las dosis reconcentradas de melaza que ofrece el tono general del film. Desde entonces hasta hoy. Y, visto el vigor presente -algo de lo que da buena cuenta la práctica totalidad de la crítica capaz de sustraerse a los prejuicios más frecuentes en casos así-, cabe esperar que por mucho tiempo más. Aijó, aijó…

28 comentarios:

Pabela dijo...

Aijo! Aijo!,siiiii. Es increíble cómo siendo pequeñita me recuerdo el día que la vi en cine. Es más las compré para mi niña junto a Cenicienta y la Bella durmiente con quienes Blancanieves hace el trío inseparable de esa época. Es fascinante cómo eran de naturales los movimientos de los personajes en estos films que como bien dices estaban lejísimos aun de las herramientas técnicas de hoy en día.
Me encantó tu post, Manuel!

faraway dijo...

No la veo desde que soy pequeño, y claro, una película de este tipo ya está más allá del bien y del mal, y sin dudas es una experiencia necesaria e instructiva. Voy a tratar de verla en breve.

Un abrazo Manu!

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa Pabela, por tus elogiosas palabras; me alegro, en todo caso, de que mi reseña haya tenido ese efecto evocativo, y también es motivo de satifacción ver que compartimos ese elemento de que nuestros peques nos estén ayudando a rescatar películas como ésta y similares.

Compa Diego, muchas gracias por pasarte por aquí y comentar. Y, desde luego, bien harás en rescatar el visionado de una peli como ésta, que resulta, vista en la perspectiva del tiempo transcurrido, impresionante.

Un fuerte abrazo a los dos y buen fin de semana.

Isabel Romana dijo...

Y a mí que Disney nunca me ha entusiasmado... hacía sufrir mucho a los niños. Besos, querido amigo.

Manuel Márquez dijo...

A esa observación que haces, compa Isabel, bien poco (o nada) puedo objetar: es cierta y notoria. Pero, francamente, creo que se trata de una circunstancia a apuntar en el debe -y que, naturalmente, empaña su valoración global- del cine Disney, pero que no es tan grave como para llegar a descalificarlo de manera absoluta. Además, ¿qué le podría contar a una amante de la cultura romana de tu calibre acerca de esa brutal dualidad humana que enlaza tan estrechamente, en tantas ocasiones, crueldad y arte, violencia y belleza plástica? Y no se trata de pretender comparar universos tan lejanos, pero, en fin, ahí está siempre, al fondo, el bichito ese con el que compartimos especie...

Un fuerte abrazo y gracias por tu visita.

Josep dijo...

Hace muuuucho tiempo que no veo una película del período clásico de Disney, pero casi todas, en mayor o menor medida, han dejado recuerdo indeleble.

Creo que dar una explicación fundamentada del éxito merecería muchas palabras, porque esa crueldad que apuntas (como lloré con Bambi) nunca me ha parecido tan traumática como he leído en algunas críticas setenteras un tanto pletóricas de ganas de presumir.

Me ha gustado mucho la forma en que evocas ese mito, porque lo afrontas de la única forma posible.

Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Gracias, compa Josep, por tu visita y tu comentario; siempre ahí, al pie del cañón... No sé si será, o no, la única forma de abordarlo, pero a mí no se me ocurría otra; eso sí, una recomendación: dales un repasito a estas pelis, que merece la pena. Entiendo que no es fácil (yo mismo, he de confesarlo, jamás lo hubiera hecho sin un condicionante tan elemental como el de tener un peque en casa...), pero creo que el esfuerzo merece la pena.

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

39escalones dijo...

Es el único periodo de Disney que me interesa, en el que la tecnología servía a las historias, y no al revés. Además se tenía más respeto por el espectador que por la taquilla. O sea, exactamente igual que en el cine que no era animado... También eso ha cambiado en los últimos tiempos.
Un abrazo.

Tha dijo...

¡qué gran película! nunca, nunca me canso de verla (y van muchas veces ya, que tengo tres hijos jajajaja), creo que a mis nietos también les gustará pese al paso del tiempo, y si no es así es que algo muy importante perdió la humanidad.
Besoss compaaaa y gracias por traer a nuestros amigos enanitos

Manuel Márquez dijo...

Compa Alfredo, hoy, por lo que veo, andas con la vena del mosqueo en solfa; no sé si cabría hacer grandes disquisiciones en materia de respeto de unas épocas respecto a otras. Las formas sí que se cuidaban más, desde luego, pero, en el fondo, no sé, no sé...

Compa Tha, qué alegría verte por aquí, tan prontito; ya me cuesta trabajo hacer una proyección de lo que pasará con respecto a mi peque, así que no quiero ni pensar en "dimensión nietos", pero supongo que a ellos, llegado el momento, también les gustarán estos inventos. Espero...

Un fuerte abrazo a los dos y buen fin de semana.

unamaruja dijo...

La habré visto ciento de veces, recuerdo que tenía que sentarme con mi niño cuando salía la madrastra porque le daba miedo :).

Un día de esto les hago un repaso :).

Noemí Pastor dijo...

Disney creaba unas malas que están entre mis favoritas del cine de siempre. ¡Vivan las madrastras malas! ¡Vivan! ¡Y viva Cruella de Vil!

Superwoman dijo...

La madrastra es uno de los personajes más elegantes y con más glamour que he visto en mi vida... sí, es que yo también he sido toda mi vida un poco malvada :D
De la trilogía original de las princesas Disney, es la única que nos falta.
Un supersaludo

Corpi dijo...

No es la que más me gusta de Disney, pero la habré visto más de mil veces, con la niña, se entiende.
Un saludo

P.d. La que me sí que me gusta es la vesrión porno. A ver si alguna vez haces una crítica de alguna película porno.

Rose dijo...

De los tres puntos que comentas como caracterísiticos de la "seña" Disney creo que a mi ,particularmente,me ofenden un poco los animalitos u otros seres de animación extra humanos cuyo rol hemos discutido varias veces mi amigo Txems -cinéfilo melómano freaky con proyecto de blog a medias-y yo misma ,pues por ejemplo,creo que en El Jorobado de Notre Dame, las gárgolas "joden" un poco la marrana y hacen que el peliculón que podía ser resulte un poco insulsito.
Lo mismo pasa en mi favorita ,El Rey León, que quizás por romper el topicazo de la muerte edulcorada es la que más se podría alejar de dichos tópicos,pero que se pierde en la obsesiva apariciónde bichitos istriónicos como el jabalí y el otro animalito africano.

Me quedo con Mary Poppins,de hecho tengo un post perdido por ahí sobre ella.
Un besote!!

Rose dijo...

Y por cierto....blancanieves también me encanta,¿has visto las escenas que no incluyeron,como la de la sopa???
Es que a mi me encantan las canciones,claro;))

inmobiliaria tandil dijo...

Hola Manuel yo soy partidaria de estas joyas de los casicos en dibujos animados ya que me parecen de exquisita realizacion tanto los dialogos, como va in crescendo la historia, pero tambien debo decir que me detuve a pensar si no estan obsoletas estas hostorias de amor para las niñas de ahora, tu que crees?

Manuel Márquez dijo...

Compa Maruja, no me extraña lo de tu peque con la madrastra, te puedo asegurar que es algo bastante común (al mío también le inquietaba bastante la "buena señora"...); ya nos contarás sobre ese repasito...

Compa Noemí, ya era hora de que alguien reivindicara a las malas malosas -no a las de pacotilla, sino a las de verdad-, entre las cuales ésta, junto a la que nombras, ocupa lugar señero, desde luego que sí...

Compa Superwoman, me sorprendes con tu vena maléfica, en serio, no te hacía yo a tí apuntándote al "lado oscuro", aunque la elegancia de la señora es, ciertamente, innegable. Y procura no perderte esta peli, que merece la pena, y mucho.

Un abrazo muy fuerte a las tres, muchas gracias por pasaros por aquí y que tengais una muy buena semana.

Manuel Márquez dijo...

Compa Corpi: vaya tela, compa, vaya tela. La de los siete enanitos viciosos, ¿no...? En fin, aquí cada cual reivindica lo que le parece oportuno, nada que objetar. Y me apunto la sugerencia; como ejercicio de estilo, igual hasta me lo paso bien...

Compa Rose, bienvenida a esta tu cibercasa, en la que entras con pujanza y poderío -y por partida doble-, vaya que sí: un comentario bien nutritivo y entrando en detalles. El jorobado... no la conozco, y El rey león, sí. Desde luego, sobre los temas musicales, más allá de lo que te pueda gustar o no ese estilo, no se les puede negar su brutal tirón universal. Me alegro de verte por aquí, y, ya sabes, vuelve cuántas veces te apetezca.

Un fuerte abrazo a ambos, gracias por pasar y comentar, y que tengais buena semana.

Superwoman dijo...

No Manuel, si yo verla la he visto. Lo que no la tengo es en casa, cosa que me obligaria a verla mil veces, como me pasa con Cenicienta y Dornroeschen (lo que nosotros llamamos la Bella Durmiente)... supongo que para Navidades caera...

Un supersaludo

PS: Una vez acompañe a una amiga que queria escribir una tesis sobre el cine porno y la mujer durante el periodo de investigacion (mi padre tenia Canal+), reconozco que me lo pase como los indios, pero mas que producirme algun tipo de placer erotico-festivo, reconozco que nos partiamos de la risa... Para cine erotico, cualquiera de John Malkovich ;)

Manuel Márquez dijo...

Pues visto en esa perspectiva, compa Superwoman, me parece bastante razonable (y a ver si me aplico el cuento algún día...) lo de no tener los títulos en cuestión en casa, te evitas el terminar abominando de ellos por hartazgo.

Un abrazo.

P.S. el estudio técnico, el viejo "truco del almendruco".... ¿Cuántas veces no habré utilizado el argumento en el videoclub, cuando el dependiente me ponía cara rara y me volvía a decir, "tío, pero si ayer te llevaste otras cuatro, ¿es que no haces otra cosa en todo el día...?"? Chistes malos aparte, me parece bien tomarse esto con unas risas -que es la "política" más sana, para esto y para todo-, y si a vosotras lo que os pone es ver a ese pedazo de actor que es John Malkovich en pantalla, no seré yo quien objete, líbreme, líbreme...

Marchelo dijo...

Siempre es un placer leérte, compa Manuel!!

Missing Link Found dijo...

de peque me asustaba mucho esta mala

carros deportivos dijo...

Cuantas versiones de esta pelicula me he visto. Creo que varias, personajes reales, caricaturas, malas adaptaciones, cuentos animados.

Muy buena pelicula para recordar viejos tiempos

Frank dijo...

Wow la vi muchas veces cuando niño, pero lo que mas me ha impresionado fue el año de la película, 1937. Pensaba que era mucho más reciente, es increible como el tiempo no hace mella en los verdaderos clásicos.

impresion folletos dijo...

Esta película es un clásico, nunca me cansaré de verla, es una de las maximas obras de Disney que a pasado de generación en generación y creo q lo seguirá haciendo. Saludos!

sherlock holmes rmvb dijo...

yo la vi hace 1 año atras pero en otras versiones jijiji.

viagra dijo...

Wow, nice post,there are many person searching about that now they will find enough resources by your post.Thank you for sharing to us.Please one more post about that..

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.