viernes, 24 de abril de 2009

Los buenos buenosos VI: Cándida Villar (Cándida; España, 2006)


Pese a la acumulación de evidencias en contra de mi falta de prejuicios, siempre fui reticente a dar por buena la afirmación genérica de que la cara es el espejo del alma. Pero he de confesar que, en ocasiones, sí que hay rostros que me dejan poco resquicio para la duda. El de Cándida Villar es uno de esos rostros, apuntalado por un lenguaje altamente personal y una actitud ante la vida que convierte al estoicismo en un juego de filósofos aburridos, que hacen de la bondad facial algo poco discutible. ¿Cómo podría una mujer con esa cara albergar en su interior el más minúsculo átomo de maldad?

Y no le faltarían motivos para cobijar, no ya un átomo, sino todo un arsenal nuclear: bien puede pensar la buena de Cándida que la vida no se trata de ningún juego placentero -la suya, desde luego, le proporciona bastantes más disgustos que alegrías-. Trabajos esclavizantes y mal pagados, en los que atisbar cualquier rasgo mínimo de dignidad se hace muy complicado; una familia que los paladines de lo políticamente correcto definirían como desestructurada, y que más bien cabría calificar de una mierda de familia (y a la cual, más allá de eso, o posiblemente por eso, adora); un cúmulo de episodios desgraciados, que marcan una sucesión en la que no parece haber cabida para algo que no tenga visos negros.

Pero, malgrè tout, Cándida afronta el envite con una entereza y un ánimo que para sí quisieran los más aguerridos luchadores: con esta mujer, lo de la inasequibilidad al desaliento pasa de ser un tópico a constituirse en una declaración de principios existencial. Y así tira y tira, aguanta y aguanta, sin perder la sonrisa ni la comprensión compasiva, con un puntito marciano, de todo aquello que se cuece a su alrededor.
Quizá no puede exhibir nuestra ajada heroína el glamour juvenil de una Amélie Poulain, a la que le une emocionalmente esa ternura apajarada que ambas comparten. Pero son grandes, muy grandes. Cándida y su corazón. Que tanto da, ¿no...?

16 comentarios:

Josep dijo...

¡Caramba, Manuel! Me has pillado totalmente fuera de juego: he tenido que ir a buscar en imbd porque no caía.

No la he visto, porque ni siquiera ha tenido la oportunidad de pasarse por mi pueblo. Habrá que remediarlo algún día.

Un abrazo.

post-data irónica y con un poquito de mala milk: yo esperaba algún comentario de la ¿malosa? Rosita... :-)

Pabela dijo...

Lo mismo digo!, qué raro no conocerla!, gracias por presentarnosla entonces y me apunto para ver la peli!

alicia dijo...

¡Qué alegría, Manuel! A mi también me encantó Cándida, y también me recordó a Amelie, aunque prefiero a esta madre coraje divertidísima como ella sola.

ANRO dijo...

Llevas toda la razón Manolo, como dice Alicia, esta "buena" mujer es una madre coraje con dos.
Es una pena que pelis como estas no tengan repercusión en el gran público.
Un abrazote.

Manuel Márquez dijo...

Compa Josep, me sorprende que no te sonara el título de la peli -más allá de que la hubieras visto o no; son tantísitmas las que no vemos...-; al fin y al cabo, sin haber llegado a ser un superéxito comercial ni crítico, sí que era una peli de cierta difusión. No es nada del otro jueves, pero se ve muy agradablemente, y la Cándida es un puntazo absoluto. ¿Rosita, malosa? Mí no entender...

Compa Pabela, en tu país igual sí que ni se estrenó siquiera, no lo sé, pero, insisto, merece la pena dedicarle el ratito que ocupa. Esta Amèlie de andar por casa tiene su puntito, te lo aseguro.

Compa Alicia, yo sí que me alegro de que también reivindiques peli y personaje, que creo que lo merecen, más allá de los prejuicios que se puedan tener hacia ambos (yo, al menos, he de confesarlo, los tenía...). Madre coraje, excelente definición, se ajusta muy bien a la peripecia de esta buena mujer.

Compa Antonio, tienes toda la razón en cuanto a lo penoso de que pelis como ésta no lleguen a cuajar comercialmente no sólo como deberían, sino como -no tengo duda alguna al respecto- lo harían fácilmente con una promoción "adecuada" de más (o sea, como dirían los Morancos, un buen taco...) y un prejuicio contra el cine español de menos. Pero es lo que hay, me temo...

Un fuerte abrazo a los cuatro, y muchísimas gracias por vuestros comentarios.

Andrés dijo...

Hola Manu, hacía tiempo que no pasaba por aquí; no quería salir sin dejarte 1 saludo ;) Am

Noemí Pastor dijo...

Yo soy fan de Cándida y de Gomaespuma de toda la vida. Tengo el libro que Fesser escribió sobre ella ("Cuando Dios aprieta, ahoga pero bien"). La peli no la vi. Besos.

Superwoman dijo...

Lo siento, no comento porque estoy perdida, ni con Imbd me aclaro... ?algun alma caritativa que me alumbre?
Un supersaludo

Manuel Márquez dijo...

Buenas, buenas, compa Andrés, cuánto tiempo. Me alegro de verte por aquí, y a ver si también yo me doy una vueltecita por tu "ciber-casa", que no la frecuento últimamente.

Compa Noemí, mi caso es el contrario al tuyo. No sigo a Gomaespuma, ni leí el libro al que haces referencia (aunque oí hablar de él), pero la peli me ha encantado, ha sido una de esas agradables sorpresas con que uno se topa de vez en cuando en las pantallas. No puedo más que recomendártela, y si eres seguidora del personaje, más aún.

Compa Superwoman, supongo que allá, por tus pagos, un personaje tan "radiofónico" como Cándida no será nada conocido, pero todo es cuestión de ponerse. Además, te puedo asegurar que en la IMDB puedes localizar información sin problema alguno (de todos modos, y para mayor comodidad, pongo un enlace a ella...).

Un fuerte abrazo para los tres, y buena semana.

39escalones dijo...

La película no me terminó del todo, pero no está mal. Quizá resulta algo forzada sentimental y cómicamente en algunos momentos, pero Cándida es un ejemplo y encarna todo un sustrato que este país lleva a cuestas. Es historia viva, somos nosotros.
Gomaespuma, unos cracks.
Saludos.

Manuel Márquez dijo...

De acuerdo contigo, compa Alfredo, en que la peli, probablemente, no es una gran peli, pero no cabe duda de que su personaje protagonista engancha, y poderosamente, desde la ternura y la verdad. Y eso, en ocasiones, cuenta más que las bondades técnicas del producto, bien lo sabes.

Un fuerte abrazo y gracias por pasar por aquí a dejar tus aportaciones.

Isabel Romana dijo...

Has dicho que pese a tener una familia que es un desastre, ella los quiere. Y es que, querido amigo, la sangre es muy, muy fuerte, más fuerte incluso que nuestra voluntad. Me apetece ver esa película. Un abrazo muy fuerte.

Manuel Márquez dijo...

Compa Isabel, creo que te gustará, y mucho. No es ningún prodigio en materia técnica, pero sí muy tierna, muy entrañable. La familia, ay...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Pabela dijo...

Manuel, me pasaba para comentarte que te he dejado un pequeño premio en mi blog, si quieres pásate a retirarlo! ijii Saludos!.

Manuel Márquez dijo...

Bueno, compa Pabela, un premio siempre es algo digno de agradecimiento. Así que paso por tu casa a recogerlo; ah, y gracias por anticipado...

Un abrazo y buena semana.

wolf dijo...

Acabo de ver este pelicula y me a gustado muchisimo.Os dejo un sitio donde podeis ver este pelicula y muchas mas:
CINE ONLINE

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.