viernes, 12 de diciembre de 2008

Winx Club, el secreto del reino perdido (Winx Club, il segreto del regno perduto; Italia, 2007) (El cine que viene VIII)

Lo de las franquicias de animación que incursionan en el largo hace tiempo que dejó de ser noticia, dada la frecuencia y habitualidad con la que el fenómeno se produce. Si a eso le añadimos la concurrencia de una circunstancia tan propicia para estrenos de este corte como es la de las fechas navideñas (ya saben, vacaciones, tiempo libre, bolsillo flojo —pese a los embates de la crisis…— y demás…), tenemos todos los ingredientes para que llegue a las pantallas de nuestro país una de estas (una más; no olvidemos que el aluvión ahora es de órdago) de dibujitos televisivos, aunque, en este caso, quizá su particularidad más destacada sea la de su origen —no en balde, se trata de una producción italiana, y ya sabemos que no es mucho el cine, no sólo de animación, que nos llega con ese marchamo—. El título en cuestión es “Winx Club, el secreto del reino perdido”, un largo del cual podemos esperar, si no originalidad (ya desde el título parece claro que no será la inventiva el elemento más identificativo del mismo) aquello que un público fiel siempre espera en este tipo de productos.


¿Qué, exactamente? Pues, por encima de todo, fidelidad a su referente creativo —o sea, a la serie de televisión, y todos sus derivados (videojuegos, revistas, etc.)— y, más allá de eso, poco más; las referencias argumentales remiten a ese mundo de magia, hadas, príncipes y encantamientos que, teñido con un estética inequívocamente “barbieana” (y, dadas las exigencias del formato, alargado en el tiempo hasta poder alcanzar las poco menos de hora y media —que es la duración del film—), caracteriza a esta serie de animación. Como opción de entretenimiento, una alternativa tan respetable como cualquier otra; como producto cinematográfico, una pieza de interés bastante limitado, en la medida en que, si tenemos en cuenta que la industria de animación del país transalpino no goza de un caché comparable al de las grandes potencias cinematográficas en esa rama (por encima de todas, Estados Unidos y Japón, obviamente), no cabe esperar que sean muchos los espectadores que, sin ser seguidores de la serie, se animen a acercarse a una propuesta como ésta. Pero no se preocupen, amigos lectores; ni es la primera, insisto, ni será la última; pueden esperar tranquilamente a la suya, que todo llega…

En la imagen: Fotograma de “Winx Club, el secreto del reino perdido” - Copyright © 2007 Rainbow Spa y Rai Fiction. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

serigrafia dijo...

A mi particularmente me parece que independientemente de la trama que pueda a llegar a tener , se sigue poniendo como modelo las figuras perfectas... no encuentro esteticamente mucha diferencia con lo que podria ser una pelicula de barbie

Inmobiliaria Zona Norte dijo...

nunca pude entender semejante cosa.

lustradoras dijo...

Aqui a Argentina no llego,a mi me parece que es un rubro muy bueno para explotar, con sus defectos como todo en los comienzos pero puede mejorar!

Portal-peliculas dijo...

Muy buen blog, aunque falta algo de mejor diseño

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.