miércoles, 17 de diciembre de 2008

El cant dels ocells (España, 2008) (El cine que viene IX)

No sé hasta qué punto será bueno (o no) para un cineasta que los gurús máximos de la secta “gafapasta” (o sea, los miembros del comité encargado de seleccionar las películas que se exhiben en el festival de Cannes) te consagren como uno de los elegidos. El caso es que a Albert Serra le ha “tocado la china” y, después de que su opera prima, “Honor de caballería”, se presentara el pasado 2006 en el marco de ese festival, y, a partir de ahí, iniciara un exitoso (y entiéndase el término en el contexto que impone un cine como el de este director; o sea, que no estamos hablando de Batman, ni de Indiana Jones, ni de la última de Jim Carrey…) periplo por numerosos festivales internacionales, su nueva entrega, “El cant dels ocells”, que llega esta semana a nuestras pantallas (lo de “nuestras” hace alusión, lógicamente, a un concepto tan amplio de la “nostredad” como para hacer de Madrid y Barcelona ciudades de todos…), también viene precedida de ese “brillito” que otorga su presencia en el festival cinematográfico de mayor caché del mundo, después de la cual también ha podido ser presenciada en un buen número de eventos de este tipo, donde su acogida ha sido, a tenor de lo que hemos podido rastrear en la prensa generalista, bastante desigual.



Está claro que el cine de Serra no es apto para todo tipo de públicos, y que su propuesta visual y narrativa es bastante ardua; árida, más bien. No es un cine destinado a reventar taquillas, y cualquiera que se acerque al mismo, incluso desde una predisposición positiva, necesita ir muy mentalizado acerca de la radicalidad de lo que se va a encontrar en pantalla. Sí, ésta es la historia de los Reyes Magos, que van a adorar al niño; o sea, una historia mil veces contada y filmada. Pero lo único de lo que cabe tener completa seguridad es de que la visión que este francotirador con cámara nos va a ofrecer de la misma va a ser cualquier cosa menos convencional; más bien al contrario, lo que veamos podrá ser mejor o peor, pero, en todo caso, va a ser sorprendente. Y, quién sabe si superados esos primeros bostezos (reacción que podríamos calificar de natural ante esas imágenes morosas, casi inmóviles, en un blanco y negro profundo que nos cuentan poco, y tan poco a poco…), no podremos alcanzar una cierta especie de nirvana. No se lo aseguro, amigo lector, pero no sería la primera vez.

En la imagen: Fotograma de “El cant dels ocells” - Copyright © 2008 Eddie Saeta y Andergraun Films. Distribuida en España por Sagrera. Todos los derechos reservados.

1 comentario:

venta casa country dijo...

Que buena calidad de posts los tuyos

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.