miércoles, 3 de diciembre de 2008

Casa de juegos (House of games; U.S.A., 1987) (Grageas de cine LXI)

Antes de su debú tras la cámara, David Mamet ya era un prestigioso autor teatral -uno de los más celebrados del firmamento estadounidense-, así como firmante de numerosos guiones puestos en imágenes por otros directores (El cartero siempre llama dos veces, o Veredicto final, entre otros) que le habían ayudado a labrarse una más que sólida reputación el mundillo del cine. Debido a ello, su debú, con “Casa de juegos”, en el ya algo lejano 1987, no resultó tan sorprendente como hubiera sido el caso de cualquier otro debutante carente de tales credenciales, de cuya opera prima hubiera cabido esperar un resultado menos cuajado y consistente: Mamet demostró en este su primer film que su capacidad, ya acreditada, para urdir tramas no por densas, menos fluidas, y, además, dotadas de un sentido de la progresión narrativa muy acusado, era también trasladable a unos modos en la realización que se movían en esas mismas coordenadas, y, por otro lado, se ajustaban como un guante a la mano a una historia cuyo perfil de género y tema pedían un tratamiento de ese tipo para dar sus mejores resultados.



”Casa de juegos” es un thriller de suspense que se desarrolla con la misma suavidad con la que una media de seda se puede deslizar muslo abajo, cuando tanto la media como el muslo están bien preparados para ello. En este caso, tanto el guión, brillante tanto en diálogos como en situaciones de trama, como su puesta en imágenes, llevada a cabo con un ritmo pausado, casi hasta moroso por momentos, y un tratamiento fotográfico de exquisita elegancia (tanto en día como en noche), consiguen ese ajuste, lo cual, unido a un magnífico trabajo de un elenco de intérpretes que, no por poco conocidos para el gran público, dejan de alcanzar un nivel excelente en su desempeño (con mención especial para la protagonista, Lindsay Crouse, así como para un deslumbrante Joe Mantegna), termina ofreciendo, como resultado definitivo, un película redonda, impropia de un debú, como ya arriba se apuntaba. A lo largo de su carrera, extensa aunque no demasiado prolífica, Mamet ha vuelto a incidir en estas mismas pautas en numerosos títulos; pero siempre restará, como hito señero, el de este film elegante y magnético. Altamente disfrutable, se lo aseguro.

10 comentarios:

Josep dijo...

La descubrí una noche en la tele, hace un montón de años, y me encantó.

La tengo por ahí esperando su turno, pues pensaba darle un repasito, ya que la condición de los personajes es interesante y los actores (decir que Joe Mantegna es poco conocido es un pelín arriesgado..) están, como dices, fantásticos, pero ahora la meto debajo del montón y que espere un poquito más...

Un abrazo.

Roberto Amaba dijo...

Hola,

A mi me gustan mucho de Mamet (director) "Things Change", la siguiente a ésta y "State and Main", pero sobre todo la primera, también con Mantegna y con Don Ameche. Son dos grandes comedias, entre otras cosas, tan urdidas como "House of Games" pero más sueltas y menos previsibles, aunque aquí esconde bien las cartas, nunca mejor dicho.

Un saludo Manuel.

Ruben S. dijo...

Interesante, veremos que tal, no recuerdo haberla visto.

Manuel Márquez dijo...

Me alegro, compa Josep, de que compartamos el gusto por esta excelente peli, y no te castigues a tí mismo dándole más largas, que no las merece. En cuanto a la condición de "poco conocido" de Joe Mantegna, he de ratificarme en ella, pensando en términos "generalistas". Mi suegra, o mi madre -que debe hacer, en ambos casos, como unos treinta y cinco ó cuarenta años que no van al cine...- saben perfectamente quién es Brad Pitt o George Clooney; Mantegna, no. Me refería, compa, a eso.

Compa Roberto, toda una alegría verte por estos pagos, a los que te doy mi más cordial bienvenida. Dos excelentes pelis, ésas que mencionas (de Things change apenas guardo recuerdo claro, pero State and main la ví hace no mucho, y me pareció una auténtica maravilla). Cierto, bastante menos densas que Casa de juegos (supongo que una cuestión de género), y muy buenas.

Compa Rubén S., si aún no la has visto, haz el intento, te va a merecer la pena.

Un fuerte abrazo a los tres, y gracias por visitar y comentar.

Josep dijo...

Me expliqué mal, Manuel: la meto debajo, por dejar pasar un prudencial tiempo entre tu reseña y la mía... :-)

O sea: que me la has pisado.... :-)

Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Jodé, compa, que no hay "pisamiento" ninguno; cuánto antes hagas tu reseña, mejor. No vas a pisar la mía, sino a completarla y mejorarla, eso lo tengo por completamente seguro.

Un fuerte abrazo.

Tha dijo...

Se que la he visto pero la memoria me la juega y la he medio olvidado. Me gusta Mantegna, es de los que les va bien la vena cómica y la dramática. Ahora anda mucho por la tele, ahí aguantando el tipo en "Mentes Criminales" tras la marcha de "Patatoski" (como llaman mis hijos a Mandy Patinkin).

Manuel Márquez dijo...

Pues si la has olvidado, bien que le puedes poner en "busca y captura", y echarle ojo, que merece la pena, y mucho. Por cierto, no sabía que Mantegna andaba "suelto" por esa serie de Mentes criminales, donde también andaba suelto mi adorado Íñigo Montoya (alias Mandy Patinkin, o Patatosky; qué gracia...).

Un abrazo.

alicia dijo...

Excelente debut de Mamet en la dirección, con estupendas interpretaciones y magníficos diálogos. Sigo defendiendo que debería formar un programa doble con Nueve reinas

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa Alicia, por tu comentario: breve, pero preciso y atinado. Y, desde luego, ese programa doble -muy ingenioso, por cierto-, de auténtico manual: tanto por lo temático como por la excelente calidad de la dupla.

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.