lunes, 1 de diciembre de 2008

Bolt (U.S.A., 2008) (El cine que viene III)

Como el turrón del anuncio —ése que, todos los años, vuelve a casa por Navidad…—, también la factoría de animación Disney, ajena a cualquier viento de crisis, contratiempo o dificultad, nos trae su imprescindible estreno destinado a la cartelera navideña (o prenavideña, que nunca está muy claro dónde encuadrar, en materia de temporada cinematográfica, un film de este corte en este tiempo). En este caso, se trata de “Bolt”, una cinta de aspecto tan simpático como intrascendente, destinada, obviamente, a un público infantil y, por extensión “logística”, familiar, y que, aparte de una más que generosa taquilla (muchos “guolestrises” tendrían que hundirse antes de que un film de Disney se estrellara comercialmente, y más en estas fechas), nos ofrecerá un ratito (poco más de hora y media) de entretenimiento y diversión de la más absoluta blancura y sin el más mínimo doblez, a cargo de un perrito resalado y pinturero (cuyo nombre da título a la película), que viene a resultar una especie de Buzz Lightyear —las coincidencias argumentales con las líneas maestras del personaje son más que evidentes— “animalizado” y trasladado a un Nueva York frenético y de alto riesgo, en el que tendrá que desplegar sus inevitables calvario (intermedio) y triunfo (final). Como debe ser, claro…



La película, cuya versión original cuenta con el importante señuelo de John Travolta como voz de su protagonista —en España, por esta vez, parece que nos libraremos de esta reciente y funesta moda del “doblaje del famoso”, que se ha enseñoreado del cine de animación cual plaga bíblica…—, no tiene nada que ver, al menos en lo que de ella hemos podido apreciar, vía trailers e informaciones varias, con propuestas bastante más arriesgadas, tanto en lo formal como en lo temático, provenientes de la cada vez más numerosa y exigente competencia que a la franquicia del tío Walt le ha salido en los últimos años, y que ha entendido, a las mil maravillas, que no tiene mucho sentido hacer films de animación exclusivamente para críos, cuando, con un pelín más de enjundia en los argumentos, también puedes enganchar a sus padres. Pero parece bastante claro que, a ese respecto, en Disney tienen las ideas muy claras, y ya hace tiempo que adjudicaron a su socios de Píxar todos los “negociados” que guardan relación con conceptos tales como creatividad y reflexión. Eso que un tal Alan Smith ya formulara hace algunos siglos como “división del trabajo”. ¿Les suena…?

En la imagen: Fotograma de “Bolt” - Copyright © 2008 Walt Disney Pictures. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

3 comentarios:

Tha dijo...

¡qué ganas tengo de ir con mi chiquitina! (los adolescentes no querrán venir, me temo...). En principio me gustó el trailer que ví, seguro que no nos defrauda.
(¿Qué haré cuando la más pequeña crezca para ver estas películas? creo que iré sola jejeje)

Manuel Márquez dijo...

Pues ya somos dos, en principio (supongo que, finalmente, bastantes más...), porque la idea es ir esta tarde con mi peque a verla (aunque yo no tenga grandes expectativas al respecto). ¿Cuando tu pequeña crezca? No hay problema, las pelis infantiles cada vez se "adultizan" más, así que no darás demasiado el "cante"...

Un fuerte abrazo.

Fama dijo...

¡No me la pierdo!

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.