jueves, 6 de noviembre de 2008

Nuevos tiempos (A salto de mata XXXVI)


Leía hace algunos días, en Radiocable.com, un artículo referido a un reciente estudio que informaba de la existencia de un total de dos millones de blogs en España. El número ofrece, a priori, una apariencia absolutamente desorbitada, y supongo que admite numerosos y serios matices, después de cuya aplicación la cifra realmente digna de tener en consideración, más allá del dato puramente nominal, quedaría en una dimensión bastante más baja, pero, aún así, verdaderamente elevada; lo cual, como ya formulara aquel famoso filósofo (¿o era un torero...?), no es ni bueno ni malo, sino todo lo contrario. En todo caso, sí es un dato relevador, y muy significativo, acerca de los vientos que vienen soplando en materia de comunicación y opinión públicas, no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo desarrollado.

La existencia de una herramienta tecnológica que posibilita algo que, hasta hace bien poco, era impensable, marca, ineludiblemente, un nuevo tablero de juego: el hecho de que una persona, con una mínima infraestructura material (un ordenador personal y una línea de conexión a Internet) y conocimientos básicos de informática (los justos y necesarios para poder seguir los tutoriales que cualquier servidor proporciona para dar de alta un blog), disponga de una plataforma desde la cual dar a conocer a todo el mundo el fruto escrito de sus reflexiones, es, probablemente, la más impresionante de las revoluciones que jamás pudieran haberse planteado en el ámbito de la comunicación humana. Un banco (además, solvente; algo raro en los tiempos que corren...) con muchas patas, sobre algunas de las cuales merece especialmente la pena detenerse.

Los medios convencionales, y quienes los sostienen, se sienten amenazados. Es lógico y razonable: han perdido el “monopolio de la autopista”; han dejado de ser la única vía para que alguien pueda hacer oír su voz, dar a conocer sus ideas y opiniones. Y ésa es una pérdida muy, muy sustanciosa. Conservan aún, ciertamente, el remanente del prestigio, y la percepción generalizada de que, por disponibilidad de recursos materiales y experiencia profesional acumulada, su posición objetiva, y su capacidad para transmitir información (hechos), aún no puede ser alcanzada por otros mecanismos. Pero también sufren fuertes rémoras en su credibilidad, ancladas en la idea (que siempre existió, pero que, ante la existencia de alternativas, se extiende cada vez más) de que los condicionantes empresariales e ideológicos a que se ven sometidos son un lastre difícil de soslayar. Ecuación contradictoria, incógnitas difíciles de despejar. Y una pata del banco.

Surgen constantemente entre el “bloguerío” más voces autorizadas y merecedoras de interés. Y no me refiero solamente a los “gurús de la blogosfera”, a esos nombres de referencia cuyas reseñas son leídas a diario por miles y miles de seguidores, y que están destinados, por una dinámica lógica de mercado, a terminar desembarcando -cuando no lo están ya- en proyectos más o menos formales y/o profesionalizados. Me refiero a los cada día más numerosos blogueros que, sin antecedentes ni referencias públicas de ningún tipo, con un mínimo de constancia y continuidad, y sin otra pretensión que la de hacer saber, negro sobre blanco, lo que en su magín pergeñan y trajinan sobre los más variados temas y asuntos, se lanzan a esa plaza pública a ofertar su “producto”; producto que , en numerosas ocasiones, resulta altamente atractivo: tanto, como para suscitar la atención de (eso que ahora se suele denominar) un “nicho” de volumen interesante. Y ya se sabe que la suma de muchos nichos pequeños termina generando un nicho voluminoso -además de mermar, por una regla de pura lógica física, el volumen de otros con los que concurre-. Otra pata del banco.

Tendencias y movimientos difícilmente reversibles: circunstancias como las que derivan de la actual crisis económica, pueden generar cierta ralentización, ante la mayor complejidad del escenario, pero no otra cosa. Los que, por querencia natural, tendemos a ver la botella medio llena, estamos convencidos de que el néctar que ha de llenar el resto de la misma, será de sabor y aroma agradables. Intentaremos andar por aquí para contarlo...

10 comentarios:

Corpi dijo...

Estoy totalemente de acuerdo contigo, amigo. Esto de los blogs es algo fascinante y que nos da cierto poder a los que no lo hemos tenido en la puta vida, y eso hay gente a la que le duele, y mucho. Yo, y te lo digo a ti, llevo cinco blogs a la una, aunque sólo conozcas dos, los otros son políticos, de mi pueblo, y no te imaginas la que lío, con mucho dolor de alguien.
Un saludo

Manuel Márquez dijo...

Pues esa dimensión "política" de los blogs a la que apuntas, compa Corpi, también es la mar de interesante (y no había caído en ella). Una cara más, desde luego, de un fenómeno muy polifacético, y que aún dará mucho juego.

Buen día, y un fuerte abrazo.

eulez dijo...

Ahí estamos, cada bloguero con sus tonterías. Lo malo del número de blogs es que una gran mayoría están abandonados. Mucha gente se cree que tener un blog es fácil. Hacerse un blog es fácil, pero continuarlo, no.

Desde luego, el fenómeno blog es interesante, especialmente la conexión entre blogueros.

soluciones economicas dijo...

es muy bueno que todos tengamos el derecho de opinar y crear blogs por que existe la libertad! saludos.

Manuel Márquez dijo...

Bienvenido, compa Eulez, a esta tu cibercasa, y muchas gracias por tu aportación. Es totalmente cierto lo que apuntas acerca de la poca continuidad de gran cantidad de blogs; pero me temo que se trata de un fenómeno inevitable, en base a las causas que apuntas: abrirlo en un arranque es sencillísimo, pero mantenerlo de manera estable se hace, en muchas ocasiones, muy cuesta arriba (y no siempre por voluntad del bloguero, que conste...).

Buen día y un abrazo.

prestamos personales dijo...

es cierto que los blogs nos dan cierto poder, pero en la medida de que seamos cada vez mas profesionales y mas objetivos todos en la colocacion de informaciones, seremos tomados mas en serio

Andrés dijo...

Dear Manu,

una prueba fehaciente del poder de la blogosfera y de la red participativa en general la tuviste el martes pasado, 4 de Noviembre: "Obama nunca hubiera sido nombrado candidato sin Internet; Obama nunca hubiera ganado las elecciones sin internet", son algunos de los titulares de los medios digitales especializados al respecto.

Muchas gracias por tu comentario del Viernes en mi página, lo contestaré en breve. Un fuerte abrazo, Am

Superwoman dijo...

Bueno, yo tengo un bonito cementerio de blogs muertos a mis espaldas (hasta que encontré la plataforma y el formato en que realmente me encuentro cómoda), así que esas estadísticas las miro con un poco de distancia... pero sí, el fenómeno blog se ha convertido en cosa importante.

A mi la libertad en la comunicación me fascina... bien llevada puede llegar muy lejos. Me preocupa, eso sí, el que cada loco aproveche el tema de los blog para anunciarnos su tema... en fin, ya veremos cómo va evolucionando la historia.
Un supersaludo

Manuel Márquez dijo...

Gracias, compa Andrés, por tu visita y tu comentario. Ciertamente, no creo que el triunfo de Obama hubiera sido posible sin el "factor Internet"; ni el de cualquier otro candidato, la de la Red es una realidad ya instalada entre nosotros y su peso irá siendo, supongo, cada vez mayor.

Compa Superwoman, pensaba que tu diario era tu primera experiencia en este mundillo, pero, por lo que cuentas, ya veo que tienes más de una "muesca" en la "culata del revólver". En cuanto a la posibilidad de locos y locuras en este ámbito, me temo que es inevitable: un medio tan abierto, tan imposible de controlar, siempre proporciona ese contrapunto negativo.

Un abrazo muy fuerte a los dos y buen día.

Crear blog dijo...

Los blogs han cambiado internet, nos hacen un poquito mas libres y nos permiten ser el centro de nuestro propio mundo, hablando y comentando lo que nos venga en gana

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.