martes, 11 de noviembre de 2008

Humphrey Bogart, todo un tipo (Grageas de cine LVIII)


La del actor “condenado” a “hacer de sí mismo” una y otra vez —bien por vocación propia, bien por exigencias de la industria; en la mayoría de los casos, por una extraña e inconsciente mescolanza de ambas circunstancias— no es una historia nueva ni reciente (no afecta, por tanto, en exclusiva a “primadonas” recientes, como Robert de Niro o Jack Nicholson). Ya desde los albores del nuevo arte, y muy especialmente a raíz de la consolidación del “star system” hollywoodiense, se convirtió en un fenómeno habitual el hecho de que un intérprete que hubiera encadenado varios éxitos comerciales representando papeles en un registro determinado, se viera en la tesitura de tener que moverse en coordenadas muy similares (cuando no exactamente iguales) en sus films sucesivos. ¿Un ejemplo claro —uno, entre tantos y tantos…—? Humphrey Bogart.

En definitiva, ¿no es su Steve Moore de “Tener y no tener”, una revisitación –bastante poco disimulada, por cierto- de su inmortal creación del Rick de “Casablanca”, llevada a la pantalla tan solo dos años antes? Nuevamente, nos encontramos —y, además, actuando sobre premisas argumentales plagadas de coincidencias— con el antihéroe maduro y desencantado, con un puntito amargo de escepticismo sardónico y de vuelta de todo (o casi todo), al que, no obstante, una bondad ineludible (imposible de sepultar bajo capa alguna de fingida dureza) le impele a obrar de una manera determinada (obviamente, al servicio de la causa moralmente justa). O sea, Bogart en estado químicamente puro: sin demasiados aditivos chulescos (como los que derrochara en sus encarnaciones marlowianas), enloquecidos (como los del Fred C. Dobbs de “El tesoro de Sierra Madre”) o reblandecidos (ésos que nos ofrece en su trabajo como Charlie Allnut en “La reina de África”). Como aquel de la cerveza, todo un tipo. Grande, muy grande, enorme.

16 comentarios:

Apesardemi dijo...

Es cierto, Humphrey Bogart hacía muchas veces de sí mismo, pero lo hacía de maravilla, lo hacía a la perfección. Era él, el gran Humphrey Bogart, poco más hay que decir.

Siempre le he tenido cariño, respeto y admiración. Creo que se los ha ganado sobradamente.

Un abrazo, compa Manuel.

Manuel Márquez dijo...

Qué agradable sorpresa, compa Apesar, la de verte por aquí, y, además, aportando un comentario tan efusivo y elogioso. Por supuesto que no puedo más que ratificar todas tus palabras, todas ellas, una por una. Era un grande muy grande, pese a su corta estatura.

Un fuerte abrazo y buen día.

jean cartier dijo...

coincido contigo me parece un genio, muy bueno como sctor, un seductor, un dandy, me gusto que lo postearas! saludos!

Superwoman dijo...

Manuel, has tocado uno de mis grandes amores de la pantalla... lo dicho (y mira que Harrison Ford es otro de esos amores), Humphrey hizo de si mismo en "Sabrina" o "La Reina de Africa" como nadie... Y de "Casablanca" mejor no hablamos... Tararararaaaa, tararararaaaaa
Un supersaludo (tarareando)

Manuel Márquez dijo...

Gracias, compa Superwoman, por hacerme llegar tu comentario, y por el detalle de que el mismo haya dado pie a tu última reseña (eso siempre me hace muchísima ilusión, desde luego...). No me extraña que adores a Bogart: ¿quién no adora a Bogart, un tipo tan adorable...? Y Casablanca; vale, de acuerdo, hay muchas pelis mucho mejores, pero, ¿cuántas con su capacidad "engatusante"...? Pocas, muy pocas...

Un fuerte abrazo y buen día.

Josep dijo...

Déjame, amigo manuel, que disienta un poquito: si bien es cierto que Bogart tuvo una época en que se le encasilló, casi que diría justo cuando empezaba a hacerse famoso, resultaría injusto olvidar su capacidad de afrontar diversos papeles, entre los que destacaría el que realiza en El Motín del Caine, más que alejado, totalmente distinto de los que le han otorgado más popularidad, para mí sin duda su más remarcable interpretación.
De hecho, creo que no le dieron el Oscar por el éxito absoluto de Brando en La Ley del Silencio (y porque representar a un militar un tanto deprimido no es muy popular o no lo era en la época).
Después nos regaló con sus intervenciones en La Condesa Descalza y en Sabrina, también muy notables.
Lo que ocurre es que ha quedado "pringado" por su forma de representar al detective Marlowe, pero creo que es obligación cinéfila abarcar el conjunto de una carrera bastante amplia, dicho ello con todo cariño y respeto.
Un abrazo.


p.d.: por cierto, nunca me ha gustado La Reina de Africa (que le vamos a hacer...)

alicia dijo...

Una perfecta muestra de cómo un hombre no demasiado alto, más bien calvo y no demasiado guapo podía llenar la pantalla, usando tan sólo su aplastante personalidad. Tuvo que vérselas con duros tan duros como James Cagney o Edward G. Robinson y salió airoso del empeño. ¡Grandísimo Bogey!
P.D. ya te vale, Josep, si La reina de Africa es una de esas películas que debería verse una vez al año por su optimismo.

BUDOKAN dijo...

Esta sección me encanta y sobre todo BOgart. Saludos!

serigrafia dijo...

un SEÑOR con todas las letas, y un señor actor! te felicito por recordarlo.

serigrafia dijo...

que lindo que en tu blog se reivindiquen grandes actores ahi tienen los que ni siquieras por edad lo conocen el actor por exelencia!

Josep dijo...

¡Eooo! ¿Hay alguien? ¡Eooooo!

Manuel Márquez dijo...

Disculpa, compa Josep, la falta de respuesta: ya sabes que, a veces, cuando ando muy saturado, me dejo algún que otro comentario sin contestar (y, en este caso, además, me aprovechaba de que la compa Alicia ya me había hecho buena parte del "trabajo sucio", rebatiéndote tu poca querencia por ese peliculón que es La reina de África -y que, por cierto, hace siglos que no veo, y tendré que revisar...-). Mal hecho, he de reconocerlo, pero, en fin, qué te voy a contar que tú no sepas o te imagines.

Un abrazo.

David C. dijo...

todo lo que dices sobre Bogart es cierto. Bogart se repetía como muchos actores, la cuestión radica en que el director sepa escoger la película adecuada para ese perfil que tenía.

Manuel Márquez dijo...

Compa David C., gracias por la visita a esta cibercasa, a la que te doy la bienvenida y en la que espero te encuentres cómodo. Lo que indicas sobre Bogart me parece bastante acertado, y, además, extensible a la inmensa mayoría de las grandes estrellas del cine hollywoodiense, presentes y pasadas. ¿Y las futuras? A saber...

Un abrazo.

Tha dijo...

¡grande, GRANDE, GRANDEEEEEE!!! un ACTOR, un genio.
Yo también soy de las forofas de "La reina de África", dos enormes personas actuando, no se las veces que la he visto pero nunca me importa si la vuelvo a ver. Y en el papelón del Montín... insuperable

Manuel Márquez dijo...

Veo, compa Tha, que, una vez más, te has "remangao" y puesto a la tarea con intensidad. No sabes cómo y cuánto te lo agradezco, de veras, que me consta que no es poco esfuerzo.

Al tema... Bogart, me alegro un montón de que la glosa te haya hecho recordarlo, y para bien, por el aprecio que le tienes. Creo que bastante merecido, por cierto.

Un fuerte abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.