jueves, 27 de noviembre de 2008

Bienvenido a la casa de muñecas (Wellcome to the dollhouse; U.S.A., 1995) (Grageas de cine LX)

AMERICAN NO BEAUTY.-

Si hay una película que, en la última decada, ha sido saludada como el gran “fresco” acerca del “lado oscuro” del sueño americano, ésa no es otra que “American beauty”, la opera prima de Sam Mendes. No voy a negarle sus indiscutibles méritos a ese retrato ácido y mordaz que, a través del impagable personaje de Lester Burnham (encarnado —además, con la brillantez a que nos tiene acostumbrados— por Kevin Spacey), hace el autor teatral estadounidense de esa clase media encantada de haberse conocido a sí misma (y a sus innumerables miserias morales); pero si he de quedarme con un retrato probablemente mucho más corrosivo y despiadado de ese mismo objeto de referencia —sin que ello implique, por otro lado, que se trate de una película de menos calidad, que no lo es—, me quedo con “Bienvenido a la casa de muñecas”, un torpedo por cortesía de “casa Solondz” destinado (directamente, y sin pasar por la casilla de salida...) a la línea de flotación, de ese hermoso “american way of life”, tan placentero y lustroso en su capa más superficial, como corrompido y áspero a medida que se va rascando y profundizando en sus interioridades.





El vehículo con el que Todd Solondz nos da ese hermoso paseo por las esencias “usamericanas” lo conduce Dawn Wiener, una preadolescente feucha y desubicada (interpretada por una desconcertante Heather Matarazzo; qué hallazgo...) que condensa, en sus miedos, incertidumbres y embelesamientos, todo el catalogo emocional de su generación y su mundo. No es difícil de comprender , teniendo en cuenta las altas dosis de hostilidad —y de estulticia— que percibe a su alrededor, en los dos ámbitos básicos de su entorno, el familiar y el escolar, que sus reacciones siempre se muevan a caballo entre la exasperación y el desespero; ella, al fin y al cabo, con todas sus inseguridades y apajolamientos, no deja de ser una chica tierna y sensible, y así se nos muestra y se nos hace querer. En esas coordenadas, de choque y constraste permanentes, se desarrolla una de esas tramas estáticas, en las que prima el retrato sobre el movimiento, y en las que poco hay que desenlazar, dado que nada (concreto) se ha planteado. Pero, eso sí, la fotografía que, en definitiva, termina mostrando Solondz, he de confesar que asusta un poco. ¿Bienvenidos? ¿De verdad...?

13 comentarios:

marcbranches dijo...

Prime.

El arranque de una de las carreras cinematográficas más interesantes de la última década, la del marciano Todd Solondz, que alcanzó el master con "Happiness". En esta opera prima, versión requebrada del cuento del patito feo, ya se perciben claramente las constantes vitales del cine de Solondz, su apuesta por el feísmo existencial (y estético), su alma de fotógrafo tan distorsionado como lúcido del perverso alma humana. Lástima de realización más bien televisiva y morosa, que le resta un poco de vuelo a la película. Genial Heather Matarazzo. Saludos.

Manuel Márquez dijo...

Segun (aunque con trampa...).

Muy interesante el comentario, compa Marc, un análisis agudo, afinado y certero de la peli -eso me costaría, pero igual algún día me sale-, y en pocas palabras -de eso sí que soy absolutamente incapaz...-. Hay días en que pienso que más me valdría, a la vista de algunos de vuestros comentarios, invertir los términos: poner el comentario como reseña, y pasar la reseña a comentario. El blog bien que ganaría, seguro. Y no es un chiste. Ni bueno ni malo...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

troncha dijo...

Interesante tu reseña, esta pelicula me sorprendió bastante cuando la vi, es cine indie del bueno, me gustó, describe una realidad bastante triste y que muchos no parecen darse cuenta de ella.

Saludos...

serigrafia dijo...

muy buena tu critica no he tenido aun la oportunidad de ver la pelicula, pero si se trata de desmitificar a la americanos me apunto prometo verla.

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa Troncha, por pasarte por aquí y comentar. Efectivamente, y como bien señalas, cine indie el bueno (que no todo el monte es orégano, ya se sabe).

Un abrazo y buen fin de semana.

Corpi dijo...

El libro "Los años del Miedo" me está gustando mucho. Eslava Galán es uno de mis autores favoritos y disfruto mucho con la lectura de sus libros. Éste quizá sea un poco largo, pero la fina ironía con la que trata los temas lo hace muy ameno.
Recibe un fuerte abrazo y buen fin de semana.

alicia dijo...

La protagonista está realmente estupenda y Solondz ya apuntaba por donde iban a ir los tiros de sus siguientes historias. Realmente vale la pena

Manuel Márquez dijo...

Gracias, compa Corpi, por pasarte por aquí y comentar. Veo que coincidimos en apreciaciones sobre el libro. En mi caso, es lo primero que leo de Eslava Galán, y me está gustando; por lo demás, no creo que se haga nada largo, gracias a su estructuración en capítulos tan cortitos, así como a lo bien que combina las peripecias personales de sus protagonistas "privados" con el relato de los grandes acontecimientos públicos.

Compa Alicia, sí que está claro que Solondz ya apuntaba aquí todas las maneras del mundo (de su mundo, claro...). En cuanto a Heather Matarazzo, sólo dos palabras para definir su actuación: im-presionante...

Un fuerte abrazo a los dos y que disfruteis de un estupendo (aunque gélido) fin de semana.

Inmobiliaria Pilar dijo...

American Beauty - unas de las mejores ironías. Después de haber vivido en los Estados Unidos, la saboreo mejor.

Isabel Romana dijo...

Si es más aguda y áspera que la de american beauty, no sé qué esperar. Hay mucho mito, sin duda, en torno a ese american way of life. Yo, desde luego, no lo envidio. Besos, querido amigo.

Noemí Pastor dijo...

Solondz for ever. Lo adoro desde "Happyness"

Manuel Márquez dijo...

Compa Isabel, yo creo que sí que lo es; quizá, más que más dura, habría que decir que más ácida, que no es exactamente lo mismo, aunque algo de conexión hay. En cuanto a tu falta de querencia por esos mundos usamericanos, ya me constan más que sobradamente: todos sabemos que tus querencias se mueven bastantes años atrás (y muy bien, además, que lo transmites...).

Compa Noemí, bienvenida a esta cibercasa y muchas gracias por visita y comentario. Ya veo que formas parte del "club Solondz": no excesivamente nutrido, pero sí de fidelidad inquebrantable.

Un fuerte abrazo a las dos y buena semana.

casas rurales en santa cruz dijo...

Esta pelicula es un retrato del compartamiento humano. es el mejor manera de describirlo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.