martes, 13 de mayo de 2008

Los buenos buenosos III: Daniel Burns (Como la vida misma; U.S.A., 2007)


Daniel Burns es un hombre de su tiempo: tierno, sensible, concienciado. Viudo desde que, cuatro años atrás, perdiera a su esposa tras una larga enfermedad, tiene que compatibilizar el cuidado y atención de sus tres hijas (de las cuales las dos mayores empiezan a entrar en una edad manifiestamente peligrosa) con su trabajo como periodista en un diario local, desde cuya columna diaria adoctrina moralmente –como corresponde a todo columnista de pro...- a sus conciudadanos sobre los más variados temas. Y todo lo hace con alegría, una alegría que, pese a una cierta bruma de fondo que, en ocasiones, nubla su mirada, le ayuda a soportar su carga con buena disposición de cuerpo y de espíritu.


Pero en ésas llega el amor. Y el amor, ay, amigos, es cuestión harto complicada. Con el amor llega el descontrol emocional; las incongruencias; la ruptura de los equilibrios afectivos y familiares. Y Daniel Burns, que, pese a sentirse atravesado por los dardos de ese mamoncete que atiende al nombre de Cupido, es un buen tipo, que no quiere hacerle daño a nadie –ni a sus hijas, que se sienten ninguneadas, ignoradas, postergadas; ni a su hermano, que es el previsible máximo damnificado; ni a su amplia y cariñosa familia, subyugada por los encantos de esa seductora, a su pesar, Marie-, sufre, lo pasa mal: se siente desgarrado entre su deber y su pasión, dificilmente compatibles.


Como ésta es una comedia amable, el círculo se cuadra finalmente: es el premio que merece el bueno de Daniel Burns, que, de haber caido en manos de un John Waters en su momento mas ácido o un Todd Solondz en buena forma, no hubiera disfrutado de tanta suerte. Pero Peter Hedges y Pierce Gardner son tan buenos, o casi, como su Daniel Burns. Así da gusto...

8 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Justo estaba por dedicarme a ver este film y algo no me convencía. Después de leer tu reseña le daré una oportunidad. Me gustó que la hayas catalogado como coemdia amable. Saludos!

Miriam G. dijo...

No estoy yo para comedias amables... ¡Lástima que nunca me manden los guiones para que los retoque!

Un beso, Miriam G.

Josep dijo...

Otra que no he visto, Manuel: ya ves que no estás solo en el grupo...

A ver si me la pasan en "mi cine" y me entretiene un ratito, que siempre van bien los finales felices...

Un abrazo.

Corpi dijo...

No es este tipo de películas las que más me gustan. Esperaré una recomendación mejor.
Un saludo

Manuel Márquez dijo...

La película, compa Corpi, no es ninguna obra maestra, desde luego, aunque se deja ver con agrado. Hay opciones mejores, desde luego...

Compa Miriam, ya tengo bien claro yo que tú le darías un buen barniz de ácido a guiones como éste. Habrá que hablar con el departamento Jolibú, a ver qué se puede hacer (aunque, ya sabes, está complicado...).

Compa Josep, insisto: como opción para echar un ratito "desconectado" del mundanal ruido de fuera, y de las amarguras de los telediarios, pues puede pasar; pero, eso sí, no te esperes nada del otro jueves, que no lo vas a encontrar...

Compa Corpi, ya veo que a ésta no le reservas ni siquiera el mero consuelo de la "descarga mulera" que le reservabas a la última de la saga Indy. En fin, no te voy a insistir en lo contrario, después de lo dicho a los compas precedentes....

Un fuerte abrazo a todos, y gracias, una vez más, por estar ahí comentando.

Superwoman dijo...

Caray, Manuel, tal como lo contabas al principio parecia un calco de "Padres Forzosos" pero sin tio chuleta...
Me falta el tiempo !!!

Eleba dijo...

Creo que esta es una película típica de avión, y a mi me tocó verla, casualmente, en el viaje que hice a EEUU hace un par de meses.

Aun así, para mí entra en la categoria de las prescindibles.

Manuel Márquez dijo...

Compa Superwoman, te puedo asegurar que, si por problemas de tiempo, has de ser mínimamente selectiva con esto de las pelis, tienes varios miles de opciones preferibles a ésta, vaya que sí. ¿Padres forzosos? Mí no conozco, me temo...

Compa Elena, totalmente de acuerdo; perfectamente prescindible (y, desde luego, muy apropiada para proyección en medio público de transporte: ningún niño entre 3 y 133 años encontrará nada mínimamente ofensivo...).

Un fuerte abrazo, y buena semana.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.