lunes, 19 de mayo de 2008

Grageas de cine XLVII: a propósito de... Frank Capra


FRANK CAPRA NO TENÍA ABUELA.-


Ni falta que le hacía. Ando enfrascado en la (bastante absorbente, por cierto) lectura de la autobiografía de Frank Capra, Frank Capra: el nombre delante del título (T&B Editores); un relato del que, si una idea se desprende de manera meridiana (algo de la que ya estamos advertidos desde la propia introducción de la obra, pero que no por ello deja de resultar , en algún pasaje concreto, un tanto epatante) es la de la alta estima en que su propio autor, y biografiado, se tenía. Muy probablemente, con todo merecimiento: supongo que a Capra se le pueden objetar y cuestionar multitud de aspectos, tanto de su personalidad como de su trayectoria artística, pero resultaría de género bobo intentar negar un impresionante historial en el que uno no sabe bien si brilla más el oropel de los premios, la fortuna (en la taquilla) y la fama (entre el público) o el prestigio ganado entre la crítica más sesuda y afilada.

En cualquier caso, tampoco sería justo ni lógico recalcar ese elemento como aspecto fundamental de un libro que, si por algo se caracteriza, es, amén de por su redacción fresca y amena (aunque no de un excelso nivel literario: Capra no es Shakespeare, obviamente…), por constituir una fuente inagotable de información, no sólo sobre la estricta trayectoria vital del director de origen italiano –contenido cuyo interés ya justificaría la lectura: Capra es un “grande muy grande”-, sino, muy especialmente, sobre el mundo en que el mismo desarrolló su exitosa carrera, y la forma en que lo hizo, con especial incidencia en sus pautas de trabajo: algo con lo cual es posible que se termine aprendiendo mucho más sobre cómo hacer cine (y de forma bastante más entretenida) que con cualquier manual técnico al uso. Una opción de lectura, en suma, “frankamente” recomendable.

3 comentarios:

Miriam G. dijo...

Me cae bien la gente que se cae bien. Incluso la que está encantada de conocerse. (Yo misma lo estoy ja, ja, ja).

Un beso, Miriam G.

Tha dijo...

pues... esta vez no voy a seguir el consejo que hay mucho por leer y poco tiempo :)

Manuel Márquez dijo...

Pues no sé muy bien por qué, compa Miriam (por cierto, disculpa el enorme retraso en la respuesta: el retraso es marca de la casa, pero de estas dimensiones, desde luego, no...), pero me daba a mí que te iba a gustar a tí el rollito Capra este del autohomenaje. No está mal para la autoestima, desde luego...

Compa Tha, no voy a insistir: he de reconocer que se trata de un libro que, para quien no esté bastante "pirao" por el cine, tampoco es plan, teniendo en cuenta la cantidad de opciones alternativas que hay, claro...

Un fuerte abrazo para las dos, y gracias por vuestros comentarios.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.