lunes, 25 de febrero de 2008

Grageas de cine XLIV: a propósito de.... Filth and wishdom (Gran Bretaña, 2008)


MADONNA: UNA DIVA EN BERLÍN.-


Buena parte de la prensa, especializada o no, se ha hecho eco en días pasados de la presencia en la Berlinale de la ínclita Louise Veronica Ciccone, más conocida como Madonna, en su condición de directora de la que constituye su opera prima como tal, “Filth and wisdom” . Si bien la misma no ha formado parte de la Sección Oficial del festival —supongo que todo tiene un límite, y hay ciertos daños a ciertos prestigios difícilmente reparables—, la misma ha podido ser vista dentro de la sección Panorama, sin que sus mayores o menores méritos hayan despertado especial atención entre la crítica cinematográfica (se hace complicado encontrar referencias concretas sobre el contenido, tono y/o líneas básicas del film). Eso sí, el revuelo mediático que la presencia física de la superdiva consiguió despertar —acompañado de sus ya habituales malos modos, retrasos, desplantes y demás actitudes con los que suele adornar sus comparecencias públicas— justifica, supongo, su “fichaje” estelar, como señuelo con el que lograr que el festival consiga una repercusión que vaya más allá de los ámbitos estrictamente cinéfilos.


¿Bueno, malo, regular? No sé. Es la dirección del festival la que, calibrando expectativas y resultados habrá terminado valorando los términos de la cuestión. Pero mi opinión particular es la de que este tipo de episodios, si bien pueden resultar interesantes desde una perspectiva meramente promocional, tienen una contrapartida negativa en lo que implican de merma del prestigio artístico de un festival, y eso es algo que no cabe desdeñar a largo plazo. No voy a cuestionar —faltaría más…— el derecho de Madonna a dirigir una película, sin perder de vista, por otro lado, que nunca terminará de estar muy claro —al fin y al cabo, la componente de creación colectiva del cine siempre está ahí, como el W.C. de un bar, al fondo (aunque no necesariamente a la derecha…)— si sus labores de “dirección” van más allá, o no, de la mera firma del producto. Pero a mí estas “operaciones”, qué quieren que les diga, siempre me llevan a la nariz el mismo, y sospechoso, tufo: el que se desprende de un guiso cocido al fuego que alimenta un buen fajo de billetes —de los que se espera una adecuada retribución—. O sea, lo de siempre. Más o menos…

8 comentarios:

Recaredo Veredas dijo...

Madonna siempre ha tratado de convertirse en una artista reconocida y siempre ha fracasado estrepitosamente. Enhorabuena por el blog. Saludos.

Heitor dijo...

Leí por ahí un comentario de Boyero en el que decía que no había visto nada en la peli de Madonna que se pareciera a cine.
No estoy de acuerdo siempre con el sarcástico crítico, pero esta vez estoy seguro de que coincidimos.
Un saludo a golpe de lunes.

Superwoman dijo...

Pues mira heitor, voy a confiar a ciegas en Boyero porque a lo largo de los años he visto que tenemos gustos muy parecidos...
En cuanto a Madonna, me parece que sigue teniendo el mérito de haberse inventado a sí misma varias veces y poder contarlo.

Josep dijo...

Me parece vergonzante la actitud de los dirigentes de la Berlinale, sometidos al vil metal: eso ni es criterio ni es nada.
Seguro que rechazan obras que pueden resultar innovadoras y rompedoras, y admiten a esa pelandusca de tres al cuarto que ni canta ni baila pero que hay que reconocer que se curra muy bien su papelito en el cada vez más caótico mundo de la cultura.
No tienen ni vergüenza ni dignidad.

Lo que me sorprende es tu moderación en el comentario: ¡caña!¡métele caña!

A mí es que me has pillado en mi momento de "tolerancia cero" :-)

Un abrazo.

MABANA dijo...

Entro de volada...solo a dejarte un saludisimo afectuoso...

Marisar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Manuel Márquez dijo...

Gracias, compa Recaredo, por tus cariñosas palabras de elogio, y por tu visita. Sobre las pretensiones de Madonna, discrepo ligeramente de tus apreciaciones: dudo mucho de que, en algún momento de su carrera, haya aspirado a más reconocimiento que el del director de su banco. Y de ése te puedo asegurar que no habrá recibido sólo reconocimiento, sino veneración sacra, vaya que sí, "motivos" le han sobrado...

Compa Heitor, no he leído el comentario de Boyero, pero a mí tampoco me sorprendería coincidir con él en esta ocasión. De todos modos, habrá que ver, y después opinar. Eso sí, los presagios, chungos, chungos...

Compa Superwoman, no sé si Madonna se ha inventado varias veces a sí misma, creo que sí, y no se le puede negar su habilidad para que esos "reciclajes" la hayan llevado siempre a los terrenos donde habita el gusto mayoritario del público. Hasta dónde eso es mérito suyo o de su entorno, ya no lo sé; pero, naturalmente, que le quiten lo "bailao"...

Compa Josep, me asustas, me asustas. A Madonna le he metido caña en alguna ocasión, con carácter más genérico, y no sólo a ella, sino a toda la caterva de personajes del artisteo que, en un momento dado, van "vendiendo" determinados perfiles solidarios, comprometidos y rompedores, eso sí, curiosamente, siempre rodeados de focos y cámaras televisivas, y siempre engordando la cuenta corriente como premisa básica. Claro, que en ese capítulo, Madonna aún no le llega a, por ejemplo, Bono U2 ni a la suela de las zapatillas. Eso sí, igual todo se andará. Te prometo, en todo caso, que la próxima vez, "a lo Alfonso Guerra": caña, caña.... ¡¡¡¡Banzai...!!!!

Compa Mabana, gracias por tu cariñoso saludo, y, ya sabes, aquí andamos para lo que gustes.

Un abrazo muy fuerte a todos, y gracias por pasaros y comentar.

Malashicage dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.