viernes, 11 de enero de 2008

SIN NOTICIAS DE DIOS (ESPAÑA, 2001)



Los flirteos de Agustín Díaz Yanes con la pompa y boato de producciones más cercanas a la parafernalia hollywoodiense que a la paupérrima potencia económica de nuestro cine, no son una novedad surgida al hilo de su Alatriste. Precedida de un despliegue publicitario no muy habitual por estos lares, a cargo de sus dos superestrellonas, Victoria Abril y Penélopez Cruz, y tras la polémica levantada por su "amago" de aspirar a la candidatura española al Oscar a la mejor película extranjera (incluyendo una fantasmada de "estreno talaverano" que quedará para los anales de nuestro esperpento patrio...), se estrenó en su día esta esperadísima (muchos años habían pasado desde la aclamada –y extraordinaria, todo hay que decirlo...- Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto) película de este director, Sin noticias de Dios.


Y bueno, ni fú, ni fá, ni frío ni calor, ni tanto ni tan poco... La película no es mala, pero, realmente, y después de las expectativas que había despertado, defrauda un poquito. Su punto de partida argumental es curiosote, aunque ni mucho menos resulta original o novedoso (la lucha entre el bien y el mal, representados por el cielo y el infierno encarnados en dos embajadoras de excepción, que desarrollan su batalla acá, en la tierra, sobre una percha de palos, un boxeador corrupto y acabado...), y, además, peca, quizá huyendo de los peligros extremos (demasiado trascendentalismo por el lado dramático, o demasiada "coña", por el lado cómico) de exceso de puerilidad –por lo estrambótico- en algunos planteamientos, tanto de situaciones como de personajes (el "etiquetaje" de llegados al infierno, en el primero de los casos; o el personaje del consejero delegado, a cargo de Gael García Bernal; por sólo citar dos ejemplos...). Eso sí, la puesta en escena es impecable y la película se desarrolla, en cuanto a ritmo y ambientaciones, con una solvencia demostrativa de un muy buen alto nivel (muy destacable, por ejemplo, el blanco y negro del cielo: hermoso y convincente).

En cuanto a las interpretaciones y personajes, está claro que no es ésta una película coral, y es una lástima, porque la nómina de secundarios es de auténtico lujo: ver, entre otros, a Juan Echanove, Emilio Gutiérrez Caba, Fanny Ardant, Luis Tosar y Cristina Marcos (muy especialmente, estos dos últimos, tremendamente buenos y con dos papelitos pobres, pobres...) al servicio de las dos "supernenas", se hace duro en algunos momentos, pero el planteamiento de la película es el que es, y eso ya no tiene vuelta de hoja. Y las dos superstars, pues en lo suyo: a muy buen nivel, desde luego, poco cabe objetar al respecto; si la cuestión se plantea en términos de duelo interpretativo, asumiendo –por supuesto- que cada cual lo verá a su manera, yo lo tengo muy claro: Victoria vence, si no por goleada, sí al menos con cierto desahogo. Sus numeritos de lucimiento (los musicales) los solventa con un nivel espectacular, y el desarrollo general de su interpretación es muy ajustado y creíble. En cuanto a Penélope, por supuesto que se aprecia una clara evolución desde aquella Lolita dinamitera de Jamón, jamón, o la niñita pizpireta de Belle Epoque, pero, sinceramente, pienso que su fotogenia (se come a la cámara con independencia de la longitud del plano: qué belleza...) aún sigue estando por encima de sus capacidades dramáticas. Además, le lastra mucho lo poco creíble de cierto matiz de su papel (que no revelaré, para que, quien no lo haya visto, no pierda ese punto de sorpresa), que, en algunos momentos, me hacía pensar qué hubiera sucedido si Billy Wilder, ante una indisposición de Tony Curtis o Jack Lemmon, hubiera tenido que recurrir, en Some like it hot (Con faldas y a lo loco), a, pongamos por caso, John Wayne... Un poco fuerte, no? Ah, y muy bueno Demián Bichir, en su papel de boxeador perdulario: como basura humana no lo hace mal, pero como peleador medio sonado, realmente lo borda; esas flexiones de cuello parecen sacadas de un documental...

7 comentarios:

Miriam G. dijo...

Para una que he visto macho y no me acuerdo de casi nada. Y creo que eso te da la razón, no era buena, ni mala.

Un beso, Miriam G.

alicia dijo...

Te doy la razón, Manuel, pero yo destacaría dos escenas: una mirada de lo mas fulminante que le echa Penélope a Victoria, y el Kung fu fighting (vale, llámame friki)

Josep dijo...

Otra más que no he visto, amigo Manuel, y que, gracias a tu acerada reseña me parece que dejaré para mejor ocasión.

Meter a Wayne en una comedia de Wilder es como encontrarse a un pulpo en un garaje... claro que, el scatergoris es tuyo... :-)

¿No será que en este país el aspecto técnico es notable, herencia el gran Nestor Almendros, pero los guionistas no acaban de apreciar las enseñanzas de gente como Azcona?

No sé, no sé...

Un abrazo

Hatt dijo...

Estoy completamente de acuerdo, la película no es gran cosa, pero la estética es de gran nivel. Y las escenas del cielo con Fanny Ardant...

marcbranches dijo...

Pues nada, como buen borrego, me apunto a tirar del mismo carro. es una película con un punto decepcionante, que no encuentra su lugar en el arco iris de géneros y que acaba por desdibujarse, poco a poco, sin que al espectador le llegue a importar demasiado. Imposible determinar que es una mala película, sus bondades no superan la anécdota y no permiten su perdurabilidad. Lo peor es el aire impostado de muchas de sus escenas (Victoria Abril cantando en plan vamp); sólo Demian Bichir da algo de realidad al conjunto. Saludos.

apesardemi dijo...

Querido compa, otra peli que no he visto, y van ....

Coincido contigo en la tremenda capacidad de Pe para comerse la cámara, muy por encima de sus dotes interpretativas. Y muy guapa mujer, dicho sea de paso ;)

Abrazos

Manuel Márquez dijo...

Compa Miriam, esta claro que el no recordarla ya es significativo, supongo. Efectivamente, ni frío, ni calor...

Compa Alicia, lo del kung-fu fighting era ese elemento que no quería nombrar y al que aludía en la reseña; de todos modos, creo que se le dio tanto bombo en la promoción, que incluso para quien no haya visto la peli no supone ya, a estas alturas, ningún spoiler.

Compa Josep, lo de la comparación con Wayne-Wilder quizá es una tremenda exageración, pero es que a veces le da a uno el ramalazo hiperbólico, qué se le va a hacer. Y, en este caso concreto, más que un desequilibrio técnica-guión, lo que hay es un exceso de pretensiones (y, posiblemente, algo de eso que los usamericanos llaman "miscasting", o algo así...).

Compa Hatt, me parece fenomenal que reivindiques esas escenas celestiales con Fanny Ardant. La actriz francesa bien que lo merece...

Compa Marc, a tí te tocaba, por lo que veo, reivindicar a Bichir. Ya lo apunto en mi reseña, me parece de lo más salvable de la peli, el hombre está absolutamente genial.

Compa Apesar, sobre la belleza de Pe, ciertamente, poco que discutir. Y, eso sí, sin llegar a ser todavía, quizá, una gran actriz, sí que ha crecido mucho desde esa peli hasta acá...

Un abrazo a todos, y muchas gracias por dejar aquí vuestras impresiones.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.