jueves, 27 de diciembre de 2007

EN CONSTRUCCIÓN (ESPAÑA, 2001)


Pura vida. Ésa era la expresión –coincidente con el título de la primera novela de José María Mendiluce, aunque poca (por no decir ninguna) relación guarda con la misma-que repetidamente acudía a mi cabeza mientras gozaba con la contemplación, fluida y relajante, de las imágenes de En construcción, el penúltimo conejo sacado de la chistera de ese mago, y genial rara avis, que es José Luis Guerín.

Si de zanjar polémicas, más o menos estériles, se trata, empezaremos afirmando, de manera tajante, y sin olvidar en ningún caso que estamos, ciertamente, ante un documental, que En construcción es cine, lisa y llanamente cine. Una película que nos cuenta una historia concreta, con un desarrollo narrativo específico, con sus entresijos, sus personajes y hecha bajo las premisas más elementales del código lingüístico cinematográfico: encuadres, planos, secuencias, montaje ..., todo ello desplegado sobre la base de un guión, tan abierto como requieren las particularidades del género y las circunstancias específicas de este rodaje (realizado a lo largo de un espectro temporal muy amplio, dos años), pero guión, al fin y a la postre. En definitiva, y para concluir sobre este punto, con toda la truculencia que está en la esencia del séptimo arte, por muy reales que sean los materiales con que se construye.

Pero no sólo es cine así, sin mayores calificativos, sino un cine excelente, de muchísimos quilates. Con un equilibrio perfecto en la distribución de sus elementos, tanto visuales (alternando sabiamente el paisaje físico con el “paisaje humano”, en un contrapunto muy medido) como sonoros (una amalgama mágica de voces y ruidos, de una vivacidad extraordinaria, aunque con el lastre, en ocasiones, de la pérdida de su inteligibilidad por mor del sonido directo), su ritmo mantiene una cadencia tranquila, plena de suavidad, y te lleva en una despaciosa progresión que consigue que sus (desusados, desde luego, para el género documental) ciento veinticinco minutos de duración se pasen en un auténtico suspiro. Tampoco podemos olvidar con qué habilidad despliega los juegos de contrastes, tanto de planos –la alternancia de distancias y encuadres es fabulosa, demostrando que la “mano invisible”, cuanto más invisible, más sabia...- como de elementos de contenido, especialmente los personales (cada personaje –y todos y cada uno de ellos, desde el más simpático hasta el más anodino, se muestran con una humanidad, siempre a flor de piel, impresionante...- encuentra siempre su exacto contrapunto).

Obras como En construcción demuestran, una vez más, que entretener a 24 fotogramas por segundo no requiere, necesariamente, de naves especiales, mamporros, suspenses al borde del ataque cardiaco o dramas de lágrima tendida; a veces –desgraciadamente, quizá demasiadas pocas veces...-, las cosas son muchísimo más sencillas que eso... pero, claro está, no todo el mundo tiene la maestría suficiente para ello. Enhorabuena a Guerín, aunque se prodigue tan poco y tan espaciadamente como otros que ostentan idéntica vitola magistral (Érice o Malick); qué se le va a hacer...

10 comentarios:

Andrés dijo...

Hola Compa Manuel,

ésta... ¡sí que me gustó! Y mucho. Muchas mañanas recorro el Raval, camino de mi Estudio, a primera hora; depende de qué autobús pasa primero, si el 58 (y voy entonces por el gótico) o el 64 (y ese día toca Raval.

Informarte que nuestro querido Ayto. está haciendo todo lo posible por hacer desaparecer los restos de todo eso (esos ruidos, esa vivacidad) que tan vien relatas. Quieren hacer ahora con la Rambla del Raval... el mismo maremágnum pastoso, turístico y homogéneo que la Rambla o el paseo de Gracia Sur. Pero o acaban de conseguirlo (por cierto: para saber cómo está el Raval a día de hoy (esos reductos que resisten) nada mejor que "Mi corazón en venta de Andrés Calamaro":

http://www.youtube.com/watch?v=k1uyw_3loZY

Que lo disfrutes, y que tomes bien las uvas. ;-) am

Andrés dijo...

Joder,

1. Bien, es evidente, es con "B"
2. Luego, "...pero No acaban de conseguirlo"

Demasiado rápido, demasiado rápido.

Am

Josep dijo...

Verguenza me da reconocer que desconozco la filmografía de Guerín.

Voy a tener que ponerme las pilas, pues tus excelentes reseñas me ponen los dientes largos.

Un abrazo.

Elena. dijo...

Manuel, esta vez, sí: estoy encantada de coincidir contigo y con Andrés (otro lugar a seguir muy de cerca) en cuanto a la apreciación de esta película, de Guerín y del Raval, seguramente el barrio más interesante de Barcelona.

Manuel Márquez dijo...

Gracias, una vez más, compa Andrés, por tu magnífico (y bien documentado: sobre el mismísimo terreno, qué lujo, y además, a cargo de un especialista en la materia...) comentario. Le tendré que echar una mirada al videoclip de Calamaro; al fin y al cabo, el tema musical, que sí conozco, me gusta y mucho. Lo del Raval, me temo, es una manifestación más de (cierto) signo de los tiempos: todo light, todo tragable con facilidad... Idéntico deseo para tí con lo de las ubas... (no te agobies, que las prisas, y los consiguientes errores ortográficos, también son signo de los tiempos...).

Compa Josep, también a tí te he dar las gracias, cómo no, y pedirte que no te agobies, que no merece la pena. No te creas que yo conozco en detalle la filmografía de Guerín (que, eso sí, tampoco es muy extensa, este hombre se lo toma con una calma impresionante...). Ni la de casi nadie. Ignorancias, ignorancias: jazz, cine, literatura... Ay...

Compa Elena, también a tí las gracias, y el congratularme por el hecho de que coincidamos en las apreciaciones: siempre es una satisfacción. También coincido contigo en las apreciaciones sobre el sitio de Andrés: una delicia. Una más...

Un fuerte abrazo.

Isabel Romana dijo...

Te aseguro que ir� a ver esta pel�cula, conf�o mucho en tu opini�n. Espero que el pr�ximo a�o te encuentre con esta excelente disposici�n, y seguro que tendr� para t� y los tuyos muchas cosas buenas. Un abrazo muy fuerte y disfruta.

Enrique Ortiz dijo...

Cómo me gusto esta peli o falsa peli, Manuel. Tengo ganas de ver la de más abajo (sigo sin verla). Un abrazo fuerte y que entre ya el 2008, que aquí estamos...

Manuel Márquez dijo...

Qué alegría, compa Isabel, verte de nuevo comentando por aquí. Tengo la seguridad de que la peli (que ya no podrás encontrar en cines de estreno, pero puedes localizarla fácilmente en DVD) te va a gustar, y mucho. Mis mejores deseos también para tí y los tuyos de cara al próximo año.

Compa Enrique, yo no la consideraría una falsa peli, aunque bien es cierto que juega con ese doble plano ficción-realidad de una forma magistral. Este Guerín, que es muy grande el tío.

Un fuerte abrazo para los dos.

Thalatta dijo...

Habrá que verla, apuntada queda.

Manuel Márquez dijo...

Efectivamente, compa Tha, ésta es de las que hay que procurar no perderse de ninguna de las maneras (es muy, muy buena...).

Un abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.