viernes, 2 de noviembre de 2007

Varietés artísticas y culturales X: las cosas del tito Bruce


La prensa generalista se hacía eco, hace ya algunos días -es lo que tiene esto de la "languidez bloguera"-, y con amplitud y profusión, de la inminente salida al mercado del nuevo disco de Bruce Springsteen, Magic, bajo la consideración, en general, de que constituye una especie de “salto al pop” por parte del rockero estadounidense. No formo parte de la fiel (y numerosísima) cohorte de seguidores del neoyorquino, una suerte de cofradía cuyo entusiasmo y entrega encuentran difícil parangón en este loco y efímero panorama de la música de masas internacional, donde todo es material de uso (inmediato) y derribo (más inmediato aún), y en el que cada día es más difícil encontrar carreras sólidas y prolongadas. La de Springsteen lo es, sin ningún género de dudas, y ése ya es motivo más que suficiente para que, más allá de lo que me pueda, más o menos, gustar, se haga acreedor del mayor de mis respetos.

En cualquier caso, lo que no termino de entender muy bien es que se hable de “salto al pop”, o formulaciones similares. No soy un entendido en materia musical (para ser más precisos, tendría que decir que no soy un entendido en, prácticamente, ninguna materia), pero mis cortas entendedoras melómanas sí me dan de sí para entender (o, como en este caso, no entender muy bien) ciertas disquisiciones. ¿Cuál es la frontera entre el pop y el rock? ¿Es una cuestión de suavidades, fuerzas, estridencias, sonoridades, instrumentaciones...? ¿No cabe entender –yo, al menos, así lo entendí siempre- que, en un concepto amplio del pop, caben muchísimas tendencias y territorios musicales –entre ellos, aquellos por los que siempre transitó Springsteen-? ¿Hungry heart o Sherry darling no son temas claramente pop? ¿En qué recodo del camino me perdí algo, y que fue lo que me perdí...?

Creo, me temo, que estamos ante la enésima (y las que nos quedan...) formulación de un señuelo promocional bajo la cobertura de una (más o menos supuesta, más o menos real) circunstancia artística que se pretende como relevante. Y aunque no cuesta excesivo trabajo entender que, en un mercado tan duro y complicado, es lógico intentar aprovechar cualquier elemento que refuerce la atención sobre un producto, tampoco está de más guardar ciertas prevenciones ante reclamos que, en la mayor parte de las ocasiones, no guardan relacion alguna con una realidad bastante menos magnífica, o profunda, o sustanciosa, de lo que esas altas proclamas –que, en el fondo, sólo propagan un humo bajo el que esconder lo de siempre: más de lo mismo...- quieren poner de manifiesto.

Y lo digo, insisto, desde el mayor respeto a Bruce Springsteen y sus seguidores. Pero las motos, en el concesionario de la esquina. A ser posible, por favor...

9 comentarios:

Miriam G. dijo...

Yo lo tengo claro Manuel, que algo me gusta, rock'n'roll, que no me gusta pues no es rock'n'roll. Ja, ja, ja.

Ahora en serio, coincido contigo.

Un beso, Miriam G.

Hatt dijo...

Y qué son el pop-rock, power-pop, vocal-pop,...

Yo como Miriam y es que ya lo cantaban "Más Birras": Apuesta por el Rock'n'Roll.

Josep dijo...

Puede que tengas razón, amigo Manuel, en tus dudas respecto a que se trate de pura argucia de mercadotecnia el anuncio que el Boss ofrece un sonido más pop en su nuevo álbum.

De hecho, sí que Bruce se ha comportado siempre como un rockero, sin que el contenido melódico de algunas de sus canciones, como Philadelphia o casi su entero álbum The Tunnel of Love, entrañe abandono del rock: no en vano Elvis Presley, paradigma del rockero, en sus años mozos, siempre se declaró envidioso de Roy Orbisson, célebre por baladas como Blue Bayou o la multisonante Pretty Woman, sin dejar de ser canciones rockeras.

La diferencia estaría, a mi modo de ver, en la fuerza vocal e instrumental, así como en las letras; haciendo una odiosa comparación, diríamos que Jerry Lee Lewis cantando Great Balls of Fire es puro rock, y que Michael Jackson cantando Trhiller es pop.

Nada que ver. El rock siempre tiene un sonido más fuerte, deudor de la electrificación del blues, de cuya fuente bebe directamente, naciendo en los 50 del sigo pasado, y el pop aparece diez años más tarde, bebiendo del rock pero olvidando el rancio sabor del blues.

Hay quien dice que el rock es música de camioneros y el pop es música de hijos de papá, pero, como toda definición a pié de barra, es demasiado simplista e ineficaz.

Por otro lado, deja que el tito Bruce se vaya preparando para su jubilación, que una cosa es dar caña al personal durante dos horas y media sin descanso cantando rock y otra muy distinta cantar pop un ratito: las cuerdas vocales también envejecen, amigo Manuel.

Un abrazo.

Thalatta dijo...

Después del magnífico comentario de josep, solo decir que escuches el disco y pases de si es rock o pop.
A mi me encanta este hombre y no leo una sola crítica, me basta escuchar.
Besillosss

marcbranches dijo...

Qué descreído está ud., señor Manuel... Yo tampoco formo parte del club de socios "The river" del amigo boss. Recuerdo que me gustó "Tunnel of love" en su época, pero no conseguí cogerle el tranquillo al seguimiento de su carrera, después de interesarme vanamente por discos anteriores. Y eso a pesar de que en "El Periódico de Catalunya", que suelo leer, cada vez que saca un disco lo repasan tema por tema, y en primera página de su sección de Cultura. Yo creo que este tipo de encasillamientos ("es un disco más pop", "suena menos evolucionado", "sus letras son más intimistas",y resto de coletillas habituales del sector) parten de la crítica musical, que necesitaría un post específico. Bruce es, curiosamente, un intocable de la crítica musical, aún de la más radical (esa que supuestamente odia el pop y todo lo que suene a ello), que incluso acepta sin pestañear que haga discos tan malos como aquel "Lucky town"...

Fuera de esta disertación barata sobre alguien que, en realidad, no me interesa demasiado, es cierto que hoy en día las carreras musicales parece que caducan antes de ayer... Se me hace imposible, ya desde hace varios años, asimilar los diferentes vértigos que asolan las listas, y prefiero quedarme con mis fetiches personales. Desde que asistí al concierto de Franco Battiato hace un mes, me dedico casi en exclusiva a repasar su amplia discografía que tenía olvidada o, directamente, desconocida. Se me debió terminar el hambre musical...

Marnie dijo...

No sé si éste es el caso, pero en USA en muchas ocasiones el término pop se usa más para referirse a la música más popular, con más tirón comercial (de hecho de ahí viene la palabra), que a un estilo musical determinado. De todas formas, es que yo a este buen hombre no lo he seguido mucho. El otro día por casualidad pillé uno de sus nuevos vídeos, y era una canción sorprendentemente alegre para él XD

Manuel Márquez dijo...

Compa Miriam: en la vida, en general, es importante tener las cosas claras. Y métodos como el tuyo, desde luego, te puedo asegurar que ayudan, y muchísimo... Me lo apunto, en todo caso, por práctico y por ingenioso.

Compa Hatt, eso mismo me pregunto yo. Pero puestos a avanzar posibles respuestas, supongo que son como los géneros de cine: etiquetas que, en algunos casos, pretenden orientarnos, y, en otros, despistarnos más aún (por si ya lo estábamos poco...).

Compa Josep, tras tu tan amplia como bien documentada exposición, poco me queda que añadir. Supongo que, como todo (y tú mismo bien lo apuntas), es matizable y objetable, pero yo lo único que puedo contestarte al respecto lo tengo muy claro: gracias por dejarla aquí, en esta humilde casa...

Compa Tha, ya veo que a tí también te ha gustado la exposición de Josep, y no me extraña. Sobre el disco de Bruce, pues no sé muy bien qué decirte: lo he oído una sola vez, y no me ha terminado de convencer. Pero es que parto de reconocer que a mí Bruce Springsteen, en general, no me termina de entusiasmar demasiado. Ahora, si tú sí que lo disfrutas, fenomenal, no te prives...

Compa Marc, también tú te has explayado bien, para mi solaz y alegría, porque tanto el aspecto específico sobre Bruce -muy interesante tu apunte sobre la "sacralidad" del elemento: totalmente de acuerdo contigo...-, como el genérico sobre las carreras musicales, los suscribiría de manera íntegra. Así que ya sabes, seré egoísta, y pediré que te prodigues más...

Compa Marnie, buen apunte el que haces, quizá vayan por ahí los tiros, aunque los comentarios a los que ya aludía provienen, en su totalidad, de la prensa nacional (lo que ya no sé es si ésta hace "cosecha propia" o bebe de fuentes ajenas...).

En fin, compas, que me dejais alucinadito: vaya lujazo de "cuerpo de comentaristas", con gente como vosotros, esto se terminará convirtiendo en algo interesante, vaya que sí. Muchísimas gracias, un abrazo y buena semana.

BUDOKAN dijo...

La verdad es que me cae muy en gracia ese actor medio gordito que sale en este film. Saludos!

BUDOKAN dijo...

Disculpa por este comentario que he subido que nada tiene que ver, es un error. En cuanto al post que esbozas coincido contigo y me sumo a que a veces hay que dejar la etiqueta un poco de lado y disfrutar de la música que el Jefe nos ofrece sin pensar tanto en si es tal o cual cosa pero si en saber si nos gusta o no. Muy buen post. Saludos!

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.