miércoles, 24 de octubre de 2007

Mi Buenos Aires querido 0: una explicación

Hace unos días, les hablaba, amigos lectores, así como al desgaire, de mi intención de emprender una línea de reseñas algo más intimista, más personal, de lo que lo han venido siendo las publicadas hasta ahora. Incluso me planteaba que, llegado el momento, y para no generar más confusión y desorden de las que ya generan la dispersión temática de este blog, emprendería tal iniciativa a través de un nuevo blog.

Dicho y hecho: así, con esa vocación y alcance, nació Mi Buenos Aires querido. Un empeño ilusionante e ilusionado, aun con toda su humildad y sencillez, para dar salida a las inquietudes antes apuntadas. Nació, adquirió un formato, se abrió con un par de reseñas –las mismas que a continuación les reproduzco-. Pero... Casi siempre hay un pero. ¿Por qué habría de ser distinto en este caso...?

La cuestión es que, aunque se trata de un “pero” gozoso –una nueva aventura cibernaútica en la que me embarco dentro de pocos días, y de la que daré cuenta en otra reseña a no mucho tardar-, es un “pero” de suficiente entidad como para haberme movido a replantearme mis premisas de partida. Y, de hecho, me ha llevado a tomar la decisión de cerrar esa tan incipiente “sucursal” de la que les hablaba arriba. Eso sí, el abandono del soporte, del vehículo formal, no tiene por qué implicar la retirada de la idea. Y, en la medida en que la idea y el impulso me siguen pareciendo positivos, intentaré que aquí tengan cabida y cauce –no sé si con mayor o menor fortuna, pero no será por falta de intento por lo que el empeño muera-.

¿De su acogida? De ésa, amigos lectores, son ustedes, en último extremo y en buena parte, los responsables. Pero, desde ya, les doy las gracias por su buena disposición y les garantizo que intentaré hacerles fácil la tarea. No les aseguro resultados, pero sí buena voluntad. Ya se sabe que no es suficiente, pero ayuda, y mucho. ¿Mientras tanto? A seguir caminando...

3 comentarios:

e-catarsis dijo...

Es una buena idea, además que sabes que vas con caballo ganador porque tienes muchos amigos por aquí así que... no me seas quejica
:P

Es que ando quemailla porque me llevas dando saltos y la cosa de los enlaces no va y...
ojú que rato más malo
;-)

Miriam G. dijo...

Manuel, me he líado, el asunto es, nos quedamos aquí ¿no?

Un beso, Miriam G.

Thalatta dijo...

a mi a estas horas ya no me hagas ir y venir, porque entre que leo el blog al revés y los comentarios de las compas... ¡es que no me entero!, pero vamos que allá que te seguimos donde vayas ¡a ver si te crees que nos vas a despistar, ja!

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.