lunes, 17 de septiembre de 2007

Metablog XXIV: Vacaciones


El hartazgo ante la circunstancia, repetida año tras año, de que todos los medios de comunicación convencionales dediquen cantidades industriales de tiempo, tinta, saliva y/o imágenes a esa solemne chorrada que se ha dado en llamar síndrome pos-vacacional, no me ha impedido constatar, a pesar de los pesares, que algo parecido a eso parece invadir también el mundo del bloguerío, tanto en lo que atañe a mi propia experiencia personal como a la de mis ciberdeudos y ciberallegados: cuánto cuesta arrancar con los blogs después del paréntesis veraniego...

¿Problemas para arrancar esa neurona perezosa después de tantos días de desconexión...? ¿Apoltronamiento radiofónico, televisivo o internaútico –modo “sólo lectura”-...? ¿Los excesos con la cervecita y el “pescaíto” frito, que pasan factura...? ¿Averías informáticas –que haberlas, como las meigas, haylas-....? No sé, son opciones, cábalas, posibilidades. La única constatación cierta, y verificable de manera matemática, es la que arroja ese capítulo que pueden consultar en el margen derecho de esta página, yque relaciona el número de artículos publicados en el mes de setiembre. Ante tal evidencia, creo que sobra cualquier argumentación relativista...

La sequía creativa, obviamente, no sólo afecta a la cantidad (al cuánto), sino también a la calidad (al cómo); o, para ser más exactos, a la temática (al qué), teniendo en cuenta que la calidad (el cómo) ya suele mostrar un nivel lo suficientemente pobre como para que los parones agosteños (y, llegado el caso, como es éste, setembrino) no la reduzcan aún más (eso es muy, muy complicado...). De hecho, este artículo de hoy tendría que haber estado dedicado a los contadores; o a los gadgets multimedia; incluso, en un alarde de vanidad (temeraria, por supuesto), me había llegado a plantear la posibilidad de pergeñar una suerte de “decálogo del buen bloguero”, que hubiera podido poner colofón (supongo que poco digno, pero no por ello menos “colofónico”...) a esta serie del metablog. Pero, amigos lectores, esto es lo que hay. Y ni siquiera podría decir aquello del “podemos hacerlo mejor, pero no les garantizamos nada...”, con que Manel Fuentes solía cerrar todos los viernes la edición correspondiente del CQC: lo mío ya no da mucho más de sí...

En cualquier caso, como las autoridades sanitarias recomiendan siempre que el retorno a la actividad, tras un paréntesis más o menos prolongado, y sea ésta del tipo que fuere, se lleve a cabo siempre de manera progresiva, les haremos caso –por una vez, y no sé si servirá de precedente...-, y hoy, en lo que atañe a esta reseña, aquí se cierra la cosa. Felices vacaciones (los que aún no marcharon); feliz retorno (los que aún no volvieron), y a los que andan ya a toda máquina, mesura y tranquilidad, que es lo que se impone en esta circunstancia. Ciberhogar, dulce ciberhogar...

12 comentarios:

marcbranches dijo...

Alasgüenas. Sepa ud. que no me siento en el punto de mira de esta entrada: nosoros hemos estado publicando durante todo el verano al mismo ritmo, como unos campeones. Otra cosa es la calidad de los posts, que supongo que ha sido tan nimia como de costumbre... Es difícil reflexionar y desarrollar temas cuando la calor aprieta y la playa, o la piscina, están a un tiro de coche.

En cualuquier caso, bienvenido de nuevo al mester de bloguería. Saludos.

Josep dijo...

Calurosas tardes tenemos. Me da en la nariz que la cosa es muy física: después de un frenazo prolongado, uno ha perdido la inercia y, con algunos kilillos -o kilazos, depende de la ingesta de birra/pescaíto- de más, ya se sabe que cuesta alcanzar el punto de aceleración óptimo.
Pero aunque la cuesta sea hacia arriba, me parece que la dirección sigue siendo la correcta, o sea, que la calidad sigue alta y en alza.
A ponerse las pilas toca, que el verano se acaba...
Saludos.

e-catarsis dijo...

Compa-m yo como no he parado no sé ni de que hablas :P.
Supongo que en esto (blogs) como en todo mantener una determinada intensidad no es lógica, a ver...explico:
Hay días que todo resulta más sencillo, que las cosas discurren de manera más fluida y días tremendamente espesos, no hay que preocuparse, simplemente hacer (en la medida de lo posible) pero sin forzar, porque esto es un rato de ocio y si al ocio le ponemos reglas, plazos y demás pues ya no es ocio es trabajo y esto ya... no mola.
De manera que tú a tu "bola" y con tu ritmo que seguro que esto es sólo una puesta a punto para luego volvernos locos con tu ritmo de entradas porque hijo tú cuando te pones te pones y nos llevas con los ojos acelereaos
:P

Rafa el Piltrafa dijo...

Al fin y al cabo, salvando excepciones, los blogs vienen a ser diarios de los autores, así que reflejan nuestro estado, físico y sobre todo neuronal, ¿no?

Manuel Márquez dijo...

Compa Marc, ya me consta, ya me consta; incluso he llegado a comentároslo en algún momento, con una mezcla de incredulidad, admiración y sorpresa, no consigo entender muy bien cómo podeis aplicaros con ese rigor estajanovista. Y la calidad no la mermais, vaya que no...

Compa Josep, gracias por las elogiosas palabras, y sí, yo también espero que la cuesta arriba no se empine demasiado hacia arriba. Ahora mismo, sinceramente, me está costando...

Compa-e, también me consta que lo tuyo ha sido el no parar todavía por no haber tenido ocasión, pero supongo que ya te falta menos. Y no, no creo que las furibundias blogueras que han llegado a situar mi marcador de artículos publicados en registros cercanos a los 20 mensuales, vaya a volver por tales fueros: la cosa, por motivos laborales, está harto complicada...

Compa Rafa el piltrafa, acertada apreciación, desde luego, y, por otro lado, bienvenido a esta cibercasa en la que siempre encontrarás buena acogida (a ver si me doy una vuelta por la tuya y echo una miradita).

Gracias a todos por vuestros comentarios, y un fuerte abrazo.

Thalatta dijo...

Buenoooo, ya van viniendo ya... pues yo aquí sin vacaciones pero como si las hubiera tenido porque ni en calidad ni en cantidad la cosa ha ido fluída. Creo que más que las vacaciones es una crisis o algo, que tampoco tendrá gran importancia.
Lo que no dejo es de leer, también los blogs jejeje
Besillosss

Corpi dijo...

Estoy de acuerdo en lo que comenta e-, lo hacemos porque nos gusta y porque nos divierte (como decían los Ronaldos allá por... uf) porque obligaciones, por desgracia, ya tenemos demasiadas (hacienda, la SS, la parienta, los hijos, la suegra, el Papa, ZP, los telediarios...)

Miriam G. dijo...

Yo estoy de vacaciones ¡ja! Con el periodo de adaptación de Candela al cole, mañana cuarto día van dos horas...

¡Estoy destrozada!

Un beso, Miriam G.

Josep dijo...

Buenas, Don Manuel:
Pase Vd. a recoger su galardón, haga el favor. Felicidades. :-)

Joan dijo...

Mmmmm...

ehhhh...

digo queeee...

Pues eso, la espesura continúa.

BUDOKAN dijo...

La verdad que siempre es difícil retornar a las actividades luego de un receso y más si las temperaturas son elevadas. Habrá que hacer un esfuerzo. Saludos!

Manuel Márquez dijo...

Contesto a comentarios posteriores, que no me gusta dejar ninguno "colgao"...

Compa Tha, lo de la crisis suena como muy fuerte, aunque comprendo que puedas estar pasando por un momento, no sé, cómo podríamos llamarlo, ¿chungui? ¿mangui? En fin, no sé, sólo desearte mucho ánimo y recordarte lo que tú ya bien sabes: siempre escampa después de llover...

Compa Corpi, totalmente de acuerdo contigo, lo cual no quita para que, en ocasiones, y con todo lo absurdo que puede llegar a resultar, uno llegue a asumir esto casi como... ejto, ¿qué decíamos...? Eso, eso, lo de los Ronaldos (hace casi veinte años, por cierto, que ya decía aquel que no son nada...).

Compa Miriam, que te sea leve, compa, bien cierto es que termina uno destrozado con los periodos de adaptación (este año mi Manuel ya no pasa por ese trance: inmersión directa...). Pero cuesta el retorno, cuesta, vaya que sí...

Compa Josep, recogido y agradecido, pero aún sin diligenciar. A ver si pillo hueco y me pongo a ello, que, al fin y al cabo, siempre resulta apetitoso (la vena bondadosa del que da, ains...).

Compa Joan, que sí, que vale. Ánimo, que ya queda menos (no sé muy bien para qué, pero queda menos, sin duda alguna...).

Compa Budokan, en el esfuerzo estamos, vaya que sí, así que se agradecen las palabras de ánimo, por supuesto.

Y a todos, y mucho, vuestros comentarios. Un fuerte abrazo, y feliz fin de semana...

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.