lunes, 2 de julio de 2007

Metablog XX: agregadores


En la prehistoria, cuando el mundo se dividía entre gente que escribía (muy poquita) y gente que leía (también muy poquita, pero bastante más...), no existían los agregadores. Hoy día, cuando esa división está siendo pulverizada por el crecimiento incontrolado, casi metastásico, del nuevo mester de bloguería, y todos leemos y escribimos de manera bastante compulsiva e indiscriminada (salvo el caso de Laura Hunt, comentarista habitual -y de excelente pluma: ¿para cuándo blog propio, compañera...?- en ese magnífico blog de cine que responde al título de La linterna mágica, no me consta el caso de ningún otro lector/comentarista de blogs que carezca de blog propio...), sería difícil manejarse por estos ciberpagos prescindiendo de ellos. Y es que si hay algo que merezca ese calificativo –que, por otro lado, tan alegre y despreocupadamente se suele atribuir en otras circunstancias- de “gran invento de la historia de la humanidad”, eso es un agregador de blogs (o reader, o feeder, o cualquier otro barbarismo que quieran ustedes usar para denominarlo....).

No soy conocedor de los entresijos de la programación informática: desconozco cuál es el fundamento técnico de los agregadores, cómo funcionan, a través de qué mecanismos desarrollan su operativa. Pero he de confesar que, como ante cualquier artilúgio más o menos avanzado desde un punto de vista tecnológico, me quedo totalmente alelado ante su precisión y eficacia: puntuales cual legendario reloj suizo, ahí están en la pantalla las avisos correspondientes, para dar cumplida cuenta de la actualización recién acaecida de cualquier página que disponga de tal opción, a disposición del ávido lector. El invento del tebeo, vaya. El sueño dorado del maniático del orden, versión vago y despreocupado. Casi nada...

Son varios los agregadores que he tenido ocasión de utilizar a lo largo de mi trayectoria blogueril. Empecé con Bloglines, cuyo funcionamiento me resultaba satisfactorio, aunque no me terminaba de convencer su aspecto visual (elemento que parece poco importante, pero que, cuando se pasan bastantes horas ante la pantalla del ordenador, termina pesando, y mucho); un bloqueo de suscripciones me supuso la excusa perfecta para cambiar de opción. La siguiente fue Feedreader: visualmente, muy atractivo y ordenado, pero bastante limitado en cuanto a posibilidades operativas; fue una opción fugaz, se imponía un nuevo cambio. Así llegué a Netvibes, que se me ha convertido en algo más que un agregador: es mi puerta de acceso a Internet a todos los efectos, y me he acostumbrado a ella de tal manera que, a día de hoy, se me hace difícil plantearme alguna otra posibilidad distinta (aunque soy consciente de que, en un mundo tan cambiante, algo llegará que terminará ocupando su lugar).

¿Y qué hay en mi Netvibes? Pues, además de mis favoritos, y algunas chorraditas -eso que se ha dado en llamar últimamente widgets...-, no muchos (una guía metereológica, un buscador y pare usted de contar: no es este humilde escribiente muy amigo de las parafernalias de mero divertimento...), varias suscripciones a servicios de noticias y a guías de programación televisiva (de canales temáticos de deportes), y, obviamente, mi “blogosfera particular”, dividida en dos categorías (blogs de cine y blogs de todo lo demás...) y dos apartados (uno para las actualizaciones, y otro para los comentarios –cuando esa opción está disponible en el blog en cuestión-). Blogosfera particular que, por otro lado, vive en estado permanentemente magmático –con constantes entradas y salidas-, aunque, como es natural, hay ciertos blogs que ya empiezan a gozar de cierto asiento y estabilidad entre sus filas –blogs a los que, por otro lado, me gustaría algún día glosar como se merecen: algo que no descarto hacer, en su correspondiente sección, un día de éstos, cuenten con ello...-. Me gustaría que estuvieran todos –y no lo digo por cortesía, ni por retórica tremendista: quienes conocen de mi natural compulsivo y fagocitador (en cualquier terrreno), saben bien de qué hablo, y que no es pura pose...-, pero eso es algo que a nadie se escapa que, por motivos obvios, es imposible. Ante esa tesitura, sí que me gustaría que hubiera más, bastantes más, pero, en la disyuntiva entre muchos a vuelapluma y pocos con detenimiento, he optado, hasta la fecha, por la segunda. O, al menos, eso creo, aunque, desde luego, quienes podrían opinar de eso con mayor fundamento serían sus autores –nunca está muy claro, ante esos conceptos y/o calificativos etéreos (mucho, poco, rápido, lento...), dónde se sitúa realmente cada cuál...-.

Puestos a contar intimidades, ¿con cuál se manejan ustedes, amigos lectores, y qué le “echan de comer”....? No me cuenten, por favor, aquello del “yo sólo me acuesto con una gota de Chanel número cinco”: ya lo dijo cierta chica, en otra ocasión, y, además, no cuela (que aquí, el que no corre, vuela...). Feliz semana.

24 comentarios:

e-catarsis dijo...

Yo no tengo de eso de hecho no sé que cosa es...
:(

alicia dijo...

Muchas gracias por la referencia, Manuel, sobre todo me ha hecho mucha ilusión la mención a Laura, que -efectivamente- merece tener un blog propio. Tenía incoporado al blog bloglines, pero por lo que has escrito sobre netvibes me lo estoy planteando y igual lo cambio

marcbranches dijo...

Yo tampoco sé de agregadores ni greguerías ni gregorios ni griegos. Simplemente quería informarle, sr. Márquez, de que he presentado una querella criminal contra usted por atentado al honor y al buen gusto, blasfemia injustificada y por miccionar en piscina pública (por si cuela). La causa de dicha denuncia es sostener en uno de los commentes del blog que regento que Luke Skywalker (nada más y nada menos que LUKE) es... ¡negro! Por supuesto, mi dignidad se ha visto muy perjudicada y exijo daños, perjuicios, y un apartamento en Torrevieja (Alicante). Y dos huevos duros. Tendrá próximamente noticias de mi abogado. Que conste que el peloteo que hemos recibido en este último post no servirá de atenuante.



Mecagüenmariajesusysuacordeombrededios... Pero si era más blanco que la camiseta del Madrí... como diría Luis Piderahita, me indigno... con acento en la "g"...

Rosenrod dijo...

Pues confieso que no es que sea muy ducho aún en el uso de agregadores, pero va imponiéndose utilizarlos. Eso sí: comparto tu admiración por los técnicos, programadores, etc., que hacen posible que todo esto funcione... Me parece simplemente prodigioso.

Un saludo!

Josep dijo...

Para tu estadística: Como ya te comenté, sigo tu blog -y otros- cómodamente -si, soy vago, ¿qué pasa? - gracias al magnífico y "libre" Akregator, que viene "de serie" con el Kontact (1), compendio de útiles que, a su vez, viene con el KDE, que es el magnífico escritorio de la distribución libre Kubuntu, basado en Debian, o sea, todo ello, GNU/Linux.
Algunos somos más raros que otros....:-)

(1) Kontact es algo así como el archiconocido Outlook, pero más fiable, más completo y más.....más.

Manuel Márquez dijo...

Compa-e, no me lo puedo creer, ¿que tú no manejas ese invento del maligno, esa octava maravilla de la humanidad que es un agregador? Prueba, prueba y ya verás; no serás capaz de dejarlo nunca más...

Compa Alicia, las gracias a vosotros por vuestro trabajo, y eso, a ver si entre todos animamos a Laura, que yo creo que, con blog propio, podría aportar cosas muy interesantes. Si pruebas Netvibes, ya me contarás; en mi caso, te puedo decir que me va fenomenal...

Compa Marc, pensaba que las sales y la pastilla habrían hecho ya su efecto, pero ya veo que no... Indícame tu dirección postal y lo de los dos huevos duros ya está resuelto (el resto, efectivamente, habrá que dilucidarlo en los tribunales...). Ah, y prueba un agregador, hombre, que los de la guerra de las galaxias seguro que los usaban también, seguro...

Compa Rosenrod, lo de los agregadores es una cosa comodísima, una vez que te acostumbras a ellos, te facilitan la tarea una enormidad. Y la disponibilidad de opciones es tan amplia, que seguro que encuentras uno con el que te apañas bien...

Amigo Josep (por cierto, ¿para cuándo blog propio, de manera que te pueda cambiar el "tratamiento"...?), no me podía esperar menos de un ferviente defensor de Linux, como tú. He de reconocer que, por una cuestión de principios, hace tiempo que debería andar trasteando con él, pero, en estas cuestiones, el vago soy yo...

Gracias a todos por vuestros apuntes (incluso a Marc: peor hubiera sido retarme a duelo con las espadas esas de colorines, me manejo fatal con ellas...).

Un abrazo.

Thalatta dijo...

Pues yo me acuesto en bragas, ahhh que te refieres a los feeds (jiijjiji)... pues yo estoy estupendamente con el Feedreader pero reconozco que cuando estuve mirando Netvides me gustó bastante como portal de todo. Son utilidades importantes porque sino con la larga lista de blogs amigos que leer sería imposible saber quién ha publicado.
Y después de contar, una vez más, mis intimidades voy a ver si trabajo un poco. Besosss

Joan dijo...

Compa!
Pues como buen principiante, empecé visitando blogs a través de los enlaces que ofrecían en sus columnas laterales. Poco a poco, al adentrarme en este mundillo, descubrí Feedburner. Lo tuve instalado un par de semanas y es cierto lo que dices, para vagos y maleantes como el que suscribe es ideal. Ahora bien, eché en falta la visualización de los comentarios (o no lo supe configurar). Sólo podía ver las nuevas entradas sin saber qué decían los demás blogueros. Tampoco me gustó no poder practicar el famoso "salto de mata-blog". Es decir, si entro en tu blog y comento algo, luego observo tus enlaces y viajo a través de las bitácoras que recomiendas y, sucesivamente a través de las bitácoras que recomiendan las que tú recomiendas y así ad aeternam.
¿Poco práctico? Seguramente, pero como bien dices, las manías de uno no se van ni con agua caliente.
Veré lo del netvibes que dices, igual me convence.

Saludos matutinos

Joan dijo...

Pues eso, lo que dice Thalatta, el Feedreader. Yo es que antes del mediodía no rijo.

Manuel Márquez dijo...

El sujetador de compa-e, las bragas de compa Tha... y mi mujer, diciendo a cada momento: niño, qué haces ahí, tantas horas con el internés...? Vais a terminar arruinando mi matrimonio, compas... Ya veo, compa Tha, que dominas bien estos artilugios; y sí, prueba con el Netvibes, que yo creo que, con bragas o sin ellas, te va a gustar (es muy cómodo y muy completo; ah, y no llevo comisión alguna por promocionarlo, que conste...). Lo de trabajar, pues haz como yo: déjalo para mañana, siempre para mañana...

Compa Joan, sí que tienes razón con lo de las manías, "cauno y sus caunás", que decía una compañera de foro de hace unos años. Y sí, el Feedburner, si la memoria no me falla, es una bebida isotónica, creo. O un whisky, vete tú a saber... Para terminar, te digo lo mismo a Tha (bueno, lo mismo, lo mismo, no: a tí ,de las bragas no te digo nada...): prueba el Netvibes, que te gustará...

Un abrazo.

Joan dijo...

Quizá pruebe las bragas, nunca se sabe. Nadie es perfecto, dijo Lemmon.

Miriam G. dijo...

En casa del herrero cuchillo de palo. Yo tengo mis manos para escribir direcciones, menos mal que los exploradores te las autocompletan, mi memoria, y si esta falla, google. Y ya está.

Un beso, Miriam G.

Patri dijo...

Creo que ya te lo comenté en otra ocasión. Yo tengo el Google Reader, está en inglés y es simple, pero para mí es perfecto, además me ha permitido crear esa zona con los post que me gustan.

Mis widgets (o como se llamen) los tengo en igoogle (lo mío es google, se nota, ¿no?) donde tengo varias pijaditas y cosillas de mucha utilidad (como uno para enviar sms gratis ^_^ )

Y estoy como tú, que me asombro de como actualizais y lo rapido que cambian las cosas.

Besotesssssssssss

Josep dijo...

Estooo, no tiene nada que ver, pero es que ha saltado la alarma y las sirenas y si no lo digo reviento:
Joan, no fue Lemmon el que lo dijo, lo de que "nadie es perfecto".
Fue el pícaro Joe Brown, también conocido como "Bocazas" en España. creo:
http://www.imdb.com/title/tt0053291/quotes
Jerry: Oh, you don't understand, Osgood! Ehhhh... I'm a man.
Osgood: Well, nobody's perfect.

Manuel Márquez dijo...

Compa Joan, ya sabes, en esta vida, como dicen en mi pueblo, "todo es ponerse" (en este caso, las bragas...). Yo, desde luego, jamás me atrevería: soy persona que (creo) tengo poco sentido del ridículo, pero todo tiene un límite, claro está... Eso sí, en caso de intentarlo, se exige prueba documental (o sea, foto...).

Compa Miriam, qué sorpresa... yo que te imaginaba con un ciber-escritorio lleno de cachivaches y artilugios variados para seguir todas estas historietas. En fin, lo manual también tiene su encanto, desde luego... En cualquier caso, te animo a que pruebes cualquier opción de las mencionadas, igual te gustan...

Compa Patri, me alegro de verte por aquí. Y sí, ya veo que eres, además de adicta a los blogs, "googlelómana" convicta, y confesa. Siempre que las herramientas funcionen bien, que es de lo que se trata, miel sobre hojuelas...

Un abrazo.

Joan dijo...

Josep, ¡completamente de acuerdo! Voy a flagerlarme un rato ante tal desvarío cinéfilo. Lo dicho, hasta que no han pasado varias horas (o días) desde que me levanto, soy incapaz de acertar con la sinapsis.

Un perdón y una reverencia, Josep (y otro al gran Wilder)

Miriam G. dijo...

Notificador artesano de correo electrónico: Tienes correo compañero.

Un beso, Miriam G.

Manuel Márquez dijo...

Compas Josep y Joan, muchas gracias a ambos dos (al uno, por la rauda corrección de dato sustancial; y al otro, por la deportividad con que ha asumido la rectificación). Con gente así da gusto...

Compa Miriam, notificación manual (también, claro): el correo ha sido recibido, leído, incluso pensado -fíjate tú a qué extremo llega la cosa...-, y contestado. Ya me contarás...

Un abrazo.

Laura Hunt dijo...

Manuel, te confieso que no tengo ni repajolera idea de que son los agregadores esos de los que hablas (ignorante que es una en estas cuestiones), pero gracias por la mención.

Ya me había dado cuenta de que soy prácticamente la única "comentarista" habitual de La Linterna que no tiene blog y, sinceramente, no creo que lo tenga... ¡no sabría que contar! de hecho, nunca me ha gustado especialmente escribir, y nunca he considerado que lo haga demasiado bien... de todas formas, en el caso de que tuviera un blog, lo más seguro es que fuera de cine y en ese caso sería más o menos como La Linterna, porque en cuestiones de cine mis gustos son similares a los de Alicia y Marcbranches, así que sería innecesario, porque ellos ya lo hacen genial.

Así que, nada, de momento así me quedo, un "bicho raro" en la blogosfera.

Un saludo!

Josep dijo...

Para Joan: Por favor, no vayas a flagelarte ni siquiera de intención; tampoco creo ser merecedor de gratitud ni mucho menos de reverencia alguna; más bien de reproche -suave, por favor- por haber metido cucharada en plato ajeno. Mi única excusa es que cualquiera puede leer el blog y sacar una premisa que luego resultaría poco exacta...err... y no digo más, que me lío yo solo.. que soy todavía muy inexperto en esto de los blogueríos.
Coincido, no obstante, con la gratitud y reverencia a Billy y a su amigo Diamond.

txe dijo...

joder, que currao

Rogolagos dijo...

me declaro ignorante en el tema de los agregadores...

así que expliquenme... me declaró Dummy...

saludos Compa Manuel

veré las referencias que hace... para no andar .... fuera de tiesto.

Enrique Ortiz dijo...

Compa Manuel, tenía ganas de visitarte con calma y decirte cómo me gusta tu artefacto. Me encuentro, además, con esta entrada de hoy en la que aprendo (iré probando lo que cuentas) No utilizo nada de eso; la pestaña de Favoritos, o Marcadores en el Firefox, es mi sino, mi máxima altura en esto del internet. Eso sí: estoy abierto a cualquier sistema nuevo que me ayude a poner un poco de orden. Un abrazo, Manuel.

Manuel Márquez dijo...

Aún tenía algunos comentarios por contestar, y no quería dejarlos pasar por alto.

Laura Hunt, qué alegría la que me causa tu visita a esta humilde casa. Discrepo de tu opinión acerca de tu propio blog: yo, desde el respeto a tu postura (faltaría...), te insistiría en que, al menos, probaras. Y, en cualquier caso, aquí tienes tu casa, para que vuelvas cuantas veces desees...

Amigo Josep, tu intervención es la de todo un gentleman, sí, señor... y no te veo yo poco ducho en esto del bloguerío, ni muchísimo menos. Por supuesto, que a tí también te animo, y encarecidamente, a que te tires al pilón, todos te lo agradeceríamos, y mucho...

Compa Txe, ante lo escueto de tu comentario, no sé cómo enfocarlo: pero como soy de natural optimista, lo asumiré como un cumplido. Gracias por tu visita (y ya te la devuelvo en cuanto tenga ocasión...).

Compa Rogolagos, una alegría verte por esta casa. Y, desde luego, te animo a que pruebes los artilugios en cuestión: son de manejo muy simple, y, una vez que te aficiones, no serás capaz de dejarlos...

Compa Enrique, qué enorme alegría verte por aquí (por cierto, a ver si pillo hueco para pasarme por tu casa, que hace días que no lo hago: ay, el trabajo, y sus exigencias...). También te animo a que pruebes los cachivaches de marras: si de lo que se trata es de poner orden y concierto, estos son los "inventos del maligno", auténtica medicina de santo (valga la paradoja). Ya probarás, y ya contarás. Y, por supuesto, tu vuelta por aquí siempre será bien recibida, cómo no...

Muchas gracias a todos por vuestras aportaciones, y os animo a que no cejeis en el empeño (sois los que justificais esta "película"...).

Un abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.