viernes, 6 de julio de 2007

Las que no he visto IV: El acorazado Potemkin (Bronenotses Potyomkin; U.R.S.S., 1925)


* PORQUE NO LA HE VISTO (TODAVÍA...).-

- Porque tengo la ligera impresión de que no se trata de una película muy ligera, precisamente; y uno ya no está para según qué trotes (cinematográficos...).

-Porque, según cuentan las malas lenguas -las buenas, también; pero a éstas les suelo prestar menos atención...-, su escena más importante es la (mítica) de la escalinata, y, qué quieren que les diga, a Brian de Palma le quedó tan bonita su “versión” en Los intocables de Elliott Ness (y la he visto tantísimas veces...), que total, para qué...

-Porque un título con esa sonoridad tan rotunda (prueben a pronunciar despacito, sílaba a sílaba: Bro-ne-no-sets-po-tem-kin...), ya es en sí mismo una evocación sugerente a eso, a un ladrillo –o a un adoquín, si quieren ustedes rimarlo-, propiamente...

-Porque está hablada en ruso, y yo no entiendo mucho ruso (ah, que me dicen que es muda: da igual, los intertítulos estarán en ruso, supongo, y yo domino igual el ruso hablado que el ruso escrito....).

- Porque ésta es una peli para ver en un cine-club –o, en su defecto, sala de arte y ensayo que sólo tenga una fila de butacas (obviamente, la siete...)-, llenito de humo, gafas de dieciocho dioptrías y libretillas en las que apuntar segundas lecturas, subtextos de guión e interconexiones semiológicas, a tratar en el subsecuente cine-fórum. Y, ¿dónde leches encuentra uno ahora un cine-club y un cine-fórum...?

- Porque, dicen que dijo su autor, Eisenstein, que se trata de una película protagonizada por el pueblo. O sea, sin estrellas (ni de Hollywood ni de ningún sitio...). O sea, que en ésta tampoco sale Ingrid Bergman. O sea...

- Porque, al fin y al cabo, ya habrá tiempo y ocasión de verla más adelante, ¿no...?


* PORQUE LA VERÉ (UN DÍA DE ÉSTOS...).-

- Porque igual, cualquier día, me da por hacer algún curso de cine (no está bonito escribir sobre un tema sin tener ni repajolera idea sobre él...), y me consta que alguna que otra escuela no te admite la matrícula si no has visto el Potemkin este de los... ejto, ¿qué íbamos diciendo....?

- Porque es un título legendario, y los títulos legendarios no vistos restan muchos puntos en el ránking cinéfilo (y uno, al fin y al cabo, aunque parezca mentira, y haya días en que ni yo mismo me lo creo, tiene un caché que mantener...).

- Porque la tengo en una edición en DVD de esas vacilonas –dos discos, con sopocientos extras, cuyo contenido y alcance ignoro (y me temo que ignoraré por los siglos de los siglos...)-, que, como pueden imaginar, me costó un pico. Y las inversiones hay que amortizarlas. Incluso las cinematográficas (y, si no, pregúntenles ustedes, amigos lectores, a los exhibidores españoles, pregunten, pregunten...).

- Porque la veré en casita, tumbado en el sofá, sin humo, sin libretilla y, con un poco de suerte, con un cubatita delante... Quieran que no, la perspectiva cambia, ¿eh...? Además, si me aburro demasiado, puedo seguir con los cubatitas hasta que Morfeo remate la faena...

- Porque hay que verlas todas, ¿no...?

12 comentarios:

e-catarsis dijo...

Creo que con este hilo puedo redimirme ( al menos en la cosa de llegar tarde).
Ejem...
La cinta de Eisenstein yo creo que es una de sus películas más famosa, el metraje es razonable ( no te asustes) yo creo que algo más de una hora, aunque no sé lo que puedan llevar ese extras que comentas ( la que yo tengo dura eso). En mi opinión es obligatorio verla aunque alguno de mis amigos opina que es un tostón del quince...para gustos los colores, no sé si es históricamente fiable, tampoco creo que esto a estas alturas sea importante, décadas de censura, apoyo militante , miles de citas, de interpretaciones...bueno esto ya lo sabes, pero su visión de la opresión y la rebelión, de la acción individual y colectiva amén de su simbolismo, sus planos brutales, rostros muy expresivos, la convierten en algo muy especial, es ccmo si mézclas contenido artísticco con el politico...una cosa así.
Escenas impresionantes como ver los gusanos en la carne, los marineros muertos, los cañones apuntando a los cuerpos, esa interminable escalera llena de cuerpos, el león de piedra que cobra vida...en fin, que hay que verla y yo diría que varias veces. pero...esto es sólo mi opinión
Saluetes compa :))

Thalatta dijo...

Creo que la he visto hace la tira de tiempo en algún ciclo de buen cine, pero, si te digo la verdad, no recuerdo nada... tal vez que me dormí, no estoy segura. Pero si lo tienes en una edición tan... tan... pues como que deberías tomarte el cubatita ¿no? halaaaa vengaaa hombre....
Besoss

BUDOKAN dijo...

No voy a negar que los argumentos que mencionas para no verla no son valederos pero creo que la disfrutarías bastante si lo intentaras. Saludos!

Corpi dijo...

Yo vi la película en COU, de eso hace ya... También vimos la de Octubre del mismo autor. El profesor que teníamos era comunista y aprovechó las clases para hacer proselitismo. Hoy es un historiador bastante reconocido por estos soviets y cobra una buena pasta capitalista haciendo conferencias. En cuanto a la película ya casi no la recuerdo. También la tengo en deuvedé, supongo que algún día la volveré a ver.
Saludos.

El Mostro dijo...

Muy buen análisis de los pro y los contra.

Manuel Márquez dijo...

Compa-e: totalmente redimida (y gracias, por lo profuso y lo enjundioso...). No tengas la más mínima duda de que la veré, y, si tengo ocasión y ganas, la reseñaré por estos pagos, por supuesto que sí, y ya te diré qué tal todos esos elementos míticos que apuntas. Total, si he llegado a ver hasta El nacimiento de una nación... ¿quién dijo miedo...?

Compa Tha, si te dormiste, creo que ya está toda la "crítica hecha"... y lo del cubatita, por descontado (y fíjate que yo sólo bebo tinto, pero ya se sabe: las grandes ocasiones...).

Compa Budokan, que esto es un juego de desbarres, que claro que la veré. Los argumentos son una pura chufla para echar unas risas (aunque si alguien se los termina tomando en serio, habré de concluir que soy un bloguero totalmente fracasado...).

Compa Corpi, tú a lo tuyo: leña al mono, que es de goma... pero no, no creas que te lo reprocho, ni te lo critico: especímenes como ése que tan graciosa y contundentemente retratas, no están sólo en las viñetas de El Jueves del profesor Cojonciano, que quien más, quien menos, tiene dónde elegir...

Compa Mostro, te digo como al compa Budokan: que esto no es un análisis, que es un chascarrillo. Pero, bueno, me lo tomaré con deportividad...

Un abrazo (y gracias a todos por, con lo que cae ahí fuera, dejaros caer por estos ciberpagos...).

Joan dijo...

Intolerancia, El acorazado Potemkin y El Nacimiento de una nación. Todas mitos del cine por ser las primeras que utilizaban profundidad de campo, montajes "avanzados" o exploraban nuevos caminos cinematográficos. Todas son un tostón. Verlas con afán documental, en clase de cine o por secciones y con comentarios analíticos en off puede pasar. Lo demás son ideas de orate.
Secundo tu opción del cubata, la embriaguez puede ser el único remedio contra el sopor fílmico. Una buena curda y recuerdos borrados.

Amén.

Laura Hunt dijo...

Pues que quieres que te diga, yo creo que deberías verla, aunque solo fuera para amortizar lo que pagaste por esa super-edición en dvd, que no están los tiempos como para andar gastándose el dinero así a lo tonto... y además, si viene tan completa, digo yo que vendrá restauradita y todo.

Yo, El Acorazado Potemkin la vi una vez, hace años. Iba al cine a ver otra cosa, pero por lo visto la cartelera del periódico estaba mal: ese día no ponían la programación normal, ya que estaban haciendo un ciclo de Eisenstein, así que, ya que estaba allí, pues me metí a ver el Potemkin, que casualmente era la que tocaba ese día. La copia era un desastre: llenita de cortes y rallones... hasta la famosa escena de la escalinata estaba mutilada!

Vamos, que pensándolo bien, igual debería volver a verla en condiciones... pero al menos ya puedo decir que la he visto.

Un saludo, Manuel!

Manuel Márquez dijo...

Bueno va, compa Joan... tanto como de estar pirados no sé, pero, desde luego, ésas que nombras son pelis de digestión un tanto complicada: yo las suelo asimilar, salvado las distancias, a las pinturas de Altamira, algo que tiene su mérito por lo que supuso en su momento, pero que ya no aguanta la comparación, en términos objetivos, con obras posteriores.

Amiga Laura Hunt, qué alegría verte de nuevo por aquí... pues sí, si te hace ilusión verla restaurada, mejor pillarte una buena edición en DVD (yo, la mía, aún no sé en qué condiciones vendrá, supongo que decentes...). De todos modos, a mí con las restauraciones cinematográficas, me pasa como con las restauraciones artísticas en general: me generan sentimientos bastante contradictorios (la lógica de intentar acercarse a lo que las cosas fueron originariamente, pero también la falta de respeto por el trabajo natural del tiempo, no sé...).

Un abrazo.

apesardemi dijo...

Pues yo la vi hace muchos, muchos años. En una época en la que casi era obligatoria su visión.

Era muy joven y, claro, no saque todo lo que su autor pretendía ofrecer pero recuerdo escenas impactantes, sucesiones vertiginosas de planos que no se olvidan, su dureza, el mensaje trágico, la carga política.

¿Sabes qué te digo? que la voy a ver de nuevo, me has traído un buen recuerdo ;)

Abrazos Manuel

Patri dijo...

Mmmm.... Después de indagar he de decirte que esta sí la he visto, y no me terminó de llenar...

Besotessssssssss

Manuel Márquez dijo...

Compa Apesar, eso de las pelis de "visionado obligatorio" es una experiencia que, supongo, pasamos los que ya tenemos cierta edad, y de la que, probablemente, las generaciones que ahora empiezan a acercarse al séptimo arte ya están -como de la mili...- exentas. Afortunadamente (tanto en lo que respecta a lo uno como a lo otro...). En cualquier caso, cuando la sometas a revisión, cuéntame qué tal le ha sentado el paso de los años (ojalá que bien, será otro estímulo para animarme a verla...). Gracias por pasar por aquí...

Compa Patri, nada que objetar: si la viste y no te gustó, ya sabes, aquello de los gustos y los colores...

Un abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.