martes, 31 de julio de 2007

Grageas de cine XXXVII: a propósito de.... Harry Potter y la Orden del Fénix (Harry Potter and the Order of the Phoenix; Gran Bretaña, 2007)


Si hay –entre algunos más, no demasiados- dos “negociados cinematográficos” respecto a los cuales abrigo una fobia bastante considerable (más sobre el primero que sobre el segundo, ciertamente), uno es el de las secuelas y otro, el de las adaptaciones. Imagínense pues, amigos lectores, cuál puede ser mi postura previa ante una película que reune ambas condiciones (más propiamente la segunda que la primera, pero, en definitiva, sí, ambas dos...): en principio, la de una cauta distancia. De todos modos, como no siempre es la santa voluntad de uno mismo la que determina qué película se ve, hay ocasiones en que toca lo que toca. Y esta vez tocó: Harry Potter y la Orden del Fénix. Casi nada...

Ya sé que habrá quién me pueda rebatir, con todo fundamento, que tampoco es grave. Y que, al fin y al cabo, se trataba de ver la misma película que han visto, en todo el mundo, y a plena satisfacción, muchísimos espectadores. Desde esa perspectiva, evidentemente, sólo soy uno más entre millones. De lo que, en cambio, tengo ya más fundadas dudas es de que sean muchos los que, entre esos millones, reunen, además, las siguientes dos condiciones: la de no haber leído ni uno solo de los libros de la saga potteriana y la de no haber visto ni una sola de las cuatro películas anteriores. ¿A que de esos, amigos lectores, ya tiene que haber muy poquitos...? Pues aquí tienen ustedes a uno, vivito y “cibercoleando”. Más o menos....

¿El fruto de tal experiencia? Una conclusión clara: esto es algo que hice, y ya no volveré a hacer jamás (al menos, mientras en mi mano esté...). Porque, cierto es, asistí a un espectáculo trepidante, pleno de ritmo, grandiosidad, magia, vértigo y un montón de cosas más. Vislumbraba que aquello podía tener, además, un cierto interés dramático, porque el despliegue narrativo era vigoroso y contundente. Pero... ¿Pero...? Pues que no me enteré de nada. Yo no sé qué historia ví, ni qué era lo que pasaba en aquella historia, ni a qué obedecían las actitudes y actuaciones de sus personajes, ni... nada de nada. Y no sé si se trata de un problema mío o del equipo creativo del film, pero las cosas fueron tal cual se las cuento, de tal triste manera. Algo que, de haber sabido que así sería, posiblemente hubiera evitado.

Una auténtica pena. Porque puedo suponer, con cierto fundamento, que, en otras condiciones, esa película debía merecer la pena, y bastante. Pero, en las condiciones en que yo lo hacía, se trataba de un ejercicio de una futilidad casi patética. Y que, además, debería tratar de evitarse mediante algún sencillo “aviso para navegantes”; se trataría de algo tan simple como poner en la taquilla del cine un aviso del siguiente tenor (o similar): “¿No leyó usted los libros....? ¿No vio las pelis anteriores...? Gástese los cuatro euros de la entrada en pipas o en gominolas, que le aprovecharán más...”. Snif...

14 comentarios:

Miriam G. dijo...

Por lo vista Manuel, es mala con solemnidad, no se salva. Cayetana de juicio inteligente y fan de los libros de Potter, opina esto:

http://laspeluquerasmeodian.blogspot.com/2007/07/jarri-potas.html

Leelo, disfrutarás, Caye para presidenta o lo que sea.

Un beso, Miriam G. (Mientras tenga conexión te leeré)

Thalatta dijo...

Ainsss eso te pasa por no ir con adolescentes... yo lo paso pipa con ellos, me he leído los dos primeros libros, y visto todas las pelis ¡y en el cine, como debe ser!.
Pero te comprendo...
Mira, mientras los libros hagan leer a nuestros niños y adolescentes y las películas divertirlos... ¡a mi me parece excelente!
Mañana "Los Simpson" y con la peque ¡no te digo más! :)
Besosss

Josep dijo...

Por si te sirve de consuelo, ni he visto ninguna de Harry Potter ni he leído ninguna de sus aventuras.
Quizá en otra vida....:-)

e-catarsis dijo...

¡¡¡Qué hilo tan hostil!! No sé si comentar algo, bueno va una de "haciendo la contra"
Mi primer contacto con la saga fué en el cine con la primera entrega...me dormí...literalmente, había poca gente (curiosamente) y puse mi bolsa en el brazo de la butaca contigua a la mía y subí mis "pieses" ( mis pieses siempre andan por las alturas es algo que mi psiquiatra no ha sabido explicarme aún...) a las otras pero del otro lado ( me entiendes la postura ¿no?) y pedí que me despertaran cuando acabara la cosa ( con la consiguiente mirada de espanto de los presentes)...no era una postura cómoda pero estaba cansada y...lo hice ( en mi vida me había dormido en el cine, así que me dije...esto es una señal)

Después de un tiempo, me regalaron el primer libro de Potter...me quedé un poco notas pero la persona que me lo regaló ( que al parecer me conoce más de lo que a mi francamente me gusta que me conozcan) me dijo...no sólo te va a gustar sino que te va a enganchar, y como una es muy educada va y lo empieza y...¡¡¡¡ohhhh!!!! descubre que no sólo está bien escrito sino que es divertido y...me enganchó.

He leído yo creo que cinco títulos ya por su orden claro y debo decirte que los libros son muy divertidos y que son de ese tipo de lecturas que cuando andas saturada de obras más densas son el contrapunto ideal para relajar la neurona y salir del desasosiego personal que te generan otros autores ( anque mira que te gusta que te desasosieguen...), pero...las pelis que yo creo que he visto dos ( porque la primera no la vi) a mí me dejan fria, no es que este mal hechas, no y además yo la historia la sigo bien pero...no me atrapan es una cosa curiosa
En fin...

Saluetes Compa-m
:))

PD Sigo pensando que es muy hostil..
:P

BUDOKAN dijo...

Muy cierto lo que comentas y debo aclarar que tampoco he visto las harrys enteras sólo unos fragmentos y me ha parecido más que irregular. Saludos!

Hatt dijo...

Y otro que no ha visto más que fragmentos sueltos y ha ojeado y hojeado alguno de los libros, pero que ni se ha enganchado, ni tan siquiera ha sido atraído por la curiosidad que pudiera despertar.

Puestos a ver Magia con niños de por medio prefiero La Bruja Novata, Mary Poppins o Kirikú y la Bruja...

Manuel Márquez dijo...

Compa Miriam, gracias por la recomendación (por el blog de Caye, así como por los de otra mucha gente con la que suelo coincidir en los comentarios del tuyo o del de Enrique, ya me he de pasar con más detenimiento...) y por el compromiso (de todos modos, mejor sin conexión, más descansarás...). Ah, eso sí, a mí la peli no me pareció tan mala, creo que el problema era más mío que del film, aunque, insisto, en todo este tema mi opinión es demasiado difusa, por los pocos fundamentos que tengo.

Compa Tha, sobre la de los Simpsons tengo, posiblemente, más reparos aún que sobre Harry Potter, aunque supongo que la veré cualquier día de estos. Y estoy contigo en cuanto a lo positivo de que haya productos que incentiven la lectura entre los peques y no tan peques. Pero he de reconocer que a mí aún me cuesta, en según qué casos...

Compa Josep, no sé si de consuelo, pero si de constancia de que, al menos, no soy tan bicho raro: de que "habemos" más en la misma circunstancia. Eso sí, la opcion de la "otra vida" igual resulta ya un poco complicada...

Compa-e, me ha "llegao" eso del comentario hostil... Coñas aparte, es que creo que no me posiciono tan en contra ni de la peli ni de los libros: además, mal asunto el que lo hiciera, cuando, realmente, no los conozco, y no me gusta opinar de lo que ignoro (bueno, salvo excepciones: opino mucho, y, teniendo en cuenta que lo ignoro todo, ya ves...). Es más una cuestión de circunstancias (sobre los libros, sobre la peli) que sobre los objetos en sí. De todos modos, no me lío más, que creo que, mientras más escribo sobre el particular, menos claro lo dejo. Ah, y otro día me cuentas más despacito lo de la siesta cinematográfica: bonito episodio, sí, señora...

Compa Budokan, ya me consta que tus aficiones cinematográficas suelen ir por otros derroteros, así que no me sorprende. De todos modos, quién sabe, igual un día de estos nos encontramos con un Harry infiltrado entre tus clásicos (es más probable que sea el Sucio que el Potter, claro...).

Compa Hatt, gracias por, más allá de tu percepción y experiencia sobre el fenómeno Potter, darnos también alternativas, otras opciones, que me consta que las hay, y algunas excelentes...

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios: ahora que la cosecha escasea (cosas del agosto...), son aún más de agradecer...

Un abrazo.

e-catarsis dijo...

Pues hombre no hay demasiado que contar la verdad, me desperté hecha un cuatro ( poca consideración tienen las salas de cine para los que tienen sueño :P), mis amigos horrorizados por mi ausencia total de vergüenza y compostura ( yo creo que no ronqué XDD y no se me cayó la babilla...ni idea ;-) ) pero es que a mí no me puedes sacar a las tres mil en día de semana y encima a ver semejante cosa y pretender que esté con los cinco sentidos...era mi argumento...en fin, que no te lo recomiendo porque los brazos de los sillones se te clavan en donde no está escrito pero...cuando tengo sueño es una cosa...
:P
¿Ya?
¿Contento?
:))

marcbranches dijo...

Lo cierto es que no pueden interesarme menos las aventuras y desventuras del púber aspirante a mago. Las he visto todas en DVD por pura obligación cinéfila y soy incapaz de distinguir una de la otra, y supongo que con esta, cuando llegue el momento, me ocurrirá exactamente lo mismo. De hecho, he de confesar que Harry Potas me produce pelín de repelús: cada vez que le veo, se me ocurren varias utilidades alternativas para la puñetera varita, ninguna de ellas demasiado respetuosa con su esfínter...

Saludos, y siento el derroche monetario. Ingenuo...

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias, compa-e, todo un detalle el del relato para darme detalle circunstanciado del episodio. En fin, qué quieres que te diga, nunca me quedé dormido de esa manera en una sala de cine (cosocorrones, sí; de ésos, en decenas de ocasiones, cómo no...). El episodio más curioso que recuerdo fue en Sevilla, en el multisalas Avenida, año 83, creo, viendo La mujer de al lado, de Truffautt (acababa de morir, y era una proyección en su homenaje...). Estaba solo en la sala -era la primera sesión, cuatro y pico de la tarde-, y tal era la sensación de relajo y de tener aquello para mí solo que, sin darme cuenta, me encendí un cigarrillo -que apagué en cuanto me percaté de dónde estaba...-. En fin.... No dejé el tabaco por eso -entre otras cosas, porque no lo hice hasta casi veinte años después-, pero supongo que algo influiría...

Compa Marcbranches, me has hecho recordar, con lo de la varita y el esfínter, una reseña reciente de un buen compa, Joan, acerca de los eufemismos: tela marinera... Espero que no te veas retado a duelo por algún fan irredento de la saga (que más de uno me consta que, aunque no comente, se deja caer por aquí de vez en cuando...).

Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿Qué se puede esperar de una película cuando pretende resumir el libro más largo de la saga en el metraje más corto de todos los filmados? Pues eso mismo. La película pierde ritmo, el argumento, conexión, y los que somos seguidores, interés. Y lo peor es que el director está confirmado para la siguiente entrega, que comienza a rodarse el mes que viene.

En cuanto a quienes odian los libros habiéndolos leídos, están en su perfecto derecho. Quienes los critican sin haberlo hecho, también lo están, pero señores míos, hay que tener en cuenta que para disfrutarlos se requiere volver a tener doce años desde el momento en que abres sus páginas.
Capacidad que no todos tienen, o no quieren tener.

Afectuosamente,

Carmen.

Patri dijo...

Gracias compa Manuel, yo vi esta peli hace dos semanas, pero no he hablado de ella en mi blog porque no podía ser objetiva. Yo sí soy harrypoteriana y he leido todos sus libros. A mí la película me pareció un corta y pega bestial del libro y me quedé con la sensación de que si alguien no había leido el libro no se iba a enterar de nada. Una verdadera pena, porque estos libros podrían dar para unas pelis alucinantes.

Besotes y perdona el tostón que te acabo de meter. ^_^

Manuel Márquez dijo...

Amiga Carmen, muchísimas gracias por tu visita y tu comentario, que, además, aporta una perspectiva juiciosa y bien documentada. En cualquier caso, tendrás que esperar a esa sexta entrega, que igual no te decepciona tanto como pareces esperar a tenor de la continuidad del director: tiempo al tiempo...

Compa Patri, ya veo que tú también eres harrypotteriana de pro, y veo también que no te ha gustado mucho el resultado de la "gestión". Mala suerte, pues...


Gracias a las dos por aportar más visiones sobre el tema, y un abrazo.

kira dijo...

Los libros de esta saga están muy bien son interesante y tienen buena trama desafortunadamente la película es un destrozo el que lee el libro y ve la película se da cuenta que es puramente comercial y es lamentable ver como un libro queda destrozado por una película.
un saludo

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.